“¿QUÉ PIENSA LA OLIGARQUIA?

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2014/05/que-piensa-la-oligarquia.html

jueves, 01 enero, 2015    ( 17 de mayo de 2014)

 

¿Qué piensa la oligarquía? (I)   &&&&&&&&&&

Judíos en el movimiento fascista originario: un “escándalo” sin explicación en los términos del “antifascismo” actual de rigor.

La idea de una “extrema derecha que gobierna el mundo” representa en sí misma una paradoja. Como ya señalábamos en entradas anteriores, “ultraderecha” es un término despectivo que alude a un sector político marginal, minoritario y mundialmente despreciado. Sin embargo, sostenemos, la extrema derecha gobierna el mundo. ¿Cómo es esto posible? Pues porque existe una extrema derecha, a saber, la extrema derecha sionista, que no se reconoce ni es reconocida como tal. Esta extrema derecha constituye, además, la fuente de la estigmatización de todos los nacionalismos gentiles y, al mismo tiempo, ha producido el imaginario en virtud del cual permanece inmune a su propio veneno. Pero la extrema derecha manda  en el hemisferio occidental: EEUU, la City de Londres e Israel.

 

Cada vez que un “progresista” utiliza la palabra “fascismo” como sinónimo del “mal radical”, convalida y fortalece el código simbólico oligárquico, pues es ese mismo uso lingüístico el que ampara, por decirlo así, a los ultras judíos.

 

De lo expuesto se desprenden al menos tres postulados:

 

1/ para reivindicar posiciones políticas nacionalistas hay que situarse a la izquierda o uno será inmediatamente acusado de “ultra”;

 

2/ para defender posiciones socialistas o, en general, de defensa de los trabajadores, hay que adoptar previamente posiciones nacionalistas, toda vez que el lenguaje y la praxis de la oligarquía son universalistas, cosmopolitas y globalizadores respecto de los pueblos “gentiles”;

 

3/ para defender posiciones políticas radicalmente contrarias a la oligarquía en general hay que renunciar al código simbólico antifascista que, de forma automática, santifica por defecto el nacionalismo sionista de extrema derecha.

 

Sin embargo, en lugar de estas medidas preventivas de puro sentido común, aquéllo que encontramos en el mundo de la política es lo siguiente: 1/ los nacionalistas radicales de cada país, excepto en el caso de las naciones o pueblos sin Estado, se identifican con la derecha y aceptan, incluso de buen grado, el calificativo de “ultraderechistas”, colocándose así en las antípodas de las masas populares trabajadoras a las que debería ir destinado su mensaje; 2/ los izquierdistas radicales en todo el mundo se identifican con el cosmopolitismo, la universalización y una fórmula especial de la globalización o mundialización que legitime su postura favorable a los flujos migratorios promovidos también por el capitalismo, rechazando así,  en conclusión, toda forma de nacionalismo; 3/ estos mismos izquierdistas radicales asumen de buena gana el lenguaje antifascista y consideran que le hacen mucho daño a la oligarquía cuando la acusan de “fascista”, a pesar de que, con dichos usos linguísticos, legitiman el imaginario ideológico (sionista) del Holocausto.

 

Todos estos errores impiden organizar una auténtica resistencia política e intelectual contra la oligarquía. De ello son responsables tanto los ultraderechistas cristianos como la extrema izquierda comunista, los cuales representan voluntariamente, en definitiva, el papel que el nacionalismo radical judío, es decir, la extrema derecha sionista que gobierna el mundo, les ha asignado en provecho propio.

 

El trabajo de toda filosofía crítica debe consistir en combatir los mitos, dogmas y códigos simbólicos que, asumidos inconsciente y acríticamente por los ciudadanos, sustentan de hecho la ideología oligárquica.  A tal efecto, conviene saber qué piensan realmente los oligarcas, sólo de esta manera podremos comprender sus pautas de conducta y combatirlas de manera eficaz. Las estrategias y tácticas de resistencia han fracasado una y otra vez a lo largo de la historia. Si el enemigo oligárquico vence siempre, si los ultraderechistas comprueban que sus naciones son cada vez más dependientes del poder mundial, mientras la izquierda radical contempla el progresivo empobrecimiento de los trabajadores en todo el mundo, algo estarán haciendo mal unos y otros. Algún error deben de cometer. Para empezar, cuando aceptan sin reflexionar la falsa idea de polaridad que opone ultraderecha y extrema izquierda. Dicha polaridad existe, pero no es realmente la que piensan los interesados porque está mediada por otro concepto, a saber: judíos/gentiles, mucho más fundamental. Para romper con aquélla en su forma manipulada baste recordar que el fascismo fue, en sus orígenes, de izquierdas, un hecho que subleva tanto a ultraderechistas como a izquierdistas radicales a pesar de ser la pura verdad.

 

Los tres niveles de análisis crítico

 

La ideología oligárquica muestra tres niveles de análisis: 1/ el nivel económico, ahí donde aparecen todas las cuestiones relativas al neoliberalismo, al capitalismo, los recortes sociales, las privatizaciones, las deslocalizaciones y otras prácticas harto conocidas. En este nivel los ultraderechistas poco tienen que criticar, eso cuando no se declaran abiertamente liberales y filocapitalistas. De la misma manera que se declaran cristianos, con lo que, pese a su presunto nacionalismo, están asumiendo todas las formas, históricas o contemporáneas, del cosmopolistismo apátrida. En la crítica del neoliberalismo se muestran más decididas las izquierdas radicales, pero siempre omitiendo el fenómeno de la inmigración a pesar de que éste representa una grave agresión capitalista al valor del trabajo. La combinación de ambas incongruencias posibilita el triunfo del capital, pues las sinergias de las fuerzas políticas de presunta resistencia en realidad confluyen en la misma dirección que las de las fuerzas políticas sistémicas, es decir, aquéllas que, de forma más o menos declarada, promueven la mundialización neoliberal.

 

El segundo nivel de análisis es aquél en que, además de la crítica del neoliberalismo, el crítico descubre la presencia del fenómeno ultraderechista judío moviendo los hilos de la globalización y vulnerando, en provecho propio, todas las normas que impone al resto de los países (practicando el supremacismo racial, el imperialismo, el colonialismo, etc…). Son pocos los analistas de izquierdas que alcanzan el segundo nivel, pues temen ser acusados de antisemitas. Además, la izquierda radical está repleta de nacionalistas judíos encubiertos que se dedican, precisamente, a reducir todas las cuestiones políticas a cuestiones económicas, borrando las huellas del ultraderechismo judío en las decisiones adoptadas por la oligarquía. No obstante, autores como James Petras, entre otros, son modélicos en lo que concierne a denunciar las motivaciones racistas (sionistas) de la política internacional estadounidense promovida por el lobby israelí en Washington. Empero, con el fin de evitar ciertas acusaciones de la parte oligárquica, los mencionados críticos acostumbran a sobrerrepresentar su antifascismo y, con ello, a remachar con su prestigio y legitimidad de “verdaderos críticos” sinceros (no “vendidos”) la validez del imaginario oligárquico antifascista. Así, son, a la postre, los que más daño hacen a la causa de la resistencia y la crítica. En cuanto a la extrema derecha, es incapaz de desarrollar una crítica del ultraderechismo judío en este nivel por dos razones: las extremas derechas gentiles comparten todos los tópicos de su adversario, máxime cuando, en la mayor parte de los casos, estamos hablando de ultraderechas cristianas y de antisemitismos cristianos acuñados en el molde bíblico; dicho brevemente: en última instancia, en la matriz cultural judía.

 

El tercer nivel de análisis es, por tanto, religioso. La oligarquía sionista obedece a una serie de creencias apocalípticas y mesiánicas irracionales. Cuando no lo hace, su nihilismo es absoluto. Y las diferencias internas serias que oponen a los oligarcas hay que colocarlas en dicho plano interpretativo. No podemos entender nada de lo que sucede en el mundo sin abordar este decisivo factor motivacional. Tanto el neoliberalismo cuanto el nacionalismo judío radical conducen a YHWH,  es decir, a cuestiones como la resurrección de la carne, la inmortalidad, el reino de dios, el fin del mundo, etcétera… La pregunta por la verdad y la racionalidad resulta insoslayable. Pensar que se puede hacer “política de resistencia contra la oligarquía” manteniendo una postura de neutralidad en estas materias es simplemente absurdo. Y, sin embargo, ésta es la situación en el mejor de los casos. Los ultraderechistas gentiles decláranse cristianos y están incapacitados a radice para demoler los fundamentos ideológicos del sistema oligárquico: ellos mismos los  sostienen con una estupidez absolutamente sorprendente. “Una” extrema derecha no puede “criticar” realmente a “otra” extrema derecha, y quienes manipulan la historia son ultraderechistas. No existe, ni puede existir, en definitiva, genuina crítica ultraderechista a la oligarquía. Por su parte, la izquierda radical es heredera, a menudo inconsciente, de la secularización  histórica de los valores cristianos, de tal suerte que cuando uno aborda la crítica del judeocristianismo tiene que topar, tarde o temprano, con dogmas puros que los intelectuales “progresistas” se niegan siquiera a “pensar”, pues sólo hacerlo les produce auténticos mareos. Son tales dogmas los que mantienen a la izquierda occidental encadenada al capitalismo y operando como legitimador ideológico “humanitario” de las políticas de flujos migratorios, es decir, el blanqueo filosófico de la trata de esclavos perpetrada por los capitalistas con fines de negocio, mestizaje y “multiculturalismo para gentiles”. Y ésta sólo entre otras muchas cuestiones que los izquierdistas marxistoides consideran irrenunciables: relativismo, individualismo, hedonismo…

 

El tercer nivel de análisis es el más importante, pues sólo una vez mínimamente aclarado este aspecto básico de la cuestión puede pasarse a los otros dos sin perderse en el laberinto de datos que presentan. Pero nadie entiende esto. Nadie ha sido capaz, hasta ahora, de comprender que el tema del “fascismo” remite al tercer nivel y no puede resolverse como una cuestión política, sino filosófica, es decir, en tanto que respuesta a preguntas fundamentales de la existencia humana que impulsan a los oligarcas en su proyecto de dominación planetaria. En efecto, éstos son hombres igual que nosotros: todo aquéllo que hacen  o dejan de hacer responde a unos motivos tan hondos como los de cualquier hijo de vecino. No buscan sólo el dinero. No buscan sólo el poder. Con la “riqueza” y el “poder” están resolviendo otros problemas “antropológicos” de primera magnitud. Si no somos capaces de “analizarlos” en ese estrato de sentido, seguiremos jugando a un juego donde habremos sido derrotados de antemano. Nuestra derrota será, empero, la de todos los pueblos del mundo, la derrota de la civilización, la derrota de cualquier noción de socialismo y justicia social…, pero sólo porque, en primer lugar, se habrá consumado en Europa, patria de la filosofía, la derrota de la verdad.

 

Jaume Farrerons

La Marca Hispànica

17 de mayo de 2014 >>>  1º ENERO 2015

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Documentación anexa:   [ ENLACES INTERESANTES]}

 

http://protocolosgatunos.blogspot.com.es/2011/06/los-judios-y-el-fascismo-una-paradoja.html

 

http://nazismosionismo.blogspot.com.es/2012/03/introduccion-nazismo-y-sionismo-las-dos.html

 

http://antagonistas.blogia.com/2011/011401-entrevista-con-vincenzo-vinciguerra.php

 

http://antagonistas.blogia.com/temas/vinciguerra.php

Publicado por ENSPO en 1:21 p. m.

Etiquetas: Oligarquía

32 comentarios:

 

1:46 p. m.

Augusto dijo…

Gracias Jaume por esta esclarecedora síntesis,… eres un ejemplo para muchos. Sigue adelante con el curso de filosofía. Para lo que necesites, tus camaradas de argentina.

 

Saludos.

 

3:15 p. m.

ENSPO dijo… [ ENLACE INTERESANTE]}

http://www.libertaddigital.com/cultura/2014-05-16/alemania-fue-la-responsable-del-inicio-de-la-primera-guerra-mundial-1276518486/

 

En este artículo se han silenciado las misivas diplomáticas que, después de la Primera Guerra Mundial, hizo públicas Trotsky, en las que quedaba demostrado que Inglaterra y Francia habían planeado la guerra con la finalidad de fragmentar el Imperio Austro-húngaro.

 

7:56 a. m.

ENSPO dijo…

Estamos a la espera de recibir dichos documentos, publicados en una obra sobre la Gran Guerra. Cuando dispongamos de ellos los pondremos en conocimiento de los seguidores del blog.

 

Saludos cordiales.

 

7:58 a. m.

Anónimo dijo…

Otro artículo sobre el tema que explica con claridad la naturaleza y los objetivos de la oligarquía sionista, bastante elocuente.

 

8:02 a. m.

Anónimo dijo…

Es que precisamente uno de los objetivos primordiales de la primera guerra mundial fue desmantelar los tres imperios europeos, no sólo el autro-húngaro, también el alemás y el ruso, digo uno porque hubo otros también de singular magnitud.

 

10:17 a. m.

ENSPO dijo…

La oligarquía siempre gana. Hemos de empezar a preguntarnos por qué. Ya no queda tiempo, en dos décadas consuman sus objetivos, que pasan por la destrucción de Europa. Cuando nuestra cultura haya desaparecido definitivamente, ya nada podrá detenerlos. Será cuestión de tiempo que venzan a Rusia y China, los únicos poderes fácticos que todavía no han conseguido doblegar. Pero estos poderes NO REPRESENTAN NINGUNA ALTERATIVA IDEOLÓGICA, son meros centros de poder y de ahí su debilidad de fondo. De Europa ha de surgir la alternativa política antioligárquica y buscar el apoyo ruso, como poco. En fin, el tiempo corre en nuestra contra.

 

1:45 p. m.

julio dijo…

opino que ese pesimismo tiene que ser analizado desde planteamientos filosóficos… Si Europa puede perecer…entonces ¿Qué sentido tiene la HISTORIA? y sobre todo..

¿No podría ser ese análisis diagnóstico pesimista…resultdo de un posicionamiento “ateísta”?…

Hace dias se publicó en El Pais un articulo de un “cristiano” que afirmaba que el “ateismo” es otra forma de CREENCIA…

En fin… yo no soy experto en filosofia… pero me planteo la duda de que si no hay “Dios”, entonces tanto da que gane la “Oligarquia”… pues si no hay valores absolutos de Justicia, Belleza, Orden, etc… entonces

la Oligarquia, Satanás o las Ranas o los Ratones…podrían triunfar y reinar en un futuro…pues seria indiferente que desaparecieran los HOMBRES Y MUJERES EUROPEOS… como desparecieron los dinosaurios..

 

…Perdón por esta disgresión.. y confieso que puede ser no pertinente…pero me gustaria saber qué opinaria Heidegger (si viviera hoy) sobre el futuro de Europa…

 

2:53 a. m.

Anónimo dijo…

Bien es cierto que el tiempo corre en contra nuestra y que si no se reacciona en dos décadas como mucho Europa y su cultura originaria desaparecerá, pero al parecer somos muy pocos los que percibimos la realidad de la situación, lo cual a estas alturas no es lógico.

 

6:56 a. m.

ENSPO dijo…

Al último anónimo:

 

En efecto, muy pocos han entendido, la mayoría no han entendido nada de nada. Véase el comentario de Julio, es literalmente alucinante y una radiografía moral perfecta de los que se llaman a sí mismos “patriotas”. POR ESOS FALSOS IDEARIOS RELIGIOSOS SOMOS POLÍTICAMENTE DERROTADOS, A SABER, PORQUE LO FUIMOS ESPIRITUALMENTE HACE YA DOS MILENIOS. Y no levantamos cabeza.

 

FILOSOFÍA CRÍTICA es una trinchera de resistencia en la lucha contra la oligarquía. Pues todo lo que hagamos en el plano de unas elecciones o de la acción política revierte siempre en beneficio de la oligarquía si las ideas sobre el heroísmo, el sacrificio, la verdad y los valores no están claras en las mentes de los militantes. Y es muy duro, ciertamente, nuestra ideología es sólo para PERSONAS QUE NO SÓLO “HABLAN” DE HERÓÍSMO, SINO QUE LO ASUMEN HASTA EL FINAL EN SU PROPIA VIDA.

 

La masa de las sociedades de consumo no puede soportar los valores superiores y corre a esconderse bajo las faldas de la iglesia u otros fraudes semejantes. En este punto, el papelón de los socialpatriotas que creen en el Papa de Roma, esa mujerzuela repugnante, es literalmente ridículo.

 

Saludos cordiales.

 

10:57 a. m.

ENSPO dijo…

Julio, el error de su razonamiento es creer que los valores superiores dependen de la existencia de Dios. Se trata de un simple postutado. Si Dios no existe y esto es VERDAD, entonces la verdad sigue siendo un valor.

 

Además, he demostrado en este blog justamente lo contrario de lo que usted pretende: si los valores superiores están condicionados a una recompensa en el más allá, entonces todo eso de los valores se reduce a un simple negocio, a un fraude moral.

 

Ésta es precisamente la ideología de la oligarquía y así nos va. Los valores lo son porque valen por sí mismos, no porque UN supuesto Dios judío, un “banco celeste” de los méritos y los deméritos de cada cual, los asegure con una póliza de rescate metafísico.

 

!!!Hete aquí la idea judaica!!!

 

Luche usted por los valores SIN DIOS, o sea, luche por los valores mismos en tanto que éstos VALEN al margen de todo premio, en tanto que los VALORES son FINES ÚLTIMOS y no meros cheques existenciales al portador.

 

Le recomiendo que siga leyendo este blog, le falta mucho para entender nuestra doctrina. A lo largo de centenares de páginas hemos explicado por qué el Dios judeocristiano y sus “contratos” se encuentra en la base oculta, teológica y metafísica, de la crisis actual.

 

Saludos cordiales.

 

10:59 a. m.

Anónimo dijo…

El hecho de creer o no en Dios es una opción pèrsonal y es algo que no ha de estar relacionado con la adscripción a religión alguna, pero lo que creo que es obvio es que el hecho de no creer en Dios ha de suponer que todo lo que hay alrededor nuestro tenga que desaparecer, que de lo mismo todo.

Pienso que Julio se equivoca, reduce la existencia y su defensa a la creencia en Dios, se puede creer o no en Dios y defender valores positivos para combatir a la tiránica oligarquía.

 

11:29 a. m.

ENSPO dijo…

La idea de que las creencias religiosas son asuntos “privados”, independientes y compatibles con todo tipo de actuación política, es una ideología del siglo XVII que se denomina LIBERALISMO. Los hechos la han refutado hasta la saciedad, pero usted no se entera. Todo este blog consiste en demostrar lo contrario de lo que dicha pretensión liberal sostiene (y encubre). Usted puede poner aquí, en un post de cinco líneas, lo que quiera, pero lo importante es DEMOSTRAR, no OPINAR y, si se hubiera leído el blog, entendería también que su afirmación carece de sentido. Pero yo no voy a perder el tiempo haciendo por partida doble lo que usted no ha sido capaz de hacer ni siquiera como simple lector de un texto trabajadado y redactado por otro. Pienso que 1600 páginas de argumentaciones y fundamentos son más que suficientes para no venir aquí con semejante tipo de planteamientos absurdos, otra cosa es tener la decencia de leerlas (esas páginas) antes de “opinar” (opinar cosa muy fácil, también las porteras analfabetas tienen sus “opiniones”). Saludos cordiales

 

6:46 a. m.

ENSPO dijo…

Hemos dicho y repetido decenas de veces que aquí no se entra en la cuestión de la negación de dios o, mejor, de la negación de “lo sagrado” en general (más bien rechazamos ciertas concepciones materialistas del ateísmo).

 

SE CUESTIONA, en este blog, LA EXISTENCIA Y EL SENTIDO DE UN PRESUNTO SER PERSONAL OMINIPOTENTE DENOMINADO YAHVÉ, QUE ES EL NÚCLEO DOCTRINAL DE LAS RELIGIONES MONOTEÍSTAS ABRAHAMÁNICAS (judaísmo, cristianismo, islamismo).

 

Se cuestiona ESE dios como (postulado) Ente Supremo que supuestamente debe “vencer a la muerte” después de un pacto de obediencia con el creyente y, por ende, de esa recompensa descarada denominada “inmortalidad” (un NEGOCIO). Y se cuestionan, en fin, las consecuencias que todo ello ha tenido para la civilización occidental (el materialismo y el individualismo capitalistas, por no hablar de los cosmopolitismos apátridas). Así que la última objeción no nos afecta en nada porque el Anónimo en cuestión ni siquiera tiene la más mínima idea de lo que estamos planteando, desde el año 2007, en el sitio FILOSOFÍA CRÍTICA.

 

6:51 a. m.

Anónimo dijo…

Como usted comprenderá el concepto de que las creencias religiosas son asuntos privados no es algo vinculado exclusivamente a una ideologóa como el liberalismo, la libertad de culto ha existido al margen del liberalismo, en otros sistemas políticos y eso lo sabe usted uy bien. Cuando afirmo en creer en Dios no me refiero a creer en Yahvé, no me refiero a un Dios producto de una religión, que representa a una religión(Aunque sea el núcleo de otras religiones), hablo de ese Dios que representa a toda la creación, que nada tiene que ver con lo que ustedes postulan en este blog, con el concepto de Dios que defienden

Por otro lado no descalifiquen a quienes piensan de forma diferente a ustedes en un tema en concreto, eso es propio de “porteras analfabetas”, de actitudes dogmáticas y obviamente de poca educación.

 

8:40 a. m.

ENSPO dijo…

El concepto de creencias religiosas como asuntos privados comienza en la Europa liberal y no tiene antecedentes n ningún lugar del planeta ni en ninguna época histórica. Por supuesto, usted dice que no es así. Por lo demás, defiende un concepto de dios que nosotros no hemos atacado nunca. ¿Por qué viene aquí entonces, si no nos lo atribuye? Es evidente que nos lo atribuye, pues la suya es una réplica a los posts anteriores. Pero eso demuestra que no conoce este blog, que no tiene ni idea de nuestras propuestas y reflexiones. Léase el blog y luego critique. Y si esto le parece una descalificación, no incurra en ella y no se la reprocharemos. En este sitio no nos andamos con milongas. No nos interesan las opiniones, sino los argumentos y los fundamentos. Para lo demás, existen cientos de páginas de expresión personal y vivencias sentimentales. Saludos cordiales.

 

10:58 a. m.

antonio momia dijo…

Jaume podrias decirme si no es molestia las principales obras influyentes, en el Fascismo, de Heiddeger y Nietszche o algun otro autor que haya influido en el, quiero leer sobre esto ahora que tengo mas tiempo. Gracias y un saludo.

 

11:15 a. m.

ENSPO dijo…

La posición de Heidegger respecto del fascismo es muy distinta a la de Nietzsche. Éste es un inspirador directo o indirecto. Toda su obra influye en el fascismo, aunque ciertos sectores del mismo no la hayan entendido del todo, como es el caso de los nazis, más wagnerianos (y cristianos) que nietzscheanos. Heidegger es un INTÉRPRETE del fascismo en su conjunto, hasta el punto de que entiende el fenómeno mejor que sus propios promotores políticos. Pero para comprender lo que dice Heidegger en este aspecto crucial de su obra (él mismo militó en el movimiento nacionalsocialista) hay asimilar su obra fundamental, “Ser y tiempo”, y ésta implica a su vez la filosofía entera hasta Nietzsche. Importante es la postura de Heidegger sobre los presocráticos y singularmente sobre Heráclito. Quizá lo más recomendable en el análisis del fascismo sean, precisamente, los cursos heideggerianos sobre Nietzsche, publicados bajo ese título en dos tomos: “Nietzsche”, de Martin Heidegger (hay edición rústica en un solo tomo).

 

 

3:16 p. m.

Anónimo dijo…

1 de 2

 

Lo que esta pasando nos pilla a todos con el paso cambiao anclados en nuestros prejuicios y creencias y sin poder ni entender lo que pasa

 

Cuando cayo la URSS y asociados. Fukuyama decía que se acababa la Historia que ya todos íbamos a ser todos capitalistas y amigotes ¿te acuerdas?

 

Bueno pues, si así fuera el que tuviera mas pasta se lo iba quedando todo y a los demás que les den

China entro al trapo de esa idea del Globalistan yanqui y se hizo creyente de la otra fe el Capitalismo (¿Entro al trapo o fingió que entraba?)

 

Pero vistolo vsto hay que preguntarse ¿EL capitalismo existe? Y su novio el comunismo ¿Existe? Tienen existencia propia? Son como se nos predica “ dinámicas inherentes a la Historia” O ¿son otra cosa?

 

Verbalizar esta herejía hace que te tiren piedras pero las señas son mortales

 

El Capitalismo lo creo Adm Smith pero Adam era un empleado de la Compañía de la Indias Orientales y esa compañía necesitaba alguna teoría que justificarse sus robos sus saqueos y sus honorables ganancias. Así que crearon e l capitalismo expresamente para eso, y para derrotar ideologicamente al Mercantilismo y al contingentacion que hacia furor en Europa

Los que se tragaron el bulo (Francia) se fueron a la mierda ellos solitos

 

Beneficiarios lso dueños del invento EL Imperialismo Anglo

 

Despues aparece Hegel y de su análisis de la dialectica y las contradicciones se comprende muy bien que para dirigir a alguien a un punto X es mejor qu le lempujen dos, por ambos lados

 

Tenian ya al Capitalismo pero les hacia falta un novio una leal oposicion ¿El Anarquismo?

Los anarqusitas son intratables porque funcionan como una religión descentralizada. Nunca podrán irigir un territorio muy grnade porque se lo acabaran quitando. ( Ejemplo Mahno en Ucrania) pero el Anarquismo empezando por Bakunin no se deja querer. Asi que se inventan el novio

Al novio del capital se lo inventa de pe a pa Marx se inventa al mejor novio del capital ( y se lo inventa por cuenta de Rothschild que es quien le paga la beca).

 

Pero lo de Marx no cuela en la primera internacional para eso estaba lli Bakunin y los tenia bien puestos Pero que no importa se financia la segunda internacional ( los mismos que le tenían becado).

 

Asi nace la superstición /contradicción contemporánea su Bueno y su Malo tod ad amioren gloriam del Imperio anglo.

 

El imperio anglo siempre ha actuado pragmáticamente gracias a eso Liquido al poderio Holandés (Nelson hundiéndoles al flota sin declaración de guerra ) al Francés pos infiltración ideológica primero ( el capitalismos que tan buenos servicios les hace) y por la revolución financiada por no se sabe quien. Con el imperio espaol acabo en dos fases Un esquema que repiten.

 

Cuando tienen dos enemigos se alían con su PEOR enemigo contra el segundo. En el proceso arruinan a su aliado. Ejemplo España en las guerras de Napoleon y Rusia en la Primera y Segunda guerra mundial.

En lo del imperio español lo hicieron sorprendente mente bien porque la independencia se logró con mercenarios procedentes de las guerras napoleónicas y lo trocearon en paisitos pequeños mas manejables para ellos ( la conspiración del Zar y de los USA y los Anglos contra España la relata elpropio señor Marx en sus artículos sobre España cuando fue corresponsal del New York Daily Tribune a los que no crean en cosnpiraciones que se busquen el relato de Amrx y de cómo impidieron el envío de 20.000 soldados a America , ademas a su quintacolumnista luego lo colgaron ellos mismos ) …/…

 

4:17 a. m.

Anónimo dijo…

2 de 2

 

Asi las cosas llegamos al caida del muro

Empecemos por China. China vende la esclavitud de su pueblo pero acumula capital en dolares para aburrir. Entonces sale de compras. En África ha invertido 120.000 millones de dolares. USA no puede hacer frente económicamente a esa inversión y cambio de poder asi  ¿que hace? Crea en 2007 el Africom. Una respuesta Militar contra China apoyada en la estrategia marítima del collar de perlas del sudeste asiático Objetivo tomar por la fuerza lo que no puede de otra forma

 

El caso de Rusia. Rusia ha estado en manos gringas cuando el saqueo pero el tal Putin les ha salido nacionalista. No importa los gringos llevan 15 años desarrollando su escudo de misiles de ultima generación objetivo militar Rusia ( no la URSS, no el Comunismo, Rusia) Ucrania es parte de esa estrategia de la guerra contra Rusia.

 

Los gringos también han intentado lo de aliarse ocn su peor enemigo contra Rusia pero los chinos no han entrado a ese trapo ( la estrategia tradicional de los Anglos ( ojo Anglos EEUU es lo mismo EEUU desde su principio está en manso de la City)

 

El comunismo ¿fue funcional al imperio gringo? Pues como los banqueros Anglos financiaron la revolución, a lenin y a troski. ya dijo Lenin que los capitalistas americanos se iba a forrar con ellos. que ese era el precio de imponer el comunismo. Y lo dijo al comité central de PCUS

 

Por eso Troski era funcional al Imperialismo Anglo su teoria de exportar la revolcuion a Europa no era mas que insertar a Rusia y a Europa en el imperio Anglo reducidos a exportadores de materias primas Las cosas cambiaron cuando Stalin se nego y contrapuso lo del Socialismo en un solo pais que le permitio desarrollar al URSS Así que Stalin retraso unos 60 años el Globalistan gringo.

 

Llegados a este punto solo una reacción de ceguera emocional nos puede impedir darnos cuenta que el capitalismo y el comunismo solo son caretas para disimular la dominación del imperio Anglo. Disimularla y facilitarla

 

Asi que no hay ideologías que valgan la cruda realidad es la lucha despiadada por el poder y hasta hora siempre han sabido ganar los Anglos sin importarles el numero de muertos.

 

A lo qu e parece la próxima jugada de los Anglos es lo del califato Si lo imponen en toda medio centro asia desequilibran a a los BRICS a tres RIC todo ellas tienen poblaciones musulmanas si el califato llega a sus puertas las minorías son 20 millones en China 20 millones en Rusia 120 millones en India Si el 10% se radicaliza imagínate el bodrio Ah y Europa no se escapa para eso los gringos impusieron al importación de población musulmana ( en Europa otros 15 millones) poblacion cuyos hijos que en vez de integrase en la sociedad Europea se están yendo a Siria a la Yihad

 

Como decía el otro “ nos quejamos del Sionismo. espera tu a ver el Califato!”

 

Bueno lo anterior es dificil de digerir porque no hay respuesta ni siquiera teórica. lo digo porque a este paso no la va a haber nunca si seguimos anclados en la superstición derechas vs izquierdas.

 

Supongo que cuesta pensar esto con este enfoque pero a lo mejor merece la pena que le deis todos una pensada a fondo a ver donde llegamos.

 

Y ya sé, ya sé, que al que dice la Verdad no se le perdona nunca.

 

Saludos

 

PD hay muchos mas datos que avalarían este enfoque, pero no se pueden poner todos en tres paginas

 

4:19 a. m.

 Vailos Laros dijo…

Lo del conflicto de Ucrania tiene tela.

 

Por un lado están los prooccidentales y partidarios de integrarse en la UE: el Gobierno, presidido por un empresario de chocolates y cuyo nombre no recuerdo ni me apetece ahora averiguar, y los que le apoyan. Y por otro, los separatistas prorrusos, que quieren permanecer fieles a Rusia y ajenas al sionismo-atlantismo de Israel, EE. UU. y la UE.

 

Pero lo que me choca de unos y otros es que entre los que apoyan al Gobierno (y por tanto al sionismo de la UE y EE. UU.) haya patriotas nacionalistas e incluso nazis, y que entre los que apoyan la posición favorable a Rusia parece que no hay ninguno que se dé cuenta de que si bien la Rusia de Putin no es sionista, no deja de ser, sin embargo, parte de la oligarquía, y por eso me resulta bastante confusa la posición de Alexander Duguin, con su “Cuarta Teoría Política”, respecto a este asunto.

 

Por mi parte, lo tengo muy claro: no a la integración de Ucrania en la UE ni en ningún otro organismo al servicio del sionismo (OTAN, etc.), pero tampoco secesionar territorios en favor de otra rama de la oligarquía (en favor de Rusia en este caso).

 

Saludos.

 

5:46 a. m.

 Julius dijo…

Es muy revelador que la gran mayoría de los comentarios no se hagan cargo de lo que propone el autor. En fin. Si el análisis medular que ha de hacerse con respecto al fraude de la oligarquía debe realizarse en un superior nivel que al parecer es el teológico, donde ha de desnudarse la engañifa de la divinidad abrahámica que es la que justifica el imperio del saqueo, dicho análisis ¿por necesidad terminará revelando lo que se espera, el fraude existencial que unos se autoimpusieron hace milenios y que forzaron sobre otros, en este caso todo el Occidente? Si ése es el objetivo, luego puede descenderse al segundo nivel, el de las prácticas de cierto grupo, para después ver los detalles económicos del primer nivel. A mi juicio todo está ya demostrado por el autor: las perversas prácticas explotadoras, que a su vez corresponden a ciertos temperamentos, que a su vez se basan en una teología/teleología. Está todo claro como el agua. Lo que va siendo prohibido, lo que va siendo implementado y negado, las mentes que están siendo permanentemente colonizadas, es lo que debe ser combatido, todo en su respectivo nivel. Por cierto. Y en nombre de ciertos valores, de acuerdo. Pero dichos valores, aunque en parte son congénitos o heredados, también son fuertemente fruto de la educación y de los ejemplos apropiados. ¿Cómo podríamos explicar que para Nietzsche, p. ej., según él lo declara, la vida puede ser considerada en suma como un fenómeno estético? Hay ahí unos valores profundos. También la consideración heroica de la misma. Hace falta, entonces un medioambiente donde se puedan escoger ciertos valores para uno y para los que vienen. Entre tanto nihilismo y decadencia forzada por los corruptores de siempre, la lucha debe realizarse en los planos correspondientes. El problema es que la oligarquía, la extrema derecha sionista y en último término la que nosotros creemos que es la religión de aquéllos, va cerrando cada vez más la posibilidad de expresarse. Así, no se sorprenda si el hombre mudo queda reducido a lanzar piedras, o bombas, o cuchillazos. Los acomodados de siempre no dirán una palabra al respecto. Sólo quien conserva valores se reserva el derecho de responder como mejor le acomode. Los demás que se pudran. Gracias por sus palabras señor Farrerons.

 

12:53 a. m.

ENSPO dijo…

Ha dado en el clavo. Muchas gracias, Julius, por su comentario.

 

10:43 a. m.

Celtix dijo…

El problema y las raíces del mismo se identifican en el artículo. Ahora cabe preguntarse: ¿hay solución posible en nuestro país mediente el surgimiento de un nacionalismo revolucionario? ¿tal surgimiento es posible?

 

Mi experiencia tras frecuentar los ambientes del nacionalismo español durante más de una década es que no hay espacio para un nacionalismo realmente laico. No digo anticlerical, sino laico. Las opciones oscilan entre el fundamentalismo religioso y la confesionalidad. Los más moderados en estos asuntos piden un trato de favor y privilegio para la Iglesia católica (“es nuestra tradición” suelen argumentar).

 

Por supuesto, se está abierto a innovaciones. Se pueden recoger aspectos de corrientes como el tradicionalismo evoliano, el (neo)fascismo, la Nouvelle Droite… pero sólo en la medida en que sean acoplables al fondo ultracatólico original. Aún no se ha más allá de la elaboración ideológica decimonónica de Jaime Balmes, Donoso Cortés y Menéndez Pelayo en la que no se concibe a una España que no se cimente en el catolicismo.

 

Ha habido excepciones a la regla, desde luego: neopaganos, ramiristas, nacionalistas jacobinos, etc. Pero el problema de esos grupos -independientemente de los méritos y deméritos de cada uno- es que siempre han sido muy minoritarios, casi anecdóticos (y que nadie se ofenda).

 

En este asunto, es muy revelador observar el caso de los evolianos. Adelanto que no es mi intención defender a Evola. Pero es constatable que el “purista” evoliano es raro en España (no sé cual puede ser la situación en otros países). Normalmente, los evolianos tratan a su maestro como si gozase de la infalibilidad papal, sus palabras son fuente de autoridad, salvo en un punto: las críticas al cristianismo.

 

En ese capítulo de la doctrina evoliana, los dicípulos no tienen problemas en matizar, discutir e incluso acusar de error al barón del monóculo. En todo lo demás, Evola es practicamente perfecto. Pero aquí se equivoca.

 

Eso resulta tremendamente revelador.

 

La presencia católica es también palpable en los separatismos periféricos. No sólo en los de derechas, incluso la izquierda abertzale ha tenido firmes defensores en el clero católico.

 

Y en esas estamos.

 

1:40 a. m.

Celtix dijo…

Ya lo dijo Manuel Azaña en la entrada de su diario del 6 de octubre de 1937: el fascismo español nunca llegaría al poder, sólo había espacio político para el derechismo clerical.

 

Esa entrada se escribió hace 77 años, pero se podría haber escrito ayer por la tarde.

 

3:45 a. m.

ENSPO dijo…

No puedo sino compartir lo expuesto en las últimos comentarios. Con una salvedad: considero que un proyecto nacional-revolucionario jamás levantará cabeza uniendo fuerzas proclives, más o menos numerosas, de la denominada área patriótica. Las razones expuestas en los comentarios de referencia son más que suficientes para entender el porqué. El judeocristianismo lo corroe y pudre todo por dentro. La única alternativa a la ultra católica es Evola, pero el evolianismo es PEOR todavía, es una regresión al chamanismo ante la cual la teología de Santo Tomás todavía guarda alguna valiosa reliquia del milagro griego. Los nacional-revolucionarios son pocos, son una minoría dentro de la minoría, pero este no es el problema, el problema es que son evolianos y con un evoliano no hay nada que hablar. Magia, esoterismo, teosofía, Mme. Blavatsky, satanismo, irracionalismo, en suma… El proyecto NR no puede salir de semejante pozo hediondo. Saldrá de un movimiento POLÍTICO de izquierda nacional AJENO al área patriótica, lo más alejado posible de toda la charca “facha”, católica o chamánica, tanto da. Un movimiento que comenzará a andar al margen y contra cualquier vínculo importante con la denominada “extrema derecha”.

 

En ese punto, algunos nacional-revolucionarios de formación atea, nietzscheana y heideggeriana, es decir, NO EVOLIANA, quizá comiencen a sumarse a la izquierda nacional. Yo también creí tiempo ha que los NR serían la cerilla del presunto incendio de la izquierda nacional, PERO ME EQUIVOCABA. Evola ha matado de raíz lo poco que quedaba del genuino fascismo. Recuerden: el fascismo visto desde la DERECHA, ESTO es Evola, la Red Gladio. Sus frutos resultan de sobra conocidos y todavía colean en cosas como la colaboración “nacional-revolucionaria” en el reciente golpe de Estado pro-OTAN en Ucrania. Los evolianos no tienen cura, son carne de los servicios de inteligencia occidentales. Su norma es: cuanto más a la derecha, mejor. Y, claro, terminan en manos del capital, la única derecha real (que encima paga las aventuras de estos presuntos “guerreros” enamorados de sí mismos). De Evola no surge ninguna POLÍTICA, su única política posible es el CHIVATISMO POLICIAL y la paga del MERCENARIO.

 

8:03 a. m.

Anónimo dijo…

Hola. Llevo unos días leyendo los artículos de este blog y empezando a inmiscuirme en el estudio de la filosofía y la política Nacional-Revolucionarias. Aún estoy en proceso de iniciación, y desconozco gran parte del aporte bibliográfico necesario para la aprehensión de esta teoría, de ahí que sienta curiosidad por saber qué autores (a parte de Nietzsche y Heidegger, claro está) me ayudarán a adquirir los conocimientos que a tal respecto busco. En relación con esto, hace poco me topé en esta web http://adversariometapolitico.wordpress.com/about/ (donde pone ‘Galería 100% Revolucionarios) con una más que interesante lista recomendada de autores. Desde mi humilde punto de vista, me chirría bastante la inclusión en la misma de gente como Evola y Codreanu, pero, no obstante, me gustaría conocer su opinión acerca de ella: si añadiría más nombres en la lista o si prescindiría de alguno o varios de ellos.

 

Gracias de antemano y enhorabuena por su excelsa bitácora. ¡Un saludo!

https://adversariometapolitico.wordpress.com/about/

1:30 a. m.

Celtix dijo…

Hay una cuestión que está relacionada con el texto y que también afecta a la labor política.

 

En mi opinión, otro gran problema que el nacionalismo español tiene en estos momentos es el Neoliberalismo. Cada vez hay más neoliberales en sus filas.

 

¿Se puede ser nacionalista -siendo como es la nación un ente colectivo- y profesar una doctrina que sacraliza el interés individual por encima de todo?

 

He visto varios debates en internet en torno a este asunto. Se ha tratado con fecuencia de explicar que la circulación de capitales y mercancías sin restricción (es decir, la Globalización) supone un hecho corrosivo para las naciones o que los bajos salarios -impuestos en nombre de la Competitividad- impiden a los europeos engendrar y criar hijos.

 

Normalmente, la respuesta de los “nacionalistas neoliberales” es rehuir esos temas centrales e invocar la eficiencia económica (aunque hay motivos sobrados para creer que la actual crisis es resultado de la desregularización) o la libertad personal (cuando no tienen problemas en pedir que esa libertad se coarte en otros aspectos). O se argumentan simplezas como que el Socialismo es “cosa de rojos”.

 

En este punto es interesante observar de nuevo a un colectivo en concreto: los NS. ¿Qué pueden hacer los NS neoliberales -que los hay, y cada vez hacen más ruido- si su ideología lleva la palabra socialismo? La solución ha consistido en definir el Socialismo de una forma tan vaga e imprecisa que pueda ser sinónimo de Capitalismo. En suma, esterilizando el concepto al quitarle todo significado que pueda tener.

 

No se puede ser neoliberal y oponerse al Sistema, como algunos pretenden. El neoliberal está de acuerdo en lo esencial con el Sistema; es más, quiere ahondar en él, a veces hasta sus últimas consecuencias (Anarcocapitalismo).

 

7:02 a. m.

ENSPO dijo…

De hecho, FILOSOFÍA CRÍTICA ya ha analizado estas cuestiones en diferentes entradas, de forma más o menos sumaria. Sin embargo, responderé en breve a las preguntas planteadas. Gracias por su interés.

 

4:07 p. m.

 

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2015/03/que-piensa-la-oligarquia-2_24.html

martes, 24 marzo, 2015

¿Qué piensa la oligarquía? (2)  &&&&&&&&&&

 

 

Los ciudadanos intuyen, casi todos, que “cosas” muy importantes están sucediendo actualmente en el mundo a una velocidad de vértigo. Diferentes agencias, y ya no digamos miles de sitios en la red (internet), compiten en la tarea de acuñar una narración más o menos coherente de los hechos y hacer previsiones sobre lo que puede suceder en las próximos años, meses o incluso días. Desde la invasión reptiliana a las exégesis economicistas que acostumbran a reducir los hechos a las influencias de las multinacionales y sus lacayos de la CIA, podemos escoger entre un menú variado que incluye, por supuesto, la conspiración judía mundial promovida por los famosos sectarios illuminati o la maldad de los “fascistas”, variante escatológica vuelta del revés y harto popular entre las izquierdas sistémicas. En Europa se ha puesto también de moda una nueva germanofobia -guisada en la cocina antifascista- que culpa a Alemania de todas las desgracias habidas y por haber… El lector puede elegir la narración apetecida en función de su nivel cultural, preferencias e identidades étnicas, estado emocional, filiofobias, etcétera. Cada cual tiene “su verdad” (que le hace “sentir bien”) y, mientras tanto, los poderes que realmente mueven los hilos siguen interesados en promover la máxima confusión y hasta auténticos absurdos, siempre que con ello borren las pistas conducentes al nido del cuco oligárquico. Éste debe mantenerse ilocalizable, intangible e incluso postularse inexistente excepto en las mentes de presuntos desequilibrados mentales: el concepto mediático habitual, la conspiranoia, está a un paso del uso estalinista de los hospitales psiquiátricos para disidentes ideológicos y desafectos al régimen.

 

¿Existen los poderes mundiales ocultos?

 

La primera pregunta que deberíamos hacernos es si “existen” tales poderes, requisito de una explicación consistente; la realidad social e histórica podría ser fruto, si no del azar, sí del entrecruzamiento de múltiples factores, o sea: hipercompleja e imprevisible en la práctica. En ese caso, ya no valdría la pena ponerse a exprimir los hechos para producir un mensaje de contenido racional con pretensiones heurísticas.

 

En este sitio FILOSOFÍA CRÍTICA afirmamos, por buenas razones, que existen tales factores explicativos (aunque quizá no omnicomprensivos, pues la oligarquía está lejos, todavía, de controlarlo absolutamente todo). El poder oligárquico promueve unas directrices que permiten interpretar los acontecimientos actuales y, por tanto, prever por dónde pueden trazarse anticipadamente las autopistas del tiempo en dirección al futuro. Y, ciertamente, por cuanto aquéllo que se columbra en la lejanía no resulta demasiado tranquilizador, nos sentimos obligados a comprometernos en una tarea, a saber, advertir a nuestros conciudadanos de que deben hacer un esfuerzo para comprender el curso actual de la historia e intentar oponerse a él. El motivo es que avanzamos hacia una catástrofe de dimensiones poco menos que apocalípticas.

 

La pregunta que encabeza esta entrada de blog hacémosla “nosotros”; el pronombre personal en primera persona del plural designa a “cualquier ciudadano” capaz de razonar y decidir; en cuanto tal, es decir, aislado del resto, un ciudadano aislado contaría en la mayor parte de los casos como un elemento pasivo en el desarrollo de los acontecimientos históricos, pero organizado y concienciado sobre lo que “está sucediendo realmente” puede erigirse en factor determinante a la hora de dar una respuesta a la interrogación planteada. Cuando dejemos de contemplar el devenir histórico como un espectáculo y en él obremos en calidad de agentes responsables, es decir, como “pueblo soberano”, ya no necesitaremos hacernos la pregunta porque nosotros mismos seremos la respuesta.

 

La cuestión de marras remite, pues, de forma necesaria, aunque la mayor parte de las veces este punto sea ignorado, a aquel método interpretativo que nos permita entender qué está sucediendo en el ámbito de lo histórico (exclúyense aquí las previsiones sobre accidentes o catástrofes naturales) a escala mundial y “en estos momentos”. Para que dicha pregunta pueda razonablemente responderse hemos de identificar primero cuáles son los poderes cuyas decisiones pueden afectarnos más y qué piensan o cuál es la ideología de quienes los detentan. Por ello, en una entrada enterior, nos planteamos un problema previo “¿Qué piensa la oligarquía?”. La oligarquía es el poder que dirige el hemisferio occidental y condiciona la política mundial. Hay otros poderes importantes y realmente soberanos en Eurasia, como Rusia, China e Irán, pero la iniciativa corresponde al bloque formado por EEUU/Israel.

 

[Por su parte, Europa no representa un poder soberano, pero podría representarlo si Alemania se desentendiera de la OTAN y arrastrase tras ella a Francia e Italia (Gran Bretaña permanecería siempre del lado de los EEUU/Israel), una posibilidad tan remota que resulta, empero, si no totalmente desechable, al menos poco digna de consideración.]

 

En consecuencia, existe un “poder hemisférico” y “otros poderes soberanos” de menor entidad o potencial político y económico. Pero sea cual fuere la constelación de soberanías existentes, que de eso se trata, unos y otros, todos, han hecho suyo un imaginario común: el antifascismo, cuyo núcleo narratológico es la Shoah. Sólo Irán -abstracción hecha de los historiadores revisionistas- cuestionó en serio ese relato bajo Amadineyhad al “negar” la “ideología del Holocausto“, pero el nuevo gobierno iraní ha vuelto al redil y no parece que Rusia (un país atacado por la Alemania nazi que debe minimizar los crímenes perpetrados en su etapa comunista), ni China (un país formalmente comunista y por tanto antifascista), tengan mucho interés en vulnerar el dogma a pesar de que, en última instancia, dicho “imaginario de la sociedad” constituya un arma formidable en manos de Occidente.

 

La fuente más importante de consenso ideológico a todos los niveles es, en efecto, el antifascismo. Ciudadanos, gobiernos, instituciones públicas y privadas…, convergen de forma unánime en la fe sobre la existencia de un mal absoluto denominado fascismo, punto de referencia de todos los posicionamientos y códigos de interpretación aceptados e incluso “legales”. El antifascismo es la religión cívica universal. Esta “ideología” constituye el factor político y estratégico último que garantiza la estabilidad del equilibrio planetario. El antifascismo configura un escenario donde encuentran sentido incluso las vidas privadas de las personas, las cuales necesitan de un bien y un mal identificables para desarrollar sus tareas cotidianas, ya sea como cuadros de mando, ya como meros esclavos o sirvientes de la élite sionista. Si el consenso antifascista se rompiera, incluyendo en tal ruptura a la mayor parte de los ciudadanos de EEUU, Israel no podría sobrevivir más que unos pocos meses como Estado y los políticos actuales tendrían que dimitir en cadena, sería un  terremoto que se haría extensivo a los medios de comunicación, las universidades, etcétera. Sería un acontecimiento de dimensiones mundiales que pondría fin a toda una época, liberando fuerzas hasta ahora contenidas por los poderes oligárquicos.

 

La deconstrucción del antifascismo es el requisito de una auténtica revolución democrática capaz de derrocar a la oligarquía y poner a salvo los genuinos valores de nuestra civilización, ligados al concepto de verdad racional, pero no parece que esto vaya a suceder. Al menos no sucederá si al esfuerzo de unos pocos ciudadanos que escriben libros, publican artículos y entradas de bitácoras o que empléanse en otras formas de comunicación, no se suma la acción política organizada en torno a toda esa gente -la inmensa mayoría- que vive habitualmente inmersa en el gran sueño de Hollywood. Dicha acción política debería ser nacionalista revolucionaria, democrática, de izquierdas y surgir en Europa, para extenderse luego por el resto de Occidente, pero tiene que evitar a todo trance identificarse con el fascismo o el nazismo. Ya expliqué los motivos de este punto crucial en el artículo “Disidencia y crítica” (2008) y en mi libro La manipulación de los indignados (2012), entre otros textos. Satisfecha tal conditio sine qua non, la revolución nacional-democrática estaría en condiciones de aliarse con los poderes soberanos “periféricos” que todavía resisten a la oligarquía occidental, forzando, de alguna manera, el derrumbamiento de la misma oligarquía desde el interior de sus territorios centrales pero con ayuda del exterior (por ejemplo, de una Hispanoamérica bolivariana).

 

El método interpretativo de los acontecimientos políticos cotidianos

 

Dicho esto, y tal como expusimos en la entrada citada, conviene subrayar que los factores económicos no son suficientes, según pretende la izquierda tradicional (sistémica), para explicar “aquéllo que está sucediendo realmente”. Volvamos sobre nuestros pasos.

 

Este artículo abunda en la temática de:

 

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2014/05/que-piensa-la-oligarquia.html

 

Entre otras entradas de la etiqueta “oligarquía”. Desarrollamos dos entradas anteriores con el título “La extrema derecha que gobierna el mundo” y la citada, en la cual tratamos de fijar los parámetros de la cuestión “¿Qué piensa la oligarquía?”. La introducción y bibliografía general sobre el tema del exterminio indio autóctono norteamericano en cuanto etapa histórica en el desarrollo de la oligarquía se encontrará en el siguiente enlace:

 

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2014/04/la-extrema-derecha-que-gobierna-el_21.html

 

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2014/10/la-extrema-derecha-que-gobierna-el.html

 

El nacionalismo revolucionario como método interpretativo

 

Decenas de artículos de FILOSOFÍA CRÍTICA explicaron el concepto del “sistema” y la “ideología” oligárquicos. La oligarquía capitalista no muestra escrúpulos morales democráticos a la hora de hacer negocios y pactos; el comunismo, Stalin o China forman parte de la cartera de clientes si conviene que así sea, y entre éste y el fascismo, la oligarquía siempre prefiere a los descendientes “internacionalistas” de Marx. El islamismo radical también participa del espacio estratégico oligárquico mediante usos que van mucho más allá de la mera diplomacia y la alianza con países integristas como Arabia Saudí o las denominadas “monarquías del Golfo” (argumentamos este punto en varios posts sobre “Osama y Obama”).  El único y auténtico enemigo de los oligarcas es el nacionalismo revolucionario. A pesar de esta evidencia histórica apabullante, Ernesto Milá, un presunto analista político de ostentación “patriótica”, dice no tener ni idea de qué significado ideológico cabe atribuirle a aquél. Los servicios de inteligencia atlantistas utilizan el denominado “islamofascismo” como elemento provocador para justificar el uso de la fuerza y el imperialismo contra los regímenes de tendencia “socialista nacional“. Siempre se observará, en la práctica, el mismo esquema: el capitalismo aliado del comunismo, del islamismo y hasta del diablo para combatir la soberanía de los pueblos y la defensa de su identidad. La umma islámica es tan globalizadora como el “pueblo de Dios” católico o cristiano, el liberalismo capitalista y el proletariado marxista. Sólo a Israel se le consiente un “particularismo” políticamente correcto.  La extrema derecha sionista tiene como su objetivo prioritario destruir la resistencia nacional:  todo lo demás se da por añadidura. El nacionalismo revolucionario no es sólo una ideología o una estrategia, sino un método interpretativo de la realidad política inmediata.

La reductio del comunismo al “mal absoluto” en la propaganda antifascista liberal

 

La propaganda oligárquica nos ha acostumbrado últimamente a ampliar al comunismo la habitual diabolización del “fascismo”. Aunque sin llegar al extremo de “los nazis”, los comunistas comienzan a ser considerados compañeros de viaje del “mal absoluto”. Se ha llegado al extremo, incluso, de elevar a los bolcheviques a la categoría de verdaderos fascistas, los fascistas auténticos, respecto de los cuales los denominados habitualmente tales serían meros “aprendices”. La teoría fue acuñada, empero, hace décadas y sólo progresivamente va posesionándose de las terminales mediáticas. No otra es la tesis, citada en este blog repetidas veces, del judío francés André Glucksmann, uno de los noveaux philosophes de la escuela capitaneada por el sionista convicto y confeso Bernard-Henry Lévy. Resultará literalmente demoledor analizar la evolución del uso del vocablo “fascismo” en Glucksmann desde “Stratégie et révolution en France 1968” (1968), traducido en 1970 con el título “Estrategia y revolución”, y “Fascisme: l’ancien et le nouveau” (1972), en castellano “El viejo y el nuevo fascismo”, 1975, hasta llegar a” La cocinera y el devorador de hombres. Ensayo sobre el Estado, el marxismo y los campos de concentración” (1977, edición francesa original de 1975) y “Les maîtres penseurs” (1977) [“Los maestros pensadores” (1978)]. Los filósofos “franceses” pasan de la extrema izquierda maoísta al americanismo más furibundo, que es la manera de hacer presentable en el mundo occidental “democrático” un nacionalismo judío y proisraelí de caracteres escandalosamente racistas. Es el mismo proceso que siguieran los trotskystas de la revista neoyorquina Partizan Review, tan celebrados como cerebros de la “nueva derecha” reaganiana (los neocons). En España tenemos un tipo análogo de evolución encarnada por Federico Jiménez Losantos, pero, sobre todo, como filósofo, por Gabriel Albiac. Entre los miembros del lobby sionista “español” encontramos, además de los citados, a Arcadi Espada, Jon Juaristi y toda la tropa de (supuestos) “no nacionalistas” y neoliberales… Haberlos, haylos, así mismo, catalanistas independentistas (Pilar Rahola, Joan B. Culla, Lluís Bassat, Vicenç Villatoro…), y “ambiguos”, por ejemplo, el periodista Salvador Sostres. Pero todos sirven al mismo amo: EEUU/Israel. Así que cuidado con los antifas postmodernos: por mucho que ostenten pedigrí marxista o anarquista, su verdadera patria es Hollywood. En España, encuádranse bajo el concepto-proyecto de “Sefarad”, el cual podrá establecer sede ora en Barcelona, ora en Madrid, pero sólo como franquicia de Wall Street/Jerusalén.

El antifascismo nace en los años 30 del siglo XX al servicio de la estrategia política de Stalin. Las malas artes de Washington, en la medida en que han occidentalizado el discurso estalinista, son políticas cuyo enemigo fundamental es el nacionalismo revolucionario incluso cuando pretenden luchar contra el radicalismo islámico, el yihadismo, etc. Argumentaremos este punto en la próxima entrada de la serie.

Jaume Farrerons

La Marca Hispànica

20 de enero de 2015

 

Publicado por ENSPO en 6:33 a. m.

*****************************************************************************

———————

miércoles, 08 abril, 2015

http://www.nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2015/04/que-piensa-la-oligarquia-3.html

miércoles, 08 abril, 2015

¿Qué piensa la oligarquía? (3)  &&&&&&&&&&

 

Este mes de abril se cumplen 40 años de la derrota oligárquica frente a las fuerzas nacional-revolucionarias en la guerra del Vietnam.

 

 

En abril de 1975 las fuerzas nacional-revolucionarias vietnamitas (formadas por el Vietcong y el ejército regular de Vietnam del Norte), iniciaron su ofensiva final contra los restos humillados y derrotados de las tropas oligárquicas (estadounidenses y mercenarios) hasta conseguir el triunfo final del pueblo trabajador de Vietnam. El dispositivo militar más poderoso del mundo había sido así vencido por la “nación proletaria” (la comunidad del pueblo, el Dasein de Heidegger) en armas. Los hechos constituyen la mayor gloria del nacionalismo revolucionario, si no la única, después de la Segunda Guerra Mundial. No fue jamás, en efecto, la guerra del Vietnam, una vana pugna periférica entre las “democracias” (capitalistas) y el las “tiranías” (comunistas), según difundiera a la sazón la propaganda oligárquica occidental, por mucho que el conflicto muestre, como no podía ser de otra manera, una inevitable relación con el contexto general de la Guerra Fría. Para quienes pretenden desconocer, por incognoscible o banal, aquéllo que signifique el concepto de lo NR, o aquéllos otros, ideólogos de extrema derecha, que confúndenlo con abyecciones como la obra del escritor reaccionario Julius Evola, Vietnam tiene mucho, por motivos obvios, que enseñarles.

 

Dentro de nuestro programa teórico de definir el nacionalismo revolucionario en dos niveles, a saber, como pensamiento e ideología, por una parte, y como método para la interpretación de la historia y de los fenómenos políticos, por otra, es también la guerra del Vietnam un tema privilegiado de reflexión y una fuente inagotable de energías morales e intelectuales. Urge hoy repensar Vietnam, porque los EEUU han conseguido, una vez más y como ya lo hicieran en el caso del exterminio de los indios nativos norteamericanos, la esclavitud negra, la anexión de México y el uso de la bomba atómica contra civiles (entre otras decenas de crímenes de lesa humanidad), eludir sus inmensas responsabilidades políticas, de manera que, después de 1975, esta máquina de exterminio que es el complejo Washington/Wall Street/Hollywood/Israel, ha podido seguir presentándose ante la opinión pública como guardián mundial de los derechos humanos y las libertades democráticas. Emprendiendo de tal suerte, los EEUU, nuevas actuaciones genocidas en todo el planeta hasta la actualidad. La más reciente masacre yanqui de grandes dimensiones ha sido la guerra de Irak y, de nuevo, contra un adversario nacional-revolucionario (aunque, en este caso, hay que admitirlo sin empacho, derrotado como consecuencia de la propia corrupción del régimen, que no fue capaz de recabar apoyo alguno entre la población trabajadora).

 

El punto de partida de todo verdadero pensamiento crítico, disidente o alternativo es un factum que conviene elevar a concepto y hacer transparente en el marco de la pública racionalidad científica y filosófica: los adversarios reales que, más allá de la retórica periodística, se enfrentan en el mundo contemporáneo son, de un lado, la oligarquía (occidental: EEUU/Israel/GB) y, de otro, los pueblos, las naciones, ya se trate de los nacionalismos negros en EEUU (Malcolm X), ya de los nacionalismos árabes (baasismo, naserismo…), asiáticos (Vietnam, Corea, China), sudamericanos (peronismo, chavismo) o europeos (comunismos o fascismos en mayor o menor medida). Es menester elegir bando. No existen terceras vías ni izquierdas “no revolucionarias”. Unas tales “izquierdas” se resuelven a la postre como derechas encubiertas o disfrazadas; y toda derecha, a su vez, excepto una, la sionista, ha devenido apátrida e inexorablemente traidora a su propio pueblo. En otros términos: sólo aquellas naciones y nacionalismos vinculados a una resistencia contra los grandes poderes económicos capitalistas, a saber, los nacionalismos revolucionarios que rechazan someterse a los dictados de la alta finanza internacional, y no los “nacionalismos” sin más (véase el “nacionalismo” catalán de Jordi Pujol como ejemplo palmario), pueden considerarse antagónicas al “modelo occidental” oligárquico. Otro tanto cabe afirmar con respecto al comunismo. Tanto los fascismos derechizados por exceso del componente meramente nacionalista (liberal-burgués, racista, xenófobo), cuanto los comunismos de estricta observancia marxista-leninista dogmática por exceso del componente utópico-profético, cosmopolita, “internacionalista” o “mundialista” (en el fondo también burgués y religioso-secularizado), terminan agrediendo al pueblo de la nación (el propio o el ajeno) y abortando, por ende, la revolución misma en un auténtico baño de sangre (“Auschwitz”, gulag). Únicamente si podemos aislar el elemento “nacional-revolucionario” estricto, que incluye su propio e insoslayable factor democrático, en el seno de cada revolución nacional, estaremos en condiciones de comprender las causas de los éxitos y de los fracasos en las luchas de liberación de los pueblos contra el enemigo común de la humanidad, a saber, contra la oligarquía sionista.

 

Continuación de:

 

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2014/05/que-piensa-la-oligarquia.html

 

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2015/03/que-piensa-la-oligarquia-2_24.html

 

[(Esta entrada se encuentra en proceso de redacción. Continuará).]

 

Jaume Farrerons

La Marca Hispánica, 8 de abril de 2015

Jaume Farrerons

La Marca Hispánica, 8 de abril de 2015

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

 

DOCUMENTACIÓN ANEXA

 

http://www.periodistadigital.com/ciencia/educacion/2012/02/16/cuando-los-soldados-americanos-matan-a-sus-oficiales-ineptos.shtml

 

Publicado por ENSPO en 4:35 a. m.

15 comentarios:

 

Anónimo dijo…

Bueno, en Vietnam lo que hubo fue un negocio de venta de armas, fue una guerra sobre todo para vender armas, mientras que los EE.UU. apoyaban a los vietnamitas del sur, los soviéticos hacían lo propio con los vietnamitas del norte(Vietcong). Ambas naciones vendieron grandes cantidades de armamento a las partes en conflicto.

 

7:39 a. m.

ENSPO dijo…

No se explica el fenómeno del fútbol por la venta de zapatillas deportivas. Además, el apoyo significativo de la URSS/China o incluso de Vietnam del Norte al Vietcong es relativamente tardío. Los americanos no vendieron armas, a menos que se las vendieran a sí mismos. Si hubo negocio, fue del complejo militar-industrial yanquee con los propios contribuyentes estadounidenses. Pero el significado de Vietnam, y sus alcances, van incluso mucho más allá incluso de lo que acabo de decir. Vietnam fue el primer genocidio americano en gran escala después de Hiroshima/Nagasaki y Alemania, abstracción hecha de lo sucedido en Corea. Dicho genocidio, como veremos, fue reconocido por el Tribunal Russell y ha sido tapado, como siempre ocurre, por la prensa y la “cultura” (con pocas excepciones) del mundo occidental.

 

8:27 a. m.

Anónimo dijo…

Como es obvio hubo negocio para los fabricantes de armas, tanto en los EE.UU. como en la antigua URSS, ya que el armamento que se utilizó fue fabricado y vendido, aunque fuera al propio gobierno norteamericano para utilizarlo en la guerra, pero se supone que los gobiernos de las dos repúblicas vietnamitas compraron armamento para combatir en la guerra, tanto a uno como a otros, por eso duró tanto el conflicto. Por lo demás tal como usted afirma fue un genocidio a continuación de la guerra de Corea, perecieron alrededor de 3 millones de personas, donde tuvieron responsabilidad directa no sólo los EE.UU.(Aunque tuvieron más peso en el tema), también China y la antigua URSS, las cuales apoyaron rápidamente al Viet Cong y al ejército de Corea del Norte (República democrática de Vietnam).

Los responsables del genocidio no fueron juzgados por ningún tribunal internacional (Al igual que ha ocurrido y ocurre con otros genocidios) por el simple hecho de que los mismos instigadores son los que dominan la llamada “comunidad internacional”, la ONU y todo lo demás.

 

12:55 p. m.

ENSPO dijo…

No puedo estar de acuerdo en el reparto de responsabilidades que sugiere ni tampoco en la inmediatez de la ayuda comunista al Vietcong. Los datos que obran en mi poder son otros. La responsabilidad es ante todo, con una diferencia abrumadora, de los EEUU. Vietnam del Norte intervino con cierta sustancialidad sólo después del montaje norteamericano correspondiente para justificar el ataque aéreo masivo a Hanoi. En cuanto a la ayuda soviética (no china) es harto más tardía. Creo que la imagen pública de la guerra está muy distorsionada por la propaganda de Hollywood, esa fábrica de mentiras que representa el arma más importante de los EEUU en todos los conflictos bélicos.

 

2:30 p. m.

Anónimo dijo…

Pues los datos de los cuales yo dispongo sugieren que la ayuda al VietCong y al ejército de Corea del Norte por parte de los soviéticos y China en menor medida fue rápida, no demoraron demasiado, creo que si hubiera sido al contrario, la superioridad armamentística de los EE.UU. hubiera dado fin a la guerra en menos tiempo

La versión oficial dice que los norteamericanos trataron de impedir mediante esta guerra la reunificación de Vietnam mediante un gobierno comunista aliado de la URSS, obviamente aunque este hubiera sido el motivo no estaría justificado el conflicto bélico, para iniciar la guerra incluso llevaron a cabo el atentado de falsa bandera en el Golfo de Tonkin, lo cual desautoriza más a los norteamericanos para justificar cualquier acción.

Sigo pensando (igual que algunos analistas en materia de historia) que en esta larga guerra hubo un negocio de venta de armas muy importante; pienso que fue una de las numerosas guerras que los EE.UU, junto a la antigua URSS, generaron para beneficiar el negocio de la guerra. Hay que acordarse de cómo en la segunda guerra mundial se aliaron contra la Alemania NS y después del conflicto bélico se repartieron entre ambas naciones Europa en dos áreas de influencia (En realidad fue una ocupación).

Sobre Hollywood le doy la razón, es el arma propagandística más importante de los EE.UU., manipulando la realidad del origen de los conflictos bélicos para justificar la participación en dichas guerras, aunque sea a costa de mentir con suma hipocresía.

 

3:22 p. m.

ENSPO dijo…

La superioridad armamentística de los EEUU fue total de principio a fin. Hasta el punto de que la única estrategia de guerra de los invasores americanos era el exterminio físico del pueblo y hasta del paisaje vietnamitas. Aquéllo que fracasó en Vietnam fue precisamente esa superioridad tecnológica “incontestable”, que ninguna ayuda soviética, norvietnamita o china (por lo demás, insisto en ella, tardías, cuando se dieron) podía jamás enmendar. Le ruego que aporte las fuentes de esa presunta ayuda tecnológica y militar prematura que impidió la victoria americana. Nada de lo que dice usted al respecto, salvo error u omisión, tiene relación alguna con los hechos reconocidos por los historiadores.

 

3:39 p. m.

Anónimo dijo…

Entonces habría que preguntarse el por qué los norteamericanos no ganaron esa guerra, con la superioridad armamentística que tenían; ya se sabe que en gran parte fue una guerra de guerrillas, ya que en la selva vietnamita no había otra opción; pero igualmente con el potencial armamentístico la perdieron y duró bastantes años.

Yo no he afirmado que gracias a la ayuda de la antigua URSS y de China, los EE.UU. perdieran la guerra, obviamente también influyó; pero en mi anterior mensaje le indico cuáles fueron las causas que generaron dicho conflicto bélico, por eso la guerra duró tantos años.

Desde principios de los años 60, tanto la URSS como China realizaban suministros a Hanoi.

A continuación adjunto este enlace que trata sobre el tema, no sé que opinará usted:

 

http://marcelob.galeon.com/Desarrollo.htm

8:16 a. m.

ENSPO dijo…

La ayuda que recibieran los del Vietcong por parte de la URSS y Vietnam del Norte no fue decisiva para la prolongación de la guerra, como parece que sostenía usted más arriba. La derrota americana se explica por factores que no son tecnológicos sino morales, sociológicos, geográficos y políticos. El peso de la tecnología estaba totalmente del lado de los invasores yanquis, que confiaron en ella y cometieron, por tanto, un grave error. En definitiva: no fue a tecnología soviética la que frenó a EEUU, sino los mencionados factores: 1/ capacidad de resistencia, sacrificio heróico y moral combatiente del Vietcong; 2/ función de la selva como muro de defensa; 3/ carácter campesino del Vietcong y difuminación de los límites entre combatientes y civiles; 4/ ausencia de soportes políticos del corrupto régimen católico de Vietnam del Sur. Hete aquí las causas -a mi entender- de la derrota oligárquica. Consultaré el link que ha adjuntado a su mensaje. Gracias. Un saludo.

 

9:44 a. m.

Anónimo dijo…

ME INTERESA LA CARACTERIZACIÓN IDEOLÓGICA QUE HACE DE LOS VIETNAMITAS. LES LLAMA NACIONAL-REVOLUCIONARIAOS CUANDO TENGO ENTENDIDO QUE ERAN MARXISTAS LENINISTAS Y ACABARON CON UNA IMPORTANTE DEPENDENCIA DE LA URSS. AMBAS DENOMINACIONES SON EQUIVALENTES ¿O ME PERDI ALGO DE TODO ESE TEMA?

 

12:20 p. m.

Red Patriotica Argentina dijo…

ES LA PRIMER NOTICIA QUE TENGO QUE LOS VIETNAMITAS DEL VIETKONG ERAN NACIONAL REVOLUCIONARIOS. ME GUSTARIA SABER EN QUE SE BASA PARA AFIRMAR ESO.

 

6:44 p. m.

ENSPO dijo…

Formalmente eran marxistas-leninistas, es decir, lo eran sobre el papel, pero sus valores y, en parte, su política, era nacional-revolucionaria y lo ha seguido siendo. Esto sucedió en muchos movimientos de liberación nacional del Tercer Mundo. Desde la caída de Alemania carecían de un espacio ideológico formalizado, pero la realidad histórica NR seguía ahí y en nada se correspondía con los dogmas de la vulgata estalinista o, siquiera, marxista-leninista. Esto lo demostraré en próximas entradas. Agárrense que vienen curvas.

 

6:46 a. m.

ENSPO dijo…

Incluso en el desarrollo formalizado de la ideología nacionalista revolucionaria, existe un punto histórico anterior a la escisión comunismo/fascismo. A ese lugar doctrinal es al que hay que remontarse para interpretar ciertos fenómenos que, de otra manera, resultan incompresibles, por ejemplo la procedencia izquierdista del fascismo. Lamentablemente, los NR hemos aceptado muchos dogmas sistémicos en nuestra propia auto-interpretación, lo que nos ha hecho extraños a nosotros mismos. Hegel y Marx hablaban de alienación. Otro tanto puede decirse de la extrema izquierda marxista con respecto al nacionalismo revolucionario. Pero estas alienaciones sólo favorecen al enemigo sionista, que quiere mantener la nación y la revolución lo más alejadas posible la una de la otra.

 

6:52 a. m.

ENSPO dijo…

El fascismo es impensable sin la aportación de Marx, y no sólo como revulsivo, sino como factor doctrinal revolucionario, véase, si no, el caso de Sorel. El fascismo es Marx y Nietzsche al 50%, si se elimina a Nietzsche no hay fascismo, ciertamente, pero si se elimina a Marx, tampoco lo hay, queda sólo una abyecta derecha más o menos cristiana. La reducción ultraderechista del fascismo en la propaganda del sistema (todo ello con la colaboración de canallas como Evola) ha dejado impotentes a los pueblos europeos a lo largo de 70 años. Esta situación sólo empieza a ser denunciada en el blog FILOSOFÍA CRÍTICA y otros lugares minoritarios desde hace una década. La conciencia NR comienza, desde entonces, a despertar otra vez, poco a poco, de la narcotización reaccionaria inducida por los servicios de inteligencia occidentales.

 

7:08 a. m.

Red Patriotica Argentina dijo…

Esperamos su proxima explicación sobre el tema. Gracias

 

10:02 a. m.

ENSPO dijo…

En breve aclararé estas cuestiones. Me dirijo a todos los patriotas argentinos:

Vietnam derrotó a los EEUU. Hasta que ustedes no derroten a la Gran Bretaña, la Argentina seguirá tan humillada por las Malvinas cuan lo es España por Gibraltar.

Espero que algún día tengamos el honor de poder estar juntos, codo a codo, hispánicos y argentinos, combatiendo contra el nauseabundo prostíbulo de la City.

Esta redención de nuestros respectivos pueblos hermanos comporta, de forma necesaria, la recuperación de la causa nacionalista revolucionaria en países como Rusia, China, Irán…, entre otros.

El blog FILOSOFÍA CRÍTICA labora en la construcción de la conciencia lúcida, heroica, que debe permitirnos acabar con el yugo de una larga opresión nacional.

La Red Patriótica Argentina es uno de los lugares más queridos de este sitio.

Reitero, pues, mi saludo emocionado a la Patria Argentina desde la vieja Europa.

 

Jaume Farrerons

La Marca Hispànica, 13 de abril de 2015

(Esta entrada se encuentra en proceso de redacción. Continuará). [20 abril 2015]

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Civilización, Cultura, EUROPA, Filosofia, Guerra Mundial 1939-1945, Heidegger, Historia, III Reich, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s