Nuestras victorias… y lo que nos queda

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA AGENDA OCULTA DE LA INMIGRACIÓN MASIVA

Esta es una excelente lectura y un artículo que hemos publicado anteriormente. Explica las diferencias cruciales en los tipos de inmigración y, por extensión, expone el engaño de la ‘diversidad’.
Si era absolutamente necesario tener inmigración por cualquier razón, lo cual por cierto no creo que tengamos, entonces solo debería ser en base a un trabajador invitado, es decir, por un período de tiempo establecido. Lo que tenemos en todo Occidente es en realidad inmigración de ciudadanía, o la residencia permanente de extranjeros que, cultural y racialmente, son incompatibles con los europeos. Esta inmigración de ciudadanía que permite a los no europeos construir una base demográfica dentro de las naciones europeas es lo que conducirá a nuestra eventual condición de minoría, y como dice en el artículo, el término real debería ser la inmigración de reemplazo racial.
El multiculturalismo es un eufemismo para el multirracialismo, lo que significa reemplazar a la población indígena con otras razas que tienen una tasa de natalidad más alta y que TODAVÍA están inundando nuestras naciones. El objetivo de la inmigración de ciudadanía, como dijo el propio David Cameron, es “construir” una nación multirracial, es decir, crear una sociedad multirracial con un propósito específico.
Comparta esto, ya que creo que este tipo de artículo es crucial para despertar a la gente.
Por Stephen H | Para creaciones de hielo rojo

Cuando las personas hablan sobre inmigración, hay un conjunto oculto de suposiciones que nunca se discuten. Los defensores de la inmigración masiva dirán cosas como “todos los países tienen inmigración” o “la inmigración no solo ocurre en los países blancos, occidentales, es un fenómeno global”. Tales declaraciones son altamente engañosas, y sin embargo, la gran mayoría de las personas simplemente las aceptan; sin darse cuenta de que están diseñados para ocultar una verdad muy fea.
La razón por la cual el “debate” de inmigración favorece a aquellos que apoyan la inmigración interminable hacia Occidente es porque el término “inmigración” en sí mismo implica falsamente justicia. Lo hace al implicar que:
1. Solo hay un sistema de inmigración, y todos los países tienen el mismo sistema de inmigración, y
2. El sistema de inmigración es justo porque el resultado de la inmigración es el mismo en todos los países.
Ambas suposiciones (ocultas) son falsas. En realidad, hay dos sistemas diferentes de inmigración, y tienen resultados muy diferentes. La fea verdad es que todos los países blancos y occidentales se han visto obligados a aceptar un sistema de inmigración, mientras que todos los países no blancos y no occidentales son libres de elegir otro. Entonces, no solo es falsa la idea de que hay un sistema universal de inmigración, sino que los resultados de esos sistemas no podrían ser más divergentes y extremos. Hemos sido silenciados por lobos que justifican políticas sesgadas y unilaterales como “justicia”. Sin embargo, no hay nada justo sobre el resultado que tienen en mente.
La mayoría de la gente ha oído hablar de la “inmigración de trabajadores invitados”. Este es el sistema de inmigración que opera en países no blancos desde África y Asia hasta el Medio Oriente. Pero cuando se trata del sistema de inmigración desplegado en los países blancos, el sistema en sí no tiene nombre. Como era de esperar, los apologistas de la inmigración masiva en Occidente quieren mantenerlo así. ¿Por qué? Porque, si el sistema de inmigración que desea describir no puede ser identificado, es poco probable que las personas noten la desigualdad, la injusticia y el sesgo que se dirige hacia ellos.
Nuestra primera tarea, entonces, es crear un nombre adecuado para el sistema de inmigración que opera en todos los países blancos. Por ahora, usaré el término ‘inmigración de ciudadanía’. Este nombre destaca una de las principales características de la inmigración a los países blancos y occidentales; a saber, ciudadanía masiva y residencia permanente para inmigrantes. Pero la inmigración de ciudadanía también es un término neutral.Esto es apropiado, por ahora, ya que aún no hemos examinado los procesos y resultados de los dos sistemas de inmigración. Pero, una vez que el resultado de la inmigración de ciudadanía se aclare, también será obvio que el término ‘inmigración de reemplazo de raza’ es mucho más preciso. A pesar de ser más polémico, el término ‘inmigración de reemplazo racial’ refleja completamente la dirección,
Para resumir lo que tenemos hasta ahora: no existe tal cosa como simple ‘inmigración’ simple. A lo que se hace referencia es inmigración de trabajadores invitados o inmigración de ciudadanía. Y cualquiera que quiera insinuar que son lo mismo está interesado en justificar la desigualdad a través del engaño (ocultar la verdad fea) o ser engañado por alguien interesado en hacerlo.
El resultado de la inmigración de trabajadores invitados frente a la inmigración de ciudadanía no podría ser más extremo, así que echemos un vistazo a cada uno de ellos.
De trabajadores huéspedes Immig ración
Una de las características clave de la inmigración de trabajadores invitados es que los inmigrantes son tratados como residentes temporales y económicos. Es decir, se les otorga permiso para quedarse (es decir, residencia temporal) y permiso para trabajar por un período limitado (por ejemplo, durante 10 años con una visa de tiempo limitado), después de lo cual se espera que se vayan.
Una segunda característica, crucialmente importante, de la inmigración de trabajadores invitados es que la población inmigrante total siempre permanece del mismo tamaño. Es decir, la población inmigrante total permanece fija (una vez que se alcanza el número requerido de inmigrantes).
Digamos que el país A tiene una población homogénea de 15 millones de ciudadanos (siéntase libre de elegir su raza, cultura, etc.). El país A decide que, por razones económicas, necesitan un total de 1 millón de inmigrantes. Y por eso planean aceptar 100,000 nuevos inmigrantes cada año, durante los próximos 10 años.
Después de 10 años, el país A tiene sus 1 millón de inmigrantes. Sin embargo, la población total de inmigrantes nunca crece por encima de este nivel porque, aunque 100,000 inmigrantes nuevos llegarán cada año, 100,000 inmigrantes también se irán cuando expiren sus visas y permisos de residencia. En otras palabras, cada año, llegarán 100,000 inmigrantes y 100,000 inmigrantes regresarán a sus hogares, dejando a la población inmigrante total del País A en el mismo nivel fijo (1 millón, en este ejemplo).
La población general de inmigrantes siempre seguirá siendo del mismo tamaño, ya sea que el proceso de inmigración continúe durante 10 años, 100 años o 1000 años. Además, incluso si la población inmigrante tiene un gran número de nacimientos, sus hijos regresarán a casa con sus padres.
Tenga en cuenta que si el país A alguna vez quisiera reducir o eliminar su población inmigrante, podría hacerlo fácilmente. Simplemente dejaría de emitir nuevas visas de inmigración y continuaría repatriando a los inmigrantes tan pronto como expiren sus visas. Esto rápidamente causaría que la población inmigrante total disminuya a cero si así lo desea. Observe también que la inmigración de trabajadores huéspedes no representa una amenaza para la soberanía, el poder político o la composición demográfica de la población indígena (cualquiera que sea su raza, etnia o cultura). La población inmigrante es fija y estática, por lo que la población indígena nunca debe preocuparse por convertirse en una minoría en su propio país o por reemplazar lentamente su cultura. En otras palabras,
En general, la inmigración de trabajadores invitados es flexible. Hace que la inmigración sea fácil de planificar y controlar. Es fácil aumentar o disminuir el número total de inmigrantes a medida que fluctúa la economía del país. Y, si lo desea, el número total de inmigrantes puede volver a cero ya que los inmigrantes no se convierten en ciudadanos ni en residentes permanentes. La inmigración de trabajadores invitados trata a los inmigrantes como trabajadores temporales y económicos desde el principio. Y, como era de esperar, es el sistema de inmigración más común en el mundo. Es la inmigración elegida en Asia, África y Medio Oriente, pero no se despliega ni en un solo país blanco y occidental.
Ciudadanía-Inmigración
A diferencia de la inmigración de trabajadores invitados, la inmigración de ciudadanía no ve a los inmigrantes como trabajadores temporales y económicos. Más bien, los trata como residentes permanentes y futuros ciudadanos.
A diferencia de la inmigración de trabajadores invitados, la inmigración de ciudadanía es una forma acumulativa de inmigración; Siempre conduce a una población inmigrante cada vez mayor porque no existe un proceso de expatriación para mantener equilibrada a la población inmigrante en general (al compensar a los recién llegados con expatriaciones). Además, debido a que casi todos los inmigrantes obtienen rápidamente el derecho a la residencia permanente o la ciudadanía, cualquier niño nacido de ellos también adquirirá automáticamente la residencia permanente y / o la ciudadanía.
En general, la inmigración de ciudadanía puede caracterizarse por:
I) Inmigración interna sin fin
II) No hay proceso de expatriación para inmigrantes, solo los inmigrantes ilegales pueden ser expatriados.
III) Una población inmigrante cada vez mayor
Repitamos el mismo experimento mental que hicimos con la inmigración de trabajadores invitados. Digamos que el País B tiene una población nativa de 15 millones de ciudadanos. Nuevamente (al igual que en nuestro ejemplo anterior), este país decide que actualmente necesita un total de 1 millón de inmigrantes. Ellos también deciden aceptar 100,000 nuevos inmigrantes cada año, durante los próximos 10 años. Esto, recuerde, es exactamente lo que le sucedió al País A bajo la inmigración de trabajadores invitados.
Después de 10 años, el país B (como el país A) tiene su millón de inmigrantes.Sin embargo, la población total de inmigrantes nunca dejará de crecer porque, aunque llega el mismo número de inmigrantes (100,000 nuevos inmigrantes cada año), pocos, si los hay, se irán. La mayoría se convertirán en residentes o ciudadanos permanentes, y aquellos que adquieran la ciudadanía (incluidos los hijos que puedan tener) ya no serán considerados inmigrantes.
Sin embargo, lo que es más importante, dado que la inmigración de ciudadanía no tiene un proceso de expatriación, la población inmigrante en general continuará aumentando en lugar de permanecer fija en 1 millón (como sucedió con la inmigración de trabajadores invitados).
De hecho, en el país B, la población inmigrante crecerá en 1 millón cada 10 años (100,000 recién llegados x 10), y después de 100 años la población inmigrante será de 10 millones, que es 10 veces el tamaño de la población inmigrante en el país A (bajo inmigración de trabajadores invitados).
Tenga en cuenta que, incluso si cree que estos números son arbitrarios, se está perdiendo el punto más importante: hemos utilizado los mismos números en ambos sistemas de inmigración. La precisión de los números es más o menos irrelevante en comparación con el proceso responsable de esos cambios. En particular, estamos interesados ​​en saber por qué un sistema mantiene a la población inmigrante estática y sin cambios, mientras que el otro sistema conduce a un rápido crecimiento.
La inmigración de ciudadanía no solo conduce a una población inmigrante en rápido crecimiento; casi garantiza que la población inmigrante superará cualquier crecimiento en la población indígena. La población indígena en sí misma solo puede crecer a través de nuevos nacimientos, sin embargo, la población inmigrante crece tanto a través de nuevos nacimientos como de nuevos inmigrantes. Y en la mayoría de los casos, los recién llegados de inmigrantes serán de un grupo demográfico mucho más joven que la población indígena, por lo que, naturalmente, tenderán a tener más hijos.
En general, la inmigración de ciudadanía crea condiciones en las que la población nativa necesariamente será superada en número por la población inmigrante (es decir, se convertirá en una minoría racial). De hecho, cualquier país que adopte la inmigración de ciudadanía debe aceptar la idea de que su población nativa (tarde o temprano) se convertirá en una minoría en desaparición.
La inmigración de ciudadanía tiene un componente oculto de ingeniería social que está completamente ausente en la inmigración de trabajadores huéspedes y, como veremos ahora, no proporciona ningún beneficio económico.
La economía de la ciudadanía-inmigración
Seamos claros: darles a los inmigrantes residencia permanente y ciudadanía (inmigración de ciudadanía) no proporciona beneficios económicos adicionales sobre la inmigración de trabajadores invitados. De hecho, la inmigración de ciudadanía debilita, disminuye y socava los beneficios económicos disponibles bajo la inmigración de trabajadores invitados.
En términos económicos, la inmigración de trabajadores invitados es mucho más flexible y eficiente que la inmigración de ciudadanía. Bajo la inmigración de trabajadores invitados, los inmigrantes que no trabajan pueden ser expatriados, los trabajadores mayores son continuamente reemplazados por trabajadores más jóvenes, y la población inmigrante en sí misma es estática, pero puede aumentarse o reducirse intencionalmente según sea económicamente necesario.
Bajo inmigración de ciudadanía, el número de nuevos inmigrantes que reciben residencia permanente y ciudadanía puede, en teoría, aumentarse o reducirse.Sin embargo, debido a que los inmigrantes existentes rara vez se van, una vez que la población inmigrante total sea lo suficientemente grande, continuará expandiéndose incluso si se detiene por completo la inmigración.
La inmigración de ciudadanía se basa en la idea de que los inmigrantes merecen el derecho a la residencia permanente y la ciudadanía, por lo que necesariamente (como ciudadanos) tienen acceso a asistencia social, seguridad social, pensiones, asistencia médica y asistencia médica, beneficios de vivienda y otros servicios públicos costosos. Estos son claramente costos sociales adicionales y gastos generales que reducen, no aumentan, los beneficios económicos disponibles bajo la inmigración de trabajadores invitados. De hecho, bajo la inmigración de trabajadores invitados, estos costos sociales y gastos generales son un privilegio de los ciudadanos solos y los inmigrantes rara vez reciben la ciudadanía.
Quizás lo más importante de todo es que la inmigración de trabajadores invitados conduce a una población inmigrante de tamaño fijo. Esto hace que sea fácil planificar y acomodar los costos financieros y las cargas que puede exigir el apoyo a una población inmigrante (escolaridad adicional, infraestructura de transporte adicional, etc.) Pero debido a que la población inmigrante tiene un tamaño fijo, el presupuesto adicional es relativamente pequeño y fácil planificar.
Bajo la inmigración de ciudadanía, por otro lado, donde la gran mayoría de los inmigrantes permanecerán legalmente para siempre o adquirirán la ciudadanía permanente, los costos de las provisiones sociales crecerán rápidamente porque la población inmigrante en sí está creciendo rápidamente. En general, existe una gran diferencia entre planificar y pagar una población inmigrante fija y estática y financiar una población inmigrante en constante crecimiento cuya tasa de crecimiento y necesidades sociales excederán la de la población indígena.
Finalmente, la inmigración de ciudadanía es menos flexible económicamente que la inmigración de trabajadores invitados. Bajo la inmigración de ciudadanía, los inmigrantes que no trabajan no pueden regresar fácilmente a sus hogares, incluso si fuera económicamente conveniente hacerlo. Su ‘derecho’ legalmente protegido a la residencia permanente y la ciudadanía (en todos y solo los países blancos) significa que la población inmigrante no puede reducirse sin recurrir a medidas drásticas, como retirar el estado de residencia permanente o cancelar la ciudadanía, medidas que eran económicamente innecesarias en el país. primer lugar.
En general, entonces, no hay ventajas económicas para ofrecer a los inmigrantes la ciudadanía y la residencia permanente, solo hay costos adicionales y cargas sociales. De hecho, cuando comparamos la inmigración de la ciudadanía con la inmigración de trabajadores huéspedes, encontramos que la economía necesariamente ocupa el segundo lugar por consideraciones sociopolíticas. Es decir, la economía sufre para acomodar consideraciones políticas (ocultas).
Bajo la inmigración de trabajadores invitados, el propósito de los inmigrantes es potenciar la economía. Pero bajo la inmigración de ciudadanía, la función principal de la economía es respaldar, justificar y (si es necesario) sufrir pérdidas económicas sustanciales por la inmigración a gran escala y la ingeniería demográfica.
La inmigración de ciudadanía no puede justificarse por motivos económicos.Es menos ventajoso desde el punto de vista económico que la inmigración de trabajadores invitados, es menos beneficioso desde el punto de vista económico, flexible y es muy probable que cause cambios demográficos a gran escala. La población inmigrante está casi garantizada para crecer más rápido que la población nativa. Entonces, ¿por qué un país en su sano juicio querría implementarlo en lugar de la inmigración de trabajadores invitados?
Claramente, la motivación detrás de la inmigración de ciudadanía no es económica. ¿Así que qué es lo?
La agenda detrás de la ciudadanía-inmigración
En mi opinión, podemos obtener una visión importante de lo que ha motivado a nuestros líderes a adoptar la inmigración de ciudadanía (en lugar de la inmigración de trabajadores invitados) simplemente observando qué países la han implementado. Cuando lo hacemos, encontramos que todos los países blancos y occidentales han implementado la inmigración de ciudadanía.
Al principio, parece que no hay una base racional para esta elección: ¿por qué un país elegiría un sistema de inmigración inflexible y económicamente inferior que cambie de manera clara y demostrable la composición demográfica del país, especialmente cuando una alternativa muy superior está ampliamente disponible? ?
Elegir la inmigración de ciudadanía sobre la inmigración de trabajadores invitados no tiene absolutamente ningún sentido, a menos que el resultado deseado sea cambiar radicalmente la composición demográfica de su país.
Se nos dice constantemente que la inmigración es una ‘necesidad económica’, y sin embargo, solo los países blancos operan un sistema de inmigración completamente diferente al de los países no blancos. Es más costoso, más inflexible y es mucho más dañino demográfico. Los argumentos económicos son mentiras. Entonces, ¿qué se supone que debemos pensar? Una vez más, solo los países blancos operan este sistema, ¿por qué?
La inmigración de ciudadanía se ha impuesto a todos, y solo, a los países blancos por una razón. Y la única motivación plausible que tiene sentido es que la ingeniería social y racial a gran escala se considera el beneficio principal. Increíblemente, esto, y solo esto, parece ser la motivación lógica capaz de explicar la inmigración de ciudadanía.
Cuando los defensores de la inmigración dicen cosas como ‘todos los países tienen inmigración’ o ‘la inmigración no solo ocurre en White, países occidentales, es un fenómeno global’, no son simplemente deshonestos;deliberadamente intentan ocultar una agenda fea y sesgada. Nunca ha habido un solo sistema de inmigración, y la idea de que todos los países tienen el mismo sistema de inmigración es una mentira. Cuando dicen que la inmigración es justa, saben muy bien que el resultado del sistema de inmigración es muy diferente en los países blancos y occidentales que en cualquier otro país del mundo. Y esto debería decirnos todo lo que necesitamos saber sobre cuánto respetan estos lobos la equidad y la igualdad.
Algunas objeciones
La objeción de Hong Kong y Singapur:
Algunos defensores de la inmigración podrían argumentar que Hong Kong y Singapur son ejemplos de países no blancos que operan un programa de inmigración de ciudadanía. No tengo idea de si eso es cierto o no, pero este argumento se derrumba fácilmente por diferentes motivos.
La razón principal por la cual la inmigración de ciudadanía es tan nefasta es porque, en todos los casos, un grupo racial específico está siendo blanco de reemplazo racial. Todos los países blancos operan la inmigración de ciudadanía, y el resultado es siempre el mismo, cada vez menos personas blancas. Ese es un grupo racial completo, no simplemente un grupo étnico específico.
Al sugerir que Hong Kong y Singapur operan un sistema de ciudadanía, los defensores de la inmigración a favor de la inmigración quieren implicar que la población nativa de Hong Kong y Singapur también se convertirá en una minoría étnica o se destruirá como un grupo étnico. Pero esto simplemente no es cierto, y no sería cierto incluso si la inmigración de ciudadanía estuviera en su lugar en ambos países.
Ni Hong Kong ni Singapur representan un grupo étnico único, y mucho menos una raza entera de personas. Como nación, Hong Kong es étnicamente chino, al igual que Singapur es étnicamente malayo. Entonces, incluso si toda la población china de Hong Kong desapareciera, todavía habría un montón de personas étnicamente chinas en el mundo (en China continental, donde ciertamente no hay inmigración de ciudadanía).
Lo mismo es cierto para Singapur, cuyos habitantes originales eran malasios.Incluso si toda la población de personas étnicamente malasias desapareciera de Singapur, todavía habría muchos malasios porque Malasia misma no tiene un sistema de inmigración de ciudadanía que los convierta en una minoría étnica. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de Suecia, Alemania, Australia o cualquier otro país blanco. No solo todos los países blancos tienen inmigración de ciudadanía, el grupo étnico en cada país blanco (Suecia, Alemania, Australia, etc.) dejaría de existir si desapareciera de ese país. De hecho, esto es exactamente lo que está sucediendo.
La verdad es que la inmigración de ciudadanía se implementa en todos los países blancos y occidentales. Entonces, incluso si parece haber ejemplos de algo similar en un par de países no blancos, un análisis más cercano pronto revelará que los grupos étnicos supuestamente amenazados no lo están en absoluto (según Hong Kong y Singapur).
También es esclarecedor que tanto Hong Kong como Singapur sean países muy pequeños y muy prósperos. De hecho, ambos países operan algunas de las bolsas de valores más valoradas del mundo (la bolsa de valores de Hong Kong es la segunda más grande de Asia y la quinta del mundo). Esto, tal vez, arroja algo de luz sobre el poder, la influencia y la agenda de los tipos de personas interesadas en imponer la inmigración de ciudadanía en Occidente.
La objeción del declive demográfico:
En estos días, el declive demográfico es una justificación común para la inmigración sin fin hacia Occidente. Por lo tanto, no sería muy sorprendente que los defensores de la inmigración argumentaran que Occidente necesita inmigración de ciudadanía para evitar el declive demográfico de su población blanca nativa. En la superficie, esto parece plausible, pero el argumento del “declive demográfico” tiene un serio problema de credibilidad.
Si la inmigración de ciudadanía es necesaria para evitar el declive económico y / o demográfico, ¿por qué este objetivo nunca se ha declarado abierta y públicamente? En otras palabras, si los gobiernos de los países blancos realmente creen que es necesario sacrificar la composición étnica y racial de todos los países blancos para evitar el declive económico y / o demográfico, entonces ¿por qué esta decisión nunca se ha declarado abiertamente? y claramente? Pero en verdad, lo contrario es cierto: los gobiernos occidentales, las grandes empresas, los medios de comunicación, los políticos y otras élites han hecho todo lo posible para silenciar cualquier debate sobre inmigración. Y hasta ahora han tenido mucho éxito en ocultar la verdad: que hay dos sistemas de inmigración muy diferentes;
Sin embargo, el golpe fatal para el argumento del “declive demográfico” proviene de la forma altamente selectiva (y secreta) en que se ha desplegado la inmigración de ciudadanía. Existe en todos los países blancos, y solo en los países blancos. Sin embargo, ¿TODOS los países blancos están en declive demográfico? E incluso si lo son, ¿no hay medidas alternativas que no conduzcan a que la población blanca indígena se convierta en una minoría en todos los países blancos de la Tierra?
Si la inmigración de ciudadanía es la herramienta elegida para combatir el “declive demográfico”, ¿por qué los países ricos no blancos como China, Taiwán, Israel y Qatar obligan a su pueblo a adoptarlo?
Qatar, por ejemplo, es un país con solo 278,000 ciudadanos, ¡pero tiene una población inmigrante de más de 2 millones! Sin embargo, debido a que Qatar opera un sistema de inmigración de trabajadores invitados, la población étnica de Qatar está protegida contra el reemplazo de la raza, ¡a pesar de ser superada en número por 8 a 1 por los inmigrantes! Los qataríes son una pequeña minoría estadística (en comparación con la población inmigrante) pero sus inmigrantes son invitados temporales, no ciudadanos. Los qataríes no se convertirán en una minoría étnica en Qatar ni perderán su cultura o soberanía.Entonces, ¿por qué deberíamos?
Sin embargo, el último clavo en el ataúd para el argumento del “declive demográfico” es la actitud abiertamente hostil de los líderes occidentales hacia las medidas que podrían aumentar las tasas de natalidad de los blancos y detener ese declive.
Cuando el primer ministro de Hungría, Viktor Orban, ganó las elecciones de su país en abril de 2014, pidió el cese total de la inmigración a su país junto con políticas diseñadas para aumentar las tasas de natalidad húngaras nativas (ver href = ” http: //blogs.wsj .com / emergingeurope / 2014/08/25 / hungarys-orban-bashes-liberal -migration-policy / “> aquí ). La indignación que siguió fue tan cáustica como inmediata. El Ministro de Asuntos Exteriores de la UE, Vidar Helgesen (Noruega), pidió que la UE imponga inmediatamente sanciones económicas a Hungría.
Por lo tanto, en White, países occidentales, la visión del mundo del Sr. Helgesen, no del Sr. Orban, prevalece entre nuestro liderazgo. Y lejos de apoyar medidas que podrían detener el ‘declive demográfico’ (en todos y solo los países blancos), los líderes occidentales condenan por completo tales medidas y buscan demonizar, aislar y alienar a cualquiera lo suficientemente valiente como para sugerirlas.
De hecho, el ex presidente francés Nicolas Sarkozy fue aún más lejos;declarando, en varias ocasiones, que los países de la UE tienen una ‘obligación moral’ de participar en la mezcla racial y no solo aceptar la inmigración (ciudadanía) .

 


FUENTE:

http://cienciayraza.blogspot.com/

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

¿Quién fue I. Ehrenburg?

Fue un escritor prolífico, célebre autor de varias novelas y otras obras de ficción. Fue el principal propagandista soviético durante la Segunda Guerra Mundial. Era un mentiroso notorio y un monstruo patológico. El era judío.
Como miembro destacado del Comité antifascista judío patrocinado por los soviéticos, Ilya Ehrenburg apareció en manifestaciones de recaudación de fondos en los Estados Unidos, recabando apoyo para la causa comunista mientras mostraba barras de jabón falsas supuestamente fabricadas por los alemanes a partir de los cadáveres de los muertos. Judios
Pero Ehrenburg fue quizás más notorio por su propaganda de odio cruelmente antialemana en la Segunda Guerra Mundial. En él, exhortó a las tropas soviéticas a matar a todos los alemanes que encontraron sin piedad. *
Ilya Grigoryevich Ehrenburg
27 de enero de 1891 – 31 de agosto de 1967
En un folleto titulado “Matar”, Ehrenburg incitó al simple soldado ruso a tratar a los alemanes como infrahumanos. El párrafo final concluye:

“Los alemanes no son seres humanos. De ahora en adelante, la palabra ‘alemán’ es la maldición más horrible. De ahora en adelante, la palabra ‘alemán’ nos sorprende. No tenemos nada que discutir. No nos emocionaremos. Nosotros mataremos Si no has matado al menos a un alemán al día, has desperdiciado ese día … Si no puedes matar a un alemán con una bala, entonces mátalo con tu bayoneta. Si tu parte del frente está en silencio y no hay pelea, entonces mata a un alemán mientras tanto … Si ya has matado a un alemán, mata a otro, no hay nada más divertido para nosotros que un montón de cadáveres alemanes. No cuentes los días, no cuentes los kilómetros. Cuente solo una cosa: la cantidad de alemanes que ha matado.¡Mata a los alemanes! … – ¡Mata a los alemanes! ¡Matar!”
Y en otro folleto: “Los alemanes deben ser asesinados. Hay que matarlos … ¿Te sientes enfermo? ¿Sientes una pesadilla en el pecho? … ¡Mata a un alemán! Si eres un hombre justo y concienzudo, ¡mata a un alemán! … ¡Matar!”
Esto es típico de la dieta constante de odio patológico alimentado a millones de tropas soviéticas por este judío, instalado de forma segura lejos del frente.
Pero no era solo el soldado alemán ordinario del que Ehrenburg estaba hablando, a quien acusó de las mismas atrocidades que los comunistas estaban cometiendo. Los escritos incendiarios de Ehrenburg fueron, de hecho, un factor motivador principal en la orgía de asesinatos y violaciones contra la población civil que tuvo lugar cuando las tropas soviéticas irrumpieron en el corazón de Europa. Apelando a los instintos más bajos e infrahumanos de esta horda bolchevique, reiteró su mensaje genocida:
“¡Matar! ¡Matar! En la raza alemana no hay nada más que maldad; ¡Ni uno entre los vivos, ni uno entre los aún no nacidos, sino que es malo! Sigue los preceptos del camarada Stalin. ¡Acaba con la bestia fascista de una vez por todas en su guarida! Usa la fuerza y ​​rompe el orgullo racial de estas mujeres alemanas. Tómalos como tu botín legal. ¡Matar! Mientras avanzan, maten, valientes soldados del Ejército Rojo.
El logro supremo de la carrera de Ehrenburg se produjo el 22 de diciembre de 1944, cuando este demonio enloquecido por el odio se convirtió en la primera persona en mencionar la figura cabalística de Seis millones de presuntas víctimas judías del nacionalsocialismo, y luego procedió a introducir esa figura en la propaganda soviética.
Después de la guerra se unió al co-racial y compañero propagandista Vasily (Iosif Solomonovich) Grossman para producir un “Libro Negro” ficticio y sentar las bases de lo que se conoce como “El Holocausto”. ** El resto es historia.
Ehrenburg nunca olvidó sus raíces judías, y antes de su muerte arregló la transferencia de sus archivos privados al centro de culto tribal en Yad Vashem en Jerusalén.
Y por lo tanto, es totalmente apropiado que el cumpleaños de este maestro de mentiras psicópata haya sido elegido como un día para recordar el engaño que inventó y del cual fue el inventor original.
(Fuente: theunitedrepublicblog.wordpress.com)
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

un blog sobre Ciencia y Raza

http://cienciayraza.blogspot.com/2016/01/la-respuesta-de-europa.html

 

 

Operación ‘Reconquista’

*Digamos que no se está dando una ofensiva nacionalsocialista a las agresiones que padecemos desde hace décadas. Estamos obligados a la reacción, a actos meramente defensivos. Hay ofensivas aisladas, ciertamente. Pero ineficaces. Necesitamos un frente común. Y planes de ataques conjuntos.

Un frente común de movimientos nacionalistas étnicos a nivel europeo. Y acciones conjuntadas, sincronizadas. Carácter pan-arya y paneuropeo. Ahora es la batalla de Europa. Debemos concentrarnos en ello.

Lo que debe ser vencido, superado, son los Juicios de Núremberg y nuestra situación legal, moral, social, pública… desde entonces. Nuestras actuales circunstancias superan con mucho al lamentable estado en que quedó Alemania tras la derrota en la I Guerra y el posterior Tratado de Versalles.

Núremberg es, para las actuales generaciones identitarias europeas, lo que Versalles fue para la Alemania de Hitler, para la primera nación arya.

Debemos reparar aquel daño, aquella injusticia. Poner las cosas en su lugar. Es una lucha que compete a todos los movimientos identitarios europeos. Ya en la segunda mitad de la guerra, junto a los ejércitos nacionalsocialistas, participaron jóvenes voluntarios provenientes de todas las tierras de Europa (recuérdense las legiones extranjeras de las Waffen SS). Debemos recuperar el espíritu de aquellas legiones.

Una ofensiva nacionalista étnica desde todos los rincones de Europa. Presencia (pacífica) en las calles. Presencia en la red. Conjuntada, concertada, sincronizada.

Es importante insistir en la no-violencia. No olvidemos que la gente, de acuerdo con la omnipresente propaganda anti-nazi, espera de nosotros actos violentos, e incluso crueles. Debemos contrarrestar esa injuriosa propaganda con nuestra ‘pacífica’ oposición a cierto estado de cosas: La prohibición, la persecución, la penalización del nacionalismo étnico europeo; por qué se le persigue. Queremos esclarecer este asunto, nuestra reciente historia. Lo consideramos vital para nuestra existencia, para nuestro futuro (para el futuro de los pueblos blancos).

Las insignias, las banderas, los estandartes nacionalistas aryas yacen sepultados bajo una pesada losa llamada ‘Juicios de Núremberg’.

Es la demonización del nacionalismo étnico –tras su derrota y los citados Juicios. Su prohibición, su deslegitimación, su persecución… Éste es el origen de nuestros males (población extranjera en aumento, degradación, desintegración de nuestras ciudades, de nuestros modos de vida; devaluación del trabajo, del salario; aumento del paro, de la miseria, de la corrupción…). No podemos repeler esta invasión; detener esta degeneración. Impotencia. Estamos atados de pies y manos. Moralmente, ideológicamente, jurídicamente, políticamente… espiritualmente desarmados.

Es obvio que nos estamos debilitando, que las naciones, una vez étnicamente homogéneas, de los europeos se están degradando. Que se nos impone la sociedad  multiétnica y multicultural (¿quién; desde dónde; cómo; por qué?); que la Europa milenaria nuestra, la Europa que heredamos de nuestros antepasados, desaparecerá.

*Núremberg es el problema, el obstáculo. Tenemos que luchar contra la imagen del nazismo que de los Juicios se deriva. Núremberg es el muro tras el cual vivimos los ‘nazis’. Éste es el muro que tenemos que derribar.

Las consecuencias sociales, políticas, económicas, morales, culturales… de esa imagen construida han resultado nefastas para nuestros pueblos. Nos paralizan, y nos enmudecen. Cualquier conato de liberación, cualquier muestra de nacionalismo o identitarismo son reducidos al ‘nazismo’ y apartados de la circulación. Todos los movimientos nacionalistas europeos están ya criminalizados, ya perseguidos, ya mal vistos, ya moral y socialmente rechazados…

Así opera el dispositivo de Núremberg. Tal dispositivo está presente en todos los aspectos de nuestra vida: educación, medios de comunicación, ocio… Y tiene efectos conductuales, psicosociales. Es la guerra. Nosotros los pueblos blancos somos los agredidos. Se nos bombardea cada día con propaganda tan multicultural y multiétnica, como antipatriótica y antinacionalista… Nos rodea por doquier. Formatea y programa nuestras vidas. Hace de nosotros lo que quiere. Cumplimos los designios y la voluntad del Amo.

Núremberg es el arma esencial del enemigo nuestro –de aquel que busca y procura nuestra perdición. La clave de bóveda de su montaje, de su edificio; la actual fuente de su prestigio y de su poder.

La Reconquista de Núremberg. De esto de trata.

Exigiremos la legitimación del nacionalsocialismo, del nacionalismo étnico arya; la reparación de su nombre y de su honor. Justicia y verdad, esto queremos.

El conocimiento y rechazo social de los difamadores y calumniadores es fundamental. Que nuestros pueblos conozcan la historia de estos estafadores, de estos sinvergüenzas. Sepamos quiénes son; de dónde provienen; cuáles son sus intenciones; qué quieren. Qué medios, qué armas utilizan para lograr sus propósitos.

*PEGIDA huye de Hitler y del nacionalsocialismo étnico. Se desmarca. Reniega. Estos ‘patriotas’ europeos no son de los nuestros. No tienen el valor suficiente para reconocer a Hitler y el período nazi –amedrantados por la propaganda anti-nazi que circula desde hace décadas, por la represión moral y espiritual, por las leyes coercitivas. No quieren que se les identifique con el ‘monstruoso’ nazismo. No saben que, con su cobarde actitud, se alejan cada vez más de la ‘salida’, de la solución.

Es posible que muchos de sus miembros pudieran ser perfectos militantes aryas. Pero antes tendrán que tener el valor de acercarse al nazismo; de superar, de vencer las barreras morales, jurídicas, sociales… interpuestas por el enemigo.

Son décadas de propaganda anti-nazi; de represión, de persecución. Hay que tener valor. Se requiere un espíritu fuerte; una potente dosis  de voluntad de verdad.

La verdad sobre el período nazi, sobre la guerra, sobre la postguerra, sobre los Juicios de Núremberg… La verdad pura y simple acerca de estos episodios de nuestra reciente historia hace añicos la diabólica imagen pública del nazismo pergeñada por el ‘sistema’.

Los movimientos nacionalistas o patrióticos europeos que reniegan públicamente del nazismo no saben lo que hacen. Le siguen el juego al enemigo y contribuyen a sostener la mentira que nos cuentan. Se cierran la única salida que nos queda (aunque obstruida). Sus esfuerzos resultarán estériles.

Es imprescindible acercarse a las tesis sostenidas por los revisionistas. Reivindicar con valor el nazismo. Enfrentarse sin temor al ‘sistema’. Los futuros nos lo agradecerán.

*Tenemos que reconquistar la tierra, la libertad, el honor; el derecho. Recuperar la autonomía, la independencia, la soberanía; la palabra, la voz.

Se nos oponen todas las Instituciones Internacionales o supranacionales (los Señores de estas Instituciones, claro está),  que coartan nuestra libertad y nos privan de soberanía. Todas las ideologías universales (religiosas, morales, filosóficas, jurídicas, políticas…). Se nos opone la opinión pública –bien construida por la poderosa maquinaria de propaganda del enemigo (que dispone de todos los medios; que diseña toda la cultura de masas por sectores y generaciones). Se nos opone la injusta ley, igualmente construida, que pende sobre nosotros.

Ni en sus peores momentos estuvo el nacionalsocialismo de Hitler tan constreñido, tan perseguido, tan denostado…  como lo estamos nosotros hoy día. Lo tenemos muchísimo más difícil.

El reconocimiento del nacionalsocialismo y del régimen de Hitler será la piedra de toque de los movimientos identitarios puros. Estos formarán la célula inicial; la que iniciará el ataque. Los que renieguen de Hitler y del ‘movimiento’ no podrán entrar en este frente que digo. Es indispensable este reconocimiento, esta afirmación.

Se ha de renegar, por el contrario, de todo aquello que no sea específicamente arya (religiones, filosofías, ideologías, tradiciones… ‘mundos’). Debemos deshacernos de todo lo ajeno. Debemos recuperar lo propio.

*Con respecto a esto que comento cabe una estrategia a nivel europeo, pero que no puede ser llevada a cabo hasta que no se cuente con varios millares de seguidores. Habrá que poner de acuerdo para esta acción a cientos o miles de personas en toda Europa. Esto va para largo. Se trata de concertar unas jornadas de declaraciones y manifestaciones públicas, simultaneas, en toda Europa, concernientes a nuestro reconocimiento de la herencia nazi y demás. Esto provocaría necesariamente una reacción de los Estados que no tendrían más remedio que actuar reprimiendo estas actuaciones. Tendrían que tomar medidas contra nosotros. Lo pasaríamos mal. Pero nos daría publicidad, nos darían la oportunidad de hablar, de emitir nuestro discurso. Nuestra causa recorrería Europa. Todo está demasiado silencioso ahora. Debido a la situación necesitaríamos abogados, y tendríamos la oportunidad de exponer las causas históricas de nuestra ‘rebelión’. Habría entrevistas y todo lo demás. Cuanto más masivo este movimiento tanto más repercusión pública tendrá.

Uno a uno el ‘sistema’ puede acabar con nosotros con facilidad y sin publicidad. Pero cuando tengan que enfrentarse a mil, dos mil o tres mil juicios en toda Europa (o más si esto fuera posible), las cosas se le irían de las manos. Necesariamente la población europea empezaría a hacerse preguntas (¿qué está pasando aquí?). Tarde o temprano las tesis revisionistas y de historiadores críticos comenzarían a ser conocidas. Y es probable que se creara un debate público a nivel europeo.

Los casos aislados se pierden en las noticias, o sencillamente no se les da publicidad. Necesitamos un caso múltiple, lo más numeroso que se pueda (así estaríamos más arropados). Y no sólo uno, sino varios y continuados. Una y otra vez. De manera incansable (algo así como miles de ‘Zündel´s Trial’ simultáneos en toda Europa).

Esta estrategia tendría éxito sólo en el caso, ya digo, de que fuéramos miles los enfrentados a la justicia. Tendría que suceder en la mayor parte de las ciudades europeas. De norte a sur y de este a oeste. Y todos con la misma causa, con el mismo discurso: La reivindicación del período nazi, del cual todos los grupos nacionalistas identitarios europeos nos consideramos herederos.

Las autoridades no tendrían más remedio que actuar. Esta estrategia es a largo plazo, lógicamente. Primero tenemos que conseguir que miles de europeos estén dispuestos a pasar por este trance. Ya digo, no enfrentamientos  aislados, sino masivos, simultáneos, y continuados. Tengo que decir que estas actuaciones o manifestaciones han de ser pacíficas, no violentas. Nada de destrozos públicos y demás. Dejémosles estas salvajadas a la ‘izquierda’, a los anti-fascistas, y a los anti-sistema. Nos comportaremos como caballeros, cuando la policía proceda a detenernos les dejaremos hacer sin resistencia alguna. Porque de lo que se trata es de que tengamos la oportunidad de hablar y de hacer pública nuestras posiciones culturales y políticas. Los nacionalistas no somos monstruos, que  es la imagen que el ‘sistema’ suele ofrecer habitualmente de nosotros.

Mientras tanto hay que engordar, hay que crecer. Lentamente, tranquilamente, sin prisas. Lo importante, ya digo, es poner de acuerdo a centenares y  millares de europeos para realizar en su momento acciones públicas conjuntas y desembozadas de reivindicación del periodo nazi, así como la voluntad de restituir el nombre y el honor de la ideología, del período, y de las figuras históricas que lo representaron. Limpiar el nombre del nacionalismo étnico, privar al ‘sistema’ de la única arma de alienación masiva que posee (la demonización del nacionalismo étnico). Esto incluye la revisión histórica del periodo de manera pública y conocida. Se caerán los mitos y los engaños.

Forzar la situación, provocar el enfrentamiento con la intención de esclarecer, públicamente, insisto, nuestra más reciente historia. De esto se trata.

*Nada provocaría más a las autoridades que el reconocimiento tácito y público del nacionalsocialismo y del legado de Hitler; además de negar, de discutir la historia oficial que se nos cuenta acerca del nazismo y la II Guerra Mundial. Se ponen en cuestión los Juicios de Núremberg y sus consecuencias –sus corolarios jurídicos, económicos, políticos… Se rechaza el ‘mundo’ construido tras la II Guerra Mundial –el ‘mundo’ que se nos impone. Estas afirmaciones y negaciones suponen ya toda una declaración de guerra al sistema.

No rehuir el enfrentamiento temiendo la cárcel o lo que sea –disimulando, camuflando, ocultando nuestra fe, incluso renegando (desmarcándose) públicamente del nazismo. Se rehúye el combate, el enfrentamiento directo.  No es una estrategia ofensiva en absoluto. Es la estrategia del que teme desaparecer. Es una cueva, un reducto, un cobijo. No produce resultados. Podríamos estar así, arrastrándonos, durante siglos.

Cuantos más individuos o grupos entren en colisión con el estado de cosas tanto mejor. Provocar a las autoridades a tomar medidas  –“dada la gravedad de los hechos”.

Las leyes anti-nazis y contra los revisionistas tienen vigencia en toda Europa (incluida la Rusia de Putin). Las autoridades no tendrán más remedio que actuar.

Mientras más ciudadanos europeos estemos encausados por la justicia como neonazis, como revisionistas, o como quieran denominarnos, más publicidad tendremos. Cientos, miles de juicios en toda Europa.

Se nos oirá. Se oirá una y mil veces nuestro discurso. Tendremos la oportunidad de hablar. Precipitaremos la batalla, el enfrentamiento final.

Esto es una estrategia ofensiva; un ataque frontal. Tiene como finalidad el precipitar los acontecimientos; el provocar la lucha final.

El motivo no es otro que el de limpiar el nombre, el de restituir el honor del nacionalsocialismo y de la Alemania de Hitler. Ésta será nuestra causa. La verdad será nuestra arma de ataque. Hay que decir que cada una de las acusaciones de las que fue víctima el nazismo ha sido ya debidamente desmontada y desechada por historiadores e investigadores honestos, verdaderos amantes de la verdad.  En un puñado de mentiras, difamaciones, calumnias, perjurios y falsos testimonios. En esto han quedado los crímenes de que se les acusaba.

No le queda al enemigo más que su dominio de los medios de comunicación –su poder mediático (que no es poco). Insistirán en su mentira (les va en ello su vida, su futuro), pero no podrán evitar que salgan a la luz las tesis revisionistas.

Los eruditos revisionistas de Europa (y la Magna Europa) intervendrán en esta última batalla. Tendrá el enemigo que entregarse de lleno en este asunto. Se mostrará en toda su plenitud ante la opinión pública. Desplegará todas sus armas (económicas, jurídicas, policiales…). Se pondrá en evidencia.  Llegará el momento en el que de nada le servirá ya su ‘patita’ enharinada.

Un enfrentamiento frontal con el enemigo. Discutir su ‘primera ley’, que viene a decir: “la maldad del nazismo no se discute”. Por medios digitales e inundando de posters las ciudades más importantes de Europa. Y sin ocultar al remitente. Una provocación firmada y rubricada.

Si de buenas a primeras el enemigo –el sistema–  se viera obligado a enfrentarse públicamente con cientos o miles de ciudadanos europeos por el mismo motivo… La cuestión nazi  –lo que ha de esclarecerse aún. En el nombre de los pasados, los presentes, y los futuros.

Poner en discusión en toda Europa la cuestión nazi. La justa valoración del nazismo, de la Alemania Nazi, de la derrota del nazismo en la II Guerra Mundial, de los Juicios de Núremberg y de la postguerra. La verdad queremos. Que respondan, que aparezcan todos los ‘actores’. Queremos un debate público en Europa al respecto. Un debate clarificador, libre de supuestos y mentiras. Un debate histórico, y jurídico.

Un debate en el que vencerá, sin duda alguna, el nacionalismo étnico arya. La verdad está de nuestra parte. Y el enemigo lo sabe.

La oculta intención de la historia que sobre tales sucesos nos cuentan. La historia ‘oficial’. Y sus corolarios. Su criminal moraleja. Su finalidad: la definitiva derrota moral, jurídica, política… del nacionalismo étnico arya y, a la larga, la extinción étnica y cultural de los pueblos aryas. Ésta es la hoja de ruta del enemigo desde la aparición misma del nacionalismo étnico arya. La historia ‘oficial’ que se nos impone desde los Juicios de Núremberg es la excusa moral perfecta, la coartada para la legítima prohibición, persecución, y penalización del nacionalismo arya. Contra la diabólica imagen del ‘nazismo’ que sale de los juicios, todo vale.

La imagen pública que del nazismo ha construido el enemigo es la que hemos de limpiar. Su nombre, su figura, su historia, su destino, su mensaje. No nos será fácil restablecer su nombre y su honor. No nos lo pondrá fácil el enemigo.

Los Juicios de Núremberg privaron de legitimidad y de honorabilidad nuestra misma esencia; nuestro mismo ser.

La estrategia ofensiva viene de donde no se quiere desaparecer; de donde hay voluntad de futuro.

*Los violentos están excluidos del ‘movimiento’. Todos aquellos que realicen actos violentos contra cualquiera, nacionales o extranjeros, serán expulsados. E igualmente todos aquellos que atenten contra la propiedad (bancos, comercios y demás), o contra el mobiliario urbano.

No responder a las provocaciones de los contra-manifestantes (izquierdistas, anti-nazis y otros), o de la misma policía. Cuando en una manifestación la policía proceda a nuestra detención nos entregaremos sin ofrecer la más mínima resistencia.

*Los doberman del sistema: las ‘izquierdas’, los anti-fascistas…

*El universalismo es el mal (sea religioso, filosófico, político, económico, jurídico, o militar –las fuerzas ‘internacionales’); las organizaciones e instituciones internacionales o supranacionales.

Quien dirige estas organizaciones dirige el mundo; es el verdadero amo, el soberano único. Resultan ser unas pocas naciones, unas pocas manos.

Contra este estado de cosas se rebeló el nacionalismo étnico arya. Contra la internacionalización de la economía, del derecho, de la política (la S.deN.); contra la globalización de la época –que no difiere mucho de la nuestra.

El nacionalismo étnico es la salida de esta trampa, de este agujero negro en el que nos ha metido el enemigo de los pueblos. La salida para todos los pueblos (que hayan sobrevivido a las globalizaciones cristiana, musulmana, budista, comunista, demócrata…).

La satanización del nazismo tiene como finalidad evitar el re-nacimiento de este movimiento en cualquier lugar del planeta. La ‘reducción al nazismo’, tal como éste es presentado al mundo en los tiempos que corren, es motivo más que suficiente para destruir el más pequeño intento de recuperación; para hacer retroceder cualquier brote de nacionalismo a las catacumbas –de nuevo bajo la pesada losa.

La satanización del nazismo (del nacionalismo étnico) tiene su lógica, pues, en esta guerra. La globalización actual lo considera su peor enemigo, su enemigo mortal.

Hay que, por consiguiente, liberar el nazismo de esta imagen fabricada. Limpiar su imagen. Públicamente, además.

El nacionalismo étnico es un arma poderosa. La multiplicación de los movimientos étnicos en el planeta acabaría en poco tiempo con las diversas globalizaciones (las ideologías universales). Las privaría de eficacia, de predicación, de prestigio, de poder.

Todos estos universalismos se oponen, y se opondrán, al renacimiento de los pueblos; al florecimiento, a la regeneración del árbol de los pueblos y culturas del mundo.

La liberación del nacionalismo étnico es, pues, esencial. Es el arma, el derecho; la palabra, la voz. La salud, el futuro de los pueblos.

*Veamos, esto es una lucha. Estamos en guerra. Los estandartes, las insignias, los principios, la historia verdadera… están en manos del enemigo. Tenemos secuestrado nuestro nombre, nuestro honor, nuestra dignidad, nuestro orgullo; nuestras armas espirituales, simbólicas. ¿Cómo recuperarlos?

El nacionalismo étnico arya es el más formidable adversario del enemigo de los pueblos. Es el adversario por antonomasia. Anuncia otro orden, el orden étnico. Es contrario a todos los universalismos, a todos los globalismos, a todos los ideologemas destructores de pueblos y culturas. Es normal que el nazismo haya sido satanizado por los enemigos de los pueblos –por el ‘sistema’.

Con el término ‘sistema’ me refiero a todos los grupos interesados en mantener el actual ritmo de globalización –de extinción de pueblos mediante los flujos migratorios, el desarraigo, y el mestizaje. Hablo de judíos, cristianos, musulmanes, budistas, marxistas, comunistas, demócratas… de los ‘progresistas’, de toda la gente de ‘izquierda’. Hablo de los internacionalistas, de los enemigos de los pueblos. Hablo también de sus ideologías universales, tan apropiadas para organizar y dar forma a la nueva ‘raza’ de esclavos, a las masas desarraigadas y mezcladas del futuro –a la masa salarial universal que ya viene; que ya es.

Sí, somos el adversario (el ‘satán’) de todo esto. El adversario único de la araña universal, del mal universal –del ‘sistema’. De la ruina de los pueblos –comenzando por el nuestro. De la mentira, de la impostura, de la injusticia. De las perversas maquinaciones del ‘sistema’; de sus tenebrosos planes. Nos enfrentamos con un polifacético monstruo, con un dragón policéfalo viejo y resabiado.

El adversario único, señalado, tiene que emerger y recuperar las armas simbólicas para poder enfrentarse con visos de victoria contra el enemigo de la luz, de la verdad, y de la justicia. Tiene que salir a la luz, tiene que difundir su luz. Tiene que recuperar la palabra –la palabra del nacionalismo étnico, la palabra arya. Clara y directa. El ataque ha de ser frontal.

El nacionalismo étnico arya es el adversario del adversario, la negación de la negación.

*Retomaremos los estandartes y las banderas, los cantos, y las consignas. No esperaremos que se nos dé permiso. Retomamos lo nuestro, simplemente. Pese a las prohibiciones y los perjuicios. Venceremos a los ‘Juicios de Núremberg’ (como otrora vencimos al ‘Tratado de Versalles’). Los arrasaremos con la verdad. Venceremos; recuperaremos la dignidad, el honor, el ser nuestro.

Una reivindicación del nazismo sin paliativos, sin embozos, sin disimulo. Un enfrentamiento directo con el ‘sistema’. En toda Europa.

*Los nazis tenemos que ser hoy más espirituales, pero también más apasionados, más vehementes, más atrevidos. La verdad y la justicia están de nuestro lado. Debemos ser miles los que nos enfrentemos con el ‘sistema’; miles los sujetos encausados. El día elegido; el día de la liberación.

Hoy somos más conscientes, más sabios. Más maduros. Más resueltos; más firmes, más seguros. Más fieles a nuestro destino, al destino arya.

Nuestra prueba es distinta a la de nuestros inmediatos antepasados (el período nazi; el nacimiento de la nación arya). Otras son  las barreras, las dificultades, los obstáculos. Otras han de ser nuestras estrategias para salir a la luz. Sólo pocas cosas no varían: nuestra lucha, y nuestro mortal enemigo. Nuestra lucha por el ser –por el seguir siendo. Por la luz. Por la verdad. Por la justicia. Contra el no-ser; contra la muerte y el olvido. La guerra aún no ha terminado.

*El noble, el sagrado nazismo –la joya de nuestro nuevo testamento. Tratado como un bandido, como un proscrito, como un criminal. Vejado, humillado. Mancillada su memoria. Anatematizado, maldito. Expuesto al mundo como la expresión del mal.

El muro de vergüenza, de infamia, que rodea  al nazismo. Éste es el muro que tenía, y tiene, que caer; éste, y no otro, el muro que teníamos, y tenemos, que derribar ante los ojos del mundo.  Para que todos aprecien en su pureza el alcance y profundidad del movimiento; su interna verdad y grandeza; su terrible bondad.

*

Retomo estas palabras con las que me despedí el año pasado:

*Con doce años apenas cumplidos cayó dormida la bella Aurora –el sol, la luz nuestra. Pero ya viene la hora de su despertar, de su volver en sí; de su volver a la vida.

La experiencia de aquella primera nación arya (de aquella esperanza; de aquel futuro que nos fue arrancado de las manos) tiene aún mucho que decirnos a nosotros, sus herederos. Es, además, el nacimiento de nuestra nación –de la idea misma de ‘nación arya’. Este episodio requiere ser pública  y devotamente conmemorado.

Son los tiempos de Júl. En estos días festejamos a la gran familia de los pueblos aryas; el nacimiento mismo de nuestros pueblos –nuestro venir a la luz. Giramos alrededor de esa realidad que es el frondoso árbol arya. Festejamos el ser nuestro (la familia, el clan, la tribu, el pueblo… la nación de los nacidos aryas). Son tiempos dedicados a los presentes y a los ausentes; a los ancestros, y a los futuros. A todos los nuestros.

Celebremos también en estos días el nacimiento de nuestra nación. Incluyámoslo en el calendario sagrado arya –el que ha de venir; el que hemos de configurar.

Celebremos religiosamente, de hoy en adelante, el nacimiento, pasión, muerte y resurrección de la nación arya; del sol invicto nuestro.”

Buen Júl (Yule) a todos.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Una enfermera abortista de Bilbao se convierte en el Himalaya

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Dónde está el oro de los españoles?

Publicado el 4 jul. 2019

Breve recorrido histórico por el que ha atravesado el oro de los españoles desde principios del siglo XX hasta la actualidad, haciendo especial referencia al traslado de oro a la U.R.S.S. en 1936 y a la venta que en año 2007 hizo de la mitad de las reservas del oro de España el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

La hora de los nombres de Europa / comentario en “El CATOBLEPAS”

En la revista digital  El Catoblepas •( número 35 • enero 2005 • página 22) se publica un comentario sobre el libro de Alberto Porlan Villaescusa “Los nombres de Europa”:

La hora de los nombres de Europa

Sigfrido Samet Letichevsky

En Europa los topónimos no se distribuyen al azar. Forman parte de estructuras que se repiten en lugares distantes y no son, fundamentalmente, consecuencia de migraciones. Son arcaicos (¿neolíticos?) y parecen relacionarse con la demarcación de territorios. Esas sorprendentes repeticiones fueron descubiertas por Alberto Porlan. Quizá sea aún más sorprendente el que nadie las hubiera visto antes

«Los grandes europeos de la historia, Erasmo, Dante, Shakespeare, Montaigne, Cervantes, Goethe y tantos otros, han ido creando una realidad de ideas y ficciones gracias a las cuales Europa tiene un patrimonio cultural que es su mejor aglutinante.» Mario Vargas Llosa*

«Las cajas españolas»

En el cine «Verdi» (de Madrid) están dando esta película que relata la difícil, complicada y riesgosa tarea de salvar, en plena guerra civil, el tesoro artístico español, transportándolo hasta Ginebra. Se desconocían los detalles del hecho y las abnegadas personas que lograron –casi un milagro– que todas las obras fueran y volvieran en perfectas condiciones y sin faltar ninguna. Es la historia del traslado del tesoro más valioso que jamás se haya realizado.

El relato es un documental, y al principio me sorprendió que se hubiera filmado tan completa y secuencialmente. Por supuesto, se trata de una película filmada en la actualidad, imitando los documentales de 1939.

Recién al salir del cine cogí la hoja informativa y me enteré de muchas cosas, entre ellas que la película fue dirigida por Alberto Porlan. El 25 de Mayo de 1999 me encontré con Alberto Porlan, autor de un libro recién publicado: Los nombres de Europa. Ese mismo día (fecha patria argentina) relaté a un cibercafé que reunía a unos 500 argentinos en todo el mundo, el evangelio (la «buena nueva») que acababa de conocer. Copio a continuación el e-mail de entonces, adelantando que no suscitó ningún comentario ni pregunta, cosa que después se repitió en ámbitos aún más amplios:

Los nombres de Europa 
Acabo de pasar casi dos horas charlando, café de por medio, con Alberto Porlan. Es novelista, poeta y filólogo. A fines de 1998 publico (Alianza Editorial/Fundación Juanelo Turriano) Los nombres de Europa.
Hasta ahora se creía que los toponímicos se distribuían al azar, que tienen contenido semántico y que las repeticiones se relacionan con migraciones. En 697 paginas, Porlan muestras que hay conjuntos de nombres –estructuras– que se repiten muchísimas veces en toda Europa, que no tienen significado (aunque con el uso hay un proceso de erosión fónica y de semantización). Desarrolló una metodología para identificar estructuras fonéticas y sus variaciones (que probablemente sea muy útil para estudios de genética lingüística). En el libro solo constan hechos (formales) y son analizados formalmente. Porlan tiene hipótesis históricas y causales, cuyo estudio deja para mas adelante.
Un solo ejemplo (de los centenares que figuran en el libro). Elementos geográficos en la desembocadura del río:

Ebro Tiber
Muntane Mentana
Montredons Monterotondo
Ermita del Angel S. Angelo
San Onofre Santo Onofrio
Guixo Guido
Mas Rey Maccarese
Mas Gorreta Malagrotta
Colomers Colonna
Bitem Vitinia
Freginals Fregene
Aldea Ardea
Ermita del Carme Campo di Carne

Lo sorprendente es que nadie lo haya observado antes. No todos los días aparece una obra de tanto valor (que probablemente tenga consecuencias importantes en lingüística, historia, geografía y psicología).
Sigfrido Samet, 25-5-1999

Seis años después

Alberto Porlan Villaescusa

Alberto Porlan Villaescusa

 

Después de ver la película, llamé por teléfono a Alberto Porlan y, sí, el autor de Los nombres de Europa y el director de Las cajas españolas, son la misma persona. Nació en Madrid en 1947, está casado y tiene dos hijos, es filólogo (discípulo de Rafael Lapesa), escribió novelas y poesía, ensayos y guiones para radio y televisión. Dedicó veinte años a investigar la estructura y la filología de la toponimia española. Seis años después, era un lapso razonable para reunirnos otra vez en el mismo Café de la Glorieta de Bilbao, para evaluar lo sucedido con una obra tan sorprendente a la que dedicó tanto esfuerzo. Me dijo, en resumen, que su obra no tuvo hasta entonces ni la trascendencia ni las consecuencias que yo esperaba, aunque los especialistas que conocieron su contenido, quedaron «perplejos». El objeto de este artículo es intentar explicar por qué sucedió esto, y, más aún, pedir a los filólogos que lean Los Nombres de Europa, lo analicen y lo critiquen.

Pero demos primero un vistazo panorámico al libro. La obra se divide en tres partes (ver el índice completo como Apéndice). En la primera describe lo que observó, su descubrimiento empírico. Ya en el Prólogo nos dice:

«Sobre el mismo asunto, este libro plantea una tesis radical: los topónimos europeos son resultado, en su abrumadora mayoría, de un sistema único y extremadamente arcaico de ordenación territorial del que ya se habría perdido la memoria a comienzos de la historia escrita. Lejos de constituir unidades absolutas, justificadas en origen por razones semánticas vigentes o “descoloridas”, los nombres son relativos: se encuentran ligados entre sí como elementos de un conjunto territorial unitario al que se yuxtaponen otros conjuntos organizados interiormente de manera semejante, al modo de las células de una piel.»

Nos dice en página 27:

«Es algo realmente extraordinario, algo para ponerse a meditar: los europeos, que hemos descifrado los jeroglíficos egipcios y la escritura cuneiforme, ignoramos lo que hay implícito en nuestros propios nombres. Y en esto hay pocas excepciones entre bárbaros y civilizados. No es que no podamos explicar qué significa Berlín, Londres, París o Madrid. Es que tampoco los viejos griegos sabían a ciencia cierta el motivo de que Atenas se llamara Atenas ni los romanos conocían el origen del nombre de Roma. Tuvieron que recurrir a mitos para explicarlo.»

Al Oeste de Bourges (Francia) hay una población llamada Saragosse, nombre muy similar a la Zaragoza española. Ahora bien, por Zaragoza pasa el río Ebro; por Saragosse el Yèvre (pág. 32). Se conocían dos naciones de íberos: los occidentales, que ocupaban Iberia, y los orientales, desde el Cáucaso. Lo más curioso es que ambos tenían como pueblos vecinos a los bybracos o berybracos (pág. 34).

«La toponimia europea –dice en pág. 38– ha sido demasiado estudiada desde perspectivas semantistas y migratoristas, pero demasiado poco desde el aspecto estrictamente formal.»

Otro ejemplo, similar al ya visto del Ebro y el Tíber, muestra la semejanza que hay entre los topónimos de los alrededores de Lausanne (cantón suizo de Vaud) y los de Lozana, en Asturias:

Asturias (España) Vaud (Suiza)
Lozana Lausanne
Libardón Yverdon
Sevares Siviriez
Arnicio Arnés
Pendás Penthaz
Zardón Chardonne
Bobia Vevey
Ercina Orzens
Melendreras Mollendruz
Bulnes Baulmes
San Román Romont
Cabranes Chavornay

Porlan llama concordancia dual a la que tiene lugar entre dos topónimos fijos de múltiples territorios, y atingente a cada uno de los elementos. Cuanto mayor es el número de las atingencias, más desconcertante resulta el pensar que la toponimia es un conjunto por completo asistemático (pág. 48). Y en pág. 74 dice:

«Parece preferible, entonces, renunciar a toda idea de parentesco étnico por migración entre los antiguos pobladores de territorios en los que se reconozcan los mismos nombres, y aplicarse al análisis de las concordancias toponímicas en sí mismas. Enfocando así el asunto, alcanzamos a vislumbrar el hecho de que, más allá de identidades o diferencias culturales, se repiten los mismos nombres o muy semejantes a lo ancho de todo el continente europeo. Y, sobre todo, lo hacen en el seno de un conjunto de relaciones de proximidad que configuran determinadas concordancias estables»:

En el capítulo 4 estudia los límites de la variabilidad, a cuyo modelo dedica la parte II. Las pérdidas labiales las expresa mediante 16 «cuños» que a su vez pueden generar múltiples variantes por oscilación o erosión. Del étimo proceden los cuños, hasta el completamente deslabializado o paraétimo (pág. 226). Y dice que «Esta congruencia entre nombres antiguos y modernos, esta sorprendente continuidad de los topónimos a lo largo del tiempo que se aprecia al aplicar sobre los nombres el modelo de reintegración fonológica que desarrollamos, no puede ser ignorada» (pág. 239).

La parte III está dedicada al Sistema de Ordenación: «El modelo de variabilidad toponímica que se ha propuesto en la segunda parte de esa obra –dice en pág. 451- es la llave para acceder a la comprensión del arcaico sistema de organización territorial que continúa vigente en nuestros mapas actuales. Pero antes conviene proveerse de una nueva herramienta metódica que nos facilitará el reconocimiento de las piezas o elementos que integran el conjunto sistemático, es decir, de sus cuños y órdenes.» Y desarrolla un estilo de representación oral de las estructuras, al que llama demótico.

Muchos creen que en el pasado remoto, Europa estaba recorrida por hordas que la sembraban de fundaciones con sus nombres. «Si en lugar de presuponer que las naciones dan nombre a sus lugares de asentamiento se argumenta que son los lugares los que dan nombre a las naciones, parece como si una nueva y cegadora luz lo iluminase todo.» Acerca de esto dice en el Epílogo: «Es fácil entender que sería muy sencillo tratar de rebatir todo esto denunciando casos de concordancia semejantes a los europeos entre dos o más nombres de Massachusetts, Australia, Cuba o cualquier otra zona de la que nos conste su nombramiento reciente.» (Pido perdón por decir aquí, una vez más, que en Europa las personas reciben nombres de ciudades, mientras que en América, las ciudades reciben nombres de personas.)

Dice luego que «Desde luego, la comprensión completa del sistema está todavía muy lejos. Tan sólo se ha demostrado que ciertos elementos toponímicos se relacionan sistemáticamente de modo correlativo y conclusivo en ámbitos territoriales reducidos, y que tanto esos elementos como su relación existían ya en épocas arcaicas. Pero esto no apunta sino a la existencia de un sistema y quizá a la primera fase de su análisis».

El hito de la Constitución Europea

También dice en el Epílogo:

«En todo, caso con las páginas anteriores creo haber manifestado la evidencia de un patrón toponomástico arcaico asociado a la geografía europea, y, probablemente, a la indoeuropea. Es decir, que los europeos nos movemos sobre un espacio organizado y demarcado por nuestros antecesores hace milenios, y que los nombres que utilizamos para designar a nuestros territorios son, con las modificaciones que se han expuesto, aproximadamente los mismos que los ancestros utilizaron para llevar a cabo sus demarcaciones originales.»

«El mayor interés de este presunto sistema o patrón radica en tres condiciones específicas: su extrema antigüedad, su índole civilizadora y su unidad por lo que respecta al continente europeo. Juntas las tres, revelan la existencia de un sustrato civilizador común para los pobladores de estas tierras, que se alinea junto al ya reconocido sustrato lingüístico común indoeuropeo.»

Estas ideas, como dice Porlan, se oponen al mezquino y engañoso nacionalismo. Creo que esto es muy cierto; sin embargo hay que destacar que aunque después del feudalismo los estados-nación, que dieron lugar al nacionalismo y a las guerras, también fortalecieron a cada país y crearon las condiciones para su futura unificación (así como en su momento los Estados unificaron los señoríos feudales). Las tendencias unitarias subyacentes se reflejan en «La Unión Europea del Káiser», ensayo de Niall Ferguson en ref. 3 (pág. 162). Y la 5ª Conclusión de ref. 4 dice:

«Sin embargo al mismo tiempo, junto al carácter aleatorio del proceso histórico, hay tendencias profundas (¿tal vez los atractores extraños de su movimiento caótico?) que conducen a situaciones análogas, aunque sucedan en circunstancias diferentes (se habría llegado a la Unión Europea con guerra o sin ella España habría desarrollado una economía abierta y un sistema democrático, mucho antes y sin guerra civil, como lo hizo finalmente).»

Y para Stefan Zweig (ref. 5, pág. 106), la idea de la unidad europea, continuando sus cauces históricos, cristaliza completamente con Erasmo de Rotterdam:

«Cierto que ya anteriormente algunos individuos aislados habían intentado una unificación de Europa, los césares romanos, Carlomagno, y más tarde había de hacerlo Napoleón, pero estos autócratas habían procurado reunir a los pueblos y a los Estados con la maza de la violencia; el puño del conquistador había destrozado los imperios más débiles para encadenarlos a los más fuertes. Pero en Erasmo –¡decisiva diferencia!–, Europa aparece como una idea moral como una exigencia espiritual perfectamente limpia de egoísmo; comienza con él aquel postulado de los Estados Unidos de Europa, todavía hoy no realizado, bajo el signo de una cultura y civilización comunes.»

Sigo creyendo en mi pronóstico de 1999: estos seis años han sido un período de latencia, que probablemente termine por obra del impulso espiritual inherente a la Constitución Europea. Los descubrimientos de Porlan ayudarán a fortalecer nuestra identificación con el pasado y el futuro de Europa. Pero sospecho que cuando se intente responder a las preguntas que plantea, (pues todo descubrimiento responde a preguntas, y a su vez plantea nuevas preguntas)surjan novedades importantes en lingüística y en los campos vecinos (Historia, Psicología, Filosofía Política, &c.).

Nos falta decir algunas palabras acerca del por qué del período de latencia.

«La validación de la deriva continental»

A mis doce años, mi madre me contó que, según un sabio alemán llamado Richard Wegener, alguna vez los continentes estuvieron unidos, pero luego se separaron: tienen movimiento. Por eso hay coincidencias, por ejemplo, entre los perfiles occidental de África y oriental de Sudamérica. Después supe que había además muchas otras razones, como la distribución de especies animales y vegetales, y la concordancia de estratos geológicos, que apoyan la teoría de la deriva continental. Sin embargo, esta teoría fue rechazada durante décadas. Jay Gould (ref. 2) nos dice en pág. 182:

«En el transcurso del período de rechazo casi universal, la evidencia directa a favor de la deriva continental –esto es, los datos recogidos de rocas puestas al descubierto en nuestros continentes– era tan buena como la que existe hoy en día. Era rechazada porque nadie había conseguido imaginar un mecanismo físico que permitiera a los continentes desplazarse a través de lo que parecía ser el sólido suelo oceánico. En ausencia de un mecanismo plausible, la idea de la deriva continental fue rechazada como algo absurdo.»

Y en la página siguiente dice:

«En mi opinión esta historia es representativa del progreso científico. Los datos nuevos recolectados por medios antiguos bajo las directrices de teorías antiguas, rara vez llevan a una revisión sustancial del pensamiento. Los hechos no «hablan por sí mismos»; son leídos a la luz de la teoría.» [bastardillas de S.S.]

Y finalmente, en pág. 188:

«Disponemos ahora de una ortodoxia nueva y movilista, considerada tan definitiva e irrefutable como el estaticismo al que reeemplazó. A su luz, los datos clásicos a favor de la deriva han sido exhumados y proclamados prueba definitiva. No obstante, esos datos no representaron papel alguno [bastardillas de S.S.] en la validación de la idea del movimiento de los continentes; la deriva triunfó tan solo cuando se convirtió en la consecuencia necesaria de otra teoría.» [la tectónica de placas.]

Tal vez suceda algo parecido con Los nombres de Europa. Y no por falta de información; la prensa publicó buenos resúmenes de la presentación del libro (por ejemplo, ref. 5). Los especialistas quedan perplejos… y nada más. Porque los «hechos» sólo son importantes en el marco de una teoría que los integre y explique. Y, como dice Porlan, «la comprensión completa del sistema está muy lejos», como sucedía, a pesar de los «hechos», con la deriva continental, hasta que se descubrió la tectónica de placas. ¿Cuál será la tectónica de placas de Los nombres de Europa?

Referencias

(1) Alberto Porlan Villaescusa, Los nombres de Europa, Alianza Editorial / Fundación Juanelo Turriano (1998).

(2) Stephen Jay Gould, Desde Darwin (1997), Hermann Blume Ediciones (1983).

(3) Niall Ferguson (dir.), Historia Virtual, Ed. Picador (1977), Ed. Taurus (1998).

(4) Sigfrido Samet, «Historia Virtual», El Catoblepas, nº 28.

(5) El País, «Cultura», 11 de diciembre de 1998.

(*) La cita de Vargas Llosa es de su artículo «Europa: ¿una bella idea?», El País,12 de diciembre de 2004.

Índice de Los nombres de Europa, de Alberto Porlan Villaescusa

Prólogo

I. Los nombres concordantes

§1. Generalidades. 1. Enigma e imaginación. 2. El zurrón de las maravillas. 3. Reconocer y evocar. 4. Un minucioso análisis del caos. 5. Discutiendo lo indiscutido.

§2. Las mañas de Proteo. 1. Concordancias desconcertantes. 2. La concordancia dual. 3. Los topónimos cristianizados. 4. La tensión semantizadora. 5. Zahoríes de la diferencia. 6. El nombre del nombrador. a) El nombrador fenicio. b) El nombrador vasco. c) El nombrador ibérico. 7. Renunciando al significado

§3. Tras la primera pista. 1. El ojo de la cerradura. 2. Cigüeñas y palomas. 3. Las variantes deslabializadas.

§4. Los dominios de variación. 1. Los dos grandes campos. a) Oscilación formal. b) Erosión estructural. 2. Límites de variabilidad. a) Límites de la oscilación formal. b) Límites de la erosión estructural. c) Límites de la erosión labial. d) Interacciones.

§5. La concordancia dual en cuatro países. 1. La concordancia dual en Gran Bretaña. 2. La concordancia dual en Alemania. 3. La concordancia dual en Chequia y en Eslovaquia .

Apéndice

II. El modelo de variabilidad

§6. Condiciones teóricas. 1. La vieja melodía. 2. Primeras preguntas. 3. Se ensancha el campo de variabilidad labial. 4. Robles y carvallos. 5. Tortugas, zorras, céspedes, santos… y robles. 6. Fijando ideas.

§7. Enunciados del modelo. 1. Condiciones básicas. 2. Panlabialismo original. Cuños del grupo central. El cuño IX. 3. Las estructuras permanecen. 4. Panlabialismo original. Los cuños centrales y superiores. 5. El paraétimo. 6. Alternativas paraétimas sobre arquetipos frecuentes del cuño XII. 7. El paraétimo como atingente propio de nombres antiguos. 8. Antiguos nombres ibéricos con estructura paraetímica.

§8. La concordancia propia del orden [¡¡¡] en Europa. 1. Una primera prueba: Arelate / Arles. 2. Generalización continental de la concordancia. 3. La excepción del modelo: resistencia labial en segunda posición. 4. Relación entre los órdenes. 5. La concordancia entre nombres no excepcionales.

§9. La correlatividad. El orden primero.

§10. Nombres del más allá. 1. El nombre de los dioses. 2. La espiritualidad territorial. 3. El nombre de los santos.

§11. Un caso de concordancia conclusiva: el orden [¡¡]. 1. Topónimos y dioses. 2. La concordancia en territorio francés. 3. La concordancia en Chequia. 4. Otros aspectos del elemento conclusivo. 5. Otros aspectos del elemento base.

III. El sistema de ordenación.

§12. La transcripción demótica.

§13. La segunda serie correlativa. La serie combinada 1. BAKABAMAZA. 2. BAKAMAZA. 3. KABAMAZA. 4. KAMAZA.

§14. Series y clases de órdenes. Las formas conclusivas del primer orden.

§15. La patria múltiple de los ambrones y el origen de los aborígenes.

§16. Las formas conclusivas de los tres primeros órdenes.

§17. Dos preguntas sobre las series concordantes. 1. Los órdenes posteriores de las series concordantes. 2. Las formas conclusivas de los cuartos órdenes. 3. Un arquetipo arcaico del quinto orden simple. 4. El quinto orden combinado y su atingente conclusivo.

§18. La tercera serie correlativa. La serie compuesta. 1. El primer orden compuesto y su forma conclusiva. 2. El segundo orden compuesto y su forma conclusiva. 3. El tercer orden compuesto y su forma conclusiva. 4. El cuarto orden compuesto y su forma conclusiva.

§19. La serie compuesta como generador toponímico en la edad antigua.

§20. La serie compuesta y los nombres de los pueblos antiguos. a) los mandubios, b) los menapios, c) los ambianos, d) los novantos, e) los dumnonos, f) los nanteses, g) los nantuanos, h) los nemetatos, i) los nemetos y los hermunduros, j) los vernomagos, k) los viromandos, l) los canonatos, m) los caninofatos, n) los camunnos, o) los orgenomescos, p) los trinobantos.

§21. La serie compuesta, y los nombres de los dioses antiguos.

§22. Las series subordinadas. 1. La serie subordinada simple. 2. La serie subordinada combinada. 3. La serie subordinada compuesta.

Epílogo.

——————-

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario