un análisis sobre la guerra mundial

Día de la Victoria: ¿quién impondrá su paz?

La espectacular celebración en numerosas ciudades rusas de la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial (o Guerra Patriótica) conmemora la victoria pasada con vistas a imponer la paz futura.

El 9 de mayo de 2015 se cumplieron 70 años de la rendición del ejército alemán frente a los aliados. Que en 1945 se firmaran dos rendiciones, una el 8 de mayo con mayor presencia occidental que soviética y otra el 9 con predominio soviético y en Berlín nos recuerda que, ya desde antes de que acabara la guerra, comenzó la lucha por ver cuál de las potencias victoriosas imponía la paz de la victoria. Pero lo cierto es que fueron los soviéticos quienes tomaron Berlín y quienes habían resistido el avance alemán. Mientras Francia se dejó conquistar y Estados Unidos retrasó su entrada en la guerra lo más posible, los soldados de Stalin murieron por millones hasta lograr frenar el avance Nazi y agotar los recursos y los planes de Hitler, que había destinado sus mejores hombres y armas al frente del Este.

Desde entonces, el significado de aquella Victoria ha cambiado. Lejos de rebajarse la propaganda bélica, en estos 70 años se ha consolidado la idea de que el Nazi no fue simplemente un imperio tan tardío como violento y breve sino la expresión del Mal Absoluto que reside en los abismos más irracionales de la Humanidad. Los juicios de Núremberg celebrados en el mismo 1945 presentaron al mundo una versión del Holocausto que no se sostiene históricamente, y desde entonces millones de películas y libros han consolidado un corpus propagandístico endeble pero efectivo. Valga como ejemplo el best-seller Night de Elie Wiesel, que muchos historiadores y filósofos siguen citando como documento fidedigno a pesar de que el propio autor ha reconocido que fue una invención. Y no se trata de negar los terribles crímenes de guerra nazis contra los judíos y otras poblaciones, sino de distinguir el relato histórico del propagandístico y, sobre todo, de negar la interpretación metafísica de la Alemania nazi como encarnación del Mal maniqueo, insertando en su lugar el Tercer Reich en su contexto: la lucha encarnizada de imperios occidentales del siglo XX por controlar los recursos mundiales. En esa lucha, los campos de concentración, los bombardeos de civiles y las hambrunas provocadas causaron millones de muertos y no fueron ni mucho menos monopolio de los nazis.

La reconstrucción propagandística de la historia no tiene nada de raro. Tras una guerra de las dimensiones de la Segunda, entra dentro de la naturaleza de la política que los Estados vencedores desarrollen una mitología histórica que otorgue estabilidad ideológica a la paz que lograron imponer mediante las armas. Lo que es peculiar a este caso es que en el esquema maniqueo de vencedores y vencidos hay dos grupos enfrentados que se arrogan el estatus del Bien que venció al Mal: las democracias capitalistas y las repúblicas comunistas. Tras el final de la Guerra Fría, Estados Unidos emergía como el verdadero gran vencedor del siglo XX. Pero desde hace años Rusia vuelve a reivindicar su papel.

Lo interesante es que en este 2015 lo hace al lado de China, otro de los grandes (y a menudo olvidado) combatientes contra el Eje en la Segunda Guerra Mundial. En las noticias que Ante la China ha recopilado aquí abajo, se aprecia perfectamente como la reivindicación de la victoria militar es sobre todo una preparación para futuras contiendas. Como en la guerra fría, dos bloques se perfilan y postulan como vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Como entonces, dos bloques quieren imponer su paz.

9 mayo 2015

El desfile en la Plaza Roja, una muestra de la fuerza rusa frente a la presión europea

9 may (Xinhua) — La Plaza Roja de Moscú acoge hoy sábado el mayor desfile militar de la Rusia moderna, con el que celebra el 70º aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial (Gran Guerra Patriótica según la terminología rusa).

El desfile, clímax de una serie de actos conmemorativos organizados por Moscú para celebrar el aniversario, coincide con el enfriamiento de las relaciones entre Rusia y Occidente debido, entre otros problemas, a la crisis en Ucrania.

En este contexto, aseguran los analistas, la parada en la emblemática Plaza Roja está diseñada para mostrar el gran poderío y la firme voluntad de Rusia frente a la presión occidental, así como su determinación contra cualquier intento de reescribir la historia o desafiar el orden mundial de la posguerra.

MUESTRA DE PODERIO MILITAR

Los grandes actos decenales y quinquenales para conmemorar la victoria de la Gran Guerra Patriótica son una rutina en Rusia. Y este año, frente a las sanciones económicas, el aislamiento diplomático y la amenaza militar de Estados Unidos y Europa, el Kremlin no ve razón para desechar la tradición sino para hacerla aún más impactante.

Entre las celebraciones, la más llamativa es, sin duda, el desfile militar de este sábado, el mayor celebrado en la Rusia moderna.

Según las autoridades rusas, más de 16.500 soldados participarán en el evento (un 50 por ciento más de los que lo hicieron en 2010) al tiempo que serán desplegadas unas 200 piezas de equipos y armamentos militares.

Entre los más atractivos, se incluyen el sistema Yars de misiles balísticos intercontinentales, los sofisticados vehículos blindados de transporte de personal, los sistemas de artillería de alta precisión y los aviones de combate Su-30 y Su-35.

Se celebrarán, además, desfiles menores en otras 27 ciudades rusas, así como en las capitales de Bielorrusia, Kirguizistán y Armenia. También están previstos desfiles navales en las cinco principales bases de la Armada rusa.

RESOLUCION FRENTE AL CERCO DIPLOMATICO

El desfile no sólo es una demostración militar sino un acontecimiento diplomático, con la participación del presidente chino, Xi Jinping, líderes de otras dos docenas de naciones, y unidades militares de 10 países además de Rusia.

Sin embargo, los dirigentes occidentales han decidido ausentarse. Una ausencia que, dada su divergencia con Rusia sobre el asunto de Ucrania, no es una sorpresa.

Según se ha publicado, EEUU estará representado por su embajador en Rusia, y Francia por un representante ministerial, mientras la canciller de Alemania, Angela Merkel, llegará a Moscú el día 10.

Moscú ha criticado a EEUU y la Unión Europea (UE) por disuadir a algunos líderes europeos de asistir a las celebraciones aunque según ha dicho el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, la ausencia “no estropeará la atmósfera festiva ni la escala de la fiesta”.

DETERMINACION DE DEFENDER LA AUTENTICA HISTORIA

Con estas actividades conmemorativas de alto perfil, Rusia también desea reiterar su determinación de defender la historia verdadera, después de que Moscú se viese inmerso recientemente en una guerra dialéctica con Occidente por su papel en la II Guerra Mundial.

La polémica se desató el pasado mes de enero cuando el ministro de Asuntos Exteriores polaco, Grzegorz Schetyna, dijo que “el Primer Frente Ucraniano y los ucranianos liberaron el campo de concentración nazi de Auschwitz”.

Posteriormente, el presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, incluso fue más allá, al declarar su intención de llevar a cabo una ceremonia en conmemoración del 70º aniversario del final de la II Guerra Mundial el 8 de mayo en Gdansk, con los líderes de la UE.

Estas declaraciones enfadaron a Moscú. En repetidas ocasiones, el presidente ruso, Vladimir Putin, se ha pronunciado en contra de las tentativas de alterar la historia. “Los intentos de distorsionar la historia de la Segunda Guerra Mundial podrían abrir la puerta al renacimiento del nazismo”, advirtió. A juicio del líder ruso, los intentos de esta índole buscan socavar la fuerza y la autoridad moral de Rusia, privándole así del estatus de país vencedor. Por ende, Putin instó al Comité Organizador de las celebraciones del Día de la Victoria a hacer frente al reto, y a proclamar a todo el mundo la verdad y la contribución del pueblo soviético a la victoria sobre el nazismo.

===

FUENTE:

http://www.nodulo.org/ec/2015/n159p12.htm

 El Catoblepas  número 159 • mayo 2015 • página 12

Esta entrada fue publicada en Civilización, guerra mundial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s