“Karl Marx, títere de la oligarquía inglesa”

Karl Marx,
títere de la
oligarquía
inglesa
por un
VETERANO DE LA GUERRA
con introducción y apéndice de
LYNDON H. LAROUCHE
Nueva York 1984
Karl Marx,
títere de la
oligarquía inglesa
por un
VETERANO DE LA
GUERRA
con introducción y apéndice de
LYNDON H. LAROUCHE,
JR.
NUEVA YORK
1984
Karl Marx, títere de la oligarquía inglesa, por un
veterano de la guerra. Con introducción y apéndice de
Lyndon H. LaRouche, Jr.
© New Benjamin Franklin Publishing House, Nueva
York, 1984.
Versión al español: Salvador Lozano y Carlos Potes.
Cubierta: Alan Yue
Diseño: Jerry Hyman
ISBN 0-933488-34-3
índice
INTRODUCCIÓN
El ataque que Marx no hubiera podido
rebatir
“EL CAPITAL” DE MARX A PARTIR DE
1869
por Lyndon H. LaRouche, Jr. 1
REFUTACIÓN AL DOCTOR KARL MARX
por un veterano de la guerra 18
Apéndice
Cien años más tarde:
KARL MARX, CONTADOR
por Lyndon H. LaRouche, Jr. 66
NOTAS 125
El ataque que Marx
no hubiera podido rebatir
El Capital de Marx
a Partir de 1869
por Lyndon H. LaRouche, Jr. *
Obra en nuestro poder un manuscrito, recién
descubierto y aparentemente redactado entre
1869 y 1870, de un crítico estadounidense de
El capital que se firma “un veterano de la guerra”.
Lo publicamos con una introducción del
economista Lyndon H. LaRouche, precandidato
presidencial del Partido Demócrata de los
Estados Unidos y fundador de la Junta Internacional
de Comités Laborales.
El atractivo y la ventaja de ver a Karl Marx con
* El autor de la introducción y el apéndice de esta publicación
se destaca como el principal economista del mundo
en nuestros días, si de ello es muestra el éxito alcanzado
por los pronósticos trimestrales LaRouche-Riemann de la
economía de los Estados Unidos. LaRouche, precandidato
demócrata a la candidatura presidencial, se desempeña actualmente
como director asociado del semanario internacional
de inteligencia política Executive Intelligence Review;
es miembro de la junta directiva de una importante asociación
científica, la Fundación de Energía de Fusión. Presidió
el consejo consultivo del Comité Nacional Programático
Demócrata, un destacado comité de acción política de los
Estados Unidos. Por varios años, entre 1966 y 1973, dictó
en el ámbito universitario un curso sobre el tema de la
economía de Marx.
1
2 Introducción
los ojos de un patriota estadounidense de hace un
siglo es que nos obliga a juzgarlo en relación con
las grandes cuestiones de la época misma que le
tocó vivir, en vez de caer en la errónea costumbre
de este siglo de querer interpretar sus puntos de
vista a la luz de acontecimientos de los cuales
Marx no tuvo la menor anticipación. El autor del
manuscrito sabe cosas que sólo sabían los americanos
de 1869-1870 que se movían en la órbita
de la inteligencia secreta de los Estados Unidos;
pero las cosas que se sabían ya en ese entonces
llevan al autor a conclusiones que ningún escrito
publicado con posterioridad —de Marx o de cualquier
otro— hace necesario modificar.
La diferencia principal entre el punto de vista
de un admirador y contemporáneo de Henry C.
Carey y el de un patriota estadounidense que critique
hoy a Karl Marx, es que, a partir de octubre
de 1917, las grandes cuestiones que encienden las
pasiones populares en Europa y los Estados Unidos
han cambiado fundamentalmente en muchos
de sus aspectos determinantes. A partir de 1766
—diez años antes de nuestra Declaración de Independencia—
y por más de un siglo, el asunto
más candente en la mayor parte del mundo fue la
lucha a muerte entre los dos grandes sistemas de
ese período: el Sistema Americano del doctor
Franklin, Alexander Hamilton y demás, contra el
sistema británico de Adam Smith, Thomas Malthus,
Jeremy Bentham y David Ricardo. A partir
de 1917, y sobre todo desde 1945, lo que ha gobernado
el rumbo político y las pasiones populares
de las naciones del mundo es el flujo y el reflujo
del conflicto entre la Unión Soviética y sus adversarios.
En la actualidad, las facciones dirigentes
de toda Europa y el Hemisferio Occidental ven
en Marx al padre putativo del sistema soviético,
Lyndon H. LaRouche, Jr. 3
en vez de verlo como él mismo se veía y respondía
a los asuntos más candentes de su tiempo.
Muchos lectores, sin más trámite, catalogarán
de asunto de interés puramente académico el problema
que acabamos de presentar. Aproximadamente
desde la época en que la Sociedad Fabiana
británica instaló a John Dewey en lo que luego
sería la Universidad de Chicago, cuando William
James reinaba en la de Harvard, la calidad de la
vida intelectual de los Estados Unidos ha descendido
a ese estado de pequenez moral e intelectual
conocido como pragmatismo. Quienes contemplan
el mundo actual con esa menguada condición del
intelecto, con frecuencia creen de todo corazón que
las disputas académicas tocantes a acontecimientos,
partidos y personalidades de hace cien años no
tienen incidencia práctica alguna en las grandes
decisiones políticas que enfrentan hoy día las naciones.
El pragmatismo es el gran vicio —fatal, en potencia—
del trabajo de recopilación de la inteligencia
indispensable para formular la gran
estrategia de nuestra república. Aunque yo nunca
he sido empleado de servicio de inteligencia alguno
—fuera del equipo privado de inteligencia política
que represento como director de un semanario noticioso
internacional—, por muchos años he estado
en contacto con un buen número de personas que
se dedican por profesión a recopilar inteligencia y
a otros servicios de dirección política de la nuestra
y otras naciones. A pesar de que nunca se me ha
concedido el “estatus Q” de seguridad o algún rango
“cósmico” de confianza, he tenido conocimiento íntimo
y cotidiano de aspectos muy importantes de
las decisiones políticas que se toman entre bastidores
en la nuestra y en otras naciones. Siento un
gran respeto por lo profundo y detallado del co4
Introducción
nocimiento que sobre muchos temas existe en las
filas de estos profesionales, pero también sé que el
producto final de ese proceso de recopilación de inteligencia
—las evaluaciones políticas nacionales
que salen a la luz pública— muchas veces hace caso
omiso de información vital y pertinente que se conocía
con precisión y lujo de detalles en las primeras
fases del proceso de evaluación política.
La proclividad a lo trivial y la miopía que caracteriza
la elaboración de las decisiones políticas
de nuestra nación es también, a todas luces, la característica
distintiva principal del pensamiento
estratégico de la Unión Soviética. La tétrica realidad
de 1983 —centenario de la muerte de Karl
Marx— es que la Alianza Atlántica y el Pacto de
Varsovia son dos gigantes termonucleares tambaleantes
que, tropezando de un error de cálculo a
otro peor, van hacia una guerra próxima pero cuya
posibilidad cada uno de los dos imagina más o menos
remota. Del lado nuestro, los errores de cálculo
son consecuencia del pragmatismo, y parece que
del lado soviético también. No importa cuan brillante
y preciso sea el acopio de inteligencia; cuando
éste alcanza el punto de la cadena de ensamblaje
donde se arman las evaluaciones políticas finales,
el chismorreo ad hominem de los marrulleros logra
siempre “desacreditar” cualquier verdad que amenace
con estropear sus componendas pragmáticas.
Lo más repugnante de la reincidencia en esas falsas
apreciaciones del interés estratégico es que las
evaluaciones políticas se rijan por el deseo de mantener
la paz entre esos cuerpos dispares de prejuicios
e intereses particulares que conforman el
gobierno.
En los casos extremos, como el de los pretendidos
“derechistas” de la Liga pro Democracia Industrial
—ese bastión de la Sociedad Fabiana británica—,
Lyndon H. LaRouche, Jr. 5
la política y la “posición” de los Estados Unidos
frente a la Unión Soviética se determinan por la
sencilla premisa de que Moscú es simple y llanamente
perverso, y que el interés de la política
exterior de los Estados Unidos no es sino tratar
de hacer daño a todo lo que se considere “interés
soviético”. Por supuesto que éste es un caso extremo,
pero ningún ciudadano adulto que lea esto
tendrá dificultad en tomar dicho caso extremo como
ejemplo comparativo. Ese punto de vista extremo
se presenta en una de dos formas: o se arguye que
la Rusia de hoy es lisa y llanamente la “Rusia
comunista”, lo cual supone que la cultura rusa de
antes de 1917 no tiene nada que ver con la vida
interna y el carácter actual de la Unión Soviética;
o se alega que la Rusia soviética es la continuación
de ese mismo carácter asiático agresivo con el cual
se pretende justificar, en retrospectiva, el “gran
juego” que orquestó contra los zares el Imperio Británico
en el siglo 19.
A pesar de que los profesionales de inteligencia
del más alto rango en los Estados Unidos y Europa
occidental saben que esta opinión tan simplista de
Moscú es absurda, en las deliberaciones pragmáticas
de los gobiernos de los Estados Unidos, sean
demócratas o republicanos, las ridiculas farsas
verbales de nuestros fabianos de derecha siguen
siendo algo que “hay que tener en cuenta”. En las
publicaciones soviéticas, así como entre un buen
número de representantes soviéticos con quienes
nos hemos encontrado, se observa una análoga
apreciación falsa de los Estados Unidos, potencialmente
muy peligrosa. Hay también de ese lado
algo más que una tendencia a subordinar la gran
estrategia presente al supuesto de que la historia
actual del mundo comenzó en octubre de 1917.
Hay corrientes buenas de la Rusia de los siglos
6 Introducción
18 y 19, así como otras monstruosamente perversas,
que inciden en las tendencias políticas de la
actual dirección soviética. Hay tendencias buenas
y malas que heredaron los Estados Unidos y la
Europa de hoy día y que tienen influencia dominante
en la actualidad entre las naciones de la
Alianza Atlántica. A menos que rechacemos de
plano cualquier alternativa que no sea la eliminación
del Estado soviético por medio de la guerra,
más nos valdría dar con una gran estrategia cuyo
componente ruso sea crear un ambiente global favorable
a la manifestación de las mejores cualidades
de la Unión Soviética y, también, por otra
parte, de las nuestras. A su vez Moscú debe abandonar
la geopolítica de la rivalidad entre las dos
grandes potencias, y adoptar un rumbo político favorable
a las mejores tendencias del capitalismo
estadounidense.
Al juzgar el caso de Karl Marx en el mundo de
1869-1870 desde el punto de vista de ese periodo,
nos zafamos de las ataduras de los supuestos a que
nos hemos acostumbrado en el breve intervalo histórico
que por casualidad nos correspondió vivir.
Debemos cambiar nuestro modo de ver las grandes
cuestiones; debemos recuperar y adoptar esa perspectiva
más amplia y profunda característica de
los fundadores de nuestra república, así como de
los grandes filósofos y estadistas de épocas anteriores.
Debemos recobrar la comprensión del gran
propósito con que se creó nuestra república, y sopesar
las grandes decisiones de la presente generación
tanto desde el punto de vista de lograr que
la civilización sobreviva a la crisis actual, como de
los beneficios que legaremos a nuestra posteridad.
En la actualidad, para la gente del común, el
conflicto estratégico contemporáneo es bien sencillo.
A su modo de ver, el conflicto es entre dos
Lyndon H. LaRouche, Jr. 7
fuerzas: los Estados Unidos y sus aliados militares,
y Moscú y los suyos. En el mundo real —el mundo
de la diplomacia secreta y las operaciones secretas
de inteligencia— las cosas funcionan según lo ilustra
el caso de Harold “Kim” Philby, ex director del
MI-9 británico y actual general de la KGB, consejero
de Yuri Andropov, secretario general del
PCUS.
El mundo real del espionaje y la diplomacia secreta
es un mundo de jugadas sucias entre supuestos
aliados y adversarios, de juegos peligrosos
entre facciones de ambos bandos. Por encima de
ese pérfido comercio hay poderosísimas facciones
cuyo poderío es supranacional, que no mantienen
lealtad alguna a los intereses nacionales vitales
de ninguna nación. El mundo real es un mundo
bizantino, en el cual ciertas corrientes influyentes
en Moscú efectivamente sueñan con que “la Madre
Rusia surgirá convertida en el Tercer y Ultimo
Imperio Romano”. Ese sueño está íntimamente entrelazado
con las raíces bizantinas del pasado de
Rusia. Es un sueño que comparten, con algunas
variaciones, ciertas familias antiguas y aún muy
poderosas en Europa occidental.
Marx y Rusia
Karl Marx no fue más que un canto rodado arrojado
en las aguas jacobinas del siglo pasado, cuya verdadera
importancia se ha exagerado de modo descomunal
tras los acontecimientos de 1917. En su
propia época, como lo describe nuestro “veterano
de la guerra”, fue uno de tantos personajes jacobinos
congregados en el movimiento insurgente
Joven Europa de Giuseppe Mazzini en las décadas
de 1830 y 1840. Gracias a su talento, su perseverancia
obsesiva y un entusiasmo rayano en el fa8
Introducción
natismo, elaboró su propia doctrina jacobina, en la
forma conocida en la Alemania del siglo 19 como
“sistema”. Adquirió cierta celebridad entre los radicales
alemanes de 1848, y un reconocimiento más
general hasta que se desencadenaron los hechos
de 1871. A partir de 1872, su fama se fue extinguiendo
hasta casi desaparecer.
No se sabe a ciencia cierta hasta qué punto comprendió
Marx que en todo momento fue un peón
inquieto de los intereses financieros feudales que
habían creado y manejaban a las bandas radicales
de Mazzini. Para los patrocinadores de Mazzini,
entre los cuales se contaban los fondi de Venecia,
Genova, Ginebra y Gran Bretaña, los jacobinos no
pasaban de ser un ariete nihilista empleado contra
las formas de Estado nacional y desarrollo capitalista
encarnadas ante todo por el Sistema Americano
y nuestra Constitución. Para ellos, el propio
Marx no era más que uno de muchos “instrumentos”
radicales, al que podrían utilizar, descartar o
aun destruir, según lo juzgaran útil o contraproducente.
Durante la resurgencia jacobina desatada en la
década de 1890, los principales blancos contra los
cuales desplegaron a los radicales fueron el creciente
poderío industrial de Alemania y la industrialización
de Rusia, reiniciada por el zar Alejandro
II. La devoción que había nacido entre los intelectuales
nacionalistas —y entre ciertos funcionarios
industriales— de Rusia y Alemania por la experiencia
del progreso científico e industrial abonó
en esos países el terreno para el tipo específico de
jacobinismo de Marx. Así pues, la influencia de
esta doctrina entre las organizaciones jacobinas
llegó en esos casos a un grado que en ninguna otra
parte del mundo alcanzó hasta 1917.
Los acontecimientos que llevaron a lo de 1914 y
Lyndon H. LáRouche, Jr. 9
1917 provinieron de Venecia y de esa colonia veneciana
conocida como Suiza. Tras el reinado de
Catalina la Grande, las más prestantes familias
venecianas dirigieron una operación cuyo permanente
rasgo distintivo fue inducir a Rusia a librar
guerras contra Austria y Turquía, con el
propósito de que a la larga las tres se destruyeran
mutuamente. El ascenso del poderío industrial alemán
en la segunda mitad del siglo 19 obligó a Venecia
a modificar su plan y hacer de la destrucción
mutua de Rusia y Alemania el objetivo principal
de una nueva y más amplia empresa, que comprendía
a la anterior.
El proyecto, que se convirtió en la Primera Guerra
Mundial, tomó esa forma a partir de la década
de 1890. El detonador fue el peligro que representaba
para los intereses británicos en Asia la colaboración
de fuerzas agrupadas en torno al francés
Gabriel Hanotaux y el conde Serguei Witte, de Rusia.
Además del conflicto ruso-británico en Persia
y Afganistán, Hanotaux y Witte habían unido sus
fuerzas a la facción japonesa autora de la restauración
Meiji, a ciertas facciones poderosas en Alemania
y a las fuerzas faccionales identificadas con
el presidente William McKinley en los Estados
Unidos, con las cuales comenzaban a estrechar lazos.
En tales circunstancias tomaron la batuta en
Gran Bretaña los seguidores de John Ruskin y de
su protegido Cecil Rhodes, quienes elaboraron la
gran estrategia británica de conformidad con los
intereses imperiales británicos comprendidos en el
esquema veneciano. Aquí nacieron los “Coeficientes”
de lord Alfred Milner, congregados en torno
al núcleo de la Sociedad Fabiana británica, padres
putativos de la “geopolítica”. La conspiración se
extendió a los Estados Unidos, donde cobró cuerpo
10 Introducción
en la Federación Cívica Nacional, sucursal estadounidense
de los Coeficientes de Milner y de la
Mesa Redonda, y precursora de los Consejos de Relaciones
Exteriores de Nueva York y Chicago, sucursal
este último de un engendro posterior de
Milner, el Instituto Real de Asuntos Internacionales
de Londres (la Casa Chatham), que ha dirigido
toda la carrera de Henry A. Kissinger, desde
que estaba en Harvard.
Para reconstruir el obsoleto ejército y la arcaica
armada británicos, en preparación de la guerra
con Alemania, el grupo de Milner adoptó en Gran
Bretaña una política económica que dijo inspirada
en la de Hamilton (dirigista, pues). Los intereses
anglosuizos en Francia, los mismos que habían
respaldado antes el Terror jacobino, derrocaron a
Hanotaux, lanzaron la guerra de los bóers y llevaron
al poder en el Japón a la facción aliada con
Gran Bretaña, la que quería “ir al Norte”, valiéndose
del asunto de Corea para motivar un ataque
japonés contra la flota del zar en el Pacífico, con
lo que se inició la guerra ruso-japonesa.
Fue en el contexto de la guerra ruso-japonesa
que los intereses venecianos orquestaron la Revolución
Rusa de 1905. La figura central de esa
operación fue Alexander Helphand (Parvus). Parvus
—patrón de Trotsky en 1905 y de muchos otros
en 1917, entre ellos los líderes bolcheviques Radek,
Bujarin, Rakovsky, etc—era propiedad de”
más importante personaje político veneciano de lt
época, Volpi di Misurata. Se trata del mismo Misurata
que, a partir de tres regiones africanas devastadas,
creó la colonia veneciana que lleva el
nombre de Libia y que sigue siendo hoy colonia
veneciana, bajo el mando del coronel Kadafi. Se
trata del mismo Volpi di Misurata que llevó luego
al poder a Benito Mussolini, se desempeñó como
Lyndon H. LaRouche, Jr. 11
ministro de Hacienda del gobierno fascista y marcó
la pauta de la política fiscal ejecutada por el ministro
de Hacienda nazi Hjalmar Schacht. Volpi
di Misurata coordinó las guerras balcánicas que
condujeron a la Primera Guerra Mundial, en las
cuales jugó un papel decisivo su agente Parvus.
El servicio de inteligencia del kaiser “compró”
al mismo Parvus durante la Primera Guerra Mundial,
dándole una suma que se calcula entre 30 y
40 millones de marcos de oro para que coordinara
la revolución rusa. Tres millones de estos marcos
pasaron de mano de Parvus a la cartera de Karl
Radek cuando éste acompañó a V. I. Lenin en el
viaje de Suiza a Rusia que organizaron en 1917 los
servicios de inteligencia de Alemania y Gran Bretaña.
Este es un asunto que los funcionarios de
gobierno de la Unión Soviética prefieren callar.
Londres y los venecianos concluyeron luego que
habían juzgado mal a Lenin, y que lo habían subestimado.
Se suponía que Lenin iba a servir de
nuevo elemento de desestabilización cuando se viniera
abajo, en la primavera y el verano de 1917,
lo que quedaba del Estado zarista; que ayudaría a
extender a Alemania el fermento radical, que se
adheriría a la estrategia angloveneciana de desmembrar
a Rusia, Turquía y el Imperio Austrohúngaro,
para hacer de ellos un montón balcanizado
de pequeños Estados regionales en conflicto. En
vez de eso, Lenin le tomó el pelo a sus propios lugartenientes
bolcheviques, la mayoría de los cuales
eran agentes de diversos intereses foráneos.
Aprovechó las vacilaciones políticas de sus adversarios
para emprender sus ofensivas tácticas. Una
vez en el poder, resultó ser extremadamente capaz,
y tomó en serio la doctrina de Marx en todos sus
aspectos prácticos principales.
En tiempos recientes se ha hecho del dominio
12 Introducción
público que Augusto Bebel, dirigente del Partido
Obrero Socialdemócrata de Alemania, era un espía
británico dirigido desde un centro de operaciones
en Suiza. También se ha sabido que Parvus no sólo
era agente a sueldo del servicio de inteligencia secreta
alemán durante la guerra, sino que antes
había sido agente de Vickers y la Royal Dutch Shell
en la región de los Balcanes y el Mar Negro. Se
sabía bien que el verdadero dueño de Parvus era
Volpi di Misurata, pero de manera ingenua se desdeñaba
la importancia de los poderosos intereses
financieros venecianos, ya que Venecia “no podía
considerarse una gran potencia” en los acontecimientos
de ese período. También se pasó por alto
que Parvus era oriundo de Odesa, de hecho colonia
veneciana en Rusia desde su creación en el siglo
19.
El marxismo contemporáneo
No debe leerse el manuscrito redactado por “un
veterano de la guerra” en busca de pruebas de que
Karl Marx era lisa y llanamente un agente de las
familias de banqueros suizos e ingleses que gobernaban
el movimiento Joven Europa de Mazzini. Se
puede demostrar que Marx era agente de estos banqueros
feudales sólo en la medida en que se había
sometido al “ambiente sicológico controlado” que
a su vez determinaban esos intereses anglosuizos.
Lo que vale la pena demostrar es que la creación
del marxismo es, más que nada, un aspecto de los
intereses feudales que se reconocen como el principal
adversario de los Estados Unidos durante el
siglo que comenzó en 1766.
El producto final de su obra escrita no era, en
general, del agrado de esos intereses anglosuizos.
Tampoco lo fue el resultado del movimiento soLyndon
H. LaRouche, Jr. 13
cialdemócrata y la Revolución Rusa que pusieron
en marcha esos mismos intereses anglosuizos, en
combinación con Venecia, en 1917. A veces sucede
que las cosas manifiestan una desagradable tendencia
a tomar un rumbo contrario a las intenciones
originales de sus iniciadores. Pero, con todo y
esos alejamientos de las intenciones originales de
sus promotores, el hecho es que fueron ellos quienen
iniciaron esos procesos, y que hasta la fecha
son ellos, y no la Unión Soviética o los Estados
Unidos, los principales manipuladores de los grandes
acontecimientos del mundo.
Existe hoy en los Estados Unidos una poderosa
facción que con frecuencia denominamos “Eastern
Establishment”, grupo que gira en torno a apellidos
como Morgan y Harriman, y entrelazado desde
hace mucho tiempo con las familias de la facción
“separatista” de Nueva Inglaterra, surgida en 1796,
unida históricamente a la Compañía de las Indias
Orientales británica de la primera parte del siglo
19. El “Eastern Establishment”, entrelazado con
los sectores anglicanos y calvinistas del Rito Escocés
entre nuestras más acaudaladas e influyentes
familias, debe considerarse como prolongación
de esos intereses anglosuizos y genoveses conocidos
en todo el mundo como los “angloamericanos”,
cuyos cuarteles generales no se encuentran en
nuestra república, sino en Suiza y en la Mancomunidad
Británica, y a los que dirige con eficiencia
y discreción un sindicato de familias lombardas
cuyo mando se reúne en la isla de San Jorge el
Grande, en Venecia. Esas familias, administradoras
de la Fundación Cini, son actualmente las
grandes manipuladoras de los acontecimientos internacionales.
Hoy por hoy, estas grandes familias vienen jugando
un juego mortal. Creen poder destruir desde
14 Introducción
dentro, en el futuro inmediato, mediante una serie
de insurrecciones, al “Imperio Soviético”. Esta política
tiene un objetivo central, y descansa en dos
supuestos. El primer supuesto es que demoler por
dentro el poder soviético permite resultados que
de otra forma sólo podrían obtenerse a riesgo de
una guerra nuclear mundial. El otro supuesto es
que la certeza de poder eliminar en esta forma el
poderío de la Unión Soviética hace posible eliminar
la capacidad logística de las naciones de la
Alianza Atlántica. El objetivo central es una utopía
“maltusiana”, por cuya causa estos grandes estrategas
se han consagrado a eliminar por todo el
mundo las instituciones del Estado nacional soberano
y del progreso científico y tecnológico general.
Se proponen establecer un orden federal
mundial de “sociedades postindustriales”, una federación
mundial feudal de pequeñas unidades políticas
sobre las cuales podrían imponer su
dictadura mundial los banqueros lombardos reunidos
en torno al Banco de Liquidaciones Internacionales,
de Basilea, Suiza, por vía de la política
de “condiciones” del Fondo Monetario Internacional.
Al igual que Karl Marx en su época, los gobiernos
de muchas naciones, sin faltar los de la
Unión Soviética y los Estados Unidos, funcionan
actualmente en un ambiente sicopolítico controlado.
Al igual que Marx, cada uno de estos gobiernos
imagina estar tomando decisiones
independientes, según los esquemas ideológicos
particulares que los hayan inducido a adoptar,
merced en gran parte a la manipulación lombarda
de las principales instituciones informativas, recreativas
y de educación superior.
Mis colaboradores y yo nos hemos beneficiado de
mi posición como economista y dirigente político
Lyndon H. LaRouche, Jr. 15
de los Estados Unidos, además de director de un
importante semanario noticioso internacional, para
compartir información confidencial con muchas
personas influyentes en varias naciones y continentes,
al tiempo que investigamos y denunciamos,
muchas veces con buen éxito, las operaciones
de largo alcance que ponen en marcha los grandes
maestros del tablero. Cuento con la ventaja de saber
cómo se mueven en el mundo estos grandes
maestros y de qué medios se valen para determinar
la mayoría de las decisiones importantes de muchos
gobiernos, en algunos casos inclusive los de
los Estados Unidos y la Unión Soviética.
El juego consiste en determinar la “apreciación”
que se tenga de cada asunto.
En primer lugar, se condiciona a los gobiernos
a adoptar ciertos esquemas y divisas (como lo ilustra
la arbitraria y absurda creencia de que conjuros
tales como “restricción monetaria” y
“eliminación de reglamentos” son prescripciones
infalibles para curar los principales males de nuestra
economía). Ciertos mitos simplistas sobre el
“adversario soviético”, en los Estados Unidos, y el
“complejo industrial-militar”, en la Unión Soviética,
caen en la misma categoría.
En segundo lugar, las pautas de acción no se
determinan a la luz de sus consecuencias materiales,
sino según las posibles reacciones de la “opinión
pública”. En los casos más nobles de la
actividad mental de nuestros políticos, lo que se
dirime es “cómo percibirá el electorado esta decisión
cuando lleguen las próximas elecciones”.
Más generalmente, se reduce a lo que dirán mañana
The New York Times o The Washington Post
o, en el caso de quienes tienen la capacidad de
concentración mínima, lo que dirán los noticiarios
de televisión esa misma noche.
16 Introducción
En tercer lugar, todos los acontecimientos se orquestan.
Esto se aplica a las más temibles manifestaciones
de masas, los grandes escándalos
públicos, ciertos incidentes terroristas y una serie
de cosas que pueden lograrse sin dificultad con
ayuda de los aparatos de operaciones secretas de
que disponen directa o indirectamente los intereses
lombardos. Los gobiernos reaccionan a estos
“desafíos” prefabricados mediante tácticas acordes
con sus fórmulas ideológicas distintivas y encaminadas
a dar satisfacción a las instituciones que
en cada caso identifican como “opinión pública”.
De esta manera se arruinan tanto gobiernos como
naciones. De esta manera determinan hoy día los
intereses lombardos el rumbo que toma el mundo.
Si tan sólo pudiéramos vernos a nosotros mismos
hoy con los ojos de nuestro “veterano de guerra”,
desde el punto de vista de un patriota americano
de 1869-1870, inmediatamente veríamos en qué
residen los principales problemas.
Las cosas han cobrado vida propia. El propio
marxismo, tal como podrían reconocerlo Karl Marx
o V. I. Lenin, casi ha dejado de existir. La Unión
Soviética definitivamente existe, con una trayectoria
cada vez más independiente de los principales
preceptos doctrinarios de su primera existencia.
Con estas realidades —la menguante existencia
del marxismo y el poderío creciente de la Unión
Soviética— tiene que contar nuestra república. En
estos y otros rasgos de nuestro mundo contemporáneo
se encarnan muchas cosas que seguirían
operando por interés propio aunque se evaporara
el factor lombardo.
Nuestra falla es que hemos perdido conciencia
del problema subyacente: que aquellos grandes
maestros del tablero que fueron adversarios de
nuestra república en siglos pasados siguen siendo
Lyndon H. LaRouche, Jr. 17
hoy la amenaza principal y más inmediata a la
existencia de nuestra república. Son estos grandes
maestros quienes determinan el curso del mundo
contemporáneo. Debemos concentrar nuestros recursos
para derrotar a estos grandes maestros, y
fijar un rumbo que nos aparte de peligros tales
como nuestra rivalidad con el creciente poderío de
la Unión Soviética.
El marxismo de nuestros días, extinto en todo
menos de nombre, no es una fuerza que hayamos
de temer, sino una lección que debemos aprender.
Esa es la ventaja de ver a Marx con los ojos de un
patriota de 1869.
Refutación al
Doctor Karl Marx
por un veterano de la guerra
La persona que nos remitió el manuscrito de
este artículo nos dijo que es un trabajo elaborado
entre fines de 1869 y principios de 1870
por “el padre de mi abuela materna, personaje
legendario aunque algo nebuloso en la tradición
oral de mi familia”. Lo publicamos aquí
con el mínimo de correcciones; sólo lamentamos
que no se haya publicado hace 112 años.
El doctor Karl Marx, de Londres, quien acaba
de publicar un volumen de su trabajo sobre el tema
de la economía política,1* ha sido desde hace varios
años el vocero principal de la Asociación Internacional
de los Trabajadores, organización con
cuarteles generales en esa ciudad, desde donde
conduce sus actividades a ambos lados del Atlántico.
Esa asociación la fundó el mismo signor Joseph
Mazzini con quien el doctor Karl Marx ha
estado aliado en aras de algunas empresas jacobinas
desde antes de los desórdenes de 1848. El
volumen recién publicado, El capital, es el primer
intento digno de nota que haya hecho cualquiera
de los asociados del signor Mazzini de examinar el
tema de la economía política.
Al igual que el profesor Hegel, el doctor Karl
Marx se distingue por sus contradicciones. El y su
aristocrática consorte (née Westphalen) son pru-
18
Por un veterano de la guerra 19
sianos de nacimiento, educación y ciudadanía, pero
vienen pasando estrecheces en Londres desde hace
ya bastantes años. A lo largo de esos años, se ha
mantenido bajo la supervisión de ciertos asociados
del signor Mazzini, como mister David Urquhart,
el de la Biblioteca Británica de esa ciudad.2 Aun
cuando el doctor Marx defendió la causa americana
contra la maldad de lord Russell y lord Palmerston,
durante y después de la época en que fue corresponsal
ocasional del New York Tribune3 de mister
Charles Dana, defiende el Sistema Británico de
economía política en contra de nuestro Sistema
Americano con el fervor ciego de un converso religioso.
Afirma que el Sistema Británico es el más
perfecto que haya practicado tribu alguna hasta la
fecha; empero, siente un placer perverso cada vez
que descubre una nueva y detestable maldad en
las tripas de tal sistema. Se vanagloria de cada
disparate que cree descubrir en los escritos del
mismo mister David Ricardo a quien admira más
que a nadie en el mundo. Los escritos de mister
Adam Smith y mister David Ricardo, de la Compañía
de las Indias Orientales británica, los alabe
o los vilipendie, resultan las únicas opiniones sobre
el tema de la economía política dignas de la crítica
del doctor Marx.
El doctor Marx llegó a Londres como Edipo al
reino de su padre: para matar a éste y quedar ciego.
Entre los trabajadores educados de ambos iados
del Atlántico que admiran en ese autor a su principal
vocero político, se pasará por alto la genuina
incapacidad del doctor Marx. En esos medios, el
libro y la doctrina jacobina que encierra gozarán
de admiración y quizá de estudio. Si el libro cumple
su cometido, inflamará las pasiones entre nuestros
trabajadores en contra de nuestro Sistema Americano;
y, en consecuencia, dividirá las fuerzas de
20 Refutación al Doctor Karl Marx
nuestra nación, para beneficio de nuestro ancestral
e implacable adversario. Se debe refutar El capital
del doctor Marx.
El nombre de la causa jacobina, a la cual se adhieren
el signor Mazzini y el doctor Marx, proviene
de la ubicación del convento dominico que está en
la Rué Saint Jacques, en París.4 Cuando menos por
los últimos cien años, el jacobinismo le ha servido
de instrumento político al grupo de familias banqueras
calvinistas del cantón francófono de Suiza.
Las familias dominantes de ese grupo son la Mallet
y la Neuflize, ambas de las cuales tienen ramas
influyentes en la Gran Bretaña.5 Poseer una lista
de los corresponsales regulares de monsieur Voltaire
es empezar a develar las repugnantes hazañas
de esos banqueros. Monsieur Jean Jacques
Rousseau fue uno de ellos. Esos sujetos eran los
que movían los hilos del principal rival masónico
del doctor Franklin, el Duque de Orléans.6
Fueron esos banqueros, en concierto con lord
Shelbourne y el banco Barings de Londres, los que
le impusieron al rey Luis XVI un ciudadano suizo,
Jacques Necker, de ministro de Hacienda de Francia,
al modo en que esas mismas fuerzas dieron a
otro agente suizo, monsieur Albert Gallatin, influencia
decisiva sobre mister Thomas Jefferson y
mister James Madison. En tanto que los Estados
Unidos casi se arruinaron por la influencia de Gallatin
sobre esos presidentes, monsieur Necker llevó
a la bancarrota a Luis XVI en 1789.7
Los círculos de los amigos del doctor Benjamin
Franklin en Francia, agrupados en torno al marqués
Gilbert de Lafayette, trataron de trocar el
crimen suizo en ventaja. Le elaboraron al rey una
constitución basada principalmente en la que acababan
de adoptar los Estados Unidos. Esto hubiera
parecido reducir la autoridad del monarca a la de
Por un veterano de la guerra 21
un jefe de Estado con poderes limitados, como nuestro
propio Presidente. Y hubiera quebrantado el
poder de los principales adversarios del monarca,
los intereses feudales de Francia aliados a los banqueros
suizos y londinenses.
Esa feliz empresa se frustró merced a las acciones
dirigidas y financiadas por el duque de Orléans,
quien se valió de una turba de delincuentes
bajo su dirección para saquear la Bastilla.8 Lo que
se logró con esos desórdenes fue forzar al rey a
poner una vez más a monsieur Necker en el poder,
esta vez de primer ministro de Francia.9 Más tarde,
el duque empleó a un cuerpo más grande de rufianes
para secuestrar a la familia real en Versalles,
acción que a su tiempo haría al duque heredero
del trono de Francia. Los patrocinadores del duque,
los banqueros calvinistas, poseían a los hermanos
Robespierre y, como se dijo antes, a la facción jacobina,
a la cual se adhirió un cierto capitán joven,
Napoleón Bonaparte. Durante las primeras operaciones
que desembocaron en el Terror jacobino,
algunas actividades jacobinas importantes se dirigieron
desde el salón de monsieur Jacques Necker
y su célebre hija, la madama de Staél.10 Por
acuerdo entre los banqueros suizos y lord Shelbourne,
dos agentes franceses del servicio secreto
británico, monsieur Danton y monsieur Marat,
fueron despachados desde Londres para desencadenar
el Terror. Muchos importantes personajes
de Francia que habían apoyado la causa americana
contra la Gran Bretaña fueron decapitados.11
El resurgimiento posterior del jacobinismo en la
mayor parte de Europa, bajo la supervisión del movimiento
de la Joven Europa que el signor Mazzini
dirigía desde sus cuarteles generales de Suiza, no
hubiera sido posible en el grado que alcanzó en
22 Refutación al Doctor Karl Marx
1848 de no ser por otras actividades conducidas
desde Lausana, Suiza, por la madama de Staél.
Cuando Napoleón Bonaparte fue emperador de
Francia, se le ordenó a la madama que dejase de
entrometerse tan conspicuamente en los asuntos
internos del gobierno francés,12 y ésta, para entretenerse,
aplicó sus energías a organizar por sí
sola el movimiento romántico. Dichas actividades
y sus consecuencias generales las conocemos aquí,
en los Estados Unidos, gracias a un informe compuesto
por un distinguido aliado del marqués de
Lafayette, Herr Heinrich Heine.13 La fuerza renovada
del jacobinismo durante nuestro siglo, bajo
el timón del signor Mazzini, es resultante de la
amplia influencia del romanticismo. En nuestros
tiempos, el jacobinismo es la forma política del
romanticismo. Fue merced a la influencia del romanticismo
como se reclutó al doctor Marx, primero,
a la Joven Alemania, rama de la Joven
Europa, y, después, a otra rama de la Joven Europa,
la Liga Comunista.14
La ponzoñosa comodidad del romanticismo es que
rechaza cualquier principio universal de razón, por
principio de cuentas en la poesía, la música, el teatro
y las artes plásticas, para luego hacer extensivo
ese rechazo a los dominios inmediatamente adyacentes
a la composición y el gozo del arte: la
moral personal y pública. En el arte, afirma que
su única cualidad es la de dar placer.15 En lo tocante
a la moralidad y a los asuntos del gobierno
de los Estados, el rechazo a la razón en el arte
deviene el principio hedonista de mister Jeremy
Bentham.16 Ahí descansa la inmoralidad de las formas
jacobinas de radicalismo, el “materialismo”
que el doctor Marx ha adoptado como principio primitivo
de su doctrina.17
El signor Mazzini arranca del supuesto de que
Por un veterano de la guerra 23
las perturbaciones que hunden un orden social dado
en la ruina y el derramamiento de sangre generalizado
son en sí mismas recreaciones de lo más
placenteras para los que toman parte en ellas. Respecto
al nuevo orden social que se ha de erigir sobre
las ruinas del antiguo, las sugerencias del signor
Mazzini son, por lo general, prudentemente vagas.
Para reunir el mayor número posible de compañías
en las barricadas, hay que evitar asuntos que dividan
innecesariamente a la gente que uno se propone
juntar. Los banqueros calvinistas que emplean
medios jacobinos para sus propios fines tienen sus
cálculos privados sobre los resultados que esperan
de esas actividades, pero los mantienen en secreto,
no sea que su difusión disminuya el ardor de los
reclutas del signor Mazzini.18
La fisonomía que, a consecuencia de lo anterior,
adquieren las empresas multicolores del signor
Mazzini nos recuerda cierta antigua sociedad de
jóvenes asesinos, los adoradores de Dionisio. Dichas
empresas tienen tantas facetas como resentimientos
puede albergar un joven contra su padre.
El signor Mazzini junta a sus jóvenes reclutas con
variados pretextos para el propósito común de destruir
a los padres de la vida urbana.19
Puesto que el doctor Marx mantiene adhesión a
los objetivos insurreccionarios comunes de todo el
jacobinismo, sus acres diferendos con otros jacobinos
respecto al tipo de sociedad que se ha de construir
sobre las ruinas no lo hacen menos jacobino.
El cjue reconozcamos el valor de algunos de los puntos
de vista por los que el doctor Marx se ubica en
encarnizada oposición a importantes puntos doctrinarios
de algunos otros jacobinos no debe hacer
que olvidemos o dejemos de ver su fanática adhesión
a los mismos principios jacobinos que las diversas
facciones tienen en común.
24 Refutación al Doctor Karl Marx
Entre las variedades de comunismo introducidas
en la vida interna de nuestra nación, la del doctor
Marx es uno de tres notables ejemplos. En los años
que precedieron a los tumultos de 1848, la rama
de Edimburgo del servicio secreto británico reclutó
adherentes a la rama de Nueva Inglaterra de la
Joven Europa, llamada Joven América. En el
mundo de los admiradores del doctor Longfellow,
desde la Universidad de Harvard hasta la vecina
Concord, comunistas declarados proponían fundar
una nueva utopía bucólica, suficientemente radical
en lo tocante a moralidad como para divertir a
un unitario de Boston.20 Recientemente nos ha invadido
otro curalotodo jacobino, el del recién fallecido
Herr Ferdinand Lasalle. Herr Lasalle, de quien
se dice ha sido el principal rival del doctor Marx
entre los jacobinos de Prusia, fue criatura de un
influyente jesuíta de Alemania, el barón von Kettler.
Al parecer, los gustos entre los jacobinos prusianos
son más civilizados que los de la Universidad
de Harvard. Herr Lasalle proponía hacer volver a
Prusia a una condición menos remota que el salvajismo,
al feudalismo, y buscaba para este propósito
utópico una alianza entre la aristocracia
terrateniente y unos nuevos gremios urbanos formados
de entre sus seguidores.21
Si enumeramos las variedades más conocidas de
sueños utópicos que circulan entre los jacobinos
europeos, la doctrina del doctor Marx está reñida
con todas sus rivales de la familia en un punto de
cierta importancia. La mayoría de las doctrinas
utópicas parecieran originarse en una impugnación
enderezada contra el doctor Franklin por un
influyente escritor de Venecia, el signor Gianmaria
Ortes, impugnación que copió, en todos sus
aspectos esenciales, el reverendo Thomas Malthus,
Por un veterano de la guerra 25
de la Compañia de las Indias Orientales de la Gran
Bretaña.22
Para el signor Ortes y el reverendo Malthus, la
peor de las aflicciones que la química y la máquina
de vapor trajeron a la civilización es el crecimiento
desenfrenado de la población humana. Proponen,
en consecuencia, detener el progreso de las manufacturas
hasta el punto en que la natural consecuencia
de esa acción sea reducir a la población
al número que tenía en una etapa anterior, supuestamente
más feliz. Por más que la mayoría de
los rivales jacobinos del doctor Marx no repiten ese
argumento con la misma franqueza, las reformas
sociales que proponen tendrían justamente la consecuencia
que desean el signor Ortes y el reverendo
Malthus.
El doctor Marx comparte con sus rivales la idea
de que la propiedad capitalista de las manufacturas
da origen a los males que se atribuyen por
lo común al aumento de las formas urbanas de empleo
de la fuerza de trabajo. Difiere de sus rivales
en dos puntos. En primer término, sostiene que el
desarrollo capitalista no fue sólo positivo, sino necesario
para la especie humana, y que las penurias
que sufren las clases bajas son tan temporales
cuanto inevitables.23 En segundo, sostiene que la
supresión de esas penurias en el curso de una rebelión
jacobina más o menos próxima requerirá la
supresión de los capitalistas, pero con la finalidad
de apresurar el progreso de las manufacturas.
El doctor Marx ha construido su peculiar doctrina
de modo tal que sus orígenes no podrían ubicarse
sin remitirse a los escritos y conferencias del
profesor G. Hegel.24 Divide el pasado, el presente
y el futuro de la civilización en cuatro formas de
sociedad, cada una de las cuales no puede alcanzarse
sin pasar por las precedentes. Esos formas
26 Refutación al Doctor Karl Marx
son, según él, el esclavismo romano,- el feudalismo,
el capitalismo y el comunismo. Cada una de esas
formas, de acuerdo con su doctrina, ha sido necesaria
para nuestra especie en el tiempo y lugar de
su aparición.
Para él, cada forma de sociedad está gobernada
por una clase dominante, que rige a las clases dominadas.
En la medida en que cada forma de sociedad
mejora las condiciones generales de vida de
la humanidad en su tiempo y lugar, argumenta el
doctor Marx, es necesario que las clases dominadas
se sometan al gobierno de las clases dominantes,
pese a los sufrimientos que ello les imponga. Indica
que cuando se llega a la situación en que esa forma
de sociedad deja de mejorar las condiciones generales
de vida de la humanidad, las clases dominantes
se opondrán al cambio necesario de la forma
de la sociedad. En ese momento, la lucha entre las
clases dominantes y las dominadas debe destruir
a aquéllas; lo cual desembocará en la adopción de
la forma de sociedad que siga en la serie, y en la
constitución de una nueva familia de clases dominantes
y clases dominadas.
El doctor Marx publicó tal idea desde 1847.25 Una
generación después, como lo atestigua El capital,
no ha modificado para nada esa parte de su doctrina.
A primera vista, el intento de hacerse una vara
que sirva para medir el “mejoramiento de las condiciones
generales de vida” podría malinterpretarse
como un punto de concordancia del doctor
Marx con varios importantes tratadistas de la economía
política, puesto que el tema fue planteado
por vez primera por el signor Tomasso Campanella
y sus amigos napolitanos.26 El doctor Marx propone
que la capacidad de mejorar las condiciones generales
de vida aumenta en proporción al mejoPor
un veterano de la guerra 27
ramiento de las “fuerzas productivas”. Lo cual deja
por resolver la cuestión de cómo medir el crecimiento
de esas “fuerzas productivas”.
En su intento de construir un artificio de medición,
el doctor Marx exhibe la hostilidad que cultivó
contra el método científico en las refriegas
faccionales de Berlín, donde se lo reclutó a la causa
jacobina.27 En tanto que los mejores economistas,
comenzando por el signor Campanella, sostienen
que la medida apropiada del mejoramiento de las
“fuerzas productivas” es el número promedio de
personas que podrían sostenerse con la producción
de una cierta superficie de tierra, el doctor Marx
empieza por el lado opuesto, con el examen de lo
que califica de “forma celular” del fenómeno. Empieza
con el individuo y la mercancía aislados;
luego admite de plano que este método conduce a
resultados insostenibles, y recurre entonces a lo
que adopta como su “método dialéctico” para ejecutar
lo que parece ofrecer a guisa de brillante
solución al problema que, presumiblemente, ha
resistido los esfuerzos de todos los tratadistas que
lo precedieron en la materia. En este punto se hace
indudable su ignorancia de la ciencia matemática
moderna y su desdén por los escritos de los principales
economistas.
Empieza por lo que, según él, serían los “intereses
materiales del individuo”. A primera vista,
dichos intereses materiales resultan indistinguibles
del principio hedonista que ha gobernado al
empirismo británico desde sir Francis Bacon. De
hecho, el doctor Marx se presenta a sí mismo como
continuador de las formas de materialismo que se
pueden encontrar entre esa facción en Inglaterra
y Francia en los siglos 17 y 18. Esas formas de
materialismo él sostiene que son el estadio más
avanzado que alcanzó la filosofía hasta que apa28
Refutación al Doctor Karl Marx
recio el profesor Hegel, cuyo sucesor dice ser el
propio doctor Marx. Acepta el hedonismo británico
por punto de partida y luego trabaja para superarlo
“dialécticamente”.
La discrepancia más importante del doctor Marx
con el empirismo británico es que él rechaza el
argumento de mister David Hume de que la existencia
de un orden regido por leyes en el mundo
“objetivo” no es comprobable “subjetivamente” para
el hombre. En oposición al empirismo, regresa,
como el profesor Kant y el profesor Hegel, al punto
de vista de Aristóteles. Está convencido de que el
intelecto humano puede descubrir gradualmente
lo que para él son las leyes objetivas del universo
y de que el hombre puede guiarse por ese conocimiento.
Únicamente acepta el hedonismo irracional
como punto de arrancada de su sistema
doctrinario. Más adelante intenta demostrar que
las interacciones entre los individuos, considerados
como átomos, producen mejoras en el conocimiento,
como epifenómeno de esa interacción
atómica colectiva.
El doctor Marx parte del supuesto de que los
individuos disciernen lo que juzgan sus intereses
materiales individuales “subjetivamente”, pero que
su interacción atómica va corrigiendo sus creencias
subjetivas. No llega al punto de suponer que
los integrantes de las clases sociales secreten conocimiento
únicamente de este modo; pero implica,
al grado que debemos considerar que eso es lo que
quiso decir, que la experiencia que sufre una clase
social merced a las interacciones atómicas de los
individuos en sociedad determina la capacidad espontánea
de esa clase social para aceptar o rechazar
el conocimiento ajeno a esa experiencia. Su
profesión de ateísmo es un síntoma explicable y
Por un veterano de la guerra 29
quizá inevitable de dicha doctrina de la interacción
atómica.28
Como mister Thomas Hobbes y mister Jeremy
Bentham, el doctor Marx empieza por la percepción
“subjetiva” de los intereses propios hedonistas
del individuo. Supone también que, en contraste
con dicha percepción “subjetiva”, existe el interés
material “objetivo” del mismo individuo. En el curso
de la experiencia, las interacciones atómicas entre
los individuos corrigen la percepción “subjetiva”
para acercarla a la realidad “objetiva”. Semejante
experiencia conduce al individuo al descubrimiento
de que tiene intereses de clase y que los
intereses propios de su clase difieren en grado importante
de los intereses propios de los integrantes
de cualquier clase diferente de la misma sociedad.
A ello agrega el supuesto de que la sociedad en su
conjunto tiene también intereses objetivos.
Es al tratar de explicar que el aumento de la
capacidad media del individuo para producir las
condiciones materiales de su existencia y la de otros
individuos es lo que representa los intereses objetivos
de toda la sociedad, cuando el doctor Marx
más se acerca al punto de vista de los mejores economistas
políticos.29 Dondequiera que introduce
esta consideración, hace su mejor papel; y en tales
pasajes de El capital saca muchas observaciones
que no hay que despreciar, aun cuando haya errores
que estropeen el resultado.
Su doctrina respecto a las formas sucesivas de
la sociedad se basa en las consideraciones que hemos
descrito. Mediante la interacción atómica entre
los individuos en cada clase social y entre las
clases, se corrige el margen de error que haya en
la concepción de las instituciones y en las creencias,
ya gradualmente, ya por medio del salto de
30 Refutación al Doctor Karl Marx
una forma de sociedad a la siguiente merced a la
lucha de clases.
Si la sociedad ha de alcanzar su fase última en
la secuencia, el comunismo, el doctor Marx debe
demostrarse a sí mismo y a sus lectores que eso
que ha escogido como el mayor logro de la humanidad
hasta nuestros días, el Sistema Británico,
contiene cierta “contradicción”; debe demostrar que
tal “contradicción” inherente al Sistema Británico
lo empuja a una situación futura en la que se habrá
agotado su capacidad de fomentar el mejoramiento
general de las circunstancias humanas; debe demostrar,
asimismo, que en ese momento habrá con
qué sustituir al Sistema Británico. Aun cuando El
capital aparece en forma de un tratado sobre el
asunto de la economía política británica y no de
un tratado de comunismo, está dirigido a probar
un punto sin el cual la doctrina jacobina del doctor
Marx sería una deposición arbitraria.
El capital es la exposición de un silogismo compuesto
de tres aserciones generales. Primero, intenta
persuadir al lector de que el Sistema Británico
de economía política que conocemos, y al que mister
Ricardo había defendido lo mejor que pudo, es
la forma más avanzada de sociedad que haya aparecido
hasta la fecha. Segundo, hace la distinción
entre el precio y el valor de las mercancías a fin
de argumentar que el desarrollo de las capacidades
productivas del trabajo, merced al progreso de las
manufacturas, es un rasgo positivo del capitalismo
que seguiría siendo de desearse aun en ausencia
de capitalistas. Finalmente, arguye que la acumulación
de riqueza por los capitalistas aumenta
la tendencia de dicha acumulación a estorbar el
desarrollo continuo de las fuerzas productivas. El
desarrollo de esta tercera proposición es incompleto
pero el sentido del argumento es claro.
Por un veterano de la guerra 31
De aceptarse la primera proposición, se tiene que
aceptar todo el silogismo. Por lo contrario, si la
primera proposición es falsa, el cuerpo entero de
la doctrina del doctor Marx rueda por los suelos.
Si se demuestra que mister Henry Carey tiene razón
cuando trata al Sistema Británico como una
revoltura de instituciones feudales y capitalistas,
en el que dominan las primeras, y que el curso
cíclico de la economía británica se origina en el
elemento feudal, ello bastaría para probar que toda
la doctrina jacobina del doctor Marx es falsa.30
En cierta ocasión, mientras el doctor Marx preparaba
El capital para su publicación, o poco antes,
mister Henry Carey le envió de regalo al doctor
Marx algunos de sus libros.31 Qué tanto leyó de
esos libros el doctor Marx, no lo sabemos.32 Lo que
sí sabemos es que publicó trabajos en los que copió
grandes porciones del análisis de mister Carey sobre
los efectos de la esclavitud en la economía de
los Estados Unidos.33 Los medios de habla alemana
de los Estados Unidos informan que el doctor Marx
planeaba atacar del modo más vitriólico al señor
Carey en una crítica pública contra la Harmony of
Interest de éste último.34
El doctor Marx conocía asimismo buena parte
de los trabajos publicados por Herr Frederick List,
al grado que compuso, para su publicación, un ataque
en contra de Herr List.35 Antes de eso, el doctor
Marx se había encontrado con Herr List en circunstancias
irónicas.36 Dado que Herr List ha sido
el economista más célebre de Europa en lo que el
doctor Marx lleva de vida, y dado que se le reconoce
como el padre de la Unión Aduanera que ha hecho
florecer con rapidez la prosperidad de Alemania,
ni siquiera un prusiano tan fanáticamente parcial
del Sistema Británico como el doctor Marx se hu32
Refutación al Doctor Karl Marx
biera podido dar el lujo de parecer ignorante de la
obra de Herr List.37
A ninguno de los tratadistas de la economía política
más célebres del continente europeo o de los
Estados Unidos se le permite exponer sus argumentos
en las páginas de El capital. Y hay toda
clase de indicios de que el doctor Marx eludió deliberadamente
reconocer la existencia de una gran
cantidad de trabajos, a más de que eliminó otros
elementos que hubiesen revelado la falacia central
de su obra. En lo tocante a los escritos de mister
Henry C. Carey y de Herr List, la omisión deliberada
de los hechos contrarios a su argumentación
por parte del doctor Marx, sería para muchos
un fraude.
La historia de la economía política que ofrece o
da por supuesta El capital es una falsificación completa.
Fuera de ciertas referencias a personajes de
segunda fila, el alegato del doctor Marx sitúa el
inicio de las ideas coherentes en materia de economía
política más o menos en la fecha de publicación
de La riqueza de las naciones, de mister
Adam Smith.38 O sea: casi dos siglos después de la
obra de la escuela napolitana, un siglo después del
primer trabajo sobre la materia escrito por el mayor
y má influyente de sus tratadistas: Herr Gottfried
Leibniz.39
La economía política de Herr Leibniz se enseñó
en las más importantes escuelas alemanas a principios
de este siglo. A pesar de aberraciones como
la de los fisiócratas,40 de cuya labor sólo se puede
entender que iba dirigida contra toda la ciencia
anterior, o sea, la de Herr Leibniz, ésta se continúa,
sin interrupción, en la obra de la Ecole Polytechnique
de monsieur Lazare Carnot. Los planes que
Herr Leibniz preparó para el zar Pedro I desencadenaron
tal crecimiento de la minería y las maPor
un veterano de la guerra 33
nufacturas que, para la época del gobierno del
príncipe Potemkim, la producción de Rusia en esos
renglones sobrepujaba a la de Gran Bretaña.41
En la época de su gran conspiración, el doctor
Benjamín Franklin era el economista más importante
del mundo. Contra sus orientaciones enderezó
mister Smith su Riqueza de las naciones. La
primera cátedra de economía política de Inglaterra
fue la que creó la Compañía de las Indias Orientales
británica para el reverendo Thomas Malthus,
cuando ya la obra de mister Alexander Hamilton
había hecho de nuestro Sistema Americano de economía
política la línea de gobierno de los Estados
Unidos. Después de la obra de mister Hamilton, el
mayor enriquecimiento del saber en el campo de
la economía política fue el que realizaron varias
célebres personalidades de la Ecole Polytechnique
de monsieur Carnot, como monsieur Ferrier, monsieur
Chaptal y monsieur Dupin. Mister Smith, el
reverendo Malthus y mister Ricardo no eran más
que empleados y publicistas políticos de la Compañía
de las Indias Orientales británica. De ellos
tres, mister Smith fue contratado para combatir la
influencia del doctor Franklin; lo mismo el reverendo
Malthus. Mister Ricardo fue contratado para
calumniar a mister Hamilton. El doctor Marx ve
el árbol, pero sólo nos habla de los hongos que se
le han pegado al tronco.42
De 1653 al fin de las guerras napoleónicas, la
industria más avanzada del mundo, y la ciencia
más avanzada, era la de Francia. En los primeros
meses de la última guerra, la Unión sobrestimó
considerablemente el papel de las tácticas campales
de Napoleón en sus famosas victorias.43 La
pujanza de la economía francesa no escapó a la
atención del general prusiano Scharnhorst, quien
entendió con excelencia comprobada que las vic34
Refutación al Doctor Karl Marx
torias de Napoleón fueron fruto de la superioridad
logística de Francia, y del sistema de construcción
industrial sumado a las profundas reformas militares
que monsieur Lazare Carnot había efectuado
en relación con el despliegue de su novedosa artillería
móvil capaz de arrojar cortinas de fuego sobre
el enemigo.44
La falsa aserción del doctor Marx de que Inglaterra
ha sido el país de mayor avance no se reduce
a su desdén por la realidad palmaria del período
de 1653 a 1815. El famoso mister Charles Babbage,
de Inglaterra, cuyas opiniones tenían el firme
respaldo de personajes distinguidos de las escuelas
de Londres, Cambridge y Edimburgo, advertía sonora
y amargamente que Gran Bretaña era tan
inferior en ciencia a los Estados Unidos, Francia,
Alemania y Rusia, que en toda Gran Bretaña sólo
había un individuo capaz de leer las obras matemáticas
producidas en esas otras naciones.45 Alemania,
la nación de la que Marx se autoexiló, surge
hoy día como potencia rival a Gran Bretaña por
la magnitud de sus manufacturas y minería, y fue
ya antes la nación a la que la Gran Bretaña se
veía obligada a recurrir para obtener procesos industriales
tan superiores que no existían allá. Si
este rápido ascenso de Alemania se debe en mucho
a la introducción del Sistema Americano de economía
política que hiciera Herr List para establecer
la Unión Aduanera, el adelanto de la ciencia
y las manufacturas en esta nación se debió principalmente
a la adopción de la política y la ciencia
de monsieurs Colbert y Carnot, de Francia.
El doctor Marx es doctor en derecho, y dedicó
parte sustancial de casi una veintena de años en
la Biblioteca de Londres a preparar su volumen
reciente. En él, pone de manifiesto su capacidad
y buena mano para ensamblar un vasto conjunto
Por un veterano de la guerra 35
de escritos de numerosos campos especializados de
investigación; asimila un cúmulo impresionante
de datos de toda índole a fin de elaborar una opinión
coherente, sustentada en tan voluminoso material.
Ya hemos mencionado su silencio
premeditado de casi todos los escritos de mister
Carey y de todos los de Herr List. No cabe entonces
conjeturar que el doctor Marx ignorase de veras
los fundamentos de las críticas que hemos formulado.
En los casos en que sabemos que mister
David Urquhart influyó en la opinión del doctor
Marx sobre algún asunto, sabemos que esa opinión
es falsa. Quizá mister Urquhart supervisó la selección
de lecturas del doctor Marx más de cerca
de lo que la información que tenemos a la mano
nos llevaría a suponer. Incluso si éste fuera el caso,
debemos concluir que, con la mezcla de mentiras
y engaños por omisión que hemos puesto de relieve,
el doctor Marx adulteró deliberadamente la
información.
El capital contiene elementos probatorios de esta
acusación.
Lo que distingue de modo más notable a mister
Ricardo y al doctor Marx cuando abordan los principios
de la economía política es que el doctor Marx
introduce la idea de “fuerza de trabajo” en vez del
tiempo de trabajo promedio del trabajador promedio.
En El capital se presenta este aspecto de
tal manera que el lector desconocedor de la obra
de los autores laureados se verá inducido a creer
que este concepto de la fuerza de trabajo es un
descubrimiento original e importante del doctor
Marx.
La noción de que el valor económico de la producción
se debe medir con la vara del incremento
de la productividad de los trabajadores, la hizo
mister Hamilton principio rector de nuestro Sis36
Refutación al Doctor Karl Marx
tema Americano.46 Este principio lo elaboró Herr
Leibniz un siglo antes; y, un siglo antes que Herr
Leibniz, fue el principio central que la escuela
napolitana planteó para su perfeccionamiento ulterior.
Todo estudiante que concluyera el curso
cameralista de economía física en Alemania tenía
conocimiento de ello. A lo largo de la vida del
doctor Marx, el concepto se ha unido sobre todo al
nombre y la influencia de Herr List.
A mister Ricardo no se le pasó por alto este
concepto. Al igual que mister Smith, el reverendo
Malthus, el signor Ortes y los fisiócratas de Francia,
lo conoció y lo rechazó. Si el doctor Marx se
propone persuadirnos que la manera de pensar de
estos caballeros es la única manera científica de
abordar el tema de la economía política, y que el
método opuesto, que hace de la fuerza de trabajo
su principio central, es tan incompetente que no
merece su crítica detallada, tenemos que pedirle
entonces que explique en qué fundamenta su concepto
de fuerza de trabajo. Si está genuinamente
persuadido, con todas las facultades de su intelecto,
de que sólo los escritores que se oponen al
concepto de fuerza de trabajo piensan con claridad,
¿puede pedirnos que creamos también que estas
mismas facultades de su propio intelecto produjeron
este concepto?
Afirmamos, con apoyo en lo que resumiremos
en nuestra argumentación final, que el doctor Marx
conoce bastante bien la literatura del Sistema
Americano y que en general reconoce que es superior
al Sistema Británico, pero sólo lo admite
plenamente para sus adentros. De hecho, desprecia
a los británicos por “filisteos”, pero los respeta
por ser enemigos de los enemigos que él ha escogido:
monsieur Lazare Carnot, el marqués de Lafayette
y todo aquello de Alemania u otro sitio que
Por un veterano de la guerra 37
traiga a su memoria el recuerdo odioso de los nombres
Carnot y Lafayette, y el recuerdo desagradable
de Herr Heinrich Heine.47
Si los hechos que hemos mencionado hacen aparecer
al doctor Marx como un mero tramposo, como
un escolapio que hace trampa en los exámenes, no
es nuestra intención fomentar esa idea. Los fraudes
del doctor Marx son fraudes consumados, demasiado
bien construidos para ser obra de un
tramposo común y corriente. Semejante armazón
sólo la pudo levantar un intelecto de rara habilidad,
cuya vida entera ha estado dedicada a una
descomunal inquina, que escoge sus palabras, casi
una a una, bajo el acicate de un ardor fanático.
Saqueará las grandes obras de un adversario, lo
plagiará sin tasa, y luego alegará que lo que roba
es fruto de su industria. Sus motivos no son los
del ladrón vulgar; lo que pasa es que no está dispuesto
a concederle ni una pizca de honor a su
odiado adversario.
El doctor Marx no odia a los Estados Unidos.
Los hechos indican lo contrario. Si trata tan groseramente
a mister Carey no es porque lo desprecie;
más bien, todo indica que lo admira. Odia al
Sistema Americano no porque sea americano, sino
porque es reflejo del blanco principal de su inquina,
unido al nombre de monsieur Lazare Carnot.
Por qué ocurre tal cosa, y en qué pruebas nos
basamos para decirlo, es algo que explicaremos
antes de concluir.
Como lo hemos anticipado, bastará comparar la
primera proposición del doctor Marx con la obra
de mister Henry C. Carey para que toda la doctrina
del doctor Marx se venga abajo.
Con el ascenso del rey Jaime I al trono inglés
en 1603, sus acreedores afianzaron el derecho exclusivo
a usufructuar los ingresos fiscales, la deuda
38 Refutación al Doctor Karl Marx
nacional y el crédito público de esa nación. A esos
acreedores se les llama algunas veces “los banqueros
genoveses”. Entre ellos se cuentan efectivamente
familias genovesas —como los
Pallavicini—, los banqueros calvinistas de Ginebra
y buena parte de la banca e instituciones financieras
de los Países Bajos y Escocia.48 Esos
intereses financieros, cuyos procederes se ciñen a
las pautas de las casas bancarias feudales lombardas
de los siglos 13 y 14, han dominado a la
monarquía británica de 1603 al presente.
Los intereses genoveses, o lombardos, habían
ganado ya posiciones de cierta importancia en la
Inglaterra de los Tudor financiando, durante el
reinado de Enrique VIII, la compra de predios confiscados
a la Iglesia y de títulos aristocráticos. En
1589, este partido puso en marcha un golpe de
Estado en Inglaterra, mediante el cual se apoderó
del Servicio Secreto de Inteligencia, eliminó al sucesor
que la reina Isabel I había escogido, el todavía
adolescente conde de Essex, y garantizó el
consenso necesario para hacer sucesor en el trono
inglés al hijo de María de Escocia, el rey Jaime
VI de Escocia. Este golpe de Estado lo dirigieron
la familia Cecil y ese sanguinario rufián de dicha
familia que se llamó Francis Bacon.
Al darse cuenta de lo difícil que sería expulsar
del país a la oligarquía “genovesa” que lo gobernaba,
lo que quedaba del partido de la familia
Dudley emprendió en el siglo 17 la colonización
de Norteamérica. No sólo la mayoría de las familias
aristócratas eran criaturas de los Tudor del
partido genovés; las viejas familias del norte de
Inglaterra que todavía sobrevivían se aliaron por
sí mismas al partido genovés, y los principales
presbiterianos escoceses no eran sino terratenientes
calvinistas suizos con otro nombre.
Por un veterano de la guerra 39
La restauración de la monarquía británica, en
1660, se explica frecuentemente por la traición de
los presbiterianos escoceses de Suiza, por la debilidad
de mister Richard Cromwell o por otras
razones. Debo a un amigo bien familiarizado con
la historia de Inglaterra el haberme señalado la
verdad del asunto. Ninguna de las causas de la
caída de la Mancomunidad hubiera traído esta
consecuencia de no ser por el funesto error de mister
Cromwell de dejar en manos genovesas el monopolio
de la deuda y el crédito del Estado. ¿Es
malicia mencionar que la familia de mister Cromwell
emparentó por matrimonio con la familia Pallavicini?
Por lo que haya sido, el funesto error se
cometió.
Los genoveses afianzaron las riendas de la Gran
Bretaña. La Compañía de Levante, de Genova y
Venecia, se extendió al norte, para convertirse en
las varias compañías de las Indias Orientales de
Gran Bretaña, Holanda y Dinamarca. Para el reinado
de Jorge III, los intereses genoveses eran ya
una potencia trípode en esa infeliz nación: la aristocracia
financiera de la City de Londres y Edimburgo,
las fortunas de la aristocracia terrateniente
y la fortuna de la propia familia real eran ya una
sola criatura, inseparable de los intereses genoveses
de Holanda y Suiza. Así como suizos y holandeses
apoyaron a ambos bandos de las guerras
napoleónicas, así la City de Londres obtuvo pingües
ganancias financiando las guerras de Napoleón.
Este es el interés feudal que mister Carey localiza
a la cabeza del Sistema Británico.
La especie feudal rentista-financiera, también
conocida como sistema lombardo, es la institución
que se levantó para sojuzgar a Europa en los siglos
13 y 14. Su poderío menguó por cierto lapso a raíz
40 Refutación al Doctor Karl Marx
de que Inglaterra repudió su deuda externa, a lo
que siguió el repudio general. La bancarrota de
las grandes casas lombardas redujo el poderío lombardo
pero no lo liquidó; volvería a ser tremendo
tras la caída de Constantinopla. Había consolidado
su dominio sobre España, Portugal, Italia y la porción
suiza de Borgoña antes del ascenso de Carlos
V al puesto de Emperador y Rey de España.
Los procederes bancarios que la banca lombarda
encarna, se dice, son tan viejos como el Imperio
Romano. Autores hay que dicen que se los reimplantó
desde Levante en la parte occidental del
mundo cristiano por intermedio de la colonia bizantina
en Venecia. A partir de ahí se sabe con
certeza cuál ha sido el hilo conductor de su desenvolvimiento
en tiempos modernos.
Un banco lombardo es siempre agente de un
sindicato integrado comúnmente por representantes
de instituciones que en italiano se llaman fondi.
Cada uno de los fondi que toman parte en el sindicato
se asocia a una familia, ya sea una familia
de la aristocracia terrateniente, ya sea una cuyo
carácter aristocrático se basa en la gran riqueza
que posee en actividades comerciales y financieras.
Cada uno de los fondi representa la suma de
las fortunas de toda la familia, al grado que un
fondo seguirá viviendo por sí mismo mientras varias
generaciones de herederos nacen y mueren.
La naturaleza de los fondi es feudal, particularmente
por lo que hace a sus fuentes de ingresos
favoritas: la renta de la tierra, que se cobra por
el mero hecho de que se es propietario de la tierra,
u otras fuentes afines a la renta de la tierra, como
la usura o la especulación con los precios en el
comercio.
Los sindicatos de fondi prestan dinero por intermedio
de los bancos que les sirven de agentes.
Por un veterano de la guerra 41
Para hacerse de su inmenso poder político, establecen
un monopolio financiero sindicado sobre la
deuda y el crédito de los gobiernos. Pueden comprar,
casi por nada al inicio, la deuda de una nación,
e inflarla a tal punto que les dé el monopolio
del poder en la nación prestataria. Una vez que
establecen ese monopolio, regulan el precio y el
flujo del crédito que recibe esa nación, y este último
se convierte en un arma para obligar a los gobiernos
a adoptar las medidas fiscales, hacendarías
y comerciales que al acreedor se le antojen.
Pueden arrancar a los gobiernos endeudados concesiones
tales como el monopolio de determinados
elementos de la producción y el comercio, o apoderarse
de propiedades valiosas en pago de una
parte de la deuda, en condiciones tales que la
adquieren de hecho por una pequeña parte de su
valor. De este modo invaden hasta el último rincón
de la vida económica interna y el comercio exterior
de la nación endeudada, y transforman al Estado
en mera hacienda del rentismo financiero, de la
cual exprimen una masa creciente de pagos cuyas
varias vestiduras no son sino burdos disfraces de
la renta de la tierra.
Para completar el cuadro, consideremos tres de
los medios que este elemento feudal utiliza para
desangrar a las naciones de cuyo cuello se prende.
En primer lugar, la carga de la deuda pública y
otros gastos gubernamentales recae principalmente
en el elemento capitalista y el común de la
población, y no en el privilegiado elemento feudal.
En segundo lugar, los intereses financieros imponen
condiciones de competencia comercial que
provocan que los precios de las mercancias producidas
por los capitalistas y otros sectores caigan
por debajo de su costo de producción, como lo exige
Adam Smith en su Riqueza de las naciones; lo cual
42 Refutación al Doctor Karl Marx
desvía grandes porciones del ingreso nacional de
la producción a las manos del elemento feudal. En
tercer lugar, mediante la manipulación del mercado
de ciertas mercancías escogidas, recurriendo
al poder del dinero para comprar barato y vender
caro, el elemento feudal esquilma a los productores
y a los consumidores de esos bienes, lo que añade
un nuevo reglón a la renta de la tierra que la
nación del caso paga al elemento feudal.
Conforme el capital acumulado por el elemento
feudal crece en relación al número de los subditos
de ese reino infeliz, el tributo que esta acumulación
feudal de capital exige por individuo, en promedio,
infla los costos de producción, lo cual reduce
de manera bárbara los márgenes de beneficio de
los capitalistas productores. Tal es la verdadera
causa de esa caída de la producción que el doctor
Marx observa en el Sistema Británico.
Aquéllos de entre nosotros que estén familiarizados
con los escritos de mister Hamilton, mister
Mathew Carey y mister Henry Carey comprenderán
de inmediato lo engañoso de las proposiciones
del doctor Marx. A partir de nuestra propia
experiencia nacional, a lo largo de más de cien
años, podemos decir cuál ha sido nuestra condición
cuando nos atenemos a nuestro Sistema Americano
y qué de calamidades nos hemos autoinfligido
en las épocas en que nos ha dado por probar los
consejos de mister Adam Smith. Los informes de
mister Hamilton a nuestro Congreso en materia
de deuda, crédito y manufacturas reflejan la ruina
que sufrimos durante casi una década, hasta la
toma de posesión del presidente Washington.49
Mister Mathew Carey ha expuesto cómo nos arruinamos
con la adopción de la política de mister
Smith durante las presidencias de Jefferson y Madison.
50 Mister Henry Carey ha examinado de modo
Por un veterano de la guerra 43
similar esa misma época, así como los males que
luego nos trajo la imitación del Sistema Británico
en las presidencias de Jackson y Van Burén, el
monstruoso pánico de 1837.51 Debemos también a
mister Henry Carey —como el doctor Marx tendrá
que concedernos sin más trámite— el haber demostrado
la ruina que significó para el conjunto
de nuestra economía nacional el someternos al
consejo de mister Smith y hacer de la producción
y exportación de algodón una trata de esclavos en
gran escala.52
Ninguna persona sensata que compare nuestras
épocas de prosperidad creciente, fruto del Sistema
Americano, con las miserias que nos hemos causado
inevitablemente con el Sistema Británico,
podrá inclinarse por mister Smith o mister Ricardo
en contra Herr Leibniz, el doctor Franklin, mister
Hamilton, mister Mathew Carey, mister Henry
Carey y Herr List.
Las ventajas del Sistema Americano son, en lo
principal, las siguientes. Exigimos que ninguna
institución bancaria emita crédito por encima de
una cierta porción del total de metálico y moneda
de curso legal que tenga en depósito. Nuestra
Constitución concede a nuestra legislatura federal
la responsabilidad y la facultad de dictar leyes que
impongan las condiciones a que ha de ceñirse, para
su debido funcionamiento, la banca privada. Prohibimos
que cualquier entidad privada cree crédito
aparte y por encima del que pueden otorgar
las instituciones bancarias en concordancia con
sus depósitos, salvo si se trata del aplazamiento o
adelanto del pago por la compra de un bien. La
única ampliación del crédito que admitimos en la
nación es la que hace el gobierno federal cuando
ejerce su derecho exclusivo a la emisión de moneda
de curso legal y emite nuevas sumas de papel mo44
Refutación al Doctor Karl Marx
neda; la facultad de autorizar esto corresponde en
exclusiva a nuestra legislatura federal. Ponemos
en circulación ese papel moneda de nueva emisión
por intermedio del monopolio gubernamental, en
la forma de un banco de los Estados Unidos. El
banco presta ese dinero para propósitos que impulsen
el interés nacional: en primer lugar, para
fomentar el aumento de la capacidad productiva
del trabajo en la agricultura, la minería, las manufacturas
y otras actividades productoras de bienes
útiles; en segundo lugar, para obras públicas
esenciales para fomentar ese mismo aumento de
la capacidad productiva del trabajo.
El doctor Marx no puede eludir nuestro argumento.
¿No es acaso el delirio de un loco el que
una nación deba pedir prestado en el extranjero
el dinero que necesita para emplear los recursos
de la industria, la agricultura y el trabajo que se
encuentran dentro de sus propias fronteras nacionales?
Salvo para adquirir los productos que se
tienen que importar, ¿qué necesidad tiene nación
alguna de endeudarse en el extranjero? Cuando
nuestra Tesorería presta una nueva emisión de
nuestros billetes por intermedio de nuestro banco
nacional, ¿qué se compra con ellos? Si el préstamo
es para efectuar mejoras en la agricultura, las
manufacturas, la minería o las obras públicas, y
a menos que ello requiera algún artículo que no
se produzca con la calidad necesaria aquende nuestras
costas, esos billetes no comprarán otra cosa
que los servicios del trabajo que de otro modo permanecerían
sin empleo, y los productos de una
capacidad productiva que de otra forma parmanecería
ociosa. El crédito que nuestra Tesorería
nacional crea al imprimir papel moneda no es otra
cosa que el medio para producir el intercambio de
medios que de otra manera permanecerían ociosos
Por un veterano de la guerra 45
y generar asi un aumento de nuestra producción
nacional mucho mayor que el valor nominal del
préstamo.
Podemos ahora resumir las diferencias entre el
Sistema Americano y el Sistema Británico.
El Sistema Americano otorga al gobierno de la
nación el monopolio de la moneda, los impuestos,
la deuda y el crédito públicos. El Sistema Británico
se basa en el monopolio privado lombardo de nada
menos que la deuda y el crédito públicos, e implica
la ampliación de este monopolio al área fiscal y
de la emisión monetaria.
El Sistema Americano establece una banca privada
debidamente regulada, que no puede emitir
crédito más allá de cierta porción razonable de sus
depósitos legales de metálico y papel moneda, y
que participa en el préstamo de nuevas emisiones
de dinero en sociedad con el gobierno nacional. El
Sistema Británico establece un banco central en
manos privadas, con poderes monopólicos sobre la
banca del país, poderes que, de no ser quebrantados
por el gobierno, se traducen en un poder
político mayor que el del gobierno.
El Sistema Americano limita la cantidad de moneda
que se pone en circulación a las sumas que
se prestan para aumentar la producción real de
bienes físicos y la capacidad productiva del trabajo.
El Sistema Británico desvía de la producción
de bienes grandes sumas de crédito e ingresos fiscales,
para dedicarlos a la especulación con los
aumentos de precios. Ya hemos dicho qué males
nacen de semejante desviación.
Las instituciones monetarias, bancadas y crediticias
del Sistema Americano dan a la producción
capitalista todos los beneficios que las
instituciones del Sistema Británico dicen ofrecer.
Y los hacen sin ninguno de los males inherentes
46 Refutación al Doctor Karl Marx
al sistema lombardo. ¿Qué funciones desempeña
el sistema lombardo para el capitalismo que no
satisfaga igual de bien el Sistema Americano? ¿Qué
necesidad tiene del Sistema Británico el desarrollo
de las fuerzas capitalistas?
En El capital, el doctor Marx confiesa que su
investigación omite las consecuencias de los adelantos
de la técnica.53 Lo leímos como una promesa
de enmienda en alguna publicación futura. Si el
doctor Marx tiene el propósito de que su futura
sociedad comunista fomente el mejoramiento de
la agricultura, las manufacturas y la minería, así
como el aumento de su producción, e impulse las
obras públicas necesarias, entonces su diferencia
con el Sistema Americano es la siguiente. Nosotros
exigimos el monopolio estatal de la moneda, los
impuestos, la deuda y el crédito del Estado; proponemos
eliminar el monopolio privado en estas
materias y rescatar a los empresarios capitalistas,
así como al propio Estado, de la usura feudal. El
doctor Marx nos permitirá eliminar del capitalismo
el elemento feudal del monopolio financiero
sólo a condición de eliminar también a los capitalistas.
Prefiere tanto los beneficios del Sistema
Americano a las calamidades del Sistema Británico,
que condena a los capitalistas a soportar éstas
y reserva tan sólo para los futuros comunistas el
disfrute de aquéllos.
El doctor Marx apoya el sometimiento de los
capitalistas a la Compañía de las Indias Orientales
británica, pero considera que esa opresión es
una contradicción generada por el derrocamiento
del feudalismo por parte de los capitalistas. ¡Pero
basta de diversión! Ya hemos refutado al doctor
Marx. Si se elimina al elemento feudal, su querida
“contradicción” interna del capitalismo se evapora;
su doctrina jacobina se convierte en una suPor
un veterano de la guerra 47
posición sin fundamento, cuya supuesta
demostración es un silogismo basado en un sofisma
concebido por fraude.
Hemos prometido no concluir esta refutación de
la doctrina del doctor Marx sin presentar pruebas
en apoyo de una cuestión final. Hemos ya indicado
que el doctor Marx adultera de manera tan sistemática
la información, ya con afirmaciones, ya
con omisiones, que sólo el gobierno de su pluma
por un ardor fanático convertido en odio podría
explicar un fraude de tan descomunal congruencia.
¿Necesitábamos comprometer una argumentación
perfecta con una opinión de más sobre el tema,
la cual, por su propia naturaleza, parece desafiar
cualquier intento de prueba? La demostración hablará
por sí misma.
El peor recuerdo de muerte repentina en guerra
es la certeza de la muerte escrita en la faz del
soldado la noche anterior. Los ojos del doctor Marx
se reflejan desde las páginas de El capital: miran
hacia fuera pero sólo ven lo que los toca por dentro.
Lo que dirige su mirada es el odio a un objeto
imaginado internamente. Para descubrir que es
eso que ven esos ojos, debemos remontarnos al
Berlín de hace treinta años/
Desde el inicio de la conspiración del doctor
Franklin, en 1766, hasta la muerte de éste, toda
la región de Alemania que corre al oeste y un poco
al este del Rin, desde Stuttgart al sur hasta Aquisgrán
al norte, hervía de admiración a la causa
norteamericana y al nombre del doctor Franklin.
Tréveris, lugar de nacimiento del doctor Marx, se
vio inflamado del mismo sentimiento. Poetas y
pensadores alemanes tenían los ojos puestos en
París, desde donde el doctor Franklin y sus alie48
Refutación al Doctor Karl Marx
gados podrían dirigir el establecimiento futuro de
una república constitucioanl en Alemania.54
Los acontecimientos iniciales de la Revolución
Francesa, en 1789, avivaron las esperanzas de este
“partido norteamericano” de Alemania. ¿Señalaría
esto el quebrantamiento del poder del partido
feudal? ¿Se establecería una monarquía constitucional
según el modelo de la constitución recién
adoptada por los Estados Unidos? Esa era la idea
del marqués Gilbert de Lafayette, y hubiera satisfecho
las esperanzas de los alemanes en ese momento.
Por más de veinte años, muchos de esos alemanes
se volvieron contra Francia. Primero, el
monstruoso Terror jacobino los horrorizó. Su mayor
horror fue darse cuenta de que Francia, en la
que habían cifrado sus esperanzas, había traicionado
su confianza.55 Segundo, Napoleón se coronó
emperador. Y, luego, a fines de la guerra, Freiherr
vom Steim, jefe de los que habían levantado a
Prusia de las cenizas de la derrota de Jena,56 los
que concibieron, confeccionaron y llevaron a la
práctica la destrucción de Bonaparte,57 se vio exilado
a su heredad de Nassau por un agradecido
Hohenzollern.58 La Santa Alianza cayó como una
noche de barbarie sobre el cuerpo y el alma de
Europa. Se extendió un profundo pesimismo político,
que abonó el terreno para esa sinrazón organizada
que se llama romanticismo. La
mediocridad adocenada y la bajeza de los hombres
que rechazaron todo propósito que no estuviese
guiado por sus apetitos más ruines infectaron a
muchas de las familias y ágoras donde se encontraba
a los patriotas en 1789.
Un funcionario prusiano familiarizado con ciertos
detalles acerca de la familia de Marx en Tréveris,
ha informado que el joven Marx tuvo su
Por un veterano de la guerra 49
educación clásica bajo la dirección de un erudito
larga y ampliamente celebrado como seguidor del
doctor Franklin,59 y que después de dejar esa escuela
llevó una vida disipada hasta que emprendió
estudios en Berlín.60 Han pasado treinta años desde
entonces, pero al leer El capital, uno encuentra
grabadas en sus páginas, como huellas en la arena
húmeda, la impronta de las circunstancias en que
se educó el joven Marx en el gimnasio de Tréveris
y la contrastante impronta de Berlín. En Tréveris,
el joven absorbió el punto de vista propio de un
aliado de monsieur Carnot; en Berlín, los enemigos
de monsieur Carnot influyeron profundamente
en él. Las circunstancias en las que se lo
reclutó en Berlín crearon la odiada imagen interna
a la que el doctor Marx lanza hoy día sus miradas
de rencor.
Una fuente versada en el asunto decía que si su
rey hubiera tratado decentemente al grupo de reformadores
conducido por Freiherr vom Stein, éstos
hubieran podido emplear su poder en Prusia
para hacer que monsieur Lazare Carnot volviese
al poder en Francia. Si los poderosos enemigos de
monsieur Carnot de Londres, Genova o Venecia
hubieran sospechado esa posibilidad, lo hubieran
asesinado inmediatamente en vez de exilarlo a
Magdeburgo, Alemania.61 Las cuestiones que a
partir de 1815 y hasta su muerte, en 1823, llevaron
a monsieur Carnot a pasar largas temporadas en
Berlín, y lo que logró durante esas visitas, nos
explican las circunstancias en las que, mucho después,
el doctor Marx se uniría a los seguidores del
profesor Ludwig Feuerbach entre los seguidores
de “izquierda” de Herr Hegel en Berlín. Procedamos,
pues, a explicar la relación que hemos prometido
demostrar.
¿Cuál es la relación entre las visitas de monsieur
50 Refutación al Doctor Karl Marx
Carnot a Berlín y las largas visitas de Herr Alexander
von Humboldt a París, que duraron hasta
1827? Ahí descansa el secreto que nos proponemos
revelar. Monsieur Carnot y Herr Humboldt fueron
los padres de una empresa cuyo fruto ha sido la
reciente supremacía de Prusia en cosa de ciencias
naturales. Las potencias feudales de Venecia, Genova
y Londres, que crearon las instituciones de
la Santa Alianza,62 han empleado a monsieur Laplace
y monsieur Cauchy para destruir la enseñanza
de esos principios especiales tan
indispensables para el asombroso adelanto de las
ciencias naturales que se produjo bajo la conducción
de monsieur Carnot.63 Este y Herr Humboldt
dieron refugio en Prusia al trabajo científico objeto
de persecuciones. El par de bribones que más
abiertamente se opuso a ello fueron los profesores
Hegel y Savigny, de la Universidad de Berlín.
Cuando el doctor Marx se enroló a la causa de
estos dos señores profesores en esa ciudad, Herr
Hegel ya había sucumbido a una epidemia tan
letal como él mismo.64 Pero su causa lo sobrevivía,
más inflamada y salvaje. El doctor Marx pasó a
ser uno de esos salvajes.
De los personajes franceses del periodo 1789-
1815, el que concitaba el mayor rencor jacobino
era monsieur Carnot. Para los jacobinos, él es el
autor del 9 Termidor,65 cosa que el doctor Marx
nunca podrá perdonarle. Pero el odio salvaje del
doctor Marx tiene motivos más profundos, que yacen
en los calabozos del intelecto en que los seguidores
de izquierda de Hegel en Berlín
sometieron al joven de Tréveris a los incesantes
tormentos de la Inquisición.
Desde antes del signor Tomasso Campanella, la
cuestión principal en los asuntos de los Estados
ha sido la persistencia de dos partidos: uno, que
Por un veterano de la guerra 51
exige el fomento de las ciencias naturales y de
otras mejoras relacionadas con el progreso general
de las manufacturas; y otro, que se opone. El primero
ha demostrado que sin dicho fomento no se
puede obtener mejoría alguna de la condición humana.
A menudo sucede que cuando los Estados
se guían por los consejos del primer partido, es
porque los ha convencido un segundo argumento:
que esa política es la mejor manera de equipar a
un Estado para derrotar a sus adversarios.
Los más grandes espíritus de nuestro partido
nos han demostrado que dichos beneficios son el
fruto del árbol, pero no el árbol. Hay en la entera
naturaleza de nuestro ser mortal una parte que
tiene la facultad de perfeccionar el conocimiento
humano de la composición necesaria de la Creación
universal, de tal manera que nuestra práctica
corresponda a esa Voluntad tan patente a nuestro
intelecto. No hay bestia que posea esa parte de
nuestra naturaleza. Es el ejercicio de esa parte de
la naturaleza de predecesores nuestros como Herr
Leibniz y el doctor Franklin el que nos ha dado
los beneficios terrenales que son hijos y nietos del
progreso de las ciencias naturales. Es ésa la parte
divina de nuestra naturaleza mortal. Es el ejercicio
de esa parte de nuestra naturaleza la que
preferimos, no sólo por las riquezas terrenales que
concede a la humanidad, sino porque es, dentro de
nosotros, lo que es a Su imagen. Tal es la verdadera
y profunda causa de la que nuestro partido ha sido
y sigue siendo campeón.
El partido opuesto sostiene que la naturaleza
mortal del hombre es la de una bestia, capaz de
conocer tan sólo el placer y el dolor, el deseo, la
saciedad y la necesidad, carente de medios para
gobernarse por otra cosa que no sean pasiones mortales
informadas por semejante bestialidad. Dice
52 Refutación al Doctor Karl Marx
que la humanidad está muy pobremente equipada
para emprender la perfección del conocimiento que
exige el primer partido. Ese dogma bestial es el
principio que comparten sir Francis Bacon, mister
Hobbes, mister David Hume y mister Jeremy
Bentham, entre los ejemplos de esta opinión que
se pueden encontrar en Gran Bretaña. Tan pronto
el doctor Franklin se dio cuenta de este hecho,
alertó a los demás en contra de su propia opinión
previa, favorable a mister Locke. Mister Smith
tradujo la doctrina de mister Hume a la lengua
de la economía política; ya sabemos que las manifestaciones
terrenales de la Mano Invisible son
las hábiles manos de los patrones de mister Smith
metidas en el bolsillo de Norteamérica.66
La cuestión moral que separa a los dos partidos
en el terreno de la economía política se reconoce
con el mínimo esfuerzo cuando se examina la cuestión
que separa a los norteamericanos de sus adversarios
británicos. Mister Hamilton demuestra
que la verdadera fuente de la riqueza de la naciones
está en fomentar el aumento de la capacidad
productiva del trabajo mediante el auxilio de mejoras
en el trabajo artificial.67 Al igual que los
fisiócratas de Francia, los británicos no aceptarán
nada que pruebe que la humanidad añade algo a
la naturaleza al mejorar el trabajo de este modo.
Para todos ellos, como para mister David Ricardo,
cuando aprecia el valor promedio del tiempo de
trabajo, la humanidad es simplemente la más astuta
de las bestias.68
El doctor Marx estima el aumento de la capacidad
productiva del trabajo. Podrá adoptar un
aire solemne y advertirnos que no esperemos demasiado,
en este respecto, de esa finísima composición
humana todavía por agraciar a nuestro
planeta, la Gran Bretaña; pero no por eso nos pide
Por un veterano de la guerra 53
que estimemos menos eso que nos reprocha no
tener. El hecho es que, pese a todos sus peros y
emperos, el doctor Marx admira genuinamente él
aumento de la capacidad productiva del trabajo.
Siendo así, ¿por qué no prefirió a nuestro partido
republicano en vez de ese partido feudal al que lo
enrolaron hace treinta años? ¿Es tan sólo un bribón,
un sujeto al que no le importa la congruencia
entre los principios y la práctica? Y, si no lo es,
como yo creo que no lo es, ¿dónde está la diferencia
de principios con nuestro partido que lo hace situarse
en el bando de nuestros enemigos?
Son muchas las diferencias. Coincidimos en
nuestra estima por el aumento de la capacidad
productiva del trabajo, pero arribamos a ese punto
por caminos diferentes. Ello determina muchas
diferencias. De ellas, ¿cuáles son causa de las otras
y cuáles son tan sólo aspectos varios de la causa
misma? Donde las opiniones parecen coincidir, cada
uno propone una forma específica de sociedad para
la humanidad. La diferencia entre las dos es elemental:
la palabra “humanidad” significa cosas
completamente distintas en la boca del uno y en
la boca del otro, cosas tan distintas que están más
alejadas en especie entre sí que los gatos de los
ratones. El “hombre” del doctor Marx parece tener
todos los atributos externos del hombre, pero es
sólo una bestia muy astuta disfrazada de hombre.
Cuando el doctor Marx concuerda con nosotros en
que la sociedad necesita cultivar el aumento de la
capacidad productiva del trabajo, lo que su alegato
significa es que él aboga por dar a bestias que
parecen hombres las mismas condiciones que nosotros
exigimos para los hombres reales.
Con estas observaciones hemos estrechado el
cerco en torno a la Universidad de Berlín que encontró
el joven Marx. Tendremos que estrecharlo
54 Refutación al Doctor Karl Marx
todavía mucho más antes que podamos determinar
la relación entre el rencor fanático del doctor Marx
y lo que monsieur Carnot significa para él. Examinemos
en primer lugar el bando al que reclutaron
al doctor Marx en Berlín, para lo cual
examinaremos la doctrina que se empleó entonces
para trastornar la organización de sus ideas. Luego
veremos que la doctrina empleada para invertir
el intelecto del doctor Marx tenía por blanco de
sus odios dentro de la propia universidad a la facultad
de filología, donde concentraba sus fuerzas
el partido de Herr Humboldt y monsieur Carnot.
Con eso cerraremos el cerco en torno a la relación
que nos hemos propuesto revelar.
La facción jacobina a la que enrolaron al doctor
Marx en Berlín se definía a sí misma con respecto
a los profesores Hegel, Savigny69 y Ludwig Feuerbach.
Dicha facción jacobina, la de los que se autodenominaban
seguidores de izquierda de Hegel,
era una subespecie jacobina de los parciales de
Hegel cuyo rasgo distintivo era su crítica a éste
por haber adorado al Estado prusiano que los jacobinos
se proponían echar abajo. Esta propuesta
requería de una racionalización capaz de competir
en autoridad intelectual aparente con la obra del
propio profesor Hegel. El que la aportó fue un
profesor de teología al que se consideraba ya el
verdadero heredero de Herr Hegel: Herr Feuerbach.
En un libro que a las primeras de cambio
conquistó la buena opinión de los seguidores de
izquierda de Hegel, La esencia del cristianismo,
Herr Feuerbach puso patas arriba el sistema de
aquél y reestableció las premisas del principio hedonista.
Así fue como el doctor Marx se volvió
“materialista”. Herr Feuerbach se distanció del
sistema de Hegel a partir de los acontecimientos
de 1848 y 1849. En eso, dejó atrás a su antiguo
Por un veterano de la guerra 55
admirador, el doctor Marx, quien sigue profesando,
al menos hasta la publicación de El capital,
la reconstrucción “materialista” del sistema de
Hegel que efectuó Herr Feuerbach, pero sin abandonar,
por otra parte, los linderos de las doctrinas
de los profesores Hegel y Savigny.70
El profesor George Hegel, quien vivió de 1770
a 1831, fue, de estudiante, seguidor fanático de los
simpatizantes de Robespierre en Alemania. Tras
de que la muerte removió al profesor Frederick
Schiller de su puesto de catedrático de historia
universal en la Universidad de Jena, el profesor
Hegel ganó ahí un cierto grado de influencia. Para
labrarse un nombre, cultivó la amistad del influyente
Herr Goethe y del profesor Joseph Schelling,
destacado apóstol de los filósofos Rene Descartes
y Baruch Spinoza en Alemania en la primera parte
de este siglo. Su reputación quedó afianzada merced
a su labor para ridiculizar a los profesores
Immanuel Kant y Schelling, y a sus falsificaciones
voluntarias de la historia.71
El profesor Hegel fue autor de lo que se conoce
como un sistema, cuyo rasgo distintivo es, según
él, un método al que denomina “dialéctico”. Semejante
bautismo es un fraude. El término “dialéctico”,
hasta entonces, denotaba el método del
diálogo socrático. El método de Herr Hegel era el
de los enemigos frontales de Sócrates y su método,
los sofistas. Herr Hegel superpuso ese método a
los peores rasgos del sistema de monsieur Rene
Descartes y del filósofo Baruch Spinoza. Herr Hegel
enseñaba que el universo de los objetos sensibles,
en contraste con el alma humana, capaz de
volición, es un orden fijo, como el mundo de Aristóteles
o el sistema mecánico de monsieur Descartes.
El aspecto espiritual del todo, volitivo e
infinito, quedaba confinado a un ordenamiento su56
Refutación al Doctor Karl Marx
cesivo de formas de sociedad acordes con un plan
preestablecido, el cual él juraba haber descubierto
y hecho comprensible a quienes siguieran el silogismo
dialéctico de su complicado sistema.
Lo que hizo susceptible al doctor Marx a la transformación
que hizo Herr Feuerbach del sistema
de Herr Hegel fue la influencia del profesor Savigny.
La influencia de este sujeto en la enseñanza
y la práctica del derecho ha servido para erradicar
el conocimiento y el respeto a los principios de la
ley natural, a la idea de derecho de gentes y ley
natural que unimos a los nombres del doctor Grocio,
de Herr Leibniz y, en el derecho prusiano, a
los comentarios del doctor Samuel Pufendorf.72 Es
sabido también que la negación del profesor Savigny
de cualquier principio racional común entre
las artes y las ciencias naturales ha sido la más
influyente entre las doctrinas de quienes pretenden
meter esas dos disciplinas en compartimientos
estancos.73 Su doctrina degrada el derecho, lo priva
de todo principio racional, y lo reduce a la mera
interacción entre la costumbre, la opinión y el hedonismo,
degradación que conducirá irremisiblemente
a la anarquía y la tiranía a la vez a las
naciones que la padezcan.
La esencia del cristianismo, de Herr Feuerbach,
es una blasfemia, que presenta a José, María y
Jesús como personificaciones de Osiris, Isis y Horus,
respectivamente, y afirma que en esta peculiar
doctrina gnóstica, popular entre los masones
de Gran Bretaña, reside la potencia secreta de la
doctrina cristiana. Esto no tiene nada de nuevo.
Es la antigua religión de Egipto y el imperio romano,
que los Apóstoles y San Agustín despreciaban,
y que varios de los emperadores bizantinos
trataron de imponer a la Iglesia cristiana desde
los tiempos del emperador Constantino.74
Por un veterano de la guerra 57
r
Los tres profesores, Hegel, Savigny y Feuerbach,
construyen sus respectivos sistemas a partir
de la admiración que sienten por alguna característrica
inicua del imperio romano. Mientras que
los Apóstoles, San Agustín y la cristiandad en general
han reconocido un gran mal en el imperio
romano, el profesor Hegel fundó su sistema en la
afirmación del punto de vista opuesto. Frente a
los grandes conceptos del derecho de los que se
nutrió nuestra Constitución, el derecho romano es
una abominación, pero el profesor Savigny se adhirió
a éste. El profesor Feuerbach propone que
manchemos nuestras iglesias con la adoración a
Isis, el culto pagano de los emperadores romanos.
De haber vivido cien años antes, Herr Feuerbach
hubiera figurado entre los calvinistas verdaderos,
el más sutil de los pérfidos sofistas de
Clermont.75 Imagina un ejercicio espiritual íntegramente
dedicado a la observancia de los ritos de
Isis. A partir de lo cual produjo dos milagros paganos,
a saber: su doctrina del “materialismo”, y
los principios de manipulación del intelecto que
confecciona como parte de ese “materialismo”.
El “materialismo” de Herr Feuerbach es el “materialismo”
que impregna las páginas de El capital.
No se trata del simple hedonismo de mister
Hobbes, mister Locke o mister Bentham. Los empiristas
y materialistas de los dos siglos precedentes
habían elaborado una doctrina que suponía
un individuo aislado, que lleva una vida semibestial
en relación con la naturaleza y con una sociedad
que le es antagónica. Herr Feuerbach
empieza por el niño, el nuevo integrante de una
familia de padre, madre e hijo. Este niño-Horus
no adquiere conocimiento alguno como no sea por
la experiencia sensible. El niño experimenta las
cosas como objeto de un conflicto entre su deseo
1
58 Refutación al Doctor Karl Marx
del amor materno de Isis y la sumisión a la autoridad
paterna de Osiris. La autoridad paterna
es la razón, a la que el niño se somete con dolor,
pues representa la negación de los placeres del
amor materno. Tales son los valores opuestos que
Herr Feuerbach le atribuye a todos y cada uno de
los objetos sensibles de la experiencia del individuo.
76
El sistema del doctor Marx se somete a la autoridad
paterna de los profesores Hegel y Savigny.
Herr Savigny parece proscribir a la razón al degradar
los principios del derecho a meros choques
entre costumbres, opiniones e intereses hedonistas.
El profesor Hegel le abre campo legítimo a
los principios inmorales del derecho civil de Savigny
en las formas sucesivas de sociedad civil de
su sistema. El materialismo de Herr Feuerbach
se convierte para el doctor Marx en el principio
del amor materno que él desea pero del cual tiene
que privarse hasta que se haga padre. En el sistema
del doctor Marx, cada forma de sociedad civil,
esclavismo romano, feudalismo, capitalismo y comunismo,
se asemeja a una generación de una
familia constituida de conformidad con el culto que
Herr Feuerbach rinde a Isis. En cada generación,
hay una lucha de clases entre la clase gobernante
(el padre) y las clases bajas (los niños). Las clases
bajas deben someterse a las clases gobernantes
hasta que el padre se haga viejo y las clases bajas
hayan madurado lo bastante para ocupar su lugar.
Eso es lo que reflejan su fascinada aversión por la
imagen paterna de mister David Ricardo y la forma
en que lo defiende de los impulsos adúlteros del
paternal mister Carey.
Lo que el doctor Marx defiende con fervor fanático
contra el partido de monsieur Carnot, como
cosa de interés propio, es esa combinación de las
Por un veterano de la guerra 59
doctrinas de los profesores Hegel, Savigny y
Feuerbach que hemos explicado en relación con
las ideas actuales del doctor Marx sobre el hombre
en sociedad. Para pasar a la parte final de nuestra
argumentación, expongamos la idea del hombre y
la sociedad que salía de la facultad de filología de
la misma Universidad de Berlín en la época en
que el doctor Marx estudiaba ahí.
Si los profesores Hegel y Savigny representaban
a potencias extranjeras con gran influencia en la
corte prusiana, Herr Humboldt y su célebre hermano
también representaban una gran potencia
en la corte, en el estado mayor y en la universidad.
El profesor Hegel dominaba las facultades de ciencias
naturales como baronía personal, y sus parciales
tenían poder bastante para impedir lo que
los alemanes llaman “habilitación de profesores”
en la universidad. Herr Humboldt logró el auxilio
de los militares para hacer que se aprobaran sus
candidaturas en disputa, lo que les permitió entrar
a la universidad con el rango de profesores. Herr
Humboldt convirtió la facultad de filología en el
bastión de la ciencia dentro de la universidad.
La facultad de filología se convirtió en descendiente
directa de la antigua academia de Platón
en Atenas, o, para escoger un precedente menos
antiguo, en encarnación de la academia que propusiera
Herr Leibniz. Si tomamos en cuenta las
salvedades que ha hecho la cristiandad a las doctrinas
de Platón desde los escritos de San Agustín
al respecto, es correcto decir que el método que
prevaleció en esa facultad en lo tocante al estudio
de las ciencias naturales y asuntos conexos fue el
método común de Platón y Leibniz. La actividad
unificadora fue la devoción de la facultad por la
literatura griega clásica, con los escritos de Platón
como ingrediente número uno del plan de estudios.
60 Refutación al Doctor Karl Marx
Los escritos de Platón y San Agustín nos dan la
refutación más completa y directa de la idea del
hombre y la sociedad que adoptara el doctor Marx.
Los dos escritos de Platón que han ejercido la
mayor influencia directa en el pensamiento de la
cristiandad desde los primeros tiempos fueron dos
diálogos socráticos: el Timeo y la República. El
primero de ellos dio a la cristiandad el método de
su teología y los cimientos de su excelencia en las
ciencias naturales. El segundo, junto con el poema
de Solón y los dramas de Esquilo, ha sido nuestra
deuda principal con Platón en lo tocante a las cuestiones
del Estado. En la República, Sócrates presenta
un asunto que luego examinaría San Agustín
y que el signor Dante Alighieri exploraría en su
escrito más famoso. Esa doctrina de Sócrates, San
Agustín y el signor Dante Alighieri constituye la
completa refutación de la idea del hombre en sociedad
del doctor Marx.77
Sócrates presenta el tema de ciertas “mentiras
fenicias”. Afirma que, según dichos mitos, los sujetos
humanos se separan en rangos de acuerdo
con la diferente cualidad de sus almas. El rango
supremo lo forman personas de alma de oro; el
segundo, personas de categoría inferior, con alma
de plata; y el ínfimo, aquellos cuya alma es de
bronce o hierro. Sócrates refuta la mentira. La
humanidad tiene sólo almas de una misma calidad
original, que se desarrollan más o menos en el
curso de la vida. El desarrollo del alma puede alcanzar
tres diferentes grados, que es lo que refleja
el mito fenicio. San Agustín coincide con Sócrates,
y el signor Dante Alighieri sigue a San Agustín
en esta materia.78
‘ En su versión corregida, la que ha prevalecido
entre los cristianos desde que San Agustín revisó
el tema, reconocemos que en la historia de la huPor
un veterano de la guerra 61
manidad hasta nuestros días, ésta se divide en tres
niveles generales de desarrollo moral. La gente
no se reparte en ellos de modo arbitrario. Cada
nivel se separa de manera absoluta de los otros
dos por una razón esencial que los distingue. En
el nivel ínfimo están los hedonistas, que rechazan
toda razón que no sea el empleo de sus cálculos
dolosos para subyugar o robar a otros. En el nivel
medio, están esos sujetos de espíritu pequeño que
aceptan la obligación de refrenar sus impulsos hedonistas
siempre que haya motivo para creer que
éstos pueden producir consecuencias inmorales u
opuestas a la razón en alguna otra forma. Esos
individuos buscan su gratificación hedonista en el
curso de sus vidas mortales y creen que tienen
todo el derecho a decidir que ése es su interés
particular, siempre que no se rompa el imperio de
la ley en la sociedad. En el nivel supremo se sitúan
quienes han hecho de la razón su propio interés.
Lo que más aprecian es lo que sus vidas aporten
para que los beneficios de la razón alcancen a otros,
y, en particular, los beneficios que puedan legar
a nuestra posteridad.
Desde que Platón expuso sus ideas al respecto,
la norma de nuestro partido republicano ha sido
que la república la deben gobernar hombres de esa
calidad suprema. El general George Washington
y el marqués de Lafayette fundaron la Sociedad
de Cincinato para atender a ese propósito. Su fundación
se inspiró en un pasaje del signor Niccoló
Machiavelli en el que ensalza al general romano
Cincinato, que dejó su granja para encabezar al
ejército de la república y, tras la victoria, volvió
a su granja en espera de las nuevos tareas que su
república necesitare imponerle.79 Platón pedía que
las repúblicas eligiesen sus reyes de entre los fi62
Refutación al Doctor Karl Marx
lósofos que representasen con excelencia el nivel
supremo de desarrollo moral.
Si estudiamos la historia de nuestra civilización
a partir de los acontecimientos de los que Sócrates
fue protagonista, estamos obligados a declarar las
opiniones de Herr Hegel y el doctor Marx falsificaciones
horrendas. Desde entonces, en todas las
épocas de grandes decisiones sobre la forma que
haya de adoptar la sociedad, el conflicto fundamental
en nuestra civilización ha sido el mismo
que obligó a nuestra nación a guerrear contra Gran
Bretaña. ¿Se gobernará la humanidad en concordia
con el principio de la razón o vivirá en condición
semibestial, en la que la mayoría de los
hombres labora como bestias para pagar la renta
de la tierra y la usura a los grandes terratenientes
y publícanos? Desde esos tiempos remotos, los dirigentes
de este conflicto interminable han surgido
de los rangos más eminentes de los dos partidos
en contienda. Filósofos republicanos como Herr
Leibniz y nuestro doctor Franklin, hombres del
más elevado rango en nuestro partido, nos han
conducido en combate contra un partido feudal
cuyo propósito no ha cambiado en ningún aspecto
importante desde hace más de dos milenios.80
Los dirigentes de nuestro partido siempre han
trabajado por enrolar a la mayoría del pueblo a
nuestra causa. Los dirigentes de nuestro partido
siempre han trabajado por mejorar el intelecto de
innumerables personas de todas las condiciones.
La meta ha sido elevar el intelecto de la mayoría
al más alto de los tres estados de la humanidad.
Nuestro dirigentes siempre han valorado en más
dicho enriquecimiento de la moralidad y el conocimiento
de las grandes mayorías que aun los beneficios
del aumento de la capacidad productiva
del trabajo. Nuestro partido ha considerado esto
Por un veterano de la guerra 63
último como un elemento que contribuye enormemente
para alcanzar lo primero.
Los dirigentes del partido feudal también han
trabajado para poner las fuerzas de las grandes
mayorías al servicio de su causa, ya como soldados,
ya como chusma jacobina.
La historia ha sido una batalla permanente entre
el puñado de nuestros filósofos y lo más poderoso
de las fuerzas dirigentes del partido feudal.
Grandes sectores de la población se han enrolado
a la causa de uno u otro de estos dos partidos. Es
verdad que nuestro partido está comprometido a
mejorar las condiciones de vida de las grandes
mayorías, y el partido feudal a empeorarlas. Es
verdad que, a fin de que se incorpore a nuestra
causa, resulta indispensable que el pueblo vea que
aquél es preferible a éste. La experiencia de las
grandes mayorías nunca ha sido la fuente de las
ideas en torno a las cuales se libran las grandes
batallas. Las ideas enfrentadas por las que se han
reñido esas batallas siguen siendo las mismas, en
todos los aspectos fundamentales, que han sido en
más de dos mil años de experiencia.
En ese lapso, la condición más favorable al partido
feudal es que las grandes mayorías se mantengan
en la ínfima condición del alma. La
condición más favorable a nuestra causa ha sido
la elevación de innumerables almas rumbo a la
condición más elevada. Herr Wilhelm von Humboldt
ha puesto de relieve este principio en su
nuevo programa de educación general de la población
de Prusia, programa congruente con los
principios del doctor Franklin y otros dirigentes
de nuestra propia república. De acuerdo con el
programa de Herr Humboldt, las escuelas públicas
deben dar a cada futuro ciudadano de la nación
una educación completa en los clásicos y en los
64 Refutación al Doctor Karl Marx
rudimentos de las ciencias naturales. Dicha labor
de las escuelas públicas debe hacer brotar en la
juventud lo mejor de su talento. Mientras no se
concluya esta labor de la escuela pública, es un
error preparar al educando para que haga cualquier
estrecha elección de su oficio o profesión futura.
81
En la realidad histórica, la calidad de la sociedad
se ha mejorado desde arriba, no desde abajo. Las
grandes invenciones y adelantos en el conocimiento
de las ciencias naturales, rasgo distintivo
de la edad moderna, ha sido obra de pequeños
grupos de intelectos extraordinarios que se han
dedicado a adquirir los máximos conocimientos y
a enriquecerlos. Herr Leibniz, el doctor Franklin
y monsieur Carnot cuentan entre los excelentes
ejemplos que lo ilustran. Fue un puñado de conspiradores
el que despertó y dirigió a los ciudadanos
de esta nación para crear nuestra república. Monsieur
Carnot y un pequeño grupo de personas como
él produjeron inmensos adelantos en la industria,
las ciencias naturales y el arte de la guerra por
encima de la experiencia y la opinión de las grandes
mayorías.
Cuando la civilización ha prosperado merced a
la dedicada labor de las minorías que militan en
nuestro partido, las minorías del partido feudal
han negociado con la degradación hedonista de las
mayorías para provocar la ruina.
En la Prusia de hoy, hay una tendencia al bien
y una poderosa tendencia al mal. En medio de esa
contienda entre los círculos de más alto rango de
esa nación, Prusia sigue avanzando a la condición
de gran potencia. La elevación de esa nación al
envidiable papel de vanguardia de las ciencias naturales
y el progreso de las manufacturas ha sido
el benificio que engendró el reducido grupo de perPor
un veterano de la guerra 65
sonalidades aliadas a Herr Alexander von Humboldt.
Las producciones de Herr List y las
aportaciones de monsieur Carnot se cuentan entre
los motores más poderosos de ese avance.
Tal es también la fuente de los beneficios que
el intelecto del doctor Marx gozó en sus años juveniles
en Tréveris, y cualquier tendencia meritoria
que se manifieste en su obra conocida es un
benficio de esa fuente. En Berlín, la influencia
siniestra de los profesores Hegel, Savigny y Feuerbach
corrompió el intelecto del doctor Marx. Se
volvió instrumento de la causa jacobina y de ese
partido feudal que saca ventaja de la degradación
hedonista de las mayorías. El aspecto esencial de
esa corrupción fue su adopción de la doctrina de
Herr Feuerbach del culto a Isis. A partir de ese
momento, él ha considerado al hombre en sociedad
cuando mucho una bestia de calidad superior.
Quienes le recuerden que la parte superior de la
naturaleza humana es un poder de razón del que
carecen las bestias, concitan el más profundo rencor
del doctor Marx.
No sabemos si el doctor Marx sabe que odia a
Sócrates, a Platón, a San Agustín o a Herr Leibniz.
El odia su causa y la reconoce en el partido que
organizó el 9 Termidor. Si reconociere lo que se
refleja en los grandes logros de la ciencia y las
manufacturas de Prusia, su perspectiva filosófica
se derrumbaría íntegramente, tan simple y seguramente
como la existencia misma del Sistema
Americano refuta por entero su pervertida admiración
por la causa feudal de la Compañía de
las Indias Orientales británica. Ese miedo fortalece
su odio por la causa de monsieur Carnot.
Cien años más tarde:
Karl Marx, Contador
por Lyndon H. LaRouche, Jr.
Hay tres aspectos del manuscrito que merecen observaciones
complementarias a la luz de los sucesos
económicos de los últimos cien años.
La primera y principal observación que debe hacerse
en este respecto es que no existe hoy ninguna
forma de contabilidad del ingreso nacional que no
le deba algo a El capital de Karl Marx. El ejemplo
más notable de ello es el trabajo del economista
Wassily Leontieff, de la Universidad de Harvard,
entrenado en la Unión Soviética y autor del actual
sistema de contabilidad del ingreso nacional de los
Estados Unidos. Aunque la omisión, por parte del
autor del manuscrito, de una advertencia a sus
lectores de la posibilidad de consecuencia semejante
no le resta fuerza a su argumento en ninguna
de las críticas que enfila contra El capital de Marx,
al publicarse en nuestros días el manuscrito no se
debe pasar por alto esa omisión.
La segunda crítica que formularemos aquí tiene
que ver con la mención que hace el autor del manuscrito
de la incompetencia de Marx en materia
de física matemática. El autor señala que el recurrir
al análisis “de la forma celular”, por parte
de Marx, evidencia esa falla. El argumento es correcto,
y es sin duda un punto importante a señalar
en referencia a la hostilidad que manifiesta Marx
por Leibniz, Carnot y demás. Nos inclinamos a pensar
que el autor entendió correctamente su propio
66
Lyndon H. LaRouche, Jr. 67
punto, pero el típico lector de nuestros días quizás
no esté tan seguro de que así sea.
Finalmente, no debemos pasar por alto el hecho
de que el autor llega prácticamente a decir que
Karl Marx fue víctima de un “lavado cerebral”
practicado en Berlín por agentes del Rito Escocés
de la francmasonería. Los hechos que cita el autor
en este sentido son precisos, y el argumento, al
menos hasta donde lo desarrolla, es sólido. El efecto
resultante es como cuando se le presentan a un
marido todas las pruebas, menos la final, de que
su esposa pasa las tardes trabajando como prostituta.
Marx, contador
Cualquier economista que se respete considera que
el trabajo básico de contabilidad en la economía
política consta de compilar y correlacionar tres clases
de estadísticas. La primera contabiliza la cantidad
de bienes producidos per cápita, tanto por el
porcentaje de la población que se encuentra empleada
productivamente, como desde el punto de
vista de la cantidad promedio que se pone a disposición
de la población total. La segunda es la
cantidad de trabajo que se requiere para producir
los bienes que requiere la población en su conjunto.
La tercera son los precios, tanto al por mayor y al
detalle, que se le asignan a los bienes producidos
y al trabajo empleado en su producción.
Los bienes materiales individuales que la sociedad
produce para su propio consumo se pueden clasificar,
a grandes trazos, en dos categorías
generales. La primera categoría, que generalmente
se llama bienes de consumo, representa los
productos finales del proceso de producción de bienes
tangibles que van al consumo doméstico de la
68 Apéndice
población. La segunda, que generalmente se denomina
bienes de capital, son los bienes tangibles
o cualquier mejora material invertidos en la producción
o el transporte.
Desde este punto de partida de la práctica contable,
el economista debe, en primer lugar, correlacionar
todos los datos menos los precios
monetarios, representando como un ciclo cerrado
el proceso total de producción y consumo de bienes
materiales. La forma correcta de representar lo
anterior es la que he elaborado yo.1 Se comienza
con la población total de la sociedad, considerada
según el censo de las familias de las cuales forman
parte los individuos. Del total de esas familias,
cierta porción constituye la fuerza de trabajo. De
esta fuerza de trabajo, una parte se emplea en el
transporte o la producción de bienes agrícolas, mineros,
manufacturados o de la construcción. Esta
porción de la fuerza de trabajo genera la totalidad
de los bienes materiales producidos por la sociedad;
todo el resto de la fuerza de trabajo está empleada
(o desempleada) en ocupaciones que colectivamente
constituyen el equivalente de los “gastos
generales” de una empresa manufacturera individual.
La producción de bienes tangibles (entre
ellas las mejoras de la infraestructura física) se
asigna en sus porciones respectivas a cada uno de
los renglones sociales de consumo. De este modo
se cierra, al menos preliminarmente, el ciclo de
producción y de consumo. (Véase el diagrama sobre
la contabilidad del ingreso nacional, página 71.)
Cada una de las dos clases generales de producción
de bienes materiales se consume parcialmente
ya sea como costo directo o como “gastos generales”
del mismo proceso dé producción de bienes materiales.
Tanto hay bienes de consumo que consumen
las familias de los operarios empleados en la proLyndon
H. LaRouche, Jr. 69
ducción de bienes, como los hay consumidos por
familias cuyo empleo (o desempleo) forma parte de
los “gastos generales” de la producción. También
los bienes de capital, o se consumen en la producción
de bienes, o en actividades que por su naturaleza
forman parte de los “gastos generales”.
Empleemos los símbolos utilizados en el método
de Marx de contabilidad del ingreso nacional, pero
con definiciones muy distintas a las que especifica
El capital. De este modo,
V Es la porción de la producción de bienes de
consumo consumida por las familias de los
operarios empleados en la producción de bienes
materiales.
C Es la porción de la producción de bienes de
capital consumida por la industria productora
de bienes materiales en forma de mejoras físicas
de su infraestructura básica, y en forma de
gastos de transporte.
D Es el consumo combinado de bienes de capital y
bienes de consumo en actividades que
representan gastos generales, incluyendo el
consumo de las familias cuyos miembros
empleados (o desempleados) caen dentro de esta
categoría.
Si hacemos que T represente la producción total
de bienes, tenemos que
P = T – (C + V), plusproducto bruto de la
producción, y
P’ = T – (C + D + Y), plusproducto neto de la
producción para la
reinversión social.
De los anteriores valores pueden derivarse los
70 Apéndice
coeficientes de contabilidad que se describen a continuación:
P/V coeficiente del plusproducto bruto;
PI(C + V) coeficiente de productividad;
P’KC + V) coeficiente del plusproducto neto;
(CIV) “composición orgánica” del capital utilizado
en la producción de bienes;
DI(C + V) coeficiente de gastos.
Estos valores y coeficientes, junto con algunas
subdivisiones importantes de los varios renglones
estadísticos, constituyen la base general en que se
inscribe la contabilidad del ingreso nacional. El
cuadro queda completo si sustituimos por precios,
respectivamente, cada valor.
Esta es la extensión máxima de la práctica contable,
incluidas sus subdivisiones implícitas, cuyos
confines no deberá exceder ningún contador. De
ahí en adelante empieza la jurisdicción de la economía
propiamente dicha. Ahora mencionaremos
algunas de las más importantes consideraciones
de la ciencia económica, para hacer más nítida la
línea divisoria entre economía y contabilidad.
La ciencia económica parte de la exhortación del
Libro del Génesis. Tal como se traduce el pasaje
correspondiente en la encíclica Laborera exercens,
del Papa Juan Pablo II, el hombre deberá “crecer
y multiplicarse; poblar la Tierra y sojuzgarla”.2
Desde tiempos de la escuela napolitana de Tomasso
Campanella, el cumplimiento del mandato
se ha medido por el aumento de la densidad de la
población hecho posible por el aumento de la productividad
per cápita de la fuerza de trabajo. LeibLyndon
H. LaRouche, Jr. 71
La economía completa
Otros
Clase
trabajadora
Rural
^ ^ ^ ^ M
72 Apéndice
niz definió más rigurosamente lo anterior al erigir
en ciencia la economía.3
La productividad del trabajo se mide comparando
el volumen de la producción que se obtiene
del trabajo realizado por diversas máquinas movidas
por calor, y el de éstas con el obtenido del
trabajo muscular humano por sí mismo, o complementado
por el trabajo animal, hidráulico o eólico.
La sucesión de aumentos de la productividad del
trabajo se compara a su vez con los aumentos de
la densidad relativa potencial de población que experimenta
la sociedad, cuya causa son esas mismas
mejoras de la productividad del trabajo.
Desde el momento en que Leibniz hizo de la economía
por primera vez una ciencia, dejó de existir,
para todo efecto práctico, la división entre economía
y termodinámica. El uso de la máquina movida
por calor y la aplicación de fuentes químicas
de energía a la agricultura, etc., han traído esa
fusión al primer plano de nuestra atención. No es
posible en nuestros días estudio económico competente
alguno que no mida directamente el flujo
probable de energía a nuestra disposición, en kilovatios-
hora, por ejemplo, tanto por kilómetro
cuadrado como per cápita. La transmisión de energía
a través de la sección transversal de un proceso
cualquiera se mide frecuentemente en la actualidad
del mismo modo que se mide lo que denominamos
densidad de flujo energético. Esta medida
se aplica a la sociedad en su conjunto, y también
al área transversal de trabajo productivo per cápita
en la producción.
Con esta idea general de la ciencia económica
podemos poner ahora nuestra atención en los valores
y los coeficientes de la contabilidad del ingreso
nacional.
El coeficiente que reclama principalmente núesLyndon
H. LaRouche, Jr. 73
tra atención es el coeficiente del plusproducto, que
puede expresarse como P’KC + V + D) o, en aproximación,
P’/(C + V). Ya que los gastos generales
incluyen proporciones variables de desperdicio y,
por razones distintas, no varían en proporción con
los costos necesarios de administración y servicios,
dentro del método que hemos adoptado mis colaboradores
y yo nos valemos del coeficiente P’I(C +
V), puntualizando que el crecimiento per cápita de
D debe ser más lento que el crecimiento per cápita
deP.
En su análisis del coeficiente P’KC + V), la ciencia
económica procede en el entendimiento de que
ese coeficiente es característico, implícitamente,
de una función termodinámica.
En la termodinámica de los libros de texto, el
flujo energético total del espacio-fase en consideración
se distribuye en dos subcategorías generales.
La porción del flujo energético que se consume
simplemente para evitar la “degeneración” del
proceso la denominamos a menudo “energía del
sistema”. Si después de restarle al flujo energético
total la energía del sistema queda algún residuo,
ese residuo lo consideramos “energía libre” del proceso.
La energía libre representa la capacidad del
proceso de realizar trabajo en alguna actividad externa
al proceso mismo, sin que el proceso degenere
o se agote por ese esfuerzo. La energía libre puede
aplicarse también a elevar el nivel del proceso en
el cual aparece. Esta última opción describe un
sistema cerrado del tipo que examinamos en el estudio
de los procesos económicos.
En el coeficiente P’KC + V + D), (C + V + D)
corresponde a la energía del sistema, y P’ a la
energía libre. Al hacer esta comparación, dejamos
entrever que podríamos convertir en un número
equivalente de kilovatios-hora todos los materia74
Apéndice
les consumidos domésticamente y en los procesos
productivos. P’ representa entonces un margen,
cuantificable en kilovatios-hora, por encima de los
kilovatios-hora consumidos por la población en sus
actividades productivas y de otra índole. De llevar
a su conclusión lógica esta comparación, mediríamos
el funcionamiento de una economía desde el
punto de vista de su “retribución energética”.
¿Cuánto se tarda una economía en retribuirle a la
sociedad más energía que la que consume?
La porción de P’ que merece nuestra atención es
la que se reinvierte en la economía con el fin de
incrementar tanto la escala de la producción como
la productividad per cápita. Dicha “reinversión” se
da, en parte, cuando se asigna el margen de producción
de bienes de consumo y de capital correspondiente
a P’ a la expansión de la medida en que
se le da empleo productivo a la fuerza de trabajo,
y también, en parte, al aumento de la productividad
de la fuerza de trabajo ya empleada. Supongamos,
sin considerar todavía los precios
monetarios asignados a cada valor, que vamos a
medir estas variaciones desde el punto de vista de
la densidad de flujo energético. En tal caso, el aumento
de la productividad corresponde normalmente
al aumento del valor operativo per cápita
del coeficiente C/V.
Siempre y cuando el coeficiente PI(C + V) aumente
más rápidamente que el coeficiente D/(C +
V), aumentará también el coeficiente P’I(C + V).
Ya que C = kV, el coeficiente del plusproducto se
puede expresar como P’l(V + kV),oP’/V(l + k).
El progreso de la productividad de la fuerza de
trabajo hace necesario el aumento del contenido
energético del consumo per cápita, que se refleja
como factor de costo de V per cápita. Si se intenta
explicar lo anterior desde el punto de vista de coeLyndon
H. LaRouche, Jr. 75
ficientes fijos de contabilidad, o por medio de las
expresiones algebraicas lineales correspondientes,
pareciera imposible obtener semejante resultado
mediante la inversión de P’. No obstante, tal resultado
aparentemente imposible es precisamente
lo que ocurre en circunstancias en que la “reinversión”
de P’ se fundamenta en la elevación constante
del nivel tecnológico. Que éste es un hecho
decisivo de la ciencia económica lo comprendió
Leibniz, quien inventó el término tecnología en el
curso del refinamiento de los conceptos de trabajo
y potencia, tanto para la ciencia económica como
para la termodinámica. La ciencia económica es la
ciencia de la tecnología.
Hay una segunda consideración de importancia
que influye en nuestra concepción termodinámica
de la ciencia económica. El primer paso en la producción
de bienes materiales es la producción de
materias primas a partir de recursos naturales en
bruto o beneficiados. La totalidad de los costos de
mejoramiento de un recurso natural, como la tierra
agrícola, y de extracción de él de materias primas,
como los productos agrícolas, constituye un porcentaje
del costo total de la producción. Todos los
bienes materiales que se producen son o bien materias
primas consumibles, como los productos
agrícolas, o bien productos finales, como los bienes
de capital o de consumo. Una vez hayamos determinado
una “canasta” promedio de consumo per
cápita, tanto por familia como por puesto normal
de trabajo productivo, tendremos la cantidad total
correspondiente de cada género de materia prima.
La producción de esos volúmenes específicos, con
apoyo en las técnicas productivas existentes, requiere
una cantidad definida de trabajo. Esta cantidad
disminuye a medida que mejoran las técnicas
productivas, pero aumenta en la medida en que se
76 Apéndice
van haciendo más escasos los recursos naturales
que se emplean, o van quedando en lugares cada
vez más remotos del sitio donde se requieren. Si
permanece fija la cantidad de materias primas que
requiere la “canasta”, el progreso tecnológico reduce
el porcentaje de la fuerza de trabajo necesario
para la producción de esas materias primas. Este
porcentaje aumenta, en cambio, a medida que se
van agotando los recursos naturales de primera
calidad.
Por este motivo y otros concomitantes, cualquier
sociedad que practique el “crecimiento cero” de la
tecnología necesariamente se desplomará. Desprovista
de progreso técnico, la sociedad se aproxima
al colapso. El progreso técnico, en primera instancia,
eleva la productividad del trabajo, y compensa,
en el peor de los casos, el aumento de los costos
ocasionado por el agotamiento de los recursos. Este
problema se resuelve mediante ritmos cada vez
mayores de progreso técnico. Los recursos naturales
se redefinen, mediante lo que llamamos adelantos
técnicos, de una forma cualitativamente
ventajosa para la sociedad.
Sabemos, por consiguiente, que la sobrevivencia
de la sociedad depende del aumento continuo de la
productividad del trabajo que los aportes del progreso
científico, manifiestos como adelantos de la
técnica productiva, hacen posible. En la medida en
que la ciencia económica reconoce como suya la
tarea de determinar las medidas necesarias para
la sobrevivencia de la sociedad, el trabajo neto realizado
por el conjunto de la producción se tiene que
medir cual valor ascendente de P’I(C + V), siempre
y cuando la densidad de flujo energético del
trabajo ascienda paralelamente al incremento de
la productividad.
La administración y los servicios, tomados como
Lyndon H. LaRouche, Jr. 77
componentes de los gastos generales, son categóricamente
necesarios para mantener y mejorar la
producción de bienes materiales. En los servicios,
los beneficios que aportan a la producción la ciencia
y la ingeniería son el ejemplo más obvio. La importancia
de la educación y de la medicina en el
fomento de la productividad de las familias y de la
fuerza de trabajo es otra ilustración evidente. A
medida que la técnica avanza, aumentan la importancia
y el costo social relativo de estos servicios.
También son claras las funciones positivas y
necesarias de la administración. Mas sería erróneo
calificar de “productivos” esos gastos necesarios,
en el mismo sentido en que se considera “productivo”
el trabajo de operarios ocupados en la producción
de bienes. Los beneficios que esos gastos
aprontan al trabajo neto de la sociedad, a su sobrevivencia,
se reflejan en el aumento del productividad
de los operarios productores de bienes.
Agregar al inventario de la producción de bienes
materiales de una economía su producción de “servicios”
equivale a contar dos veces las materias
primas consumidas en la producción; es un truco
de desfalcadores.
Este es uno de los puntos de El capital, incluyendo
los volúmenes II y III y la Teoría de la plusvalía,
donde Karl Marx yerra una y otra vez,
además de que dice en unos lugares algo directamente
opuesto a lo que afirma tajantemente en
otros. En el libro I de El capital, el argumento de
Marx en este sentido es que el “trabajo productivo”
es aquél que produce plusvalía. Con eso quiere decir
que el ingreso que se obtiene mediante el empleo
de este trabajo es mayor que los costos directos
de emplearlo. Implícitamente, según su doctrina,
una prostituta, empleada rentablemente por un
proxeneta, trabaja “productivamente”, mientras
78 Apéndice
que un hombre que repara su propio automóvil, así
lo haga tan eficientemente como un mecánico profesional,
no es “productivo”.
Lo fundamental en cuanto a Marx, en este y otros
muchos respectos, es que todos los principales economistas
de los Estados Unidos y Europa continental,
al menos hasta la década de 1860, coinciden
conmigo en que el criterio apropiado para juzgar
el funcionamiento de una economía es exclusivamente
considerarla en tanto economía nacional,
como un todo indivisible, y desde el punto de vista
de lo que define Leibniz como “economía física”. El
problema que se le presenta a una economía capitalista,
tal como lo reconocieron Franklin, Hamilton,
Carey, List y demás, es crear un sistema
de emisión y regulación de la moneda, el crédito y
la deuda en el cual los procesos fiscales y monetarios
de la economía obedezcan a las necesidades
que supone el perfeccionamiento de ésta en cuanto
economía física.
Marx estaba fascinado con el hecho de que la
economía física se puede estudiar aisladamente,
en abstracto, en forma relativamente independiente
de sus aspectos fiscales y monetarios. En
este aspecto de su trabajo, Marx amenaza repetidamente
con convertirse en algo más que un contador,
con hacerse economista. Pero su decisión de
defender el Sistema Británico de las críticas de la
ciencia económica le mueve a regresar una y otra
vez al aspecto monetario del proceso económico, y
a ver los procesos de emisión de moneda, crédito,
renta, banca y usura que se dan dentro del Sistema
Británico como si se tratara de la única forma legítima
de organización financiera de una economía
capitalista.
En último análisis, tal como lo vemos en el libro
III de El capital, en los capítulos sobre “contradicLyndon
H. LaRouche, Jr. 79
ciones internas”, Marx reconoce que la causa del
comportamiento cíclico y el derrumbe previsible
de la economía británica es el conflicto entre los
procesos físicos y los procesos monetarios que ocurre
en ese sistema, pero explica de una manera
equivocada los motivos del conflicto, negándose a
ver que la reforma del sector financiero del Sistema
Británico ocasionaría un capitalismo libre de esas
“contradicciones” cíclicas.
Aunque él mismo, mientras concentra su atención
en el lado físico de los procesos de producción
y distribución, se plantea muchas cuestiones interesantes
que debieran estudiarse, por otra parte
todas sus definiciones de los renglones de la producción,
si bien prometedoras, resultan viciadas.
Semejante problema resulta de su intento de hacer
concordar sus coeficientes y renglones de contabilidad
con las instituciones crediticias y monetarias
del Sistema Británico que defiende. De
habérsele planteado una reevaluación de las características
de la economía física dentro de un
sistema comunista, quizás hubiera salido con un
mejor tratamiento de la economía en su conjunto,
como lo argumenta en su obra el “veterano de la
guerra”. Marx nunca se hubiera permitido investigaciones
cuyas conclusiones pudiesen aplicarse
en beneficio del sistema capitalista, en su expresión
como Sistema Americano.
Por ésta y similares razones, Karl Marx es un
mero contador del ingreso nacional; no es un economista
en el sentido de Leibniz de lo que es ciencia
económica. Esto echa a perder su práctica contable,
pero le deja a sus lectores un sistema que, aunque
en su forma actual es tan defectuoso que a duras
penas puede utilizarse, se aproxima lo suficiente
a un sistema de contabilidad del ingreso nacional
como para que su trabajo en esa materia cobrase
80 Apéndice
una cierta influencia en las especiales circunstancias
de las finanzas internacionales que se establecieron
en la década de 1870.
Son tan importantes en este cuadro esas circunstancias
que las describiremos brevemente a
continuación.
El asesinato del presidente Abraham Lincoln,
perpetrado por un agente británico, surtió en los
Estados Unidos efectos inmediatos y a largo plazo
tanto o más desastrosos que las calamidades desatadas
por el asesinato del presidente McKinley
y la muerte prematura de Franklin Roosevelt años
después.4 El propósito de los británicos al asesinar
a Lincoln era evitar que éste, una vez concluida
la guerra civil, realizara sus intenciones de desarrollar
aceleradamente los ferrocarriles, la industria
y la agricultura en los estados del sur,
provisionalmente ocupados, pero destinados a gozar
de tantos privilegios por su integración a los
Estados Unidos “como si nunca se hubieran separado”.
5 Los británicos y sus agentes en las principales
familias financieras de Manhattan y Nueva
Inglaterra —muchas de las cuales, como la de August
Belmont, habían ayudado a fraguar la insurrección
confederada— estaban empeñados en
disfrutar del botín de la guerra. El lamentable
presidente Andrew Johnson dio rienda suelta a los
políticos corruptos que andaban a la caza de qué
saquear en el sur, y el presidente Grant, sucesor
de Johnson, y al que tenían a su merced los banqueros
neoyorquinos que saqueban el sur, les dio
todas las libertades a estos intereses británicos,
hasta el punto de que los neoyorquinos, con la
bancarrota de Jay Cooke, tomaron las riendas del
crédito nacional de los Estados Unidos.
En tales condiciones de la década de 1870, especialmente
entre el 76 y el 79, los británicos desLyndon
H. LaRouche, Jr. 81
truyeron la soberanía de los Estados Unidos en lo
concerniente a moneda, crédito y deuda pública.
Esa obra de traición, realizada por los agentes bancarios
de Gran Bretaña en Nueva York, se conoce
como la Ley de Reanudación del Pago en Metálico,
la cual le robó a los Estados Unidos su soberanía
constitucional para emitir billetes por medio del
Tesoro nacional, y sometió al gobierno, en efecto,
a la voluntad de la banca lombarda, suiza e inglesa,
y de sus agentes, como Belmont y los Morgan.6
Ello vino a unirse al ascenso de Bismarck y la
destrucción de Francia entre 1860 y 1871. En años
recientes, se ha probado con documentos que el
nombramiento de Bismarck como canciller de Prusia
lo arreglaron los Rothschild y Benjamín Disraeli
en aras de intereses anglosuizos. En pago
oneroso de ese apoyo, y de su apoyo en la guerra
con Austria y con Napoleón III y en la unificación
de Alemania, los anglosuizos obtuvieron de Alemania
su sumisión, si bien inconforme, a ciertos
puntos clave de la política anglosuiza. En el congreso
de unificación de Gotha en 1875, los británicos
y los jesuítas combinaron sus respectivos
agentes jacobinos —los eisenchianos y los lasalleanos—
para formar el Partido Socialdemócrata,
bajo la dirección del agente británico Augusto Bebel.
El dizque “imperialista” Tratado de Berlín estableció
de hecho el dominio anglosuizo del crédito,
la deuda y el comercio internacionales.7
Si bien reservadamente, el Sistema Americano
gozó del apoyo de ciertos grupos en Alemania, el
Japón, América Latina y otros lugares, pero los
banqueros lombardos anglosuizos retuvieron su
hegemonía mundial. En consecuencia, los lombardos
anglosuizos le impusieron sus dogmas económicos
a las naciones endeudadas y al sistema
comercial, al tiempo que, fabricando moneda fie82
Apéndice
ticia por medio del “multiplicador keynesiano” de
su sistema bancario, se valieron de semejante generación
fraudulenta de crédito para comprar porciones
selectas de los Estados Unidos y otras partes
del mundo.
En ese mismo lapso, la economía política británica
degeneró cualitativamente con respecto del
apogeo alcanzado por Smith, Malthus y Ricardo.
El punto de vista de la producción que representaba
en parte Ricardo se excluyó axiomáticamente
de los nuevos dogmas de utilidad marginal, que
John S. Mili y William Jevons basaron explícitamente
en el cálculo hedonista de Jeremy Bentham.
Llegaron entonces los apologistas de la más absoluta
locura rentista-financiera, Alfred Marsall y
John M. Keynes, y los fabianos de Chicago, como
Mitchell y luego Friedman. En condiciones semejantes,
El capital de Marx vino a llenar una
enorme laguna en la vida académica británica. El
análisis marxista de la economía británica se convirtió
en el recurso para llenar el vacío, impuesto
por los utilitaristas marginales, de la contabilidad
del ingreso nacional. Así que El capital de Marx
devino un manual tanto para el imperialismo como
para los revolucionarios socialistas.8
Marx y las ciencias naturales
A lo largo del volumen II de El capital, Marx se
presenta como el verdadero precursor de la versión
del “análisis de sistemas” que difunden desde el
King’s College de la Universidad de Cambridge
Lord Kaldor y sus colaboradores. Esos tipos, lo cual
tiene su importancia, se consideran autoridades
mundiales en la integración de las doctrinas de
Marx y de Keynes y, en compañía de la fabiana
London School of Economics, suministran marLyndon
H. LaRouche, Jr. 83
xismo británico a los izquierdistas dizque antiimperialistas
de la Mancomunidad Imperial de Su
Majestad, así como a tontos crédulos de todas partes.
La doctrina del análisis de sistemas enunciada
por los allegados de los Apóstoles de Cambridge
coincide en sus aspectos esenciales con las especificaciones
de la “econometría” que hizo en la década
de 1930 el hoy finado John von Neumann.
Ese modelo presupone el “crecimiento nulo” de la
tecnología, principio éste inherente a la construcción
de “modelos matemáticos” basados en sistemas
de expresiones lineales. La inepcia intrínseca
de la “econometría” o el “análisis de sistemas” de
nuestros días, como lo demuestran los frutos más
recientes de esos servicios de prognosis, es idéntica
a la inepcia de Marx en sus esfuerzos por construir
una forma parecida de “análisis lineal de sistemas”
en el volumen II de El capital.9
Hemos indicado ya que no basta con hacer inversiones
para mantener en existencia una economía
moderna. Se tiene que introducir de manera
continua técnicas cada vez más avanzadas. Como
lo hemos demostrado, el trabajo neto realizado por
la suma de las actividades que se inscriben en el
conjunto de una economía no es ni más ni menos
que el aumento total de la productividad del trabajo
dentro de esa economía, tomando la expresión
P l(C + V) como medida de la “retribución de
energía”. Este método científico-económico, como
también lo hemos señalado, implícitamente lo elaboró
Leibniz. El hecho de que el término tecnología,
utilizado por Leibniz, recibió en su traducción
francesa el nombre de polytechnique, indica propiamente
que la Ecole Polytechnique, fundada en
1794 por Lazare Carnot y su maestro de otros tiempos,
Gaspard Monge, tenía por propósito servir de
84 Apéndice
motor científico para que la economía francesa se
desarrollase con rapidez, según los principios de
la ciencia económica de Leibniz.
Un sistema termodinámico de los que se agotan,
10 a la manera de un reloj al que se le acaba
la cuerda, tendría una forma característica en la
cual la función de P’/(C + V) descendería a 0, para
hundirse luego cada vez más en los valores negativos.
A tal condición se le llama entropía. Por
razones harto evidentes, un proceso en el cual esta
función describe un valor ascendente de ese coeficiente
se considera relativamente negatoentrópico.
Si se trata de un sistema cerrado, en el cual
aumenta el valor de (C + V) gracias a la “reinversión”
de una parte sustancial de P’ en cada
ciclo de producción, entonces la densidad de flujo
energético de V aumentará al mismo tiempo que
aumenta el coeficiente C/V. Una función que describa
un valor ascendente del coeficiente P’I(C +
V), en un sistema cerrado de condiciones como las
descritas, corresponde a un sistema absolutamente
negatoentrépico.
El análisis de dichas funciones termodinámicas
no se puede efectuar por medio de procedimientos
matemáticos fundados en axiomas algebraicos
como los de Descartes, Newton, Cauchy, Maxwell
y compañía. De ello son prenda las notorias anomalías
de la obra de Maxwell, particularmente la
“paradoja campo-partícula” que le es intrínseca.
La “paradoja de la cuerda del reloj” inherente al
sistema de Newton, a la cual hace referencia Leibniz
en este mismo sentido en la controversia Leibniz-
Clarke-Newton, es una falacia del mismo tipo
que la de Maxwell, si bien vista de otra manera.
Marx, en la medida en que conoce algo de matemáticas,
es un principiante del álgebra axiomática.
11
Lyndon H. LaRouche, Jr. 85
Desde tiempos de Leonardo da Vinci y sus estudios
de hidrodinámica y de la perspectiva de los
espejos convexos, los principales naturalistas han
entendido tanto el problema anterior como su solución
básica, eminentemente practicable. Tal
como analizó después Kepler el mismo asunto,
desde el punto de vista de las leyes platónicas de
la armonía, todos los sistemas vivientes se distinguen
por la morfología de sus funciones y la autosimilitud
de su crecimiento, basada en los
intervalos armónicos que resultan de inscribir el
pentágono regular en el círculo. Los sistemas vivientes
poseen el mismo tipo general de función
matemática que los sistemas cerrados de negatoentropía
absoluta. (No debe sorprendernos que
la sociedad humana, un organismo viviente, presente
el mismo rasgo funcional termodinámico.)12
El método de análisis geométrico puesto en marcha
por las primeras investigaciones de Cusa sobre
el principio fundamental de la topología conduce
a los pasos consecutivos en que elaboró su geometría
sintética en el siglo 19 Jacob Steiner, uno
de los maestros de Riemann. Si se contempla retrospectivamente
el progreso de la ciencia desde
tiempos de Platón, desde el punto de vista de Dirichlet,
Steiner, Riemann y los demás académicos
de Gotinga y Berlín en el siglo 19, podemos decir
que los principios de la geometría sintética, tal
como los conocemos hoy, son reflejo de su elaboración
anterior a lo largo de muchos siglos. Si no
es desde este punto de vista, no se puede entender
la obra de Da Vinci, Kepler, Desargues, Fermat,
Pascal, Huyghens, Leibniz, Euler, Monge, Legendre,
Fourier, los Carnot (padre e hijo), Poncelet,
Gauss, Dirichlet, Weierstrass, Riemann y demás.
Aquí radica la solución básica del problema de la
86 Apéndice
termodinámica que nos plantean los rasgos característicos
de los procesos económicos.
En la matemática moderna han coexistido dos
ideas incompatibles de lo que es el método matemático.
La primera, como queda dicho, se fundamenta
en la creencia de que el primer origen
de la matemaática está en contar los números, y
que las operaciones lógicas que se valen de números
y se fundamentan en conceptos primitivos
de mayor y menor, constituyen, implícitamente,
la totalidad de la matemática posible. La idea contraria,
expresada en una proposición del Timeo,
de Platón, es que la matemática se basa exclusivamente
en consideraciones geométricas. Las notas
al margen del manuscrito del “veterano de la
guerra” describen la historia general de este punto
de vista geométrico. La corriente “continental” de
la ciencia, desde Cusa hasta Riemann y los contemporáneos
de éste, se basa por entero en el perfeccionamiento
del punto de vista geométrico, en
un principio ubicado en el Timeo, de Platón.
Una de las principales ventajas de las que he
disfrutado a lo largo de mi vida fue el haber descubierto
que el punto de vista de la física que
ofreció el profesor Riemann en su discurso de iniciación
de cursos de 1854, Sobre las hipótesis en
que descansa la geometría, determina, implícitamente,
la solución al problema de la ciencia económica
tal como la hemos planteado en el sumario
anterior. Al plantear una definición de la negatoentropía
en tanto rasgo característico de los procesos
económicos, pude reconocer en 1952 que
Riemann, implícitamente, había presentado un
método para resolver el problema.
Explicaremos brevemente, de la manera más
rudimentaria posible, los rasgos fundamentales de
ese descubrimiento y de sus consecuencias, a fin
Lyndon H. LaRouche, Jr. 87
de poder decir algo definitivo sobre la incompetencia
matemática de Marx como uno de los rasgos
más notables de El capital.
El estudio que hizo Platón de los cinco sólidos
platónicos expresa el principio más fundamental
de la ciencia natural en su totalidad: la idea de
un universo visible geométricamente limitado. La
capacidad del estudiante de asimilar esa idea de
límite es requisito indispensable para formar un
científico capaz de dar soluciones rigurosas a los
problemas fundamentales de la ciencia; es un concepto
que Marx ignoraba por completo.
El hecho de que las leyes del espacio visible (es
decir, euclidiano) son tales que sólo se pueden
construir en él cinco poliedros regulares diferentes
significa que el espacio visible está limitado por
principios que lo permean por doquier. En otras
palabras, queda implícito que podríamos imaginar
otro espacio diferente, gobernado por principios
geométricos tan rigurosamente eficientes como los
del espacio euclidiano, en el cual se pudiera construir
un número diferente de poliedros regulares.
La diferencia entre el espacio del que disponemos
y otros posibles espacios imaginables constituye
su límite; es el carácter limitado del espacio euclidiano.
Baste simplemente afirmar, sin meternos a toda
la discusión que ello conlleva, que esta noción de
límite prueba implícitamente que el universo que
se presenta como espacio visual a nuestras facultades
perceptivas no es más que un reflejo distorsionado
del universo real. Se sigue de lo anterior
que, para llegar a conocer el universo real, tenemos
que demostrar que el universo visible está
distorsionado de una manera cognoscible; sólo si
es posible demostrarlo será posible “desdistorsionar”
lo que vemos, para arribar a una noción co88
Apéndice
rregida que corresponda al universo sin
distorsiones, el que no vemos. ¿Será esto, por definición,
imposible? Platón sostiene que el problema
es soluble; argumenta que las divisiones
armónicas del círculo, generadas por la inscripción
de polígonos regulares derivados de los sólidos platónicos,
son la clave para entender la distorsión.
La clave son las relaciones armónicas definidas de
este modo entre el círculo y sus divisiones por el
triángulo equilátero, el cuadrado y el pentágono
regular.
Nicolás de Cusa, al reflexionar en el trabajo de
Platón y de Arquímiedes, su seguidor, introdujo
por primera vez el descubrimiento del cual parte
en su totalidad la matemática moderna. El círculo
no es producto de un punto y una línea. El círculo
es la única existencia primitiva del espacio visible.
La línea recta resulta de doblar el círculo sobre sí
mismo. Este descubrimiento de Cusa es la raíz de
lo que se conoce como geometría sintética, y de la
rama de la matemática derivada de ella, creada
en primera instancia por Leibniz, denominada topología.
13 Decimos que la línea y el punto no son
existencias “evidentes por sí mismas”, sino que
son “creadas” por el círculo. Son, pues, existencias
determinadas, no evidentes por sí mismas. La línea
recta y el punto son propiedades generadas
por la existencia del círculo; en otras palabras, son
singularidades geométricas (o matemáticas). El
círculo “crea” la “línea recta” y el “punto”, no lo
contrario, y éste no es el lugar para demostrarlo;
lo que nos interesa ahora es explicarle al lector lo
más importante en relación con el método de Marx.
Apenas en tiempos recientes hemos venido a
descubrir, a medida que se van desenterrando de
las colecciones privadas los códices de Leonardo y
los analiza detenidamente una variedad de estuLyndon
H. LaRouche, Jr. 89
diosos, que muchas de las cosas que los científicos
y académicos creían descubiertas en los siglos 17
y 18, en realidad eran enriquecimiento de conceptos
que Huyghens y compañía sabían había descubierto
Leonardo. En algunos casos (por ejemplo,
ciertos conceptos de la hidrodinámica), descubrimientos
que se creían originarios del siglo 19 y
hasta del 20, Leonardo los había hecho y presentado
en forma rigurosa siglos antes. En Florencia
había mostrado dotes de verdadero genio, pero las
actividades suyas que de veras cambiaron al mundo
tuvieron lugar en Milán, cuando participó, como
discípulo, del trabajo de Cusa y Luca Pacioli. La
mayor parte de los descubrimientos en que se cimenta
la ciencia moderna los efectuaron en ese
período Leonardo y sus colaboradores inmediatos.
14
Pero aún faltaba demostrar de manera concluyente
la hipótesis central que plantea Platón en
el Timeo y exploran luego Leonardo y compañía.
¿Está gobernado el universo en general por principios
armónicos derivados del concepto de los cinco
sólidos platónicos? ¿Pudiera demostrarse empíricamente
lo anterior, a tal grado que resultase
inadmisible cualquier hipótesis opuesta? El asunto
lo decidió de una vez por todas Kepler. Su respuesta
fue esta: “La única conclusión posible es el
juicio de Platón”. Están tan armónicamente determinadas
las órbitas de los planetas que esto
basta para probar de modo concluyente y final que
Platón tenía la razón.15 La demostración kepleriana,
conjuntamente con la obra de Desargues,
Fermat y Pascal, constituye la columna vertebral
de la ciencia moderna.
Para resumir la larga y apasionante historia
orgánica de la ciencia, la obra de Leonhard Euler
y demás en la Academia de Petrogrado, ideada por
90 Apéndice
Leibniz, la de discípulos de Leibniz como Karl
Gauss en la universidad de Gotinga, los logros de
la Ecole Polytechnique entre 1794 y 1815, y la
prolongación de esos esfuerzos en Berlín con el
proyecto de Humboldt, todos culminaron con los
descubrimientos de Bernhard Riemann en Gotinga
y en Italia, efectuados a un excelente grado
de aproximación bajo la influencia de Legendre,
Gauss, Steiner, Dirichlet y el electrodinamicista
Weber. Los puntos de los cuales parte necesariamente
el trabajo más avanzado de nuestros días
en materia de física relativista son el discurso de
apertura de cursos de 1854 de Riemann, ya mencionado;
su obra electrodinámica; su concepto del
“principio de Dirichlet”; su idea de “superficie de
Riemann”, derivada del principio de Dirichlet; su
ensayo de 1859, en el cual muestra cómo generarían
explosiones sónicas los aviones supersónicos
del futuro; y el trabajo que realizó en Italia,
conjuntamente con el profesor Betti.16
Dentro del universo de Riemann, elaborado por
él entre 1854 y 1866 —cuando Marx era ya adulto—
la realidad consta de dos aspectos: el universo visible,
compuesto de partículas en movimiento (la
multiplicidad discreta), y el universo real (multiplicidad
continua), del cual el anterior es un mero
reflejo distorsionado. El ordenamiento armónico
de los reflejos (en la multiplicidad discreta) es tal
que, para poder armar el universo real (la multiplicidad
continua) que reflejan, hace falta expresar
lo reflejado mediante funciones variables
complejas en alguno de cuyos términos se emplean
valores “imaginarios” asociados con la raíz cuadrada
de – 1 .
El modelo geométrico más sencillo de este tipo
de relación se puede contruir sobreponiendo una
espiral a la superficie externa de un cono, valiénLyndon
H. LaRouche, Jr. 91
donos de procedimientos que dependen únicamente
de los principios de la geometría sintética
de Steiner. Si estudiamos la imagen de esta espiral
proyectada sobre la base del cono, tenemos una
imagen de la espiral de Arquímedes, de la cual es
característica la sección áurea, basada en el intervalo
armónico de la quinta (el pentágono). Vista
de lado, si es lo suficientemente cerrado el ángulo
de la cúspide del cono, la espiral cobra la apariencia
de una curva sinoidal hidrodinámica. Si se corta
el cono con un plano que conecte la posición inferior
de un ciclo de rotación de la espiral con la
posición superior de esa misma espiral en su ciclo
siguiente, definimos una elipse y podemos medir
la acción espiral desde el punto de vista de funciones
elípticas armónicas.
Dicha construcción sintético-geométrica sirve
de introducción al significado físico de las funciones
complejas variables. Al sobreponer a una de
estas espirales cónicas las espirales derivadas de
otros conos construidos mediante el mismo método,
mostramos, por referencia a puntos determinados
de intersección de las espirales, que un
ordenamiento verdaderamente “aleatorio” no
existe en el universo sino como ilusión óptica, hecho
éste que refuta fundamental, si bien implícitamente,
la doctrina de la “mano invisible”,
“mágica”, del “libre cambio”, invocada por Adam
Smith en su diatriba contra Franklin y Colbert.
Con esto rebasamos las simples construcciones
cónicas para pasar a conos cuyos lados se curvan
de una manera complicada pero conforme a leyes.
Así disponemos de una idea general del repertorio
de contrucciones mediante las cuales podríamos
crear una geometría imaginaria capaz de representar
el espacio físico nunca visto, del cual el
92 Apéndice
espacio que vemos es un mero reflejo, una proyección.
Nuestro método general, tras apreciar lo que
significan estos ejercicios, es seguir lo que Riemann
identifica como el principio de Lejeune Dirichlet,
sintetizando un modelo geométrico del
hiperespacio gobernado por funciones complejas,
que es el hiperespacio complejo mínimo para dar
cuenta de todas las singularidades que se manifiestan
en el espacio visible como fenómenos objetivos.
De aquí pasamos al siguiente procedimiento. El
número de grados de singularidad de los fenómenos
que se observan en el espacio visible determina
lo que comúnmente se denomina espacio
fase. Las propiedades métricas asociadas al esfuerzo
de medir las relaciones de causa y efecto
entre los diferentes fenómenos nos mueven a aplicar
el teorema de Pitágoras a la figura hipertriangular
del espacio fase que suponemos. Los casos
que nos interesan son aquellos en que el espacio
fase, definido como tal, atraviesa una transformación
cualitativa tal que en el transcurso de completar
la acción que se observa aumenta o
disminuye el número de grados de libertad (las
dimensiones supuestas) del espacio fase. Tales fenómenos
son el tema primario de lo que se denomina
física relativista. En aquellos casos donde
aumentan los grados de libertad, la acción característica
que se observa es negatoentrópica.
Ese corolario del primer planteamiento que Riemann
hizo de su programa general para revolucionar
la física matemática, expresado en su
discurso inaugural de 1854, es la clave de la solución
formal (matemática) del problema decisivo
de la ciencia económica.
En su trabajo de 1859, ya citado, Sobre la proLyndon
H. LaRouche, Jr. 93
pagación en el aire de ondas planas de magnitud
finita, en el cual predijo la propagación de ondas
de choque sónicas generadas por aviones supersónicos,
Riemann recurre al caso más sencillo, en
el cual la trayectoria general de la acción hidrodinámica
se genera sobre una superficie formada
por un cilindro de extensión indefinida (infinita).
Este cilindro se tiene que concebir como un cono
de ínfima apertura en la cúspide. El “frente” de
la onda de choque que se genera cuando en la
misma onda la “cresta” sobrepasa, bajo ciertas condiciones
específicas, el “seno”, forma una singularidad
tal que el espacio fase experimental
adquiere de ahí en adelante un grado adicional de
libertad, de manera que se alteran las propiedades
métricas de ese espacio fase, pero armónicamente.
El hecho de que las “explosiones sónicas” se forman
de esta manera tiene la misma importancia
que la anterior demostración de Kepler de que las
órbitas planetarias están determinadas armónicamente.
Este hecho demuestra, en un nuevo nivel
de estudio del asunto, que nuestro universo está
compuesto del modo que Platón pudo derivar de
sus observaciones del carácter único de la construcción
de los cinco sólidos platónicos.
Para Marx, en cambio, la multiplicidad discreta
de la certidumbre sensorial era, en forma autoevidente,
imagen del universo tal como él suponía
que éste existe. Marx, así como antes Hegel, adopta
la imagen del universo de Rene Descartes, y trata
de disimular las anomalías de la imagen cartesiana
del universo introduciendo arbitrariamente
una noción sofista de contradicción inmanente
(“dialéctica”), como atributo de los objetos de la
certidumbre sensorial. De ahí, pues, que Marx optara
por darle consideración prioritaria a la “forma
celular”.
94 Apéndice
A lo largo de los cursos semestrales que di en
varios lugares entre 1966 y 1973, uno de los elementos
pedagógicos centrales que utilicé para rebatir
esta falsa idea de “célula” fue una idea que
presentaba en las primeras clases, un tema que
denominaba “la taza mundial de café”. Si se le
pide a un ingeniero industrial que recapitule todos
los movimientos de producción mediante los cuales
el café cultivado en cualquier parte del mundo se
embarca, entrega y prepara para el consumo de
un cliente cotidiano de cualquier restaurante,
puede verse claramente la esencia del problema.
Si se calcula el costo de cultivar y transportar el
café, la producción y el embarque de la greca, la
limpieza de la taza y el platillo empleados, el costo
de la cuchara, la leche y el azúcar, teniendo en
cuenta la calidad de los bienes de capital que se
requieren para desempeñar con eficiencia cada una
de estas funciones, inmediatamente se hace evidente
que es intrínsecamente absurdo cualquier
enfoque “celular” del estudio de una economía.
Hasta el más sencillo acto de producción acabada
es una acción histórica mundial. La condición más
primitiva de cualquier elemento de una economía
no es el aspecto más diminuto de ella que pueda
aislarse, sino el más universal.
El costo de producción de cualquier cosa que
pueda fabricarse en el mundo se determina necesariamente
tanto por la calidad productiva de
la fuerza de trabajo en cada fase del proceso de
producción, como por las condiciones de mejoramiento
infraestructural, equipo y materiales de
producción necesarias en ese proceso. Para mejorar
el rendimiento (es decir, la productividad) del
proceso se requiere gastar una cierta cantidad del
total limitado de recursos disponibles para inversión.
La relación primitiva y universal que rige
Lyndon H. LaRouche, Jr. 95
en la economía es la capacidad de hacer esas asignaciones
(el total disponible) y las consecuencias
relativas (el aumento de la productividad) que resultarían
de una asignación diferente de ese total
limitado en el proceso total de producción.
Sería simplemente erróneo sugerir que Marx
difiere por completo de lo que acabamos de escribir
sobre la “taza mundial de café”. El hizo observaciones
similares en su reseña de la tablean economique
del fisiócrata jesuíta Quesnay. En otras
partes, especialmente en su sección sobre Ludwig
Feuerbach en La ideología alemana y también,
aunque menos enfáticamente, en la sección final
del tercer volumen de El capital, Marx define la
libertad como esa capacidad de descubrimiento la
cual, por la práctica del descubrimiento, proporciona
soluciones legítimas (necesarias) al agotamiento
de las condiciones materiales de producción
tal como existen en un momento dado, y lleva así
al hombre por un camino ascendente de perfeccionamiento
de sus capacidades y de elaboración
de nuevas formas de organización social.
Salvo por los varios errores que comete al darle
tan inmerecido reconocimiento al doctor Quesnay,
en este respecto —y hasta este punto— tiene razón.
En el pasado le he reconocido a Marx sus
méritos en este respecto en las aulas escolares, y
defendería sus esfuerzos —en este punto específico^—
aún hoy. Si a Marx se le hubiera presentado
un replanteamiento del problema del desarrollo,
de la tecnología, más o menos como lo hemos indicado,
sin duda lo hubiera adoptado, a condición
de que no le despertara sospechas.
Lo que repudiara Marx sería la solución al problema
planteado. El no sabía de la existencia de
una solución a ese problema, al menos en la forma
en que yo he elaborado lo que se conoce hoy como
98 Apéndice
de Macedonia contra Atenas. Santo Tomás de
Aquino dijo más o menos lo mismo, en efecto, en
un sermón que dio en sus últimos días, en el cual
repudió todo el trabajo anterior de su vida y después
del cual se lo llevaron apresuradamente al
aislamiento, donde murió.
El método deifico se conoce también como sofistería
o como retórica, en referencia a una de las
instituciones del templo de Delfos en Atenas: la
escuela de retórica de Isócrates, educador de Aristóteles
y adversario de Platón. En la primera parte
de su ejercicio, el sofista o retórico se vale de una
parodia del argumento de su adversario. Luego
introduce una “contradicción”, que inventa por
medio de un juego de palabras o de alguna forma
nominalista de “lógica”. Con esa premisa, el sofista
afirma lo contrario de lo que parecía estar parodiando,
y luego lo elabora en una serie de repeticiones
de la “lógica” de su argumento. Este método
deifico es la esencia del sistema de Hegel, y está
patentemente manifiesto en La esencia del cristianismo,
de Feuerbach. En ese libro, Feuerbach
parte de una parodia deifica, muy bien ilustrada,
de la doctrina de la consubstancialidad; luego presenta
la Trinidad Cristiana transformada en Sagrada
Familia; y luego superpone a los nombres
de Cristo, María y José las personalidades de la
variedad romana-toloméica del culto de Isis.18
Este método deifico es lo mismo que el “método
dialéctico” de Marx, como lo han ilustrado, entre
otros, los jesuítas de Tubinga, con una pericia “dialéctica”
no poco explicable. La forma de culto a
Isis que aparece en la masonería, por influencia
de Ashmole, así como las ligas de estos cultos masónicos
con las filas de la orden jesuíta, son la clave
del problema masónico en la fe católica. Es ésta
una abominación pagana, la puta de Babilonia
Lyndon H. LaRouche, Jr. 99
descrita por San Juan, a la cual se contrapone
directamente y por completo el Cristianismo.
El rasgo central de las técnicas modernas de
lavado cerebral —y también las antiguas— es el
hincapié que ponen sus practicantes en la dependencia
del infante respecto a la madre, tanto directamente
como por énfasis en los problemas
sicosexuales irresueltos, infantiles, de la víctima.
Tal es el principio de la “Gran Madre” empleado
por las sectas dionisíacas del pasado, con el propósito
de transformar a los jóvenes de familias
urbanas en asesinos terroristas que se vuelven
contra sus propios padres, tanto hoy como entonces,
en nombre del programa “ambientista” de los
fenicios Cadmo y Hesíodo.
En el período posterior a la Segunda Guerra
Mundial, la creación de sectas irracionales mediante
los métodos de modificación del comportamiento
perfeccionados en Tavistock se ha
entrecruzado con eso que se conoce como el estudio
de la “inteligencia artificial”. Todas estas actividades
están ligadas a las del doctor Kurt Lewin y
la Fundación Josiah Macy, Jr., iniciada por el
finado Gregory Bateson y su ex esposa, la doctora
Margaret Mead. Bateson y Mead eran cómplices
de Bertrand Russell, Robert Hutchins, Aldous
Huxley, Karl Korsch y demás en un proyecto iniciado
en 1938, denominado Unificación de las
Ciencias.19 El propósito de este proyecto de la Sociedad
Fabiana era la realización de una serie de
objetivos anunciados por Russell un poco antes, en
la década de 1920. Russell había fijado tres metas
necesarias para destruir desde dentro la civilización.
La primera, detener todo progreso fundamental
de las ciencias naturales. La segunda, elaborar
sustancias químicas sicotrópicas para alterar la
personalidad, como método barato de manipula-
^ ^ ^ • ^ ^ HM
100 Apéndice
ción de masas. La tercera, destruir el potencial
cognoscitivo de las formas cultas de uso del idioma.
Estos eran los objetivos de Russell y demás en su
campaña por la destrucción de los Estados Unidos
desde dentro. El proyecto MK-Ultra y el fomento
del estudio de la “inteligencia artificial” fueron
rasgos importantes del esfuerzo de posguerra por
poner en práctica el programa de Russell.
Una de las actividades de Russell en este respecto
fue la invención de la lingüística en la Universidad
de Pensilvania, poco antes de la guerra.
Este programa lo venía elaborando, desde principios
de los treintas, a partir de su colaboración
con Rudolf Carnap en Berlín, Karl Korsch, funcionario
de la Sociedad Fabiana y quien había sido
en los veintes importante coordinador del Partido
Comunista Alemán. El profesor Noam Chomsky,
un seguidor anarquista de la línea política de
Korsch, engendrado por una familia comunista y
radicado en el Centro Lewin del Instituto Tecnológico
de Massachusetts (MIT), estudió lingüística
en la Universidad de Pensilvania, y sus estudios
lingüísticos han sido de vital importancia en los
estudios de “inteligencia artificial” realizados en
el Laboratorio de Investigaciones Electrónicas
(RLE) del MIT. La influencia de Minsky en ese
proyecto se originó en un proyecto de estudio del
comportamiento de grupos dedicados a la tarea de
resolver problemas, llevado a cabo en el RLE a
fines de los cuarentas y comienzos de los cincuentas.
En 1947 adquirí ciertos conocimientos en la
materia, y me hice especialista en ella en mi lucha
contra la doctrina Shannon-Wiener de la “teoría
informática”, que me hizo avanzar por la obra Riemann
y de Georg Cantor en mis esfuerzos por elaborar
una refutación cabal de la doctrina Shannon-
Wiener y sus puntos comunes con von Neumann.
Lyndon H. LaRoucke, Jr. 101
Tan interesantes son esas conexiones, y tan pertinentes
a nuestros planteamientos sobre el método
deifico de Marx, que hace falta identificar
aquí las principales.
El proyecto del RLE sobre los grupos de trabajo,
dirigido por el doctor Alex Bavelas, fue financiado
en primera instancia por la Fundación Josiah
Macy, Jr.; luego la financiaron la Fuerza Aérea,
una sucursal del Instituto Tavistock de Londres y
la Corporación RAND de Palo Alto, California. La
Fundación Josiah Macy, Jr. era dirigida entonces
por una camarilla que incluía a Gregory Bateson
y a Margaret Mead. Patrocinó una serie de seminarios
cuyas deliberaciones se publicaron y yo
estudié con gran interés —y hostilidad— en los
cincuentas. Aparte de esos especialistas que común
e inadvertidamente se ven atraídos a actividades
semejantes, la nómina de miembros de esa
fundación y participantes de sus seminarios sigue
siendo hoy parte invaluable del expediente de contrainteligencia
que mantengo sobre la basura detestable
que Russell hizo proliferar en los Estados
Unidos. El trabajo del MIT en materia de “inteligencia
artificial” se inició con los proyectos del
RLE que ya hemos identificado y algunos otros;
desde entonces este trabajo ha proseguido bajo la
orientación del doctor Marvin Minsky. La colaboración
entre Minsky y Chomsky en esta materia
se hizo célebre cuando se le dio el nombre de “Nim
Chimsky” a un chimpancé al que le lavaron el
cerebro en esos experimentos.
La demostración más clara de las características
orgánicas de la “inteligencia artificial” la dan los
estudios del doctor Kenneth Colby. La simulación
minskiana computarizada de la “mente” combina
los principios del cálculo hedonista de Jeremy
Bentham con el plan de Feuerbach de revivir el
102 Apéndice
culto de Isis, identificado ya por el autor del manuscrito.
Resulta de ella la fijación maternal esquizofrénica
derivada del trabajo del doctor R. D.
Laing en la Clínica Tavistock de Londres. La
“mente” de la computadora es sicótica; esquizofrénica
en el sentido clásico.20
Los resultados del trabajo del doctor Colby son
útiles en cuanto dan una idea de los “mecanismos”
que rigen la “programación” de un “asesino solitario”
del estilo del Candidato de Manchuria. Esos
resultados son, así mismo, peligrosos. Dado que
hay toda una red de siquiatras de las “brigadas
de choque de Rees”, dados los escritos que han
poblicado sobre técnicas de “programación” de un
Candidato de Manchuria, y dada la existencia de
vastos registros computarizados de drogadictos,
criminales y otros casos sicopatológicos similares,
cualquier seguidor de Rees que tenga acceso a esa
información puede, hoy día, tomar de esa población
una “muestra” de los casos mejor dispuestos
a la “programación”. La obra de Colby ofrece, de
la manera más obvia, los medios para llevar cuenta
de la modificación del comportamiento de sus víctimas.
El rasgo característico de la “inteligencia artificial”
minskiana es su incapacidad intrínseca de
describir los procesos cognoscitivos de la inteligencia
humana. Este punto lo demuestra el trabajo
de Colby; no hay error alguno en la obra de
Colby a este respecto, salvo el de suponer que el
programa minskiano pueda, en efecto, describir la
inteligencia humana.
No queremos decir con lo anterior que Karl Marx
hubiese sido degradado a la condición de zombie.
Lo que decimos es que el daño intelectual que
sufrió Marx en Berlín es una forma de incapacitación
de la inteligencia suficiente para impedirle
Lyndon H. LaRouche, Jr. 103
el enriquecimiento de ciertas clases de conceptos,
manifiestos en su educación en Tréveris y reflejados
en las obras suyas que ya referimos. Semejante
impedimento es de tal naturaleza
funcional que la menguada mente de Marx no hubiese
podido, de ahí en adelante, engendrar o asimilar
de manera eficaz la médula conceptual de
la geometría que sirvió de fundamento a la física
matemática continental.
El porqué podemos verlo en la inepcia intrínseca
del programa econométrico del profesor John von
Neumann. Como lo ilustra la lastimosa Teoría de
los juegos y conducta económica, obra en la que el
doctor von Neumann procura elaborar el programa
axiomático de su econometría, la utilización
de un sistema de desigualdades lineales dentro
de un juego de suma cero (un modelo de equilibrio
lineal), es un enfoque intrínsecamente absurdo de
la problemática de la economía real. Las economías
capaces de sobrevivir son negatoentrópicas,
y las transformaciones causadas tanto por el advenimiento
de mejores recursos técnicos como por
su ausencia ocurren como transformaciones “alinéales”,
concordantes con la disertación de Riemann
de 1859, sobre la propagación de las ondas
de choque.
La introducción de nuevas técnicas a la sociedad
es obra de la mente humana. Las capacidades creadoras
de la mente ocasionan avances científicos
fundamentales, de los cuales dependen otras innovaciones,
de vitalidad creadora tan sólo un poco
menos intensa, en la realización y aplicación de
esos avances a la producción. La capacidad de una
población —técnicos, trabajadores, administradores,
etc— de asimilar ese progreso, y de ampliar
aún más su aplicación, es fruto, igualmente,.del
cultivo de la capacidad creadora de la mente.
104 Apéndice
Lo que con mayor certeza conocemos acerca de
los procesos de la mente humana no lo sabemos
de la fisiología del cerebro ni de la sicología clínica.
El grado mayor de certeza que podemos tener en
cuanto a la composición necesaria de los procesos
mentales de la gente descansa en el análisis de la
historia y de la prehistoria de nuestra especie,
desde el punto de vista más amplio y más profundo.
En la modalidad de caza y recolección que, según
especulación principalmente de los antropólogos,
fue la condición cultural primigenia de nuestra
especie, el área de superficie terrestre habitable
necesaria para sostener el individuo común sería
de entre 10 y 15 kilómetros cuadrados. Eso significa
que la población total de la Tierra por nuestra
especie nunca hubiera podido exceder en mucho
los diez millones de individuos. Para el siglo 18,
la población posible era ya de entre 500 y mil
millones de individuos.
Se calcula que la población actual del mundo es
del orden de los 4.500 millones de individuos. Con
la aplicación general de la tecnología ya existente
a los campos de la infraestructura, la minería, las
manufacturas, la construcción y los diferentes sectores
agropecuarios, incluyendo la propia agricultura,
la silvicultura, la pesca y demás, nuestra
población potencial en el futuro inmediato es de
varias decenas de miles de millones de individuos,
todos con un nivel de vida comparable al de los
Estados Unidos antes del período de 1971 a 1974.
Esta transformación del potencial de población de
nuestra especie, efectuada mediante el progreso
de la ciencia y de la técnica en general, es el indicio
más seguro de los secretos más íntimos de nuestra
vida mental.
Veamos el asunto desde el punto de partida que
nos da el citado pasaje del Libro del Génesis. Para
Lyndon H. LaRouche, Jr. 105
que la humanidad pueda existir a un nivel cultural
superior al de las bestias salvajes, tiene que haber
progreso tecnológico, el cual no puede realizarse
sino por vía de cambios concientes del comportamiento
de nuestra especie, cambios que aumentan
el flujo energético efectivo per cápita del espaciofase
económico. El individuo humano tiene a su
disposición una mayor proporción de cualquiera
que sea el flujo energético total de nuestro universo,
con lo cual aumenta su poder (dominio) sobre
la naturaleza. Eso significa que la humanidad
ha aumentado la concordancia entre su práctica
conciente y la composición conforme a leyes del
universo en su totalidad.
Las alteraciones del comportamiento que se
efectúan mediante dichas mejoras comprenden la
necesaria perfección de la división cooperativa del
trabajo, y por lo tanto hacen necesario el crecimiento
de la población. Ese crecimiento requiere
acelerar el ritmo de mejoramiento, mientras que
el aumento del número de mentes que encarnan
un potencial creador hace posible, a su vez, tal
aceleración.
Está demostrado que el aspecto creador de la
vida mental, del cual depende por entero este progreso
necesario, es negatoentrópico en tanto se
expresa en las transformaciones que encarnan el
progreso de cierto nivel de conocimiento a otro
superior. El ejercicio de dichas capacidades de
transformación, con el fin de incrementar la densidad
relativa potencial de población de la humanidad,
es la actividad de la mente que coincide
de una manera singular con la capacidad humana
de subsistencia y, a la vez, con el rasgo fundamental
de la composición necesaria de nuestro universo.
Está probado que nuestro universo está
ordenado como un todo negatoentrópico, tal como
106 Apéndice
lo argüía Leibniz en refutación de Newton y Descartes;
y las pautas que sentó Riemann para la
física matemática, descritas antes, son, mínimamente,
congruentes con tal ordenamiento armónico
negatoentrópico.
Para hacer que una máquina imite las actividades
que corresponden a esa actividad mental,
las características del funcionamiento de la máquina
(la programación de una computadora, por
ejemplo) deben ser negatoentrópicas. La doctrina
de Marx de la economía política capitalista, en
cambio, es lineal en todos los sentidos, al igual
que esas parodias del sicótico que son los programas
de Chomsky y Minsky, o el programa econométrico
de von Neumann.
Vamos a resumir la situación de Marx con respecto
a los argumentos que hemos presentado hasta
ahora, y luego pasaremos a la conclusión de esta
crítica.
Marx nunca corrigió lo que él mismo reconoció
que era una omisión importante: la ausencia de
los efectos del progreso tecnológico en su formulación
de expresiones representativas de la reproducción
ampliada. Aunque reconoce que en ciertas
circunstancias el progreso tecnológico le es beneficioso
al capitalismo —que le da “un nuevo plazo
de existencia”— acepta las condiciones de estancamiento
reportadas por Babbage y socios en el
caso de Gran Bretaña en el siglo 19 como demostración
de la proclividad intrínseca del capitalismo
a aborrecer el progreso tecnológico hasta el momento
en que se ve forzado a valerse de él en
defensa contra la competencia, etc., etc. El rasgo
de los procesos monetarios del sistema británico,
que Marx considera, con razón, adverso al progreso
tecnológico, es para él una característica necesaria
de la forma más perfecta de capitalismo (para él),
Lyndon H. LaRouche, Jr. 107
el de David Ricardo. A pesar de la importancia
que concede a la fuerza laboral y sus referencias
explícitas e implícitas al principio libertad-necesidad,
y a pesar de su énfasis en esos mismos puntos
en su apreciación del desarrollo de las fuerzas
productivas, Marx nunca permite que sus procedimientos
contables escapen de los confines de un
molde lineal del cual queda axiomáticamente excluido
el progreso tecnológico continuo.
Con la suficiente diligencia, le sería posible a
un defensor de Marx salir con una larga lista de
citas de sus escritos que parecieran contradecir la
caracterización anterior. Yo he estudiado casi la
totalidad de los escritos de Marx que se hayan
publicado, y conozco bien esas citas citables. El
defensor de Marx no estaría demostrando nada
distinto de lo que aquí ya hemos informado. Marx
era conocedor del progreso tecnológico, y discutió
de una manera descriptiva varios de entre sus
efectos, pero nunca permitió que ese conocimiento
interfiriera con el arte de la contabilidad que práctica
en El capital; nunca permitió que sus reflexiones
sobre la tecnología, interesantes pero
limitadas, lo llevaran a una situación en la que
sus propios argumentos le negaran al sistema británico
la superioridad que él le atribuye frente al
Sistema Americano.
El alma perdida de Marx
Lo que excluye Marx de la naturaleza humana,
exclusión inherente a su incompetencia en el método
científico, es el alma humana. Empleamos el
término alma en el sentido más riguroso, como la
cualidad eficiente y manifiesta de la naturaleza
humana que distingue absolutamente al hombre
de las bestias; el aspecto divino de la naturaleza
108 Apéndice
humana que anhela la reconciliación con el Logos,
y a través del Logos, que a veces se traduce del
griego como “Espíritu Santo”, reconciliarse con el
Ser de ese Compositor del universo que es de la
misma naturaleza (consustancial) del Logos, el cual
encarna su voluntad eficiente con respecto del ordenamiento
de todo lo particular. El alma anhela,
en la teología cristiana, conseguir esa consustancialidad
con el Compositor y con el Logos de Cristo,
un Cristo de quien procede el Logos así como procede
del Compositor. El alma anhela, implícitamente
en el judaismo de Filón, así como también
en el cristianismo, lograr por sí misma la imitación
de Cristo.
Esta no es una introducción arbitraria de la teología.
Es el punto central para Marx, al menos a
partir de que se hizo seguidor de Feuerbach en
Berlín. Los ataques blasfemos de Feuerbach al
cristianismo (e implícitamente al judaismo de Filón),
en servicio del culto de Isis, son la clave de
todos los aspectos problemáticos de la vida adulta
de Marx, incluyendo su hostilidad hacia el método
científico.
La mención de este tema puede ser motivo de
incomodidad para algunos lectores, no sólo para
los ateos o gnósticos declarados, sino también para
los cristianos que han entendido erróneamente su
“experiencia religiosa” como una cierta “revelación
personal”, opuesta a la experiencia de descubrir
algo. Ni pretendo imponerle límites
arbitrarios a las capacidades desconocidas del
Compositor de este universo ni tampoco me parece
ésta la mejor ocasión para examinar los argumentos
de Blaise Pascal sobre los milagros.
Dicho lo anterior, es un gran error, nacido del
engreimiento o de la mera ignorancia del asunto,
afirmar que haya habido para cualquiera de los
Lyndon H. LaRouche, Jr. 109
más grandes científicos continentales línea divisoria
alguna entre la teología cristiana y la ciencia,
como tampoco la hubo para cualquiera de los
admiradores del trabajo de Filón, que como teólogos
venían de la misma tradición de San Juan
y San Pablo. Las más profundas raíces de esa teología
y ciencia son una y la misma: la ciencia es
el principio encarnado en el Logos, que se pone de
manifiesto al hombre al descubrir éste la composición
necesaria (conforme a leyes) del universo.
La esencia de la experiencia religiosa cristiana,
salvo cuando las iglesias se han visto invadidas
por cultos paganos con la consiguiente confusión
al respecto, es la misma del descubrimiento científico,
en el sentido más profundo y apasionado del
descubrimiento creativo.
El cardenal Nicolás de Cusa estableció sobre
estas bases de conocimiento el trabajo ecuménico
del Papado. La ley natural, tanto en el arte de
gobernar como en la investigación científica, no
es más que la ley de Dios, puesto que la verdad
de esa ley pueden descubrirla con la misma certeza
práctica gentes de cualquier cultura y en cualquier
Jugar. Así es que la separación de la Iglesia y el
Estado, adoptada por los fundadores de nuestra
república, no es una concesión al ateísmo; es una
afirmación ecuménica de la universalidad de la
ley de Dios, en tanto ley natural, para todas las
naciones y pueblos; idea de ley que se opone directamente
a la amoralidad del derecho consuetudinario
británico. Así entendió y argumentó
Leibniz la relación entre la ciencia y la teología,
igual que lo hizo con anterioridad Cusa.21
Desde este punto de vista, hay dos proposiciones
subordinadas, interdependientes, que encajan en
el estudio de las tendencias anticientíficas de Marx.
La más inmediata y primitiva, que corresponde
110 Apéndice
de la manera más directa a la experiencia religiosa
cristiana del individuo, por ejemplo, es la naturaleza
cognoscible del alma individual: el conflicto
entre lo divino (el alma) y lo bestial (el irracionalismo
hedonista) en uno mismo. La clave de los
motivos de Marx, a partir de su lavado cerebral
en Berlín por influencia de Hegel, Savigny y
Feuerbach, es su negación de su propia alma, no
sólo en virtud de su ateísmo declarado, sino en un
sentido más profundo y fundamental. La segunda
proposición subordinada es la composición ordenada
del universo, tal como se le manifestará, en
cierta forma, a cualquier alma conciente que se
haga la pregunta, y en una forma opuesta a los
empiristas británicos y los demás que niegan la
supremacía de la existencia eficientemente manifiesta
del alma.
No hay motivo para suponer que la existencia
del alma esté confinada a la imaginación. Se manifiesta
como diferencia eficiente entre hombre y
bestia; más directamente, en este sentido, como la
facultad creadora que produce el progreso de la
ciencia del cual depende la existencia eficiente de
la sociedad. El siguiente diálogo ilustra las posibles
causas de confusión en la materia.
—¿Tiene alma el hombre?
—Yo creo que yo tengo alma, y que otros la
tienen también.
—¿De dónde sacas esa creencia?
—Todos los hombres buenos la comparten, como
nos lo enseña la Biblia.
—¿Podrías demostrarle a un pagano que rechaza
la Biblia que tú personalmente tienes alma?
—La existencia de mi alma yo la siento. Sé que
está ahí.
LyndonH. LaRouche, Jr. 111
—¿Puedes demostrarlo por algún medio que no
sea ese sentimiento de experiencia personal?
Esa es la esencia del problema; dado que hemos
indicado las bases generales mediante las cuales
se comprueba empíricamente hasta la certeza la
existencia del alma, no necesitamos entrar en más
detalles del diálogo. Volvamos al desenvolvimiento
del punto previo de nuestro tema.
La existencia del alma la demuestra su activididad
característica, que tiene una existencia separada,
demostrable, de la que caracteriza a las
bestias. La base de la experiencia religiosa cristiana
—así se hayan planteado o no el tema ciertos
cristianos— es el cambio del sentido que uno tiene
de su propia identidad y de su interés propio más
fundamental, de rechazar la bestia interna y satisfacer
las inclinaciones que se relacionan con el
trabajo del alma. El cristiano abandona su ser infantil,
con su irracionalismo hedonista, y encadena
los residuos de ese ser infantil, como si fuera una
bestia peligrosa, para subordinar sus aptitudes
bestiales al servicio del trabajo del alma.
Las sectas fenicias han reconocido este aspecto
central de la experiencia religiosa cristiana, a tal
punto que el gnosticismo invade las iglesias, mediante
un truco deifico de sofistería, con el propósito
de capturar la pasión religiosa,
transformando la imagen de Cristo en la del desmembrado
Horus del culto tolemaico de Isis, o algo
equivalente. En los casos más extremos se seduce
a cristianos declarados al culto de Lucifer (Apolo),
como hicieron los dirigentes de los teósofos y los
antropósofos. El truco se intentó la primera vez
como una invasión del cristianismo por un mago
fenicio conocido como Simón el Mago, contra cuyo
dogma gnóstico (hermético) luchó San Pedro en
Roma. El emperador Constantino, al reconocer al
112 Apéndice
cristianismo como religión de Estado del panteón
imperial romano, designó obispo a un sacerdote
pagano, Arrio, e inició esa forma de gnosticismo
que reaparece de cuando en cuando como cristologia,
el arrianismo. Los dogmas monofisitas del
Rito Escocés son productos similares del mismo
tipo de corrupción. La aparición de doctrinas monofisitas
en el islam, como en los casos de al-Ashari,
al-Ghazali y el ayatola Jomeini, es resultado
de la extensión directa de los dogmas monofisitas
a las creencias de las diferentes facciones islámicas
que han estado bajo la dirección de facciones
monofisitas de la jerarquía del rito oriental bizantino.
Sí se pervierte la imagen de Cristo hasta
convertirla en un disfraz de Horus, se rechaza el
principio de la consustancialidad, es decir, el Filioque.
Si el Logos no procede tanto de Cristo como
del Compositor, lo que se cultiva es algo distinto
del alma. Sólo en tanto el Logos fluya de Cristo y
del Compositor —en tanto la cualidad y la actividad
del alma respondan a la imagen de Cristo—
puede la experiencia religiosa y la dedicación del
cristiano convertirse en imitación de Cristo en ese
sentido: el Logos debe obrar a través del alma del
cristiano, tal como fluye de Cristo en consustancialidad
con el Compositor. Destruido eso, el cristianismo
se convierte en algo distinto; algo que no
es cristianismo. En cuanto a los principios teológicos,
en este punto central no hay diferencia entre
Filón y el cristianismo.
El efecto que tuvo en Marx La esencia del Cristianismo,
de Feuerbach, fue precisamente semejante
perversión.
La actividad del alma incide en el asunto de la
ciencia económica (referencia a la cual limitamos
hasta aquí nuestra investigación), en la forma de
lo que identificamos antes como trabajo neto, neLyndon
H. LaRouche, Jr. 113
gatoentropía. La actividad del alma se expresa en
este beneficio, transmitido en potencia a la sociedad
en su conjunto, y la posteridad. Esta actividad
se centra en el desarrollo de las facultades creadoras
de la mente, y en el ejercicio de esas facultades.
El beneficio se manifiesta en particular como
beneficios materiales para las generaciones presentes
y futuras, tanto como producción material
lograda por dichas medios, o como conocimiento
que le permite a otros comunicar dichas beneficios,
que de otra forma no podrían comunicarse. Dichos
beneficios materiales no son más que predicados
de la acción del alma sobre la economía. El gran
trabajo del alma es transmitir a las almas presentes
y futuras un incremento del potencial para
realizar el trabajo del alma, así como hemos recibido
nosotros ese incremento de nuestras propias
capacidades del trabajo de las almas de incontables
generaciones que nos precedieron. Así que el
verdadero trabajo del alma, en su aspecto más
profundo, se convierte en un trabajo de amor, un
afecto que nos une, en un esfuerzo compartido, con
las almas del pasado, del presente y del futuro,
con lo divino de las generaciones pasadas, presentes
y futuras de nuestra especie.
Los beneficios materiales de este proceso son
indispensables para la existencia de nuestra especie,
y para elevar el nivel de cultura material
en tal forma que se reduzca nuestra dependencia
de las facultades bestiales para realizar trabajo,
en favor de un cambio hacia el dominio de la naturaleza
por medio de nuestras mentes, por medio
de las facultades creadoras, de la capacidad de
descubrimiento que es la actividad del alma. El
trabajo, dirigido a su propia transformación, es la
mediación indispensable del trabajo del alma, si
bien no es más que eso: una mediación.
114 Apéndice
Este trabajo ilimitado, trabajo del alma que pasa
amorosamente de generación en generación, constituye
nuestro verdadero interés propio, como personas
individuales. El interés de nuestra especie
como un todo, y nuestro propio interés inmediato
como miembros individuales de esa especie, son
directamente una y la misma cosa. Ese es el interés
propio de cualquiera de esos filósofos que
debieran ser “reyes” de sus repúblicas. Ese es el
interés propio que, expresado en la práctica de la
sociedad y de sus miembros individuales, es la
sustancia de la ley natural y, en la forma que
hemos indicado, reflejo de la ley de Dios.
Precisamente en este punto es donde tropieza
Marx, descendiendo del punto de vista que él mismo
reflejó en un ensayo de matriculación escrito bajo
la dirección de Johann Wyttenbach en 1835, en
Tréveris. Entre los glosadores de Marx están de
moda muchas “líneas divisorias” entre lo que llaman
el “Marx joven” y el “Marx maduro”. La única
división de importancia es la separación que se
efectuó bajo la influencia de Hegel, Savigny y
Feuerbach, pero especialmente de Feuerbach, en
Berlín.
Y finalmente, la segunda subproposición: la
única variedad de doctrina anticristiana que ha
aparecido so capa de ser racional es la de Aristóteles.
La falacia de Aristóteles, refutada entre
otros por Filón, es que en su exposición de la composición
del universo plantea esa doctrina de la
Creación que se conoce hoy en día como doctrina
de la “explosión promigenia”. Aristóteles argumenta
que el creador creó un universo que contiene
al mismo tiempo una reserva fija de materia
y leyes inmutables, de manera que desde ese instante
el Creador es a la vez omnisciente e impotente.
Esa es la base de la doctrina calvinista de
Lyndon H. LaRouche, Jr. 115
la predestinación, derivada de la obra del culto de
Apolo (Lucifer). Esa doctrina es inmediata y obviamente
vulnerable no sólo por su supuesto implícito,
precursor de Nietzche, de que Dios está
muerto, en todo sentido y efecto práctico. También
es vulnerable en las formas más trabajadas del
sistema de Aristóteles, verdadero modelo de los
sistemas de Rene Descartes y G. W. F. Hegel, entre
otros. El carácter sofista de los esfuerzos de Aristóteles
por elaborar un sistema es inherente a su
propia lógica, como ella misma concluyentemente
lo demuestra.
El silogismo aristotélico se basa en el llamado
término medio, forma que ha llevado de la manera
más consecuente a que los positivistas modernos
creasen formas algebraicas radicales de “lógica
matemática” conforme al esquema popularizado
por el perverso Bertrand Russell. La construcción
del silogismo excluye la noción de causalidad como
la conocemos, por ejemplo, en la física experimental.
Es esencial para entender a Hegel, Savigny,
Feuerbach y Marx un historial resumido de Aristóteles
y su influencia, ya que las “dialécticas”
hegeliana y marxista, en particular, son derivaciones
del adversario de Platón, de la sofistería
que adoptó Aristóteles como “dialéctica”.
Aristóteles aparece en la historia como alumno
de la escuela de retórica de Isócrates, en Atenas;
más adelante pasa a la Academia de Platón en
calidad de espía. Más tarde, tras la muerte de
Platón, tuvo que huir de Atenas, cuando se descubrió
que era espía del rey Filipo de Macedonia
(también Demóstenes, otro socio de la escuela de
retórica, era un agente provocador, a sueldo de
Filipo). Este y el período final de su carrera fueron
dirigidas desde el Templo de Apolo en Delfos, cerca
116 Apéndice
de la colonia fenicia de Tebas. El culto de Apolo
fue un culto fenicio, en el sentido más estricto de
la palabra, idéntico a la figura de Horus en el culto
de Isis de los períodos toloméico y romano. El culto
de Apolo era multiforme: era un centro de operaciones
secretas de inteligencia, un culto como
tal, y el principal usurero de la época en la región
del Mediterráneo. A través del templo de Delfos
en Roma, el culto de Apolo manejó a la república
romana como instrumento político suyo. Los peripatéticos
—el nombre que mejor refleja sus extensísimas
actividades provocadoras y usureras—
fueron los agentes, operativos de inteligencia y
cobradores de la deuda que se le debía a Delfos.
Aristóteles fue cómplice del rey Filipo de Macedonia
en la conspiración para conquistar Grecia,
como parte de un plan más amplio, frustrado después
por Alejandro Magno, de crear una División
Occidental del Imperio Persa, que se extendiese
por todo el Mediterráneo, hasta la ribera occidental
del Eufrates. Aristóteles fue en todos los sentidos
enemigo acérrimo de Platón y de los proyectos
de la Academia de Atenas.
El secreto del carácter político de Aristóteles,
tal como lo atestigua lo que queda de sus propios
escritos, está expuesto en detalle en la edición completa
de su Política, el libro de recetas de donde
los jesuítas, el rito escocés y los banqueros calvinistas
sacaron todas las fechorías que perpetraron
contra Francia, desde Montesquieu y Voltaire
hasta el Terror Jacobino y todo lo demás.
Cuando se les acusó de haber participado en el
asesinato de Alejandro Magno, Aristóteles y su
camarilla de peripatéticos huyeron a Egipto a buscar
la protección de Tolomeo. Allí esta camarilla
y sus sucesores fraguaron la versión toloméica del
culto de Isis, crearon la versión laica de esa docLyndon
H. LaRouche,Jr. 117
trina, que se conoció en Roma como estoicismo, y
tuvieron que ver con muchas otras empresas de
igual espíritu ennoblecedor. Con el tiempo se fueron
acomodando en los resquicios de la burocracia
toloméica.
El plan que tenían preparado los fenicios para
la división occidental del Imperio Persa, junto con
un código de derecho romano basado en la perversa
Etica a Nicómaco de Aristóteles, se vino a realizar
bajo la dirección de los sacerdotes toloméicos de
Isis, quienes crearon el Imperio Romano, bajo el
mando titular de César Augusto y los descendientes
de ese caballero, hombres todos del más noble
espíritu.
La influencia de Aristóteles se extendió por toda
la cristiandad europea relativamente tarde, transmitida
a Occidente por la colonia bizantina de Venecia,
por los usureros de Roma, y a través de la
sarta de cultos orientales que arrastraron a Europa
occidental las órdenes militares de las Cruzadas,
principalmente los Templarios y los
Hospitalarios. Los gnósticos de Bizancio lograron
la penetración original de las iglesias cristianas,
donde ha rugido estrepitosamente hasta la fecha
la batalla entre cristianismo y gnosticismo, siendo
Aristóteles el foco que aglutina a las más importantes
facciones gnósticas de la jerarquía del Rito
Escocés. Fue la misma facción gnóstica del Rito
Escocés la que sembró en Rusia el culto fenicio de
“tierra y sangre” de la “gran madre” Rusa, y produjo
dichas secreciones del aspecto bestial del
hombre como las sectas rusas de “viejos creyentes”,
los Raskolniki.22
Aunque la división formal entre las iglesias occidental
y oriental concluyó más tarde, con motivo
del argumento de San Agustín del Filioque, desde
tiempos de Carlomagno, las más de las guerras
118 Apéndice
que se libraron en Europa occidental, incluida la
invasión de los paganos arríanos normandos y otros
bárbaros, fueron organizadas por la facción aristotélica
de Bizancio en contra de la doctrina del
Filioque, y del tipo de sociedad que esta doctrina
implica. Aristóteles no llegó a convertirse en una
fuerza faccional tan importante como para que la
cristiandad de Occidente tuviera que vérselas con
ella, sino hasta el período de Alberto Magno, aproximadamente.
Entre 1233 y 1268 D.C. creció la influencia de
Aristóteles en la vida intelectual de Occidente,
dondequiera como expresión de la influencia de la
facción lombarda que tenía su asiento en Venecia
y Genova. Su auge tenía que ver con la guerra que
libraban los aristotélicos feudales por conseguir
que se adoptara la ley imperial romana y se creara
una confederación feudal. Esa utopía feudal se basaba
principalmente en los intereses rentistas que
se obtenían de la renta de la tierra y de la usura,
de un cierto parecido a las actuales propuestas de
formar una “sociedad postindustrial” federal mundial.
Ahí tenemos pintados, entre otros notables
ejemplos, a Hegel, Savigny y Feuerbach.
Los principales blancos del odio de estos aristotélicos
han sido la noción de ley natural del cardenal
Nicolás de Cusa, y la forma de Estado
nacional soberano que estableció, en conformidad
con esa ley natural, el rey Luis XI de Francia. En
asuntos de política económica, Aristóteles ha sido
el punto de partida de todos los escritores de la
facción feudal, incluyendo, en ese sentido, a Marx.
La lógica aristotélica de El capital
Hasta ahora hemos trazado la influencia de Aristóteles
hasta Berlín, cuando el lavado cerebral de
Lyndon H. LaRouche, Jr. 119
Karl Marx. Esto nos trae al argumento final de
nuestra proposición: ¿Cómo impide directamente
la lógica aristotélica que Marx se haga economista,
y deje de ser un confuso contador?
El origen de la lógica aristotélica es, en todos
sus aspectos esenciales, muy antiguo. La conocemos
como algo que practicaron unos sacerdotes de
las sectas fenicias conocidos como móbedas, quienes
la introdujeron entre los judíos de la diáspora
en forma de cabalismo. En esta última forma apareció
en las universidades de Oxford y Cambridge
a fines del siglo 16, por muy tarde. En Gran Bretaña
se asoció con la curiosa doctrina de que los
anglosajones son las “tribus perdidas de Israel”;
si tal es el caso, bien librado habrase visto de ellas
cualquier judío que se respete. A este culto en
particular era al que dedicada la mayor parte de
su trabajo de laboratorio Isaac Newton (cuando no
estaba plagiando a Hooke y a otros autores en sus
libros). En el período de la Restauración Estuardo
el cabalismo se había extendido a tal punto en esa
corte que el registro público de uno de los más
notables gabinetes del rey estaba escrito en tal
orden que los nombres de los ministros formasen
la palabra cabal. El jesuíta William Petty, abuelo
del dueño de Adam Smith, Lord Shelburne, creó
la Sociedad Real (baconiana) de John Locke e Isaac
Newton sobre dichas bases oscurantistas. De entre
los principales directores de la Sociedad Real salió
un grupo masónico, a partir del cual formaron el
Rito Escocés de la Francmasonería Elias Ashmole
y Christopher Wren, miembros ambos de la Sociedad
Real, basándose en la doctrina hermética
de aquél enemigo de Johannes Kepler, Robert
Fludd. Esa fue la versión británica del culto de
Isis, cuyos orígenes se remontan a Fenicia.23
120 Apéndice
La raíz de la doctrina —tanto el cabalismo en
sí como la lógica aristotélica— es la insistencia en
que el conocimiento empírico es la descripción de
los hechos mediante la contabilidad de las cosas.
Se supone, según ese procedimiento, que las cosas
contadas tienen existencia de suyo evidente, que
son individualidades distintas y evidentes por sí
mismas. Se comparan las cosas según la similitud
o diferencia de las cualidades que se les atribuyen.
El conocimiento de los hechos se basa en que las
cosas que se cuentan como partes de una colección
hagan juego con los miembros contables de un
conjunto común de números enteros. Se presume
que la matemática misma no es más que el resultado
de operaciones aritméticas que se realizan
mecánicamente con estos enteros.
El argumento en el que se apoya esta práctica
es el argumento de la “explosión primigenia”: un
Dios que deviene impotente por este tremendo acto
de crear todas las cosas del universo al mismo
tiempo, darle a cada cosa sus cualidades permanentes,
y poner todo en movimiento bajo el gobierno
de un número fijo de leyes inmutables. Los
cabalistas radicales modificaron ligeramente lo
anterior con la idea que Dios creó principalmente
los números contables y una colección de cualidades,
disponibles para que los magos cabalistas,
con las debidas operaciones matemáticas, puedan
valerse de ellas para crear, destruir y gobernar
las cosas. Las variaciones que tienen como premisa
supuestos semejantes son quizá numerosas, pero
el punto esencial ya está claro.
El punto de vista opuesto, el de Platón y sus
seguidores de la ciencia moderna, es que “Dios no
es un mero contador omnisciente pero impotente.
Es un geómetra, y ha implantado en el universo
una causalidad perpetua, de una forma que se reLyndon
H. LaRouche, Jr. 121
neja en la naturaleza de aquellos procesos que
describimos mediante las funciones variables complejas”.
El universo visible es un reflejo distorsionado,
pero conforma a leyes, del universo real, y en ningún
otro sentido es el universo mismo. Aunque
sólo pueda verse el reflejo del universo, tenemos
Í la capacidad de descubrir en ese reflejo las cualidades
métricas internas del espacio físico, que
definen el orden necesario de la distorisión. De ahí
puede inferirse el universo real (el dominio continuo)
que se nos proyecta como reflejo distorsionado.
Cualquier hipótesis construida en relación
con el universo real puede probarse mediante observaciones
experimentales basadas en la observación
del dominio visible (la multiplicidad
discreta). La clave de todo descansa en el conocimiento
de las condiciones limítrofes que le impone
al espacio visible, como está demostrado, el carácter
único de los cinco solidos platónicos.
Ya que esa limitación sólo se puede conocer mediante
la geometría, ningún otro método que el
más puramente geométrico deberá utilizarse en
la investigación de las interrogantes que se nos
presentan. Creamos una geometría sintética, que
descarta todas los supuestos axiomáticos de los
Elementos de Euclides, y cuya existencia parte de
un axioma único: que la rotación que produce la
curva cerrada es la única existencia geométrica
que existe axiomáticamente en el espacio visible,
y que el círculo, definido como la curva cerrada
que abarca la mayor área relativa en el espacio,
es la forma primitiva de esa existencia.
El círculo doblado sobre sí mismo define la línea
recta; en nuestro trabajo no hay más que esa definición
de línea recta. Si se dobla sobre sí mismo
ese semicírculo queda definido un punto; no hay
vm^^mm
122 Apéndice
ninguna otra definición de punto en nuestro trabajo.
Esa línea recta y ese punto son las singularidades
del círculo. Comenzando exclusivamente
con el círculo y sus singularidades, la posibilidad
de la existencia de cualquier forma en el espacio
visible debe demostrarse mediante la elaboración
de construcciones que partan de esos principios
elementales. Todas las formas construidas en el
espacio se entienden como tal derivación, y por su
relación con los círculos y esferas en que se inscriben
o que circunscriben.
Mediante este procedimiento, los enteros contables
se convierten en medios para contar las
singularidades generadas por alguna construcción
geométrica que rigurosamente satisfaga el programa
de la geometría sintética. No existen objetos
evidentes por sí mismos; sólo objetos que
corresponden a las singularidades de construcciones
geométricas. Basado en dicha comprensión de
la naturaleza de las series de enteros, en tanto
corresponden a formas geométricas, Leibniz combinó
la geometría de Kepler con la obra de Pascal,
entre otros, sobre la determinación geométrica de
los números, para elaborar el cálculo diferencial
entre su llegada a París, en 1672, y el momento
en que entregó el manuscrito a un impresor parisino
poco antes de irse de allí en 1676. (Unos
once años más tarde, Isaac Newton publicó un mal
plagiado cálculo diferencial basado en el conocimiento
que tenía la Sociedad Real de la obra de
Leibniz de 1676. Es decir, la Sociedad Real trató
de fabricar una imitación del cálculo de Leibniz,
mas, no queriendo darle el debido crédito a Kepler,
Pascal y demás, trató de fundar su plagio en premisas
diferentes a las que verdaderamente habían
originado el cálculo).24
La acción viene a definirse en el universo como
Lyndon H. LaRouche, Jr. 123
la generación en ese universo de singularidades
adicionales mediante una acción basada en la rotación
que genera y perpetúa la existencia del círculo.
El ejemplo más sencillo de lo anterior resulta
de construir una espiral logarítmica autosimilar
en la superficie pendiente de un cono, usando, para
lograrlo, únicamente los métodos de la geometría
sintética. El movimiento que describe la generación
de esta espiral, desde el ápice del cono hacia
afuera, o en dirección inversa, es la forma más
primitiva de variable compleja, adecuada para generar
proyectivamente sobre la base del cono una
espiral arquimediana. Los números primitivos que
se usan en la matemática de la física son números
trascendentales generados mediante variables
complejas, salvo para contar singularidades geométricas
generadas por enteros contables.
La principal acción que se mide con la ayuda de
este método es el tipo de cambio cualitativo de las
cualidades métricas del espacio visible que asociamos
con una función continua, situada en relación
con la multiplicidad continua, la cual,
onto lógicamente, es el dominio de las funciones
físicas correspondientes a funciones variables
complejas. Dichos cambios son análogos, e incluyen
el caso del trabajo neto representado por la
función negatoentrópica de una variable del tipo
que definimos con respecto a la razón P’/(C + V).
En el caso de la ciencia económica, esta acción,
el trabajo neto realizado por el trabajo total de la
sociedad, el incremento de las capacidades productivas
del trabajo como un todo en esa sociedad,
refleja directamente el trabajo creativo de las almas
de las personas de esa sociedad. Esta actividad,
y el concepto de física matemática que conlleva
su representación, coincide con el interés propio
del alma en su actividad conciente característica
124 Apéndice
La cosmovisión aritmética mecanística, que excluye
de lo sustancial el concepto de causa, es la
visión de objetos correspondiente al interér propio
del hombre-bestia, al aspecto hedonista, irracional,
del ser infantil.
Este es, en la física, el mismo punto que sostuvieron
B. Pascal y Leibniz contra Rene Descartes,
y luego Leibniz contra Newton. Cualquier
sistema físico-matemático que parta de la idea de
que la aritmética es la piedra angular de la matemática,
y acepte el concepto cartesiano de objetos
evidentes por sí mismos en un espacio vacío, describirá
necesariamente al universo como algo entrópico,
como lo hizo Newton: como un reloj al que
se le acaba la cuerda. La falla estriba, no en el
universo, sino en la errónea percepción aristotélica,
o jesuítica neoaristotélica, del universo.
Cuando se le ha presentado la solución a esta paradoja
a hombres de considerable capacidad intelectual,
y ellos dedican en cambio sus vidas, de
ahí en adelante, a denigrar esta solución, de la
conducta de esos individuos debemos reconocer que
se les ha privado del alma.
Así que Carlos Marx queda contador; una importante
excentricidad en la historia de la creación
de una forma de contabilidad del ingreso nacional
derivada del sistema feudal británico con que se
quiso arruinar el desarrollo capitalista.
Notas
El capital de Marx desde 1869
Las notas originales del autor del manuscrito solamente
se han revisado en un sentido formal. Se designan en adelante
con el término A U; las notas añadidas por la redacción
se designan RE.
1. Karl Marx, Das Kapital, Kritik der Politischen Ókonomie,
vol. 1, Hamburgo, 1867. (AU)
2. El papel de Lord Palmerston y de los banqueros suizos
en la dirección de la “Joven Europa” de Mazzini era ya de
conocimiento público antes de 1848. Las revelaciones que
hizo Heinrich Heine sobre Ludwig Borne son un caso notorio
de ello. Karl Marx se negó a aceptar las pruebas que le
ofrecía la más alta autoridad que hubiese podido reconocer
en aquél tiempo.
David Urquhart, del servicio secreto británico, era jefe
de una “sección” en la Biblioteca Británica (o Museo), desde
donde vigilaba todos los aspectos de las operaciones de Mazzini
que pudiesen ser de interés para Gran Bretaña. Las
varias referencias a Urquhart en los escritos de Karl Marx
bastan para demostrar que Marx debió halaer sospechado
que Urquhart lo “manipulaba”. (RE)
3. Las colaboraciones de Marx aparecieron en el Tribune
entre 1851 y 1862. (RE)
4. El partido político de los franciscanos se conocía como
los Cordelier. (AU) La información del autor sobre el convento
dominico es correcta e importante, como lo demuestran
por otra parte los nombres de curas y frailes de diferentes
órdenes que figuraban entre los dirigentes de la revolución
francesa. (RE)
5. Los Mallet entraron a Gran Bretaña con Mallet du
Pan. La familia de Neuflize tiene también importantes ra-
125
126 Notas
mificaciones en Gran Bretaña. De 1770, aproximadamente,
hasta nuestros días, estas dos familias de banqueros calvinistas
suizos han estado vinculadas a una tercera, los
Schlumberger. Los parientes políticos del traidor estadounidense
Aaron Burr descendían del eslabón británico de la
familia Mallet. (RE)
6. La aguda división de la francmasonería que se centraba
entonces en el conflicto entre Franklin y Orléans continúa
hasta nuestros días. (RE)
7. En cuanto a la trayectoria de Albert Gallatin y su
papel en los Estados Unidos, léase Antón Chaitkin, “Traición
en América: de Aaron Burr a Averell Harriman”, Campaigner,
suplemento especial, abril de 1983. (RE)
8. Había entonces en la Bastilla siete prisioneros: varios
rateros comunes, un criminal sexual convicto, y dos lunáticos
confirmados, que la chusma llevó sobre sus hombros
al manicomio más cercano. Hasta ahí, pues, los esfuerzos
por presentar esa acción como una expedición humanitaria.
(RE)
9. A su regreso de la toma de la Bastilla, la turba portaba
en largos bastones las cabezas cercenadas de sus prisioneros.
Encabezaba la procesión un estandarte con el busto
esculpido de Jacques Necker, como advertencia al rey de
que el nombramiento de Necker lo exigía “la voz del pueblo”.
(RE)
10. Al mismo tiempo, Madame de Staél retuvo su posición
como espía y agente provocadora entre los círculos de
la reina María Antonieta. (RE) .
11. Los agentes británicos que dirigieron el Terror jacobino
metieron a Tomás Paine a la cárcel, y lo hubieran
decapitado de no haber sido por la insistente y vigorosa
protesta del gobierno de los Estados Unidos. (RE)
12. Cuentan que, cuando se le preguntó a una princesa
Pallavicini de la época qué porción de Córcega controlaba
su familia, respondió “buona parte”. Sea la versión apócrifa
o no, el hecho es que los “genoveses” eran dueños de por lo
menos alguna parte de Bonaparte, de tal modo que los banqueros
suizos de quien eran propiedad Necker y su hija
podían describirse como socios de Napoleón. Parece que esta
última intentó, por un tiempo, al menos, aparentar que haNotas
127
bía dejado de inmiscuirse directamente en asuntos internos
franceses, aparte de lo que transcurría en su alcoba en Lausana.
(RE)
13. Heinrich Heine, Die romantische Schule (La escuela
romántica), 1835. (RE)
14.. La Liga Comunista fue fundada en Suiza, pero fue
expulsada y tuvo que trasladarse a Bruselas. Las autoridades
suizas descubrieron que el jacobinismo que producía
la Liga no estaba destinado estrictamente al mercado de
exportación. (RE)
15. Esta fue la misma doctrina cuyo más notorio ejemplo
posterior fue el académico de la Universidad de Oxford,
John Ruskin. La monarquía británica había impulsado ya
con gran vigor el romanticismo en el siglo 18. Esa monarquía
jugó un papel central en la prohibición de la ejecución
pública de la música de Bach y de la enseñanza de su método
en casi toda Europa hacia finales de ese siglo. Los británicos
impulsaron en cambio a Rameau, quien limitó la composición
musical al arreglo de melodías divertidas pero arbitrarias,
con agradable acompañamiento. (RE)
16. Jeremy Bentham era creatura de lord Shelburne, elevado
al poder, junto con otro títere de Shelburne, William
Pitt el Menor, como parte del acuerdo entre el rey Jorge III
y el banco de Baring. Ese banco, a su vez, fue creado como
instrumento de la Compañía de las Indias Orientales británica,
de la cual era propiedad Adam Smith, y luego también
Thomas Malthus, James Mili, David Ricardo y John
Stuart Mili. El acuerdo de marras era contrarrestar la Revolución
Americana y su influencia en Europa, valiéndose
de recursos adicionales tales como las corruptas familias
neoinglesas de Nueva Inglaterra y Manhattan, y lo que para
entonces se conocía ya como jacobinismo. Bentham, quien
jugó un papel estelar en el adiestramiento de agentes del
servicio secreto británico tales como Danton y Marat, era
un personaje detestable por derecho propio. El fue el primero
en proponer la legalización de la pederastía, en un
panfleto público cuya misma publicación reflejaba la condición
del gobierno, la aristocracia y la monarquía británicas
de la fecha. Bentham, en compañía de su compinche
James Mili, se propusieron librar el empirismo de David
128 Notas
Hume de la carga que él mismo se había impuesto —de
observar las costumbres y creencias prevalecientes—, iniciando
así lo que llegó a conocerse como el radicalismo filosófico
británico del siglo 19. El autor se refiere en este
pasaje del manuscrito a un ensayo escrito por Bentham en
1780, titulado Introducción a los principios morales y legislativos,
en el cual argumenta que se debe rechazar cualquier
principio que no sea el del hedonismo, el cual describe,
en un pasaje citado por Carol White en su libro The New
Dark Ages Conspiracy (Nueva York, 1980), como “el principio
de la utilidad; el principio de la mayor felicidad o el
mayor gozo posible” (pág 262). Tal propuesta de Bentham,
de crear un “cálculo: hedonista, fue la base exclusiva de las
doctrinas británicas modernas de economía política, comenzando
con John Stuart Mili. Mili, así como William
Jevons, insistieron explícitamente en que su trabajo en este
campo se basaba directamente en el cálculo hedonista de
Bentham, y también se basaba en él la totalidad de la llamada
filosofía utilitarista asociada con Mili. Alfred Marshall,
J. M. Keynes, Friedrich von Hayek y Milton Friedman
son todos y cada uno exponentes de la misma doctrina de
utilidad marginal, del mismo hedonismo antimoral que
Bentham. La filosofía y la Hermandad Prerrafaelista de
Mili y Ruskin fueron la base de las doctrinas británicas del
“socialismo de cabildo” y de la Sociedad Fabiana creada por
George Bernard Shaw y representada en los Estados Unidos
en el siglo 20 por la Liga de la Democracia Industrial (LDI).
(RE)
17. Secciones posteriores del manuscrito demostrarán que
el autor no se propone sugerir que Marx se detuvo con los
radicales británicos en la elaboración de su propia versión
de “materialismo”, sino que ese fue su punto de partida.
(RE)
18. Vea la nota 2, arriba. (RE)
19. La identificación del jacobinismo como resurreción
del culto frigio a Dionisio y otras creaciones fenicias parecidas,
cultos a la “sangre y tierra” o a la “Gran Madre”,
revela el principio que explica la migración al fascismo de
ciertos socialistas como Benito Mussolini y algunos de sus
seguidores de izquierda. En el caso del nazismo, la mejor
Notas 129
ilustración es el caso de los hermanos “solidaristas” Strasser,
y el papel del compositor Richard Wagner, colaborador
de N. Bakunin, en la creación del movimiento nazi. La fun- I ción de Wagner la aclara aún más el dionisíaco profeso Friedrich
Nietzche. Las confesiones de más alto calibre en este
sentido están contenidas en ediciones sucesivas del libro La
Í revolución conservadora, escrito en 1949 por el nazi suizo
Armin Móhler. (RE)
20. A los escritos de mister Edgar Alian Poe, y al auxilio
de los amigos del finado mister Poe, les debo el descubrimiento
de este y otros hechos. (AU)
21. John Ruskin, cuyos seguidores han sido los principales
formuladores de la política de Gran Bretaña desde
Í que lord Alfred Milner creó el grupo de “Los Coeficientes”,
fundamentó su doctrina de regresar a una condición “prerrafelista”
de la sociedad en su elección de la Escuela de
Rafael como símbolo de todas las transformaciones sociales
que ocasionó en su totalidad el Renacimiento Dorado. Ruskin,
así como sus actuales seguidores, quienes proponen una
“sociedad postindustrial” de tipo federalista mundial, adoptaron
como punto de utópica referencia el feudalismo europeo
de principios del siglo 14, bajo los lombardos. Tanto
Ruskin como los jesuitas, que auxiliaron a von Kettler en
la creación del solidarismo alemán, propusieron un modelo
de socialismo dominado por una aristocracia terrateniente,
al estilo de los cabildos del medioevo. (RE)
22. Benjamín Franklin publicó en 1751 un ensayo en el
que sugería la manera de aumentar la población de América
del Norte, titulado Observaciones acerca del aumento de la
humanidad. Este fue publicado en 1783 en Italia, en traducción
al italiano, por Giambattista Beccaria, amigo y admirador
de Franklin. Ese escrito impulsó a Ortes a escribir
una refutación titulada Reflexiones sobre la población de las
naciones en relación con la economía nacional, que se publicó
en forma postuma en 1790. Esta última fue la fuente
del Ensayo sobre población escrito por Malthus en 1798. En
esa fecha Malthus ocupaba la primera y única cátedra de
economía política de Gran Bretaña, puesto que creó y controlaba
la Compañía de las Indias Orientales británica. (RE)
23. Tal defensa del sufrimiento como algo necesario la
130 Notas
repetía y repetía Marx en sustento de lo que él describía
como el punto fuerte de Ricardo como pensador. (RE)
24. El autor se refiere tal vez a la Fenomenología del
espíritu (1807), o a la Filosofía de la historia (1825), o a
ambas. Según el lector que nos hizo llegar el manuscrito,
en la tradición de su familia se insiste que el autor prestó
servicio militar bajo el mando del general Winfield Scott
durante la guerra con México, aunque “la leyenda es ambigua
en cuanto a si era soldado raso u oficial”. También
informa el lector que el autor “debió de haber nacido por
ahí entre 1825 y 1830, quizá en algún lugar del este de
Pensilvania”, y que “no tengo la menor idea de si tenía
alguna ascendencia alemana o hablaba ese idioma”. (RE)
25. El autor se refiere al Manifiesto Comunista. (RE)
26. El sistema al cual se refiere el autor tal vez fue introducido
a Europa occidental por Giorgios Gemisthos (Pletón)
a principios del siglo 15, en el curso de su colaboración
con Cosimo de Medici. Mas fue la escuela napolitana de
Giordano Bruno, Tommaso Campanella y Antonio Serra la
que instituyó el estudio de un cuerpo coherente de arte y
ciencia de gobernar, estudio que se extendió hasta principios
del siglo 17. (Léanse La Cittá delSole, de Campanella,
y Artefiei, de Serra). La mayor parte de los escritos sobre
economía política del siglo 17 y principios del 18, que coinciden
en este tema con la obra de Leibniz, llevarían a un
investigador más o menos meticuloso a concluir que el punto
de partida es la obra de Campanella y sus contemporáneos
de la escuela napolitana. (RE)
27. En la parte final del manuscrito, el autor se centra
sobre las circunstancias que encontró Marx en Berlín. (RE)
28. La interpretación que hace de Marx el autor es razonable
en este respecto. La misma interpretación de la
doctrina de Marx, en forma más radicalmente mecanista
que el propio Marx, la presenta más adelante en sus escritos
F. Engels, los cuales, por supuesto, todavía no estaban al
alcance del autor del manuscrito cuando lo escribió. (RE)
29. En este punto, el autor está en lo cierto. Ese fue el
argumento explícito de Leibniz y de la escuela napolitana.
La función potencial empleada en el método LaRouche-Riemann
se basa en la física matemática de Bernhard Riemann
Notas 131
(1820-1866), pero Leibniz había elaborado ya el concepto
en su presentación de los conceptos modernos de los términos
trabajo, potencia y tecnología. La obra de Leibniz
satisface los requisitos anticipados anteriormente por los
napolitanos como el punto central de la econmía política.
(RE)
30. Los escritos del mister Henry C. Carey que se le recomiendan
con este fin al lector so: i Principios de economía
política (1840), y El pasado, el presente y el futuro (1848).
Me ha sido imposible determinar si el doctor Marx estudió
con cuidado estos libros. El doctor Marx tenía conocimiento
del contenido de dos libros posteriores de mister Carey: La
armonía de intereses (1851), y La trata de esclavos, extranjera
y nacional (1853). (AU)
31. Sólo disponemos de una confirmación de este comentario
del autor. Marx comenta, en una carta a Engels fechada
14 de junio de 1853, haber recibido de Carey un libro,
titulado, según él, La trata de esclavos, local y extranjera
(La trata de esclavos, extranjera y nacional; la discrepancia
de los títulos se debe, obviamente, a un error de Marx). (RE)
32. En la correspondencia de Marx y en los Grundrisse,
publicados en Berlín apenas en 1959, hay evidencias que
no hubiera tenido a su alcance el autor. Sin embargo, puesto
que el autor del manuscrito basa sus críticas en lo que se
publica o no se publica en el volumen I de El Capital, no se
le puede culpar en este punto por falta de pruebas concluyentes.
(RE)
33. Los artículos de Marx sobre el tema de la esclavitud
en los Estados Unidos y sus efectos en la economía estadounidense
se publicaron en Die Presse, en Viena, entre
1861 y 1862. (RE)
34. La mejor autoridad que había en los Estados Unidos
en esta materia era mister Joseph Weydemeyer, que murió
hace poco. Su origen alemán, así como el del doctor Marx,
se remontaba a la ciudad de Tréveris, donde era el principal
corresponsal del doctor Marx. Me he visto obligado, en virtud
del hecho de la muerte de mister Weydemeyer, a depender
de documentos proporcionados por un generoso
caballero de Filadelfia. (A U)
35. Es cierto. Por el año 1845, Marx emprendió una po132
Notas
lémica contra List. Existen pruebas de que fue Engels quien
le animó a ello. No existen más que razonables sospechas
de cómo hubiese podido el autor hacerse a esta oscura e
interesante inteligencia. (RE)
36. Ambos habían sido candidatos a la dirección del Neue
Rheinische Zeitung, la primera plaza de trabajo de Marx
– (1842-1843). Marx recibió preferencia debido a que no se le
conocía casi, y por consiguiente no le traería al periódico
los problemas que podría traer consigo el célebre List. (RE)
37. Friedrich List, DasNationale System derPolitischen
Okonomie (El sistema nacional de economía política), Stuttgart,
1841. List había colaborado con un grupo reunido en
torno del editor Cotta, una de las luminarias del círculo
clásico de Weimar y de la facción proamericana en Alemania.
List se puso en contacto con Lafayette en 1825, en
el curso de sus estudios de los economistas políticos franceses,
en París. A pedido de Lafayette, List llegó a los Estados
Unidos en 1825, y allí trabajó al amparo de Mathew
Carey en Filadelfia, en estrecha colaboración con la Sociedad
Promotora de la Industria Nacional de Filadelfia. Asumió
la dirección del Adler de Reading, Pensilvania, periódico
que hasta la fecha se publica con el nombre de Eagle, en la
misma ciudad. En 1830 le fue otorgada la ciudadanía estadounidense,
y en 1832 regresó a Alemania. Tras 1 éxito
con que logró llevar a la práctica su Zollverein, o unión
aduanera —proyecto que anteriormente había apoyado
Cotta— List se tornó en blanco del odio de los británicos.
Sabiendo del odio que éstos le tenían, de todas formas se
arriesgó a viajar a Londres, contrayendo allá la enfermedad
de la cual murió prematuramente en Alemania en 1846.
(RE)
38. Londres, 1776. (RE)
39. La primera obra de Leibniz sobre economía política
se tituló Sociedad y economía, y fue publicada en 1671. (RE)
40. El término ‘fisiócrata’ designa a una variedad de personajes
entre los cuales se destacan Turgot y el doctor Quesnay.
El suyo era un movimiento profeudal, dirigido en gran
parte por los servicios secretos de Gran Bretaña y por los
jesuitas de la época, y proponía el modelo de la China de
los mandarines como algo preferible a la admisión de las
Notas 133
manufacturas. Estaban particularmente enconados contra
la memoria del ministro Colbert, cuyas propuestas, junto
con las de Leibniz, constituyeron la base del Sistema Americano
llevado a la práctica por Hamilton. (RE)
41. Lo anterior se basa en los hechos, y de ninguna manera
constituye una exageración del progreso de Rusia en
aquella época. Para cuando Catalina la Grande se había
derogado la abolición de la esclavitud que había decretado
Pedro I en 1722, y Rusia regresaba ya hacia el más monstruoso
feudalismo. Este descenso comenzó a remediarse después
de la Guerra de Crimea, cuando el zar Alejandro II,
con la asistencia técnica de los Estados Unidos, inició un
programa de desarrollo económico acelerado, el cual sufrió
serios reveses bajo el efecto político y económico combinado
de la guerra con el Japón y la revolución de 1905. (RE)
42. La carrera de Adam Smith fue simultáneamente de
servicio a la Compañía de las Indias Orientales británica
y al Servicio Secreto de Inteligencia (SIS). Sus superiores
fueron David Hume (del cuartel general de la SIS en Edinburgo),
y lord Shelburne, quien además manipulaba tanto
a Bentham como a Pitt el Menor. Bajo la dirección de Shelburne,
Smith tuvo desde 1763 la tarea de destruir las economías
de las colonias norteamericanas y de Francia. En
cumplimiento de esa tarea fue que Smith produjoLa riqueza
de las naciones, un panfleto propagandístico, en gran parte
fraudulento, dirigido contra las ideas de Benjamín Franklin.
El famoso ensayo de Malthus, parodia de los mismos
argumentos utilizados antes por Ortes contra Franklin, fue
escrito a pedido de la Compañía de las Indias Orientales
británica. No disponemos de pruebas para sustanciar el argumento
del autor de que los Principios de Ricardo estaban
dirigidos intencionalmente también contra los Estados Unidos,
salvo la observación de que ese libro de Ricardo no
parece tener propósito alguno a menos que se lea con el
ánimo de refutar el informe de Hamilton al Congreso de los
Estados Unidos en 1791, Sobre el tema de las manufacturas.
(RE)
43. Obviamente, el autor se refiere a Traite des grandes
opérations militaires (1804-1805), de Antoine Henri Jomini.
Lazare Carnot, a quien había intentado reclutar en 1780 el
134 Notas
rey de Prusia, era ya en esa época una de las más reconocidas
autoridades en estrategia militar; había estudiado con Gaspard
Monge, cuyo trabajo en materia de mapas y fortificaciones
se consideraba tan importante que hasta sus
contribuciones a los principios de la geometría se custodiaron
como secreto militar. Fue Carnot quien transformó el
enfoque logístico de la estrategia, construyendo en torno de
este principio un nuevo sistema militar fundamentado en
el despliegue de baterías móviles de artillería de campo. El
éxito dé Napoleón en su ascenso de capitán de artillería a
máximo general francés consistió en que asimiló rápidamente
la aplicación de un revolucionario concepto de guerra.
Sus tácticas eran ejemplares, pero constituye un error
fatal pasar por alto el margen de ventaja tecnológica que
disfrutaban las fuerzas francesas, así como el papel determinante
de la estrategia. Grant, Sherman y demás le infundieron
a la guerra un sentido de estrategia, aunque no
siempre se valieron de las más caballerescas tácticas para
destruir la base logística de la que dependía el adversario
para librar la guerra. (RE)
44. Me parece que el doctor Marx acepta falsedades como
ésta basándose en gran parte en la reputación británica
como potencia marítima. Se le recomienda al lector, por sus
útiles observaciones al respecto, la lectura de La rama de
olivo (1815) de mister Mathew Carey. No debemos olvidar
que postramos a Gran Bretaña después de que Francia tuvo
que retirarse de la guerra, por medio principal de unas cuantas
fragatas valientes que se ocupaban de barrer a Gran
Bretaña de los mares. En tierra era imponente la superioridad
de las manufacturas francesas. Si Bonaparte hubiera
logrado llegar hasta Francia, con toda rapidez hubiera reunido
suficientes fuerzas para aplastar las que se aliaron en
su contra. (AU)
Scharnhorst y demás no sólo basaron la reconstrucción
de Prusia, tras conquistarla, en la obra de Carnot, sino que
aplicaron esos principios para diseñar, cebar y disparar la
trampa que destruyó a Bonaparte. La trampa se basaba en
las investigaciones de Friedrich Schiller de la Guerra de los
Treinta Años, que se libró entre 1818 y 1848, atrayendo a
Napoleón a Moscú sin arriesgar el ejército ruso en un efrenNotas
135
tamiento directo con sus fuerzas. Luego volaron e incendiaron
a Moscú, y soltaron el ejército ruso contra las fuerzas
napoleónicas, que se batían en retirada. La dificultad que
encontraron los reformadores fue la de convencer al general
prusiano Yorck, al monarca de Prusia, y a otros, de dedicar
todos sus recursos a destruir las fuerzas de Napoleón antes
de que llegara a Francia. (RE)
45. Léase El genio irascible: la vida de Charles Babbage,
inventor, de Maboth Moseley, Londres, 1964. (RE)
46. Alexander Hamilton: Sobre el tema de las manufacturas,
informe al congreso de los Estados Unidos, diciembre
de 1791. (AU)
47. El gran poeta alemán Heine llegó a París en la primavera
de 1831. Herr Heine se declaró en apoyo del marqués
de Lafayette. Murió exiliado en Francia en 1856. Herr
Heine y el doctor Marx se conocieron hacia fines de 1843.
En 1840, Herr Heine había escrito un panfleto tituladoLudwig
Borne, eine Denkschrift, el cual parece haber ocasionado
un rompimiento entre ellos, a iniciativa del doctor Marx.
El panfleto de Herr Heine daba cuenta exacta de su descubrimiento
de que los banqueros controlaban las organizaciones
jacobinas. El doctor Marx, sectario, rechazó el
informe de Herr Heine, y también a Herr Heine. (AU)
48. Genova se apoderó de Escocia con el ascenso de Roberto
Bruce en 1310. Bruce encabezó una expedición pirata
de la Orden de los Templarios a Escocia, y con el apoyo de
los genoveses subyugó el país. La familia Bruce y otras
familias acaudaladas de Escocia y las regiones noringlesas
adyacentes han sido genovesas desde 1310 hasta la fecha.
El Banco de Escocia y las relaciones entre los intereses financieros
escoceses y la Compañía de las Indias Orientales
británica y su comercio de opio y chocolate son temas cuya
investigación reviste importancia práctica aún hoy. (RE)
49. Alexander Hamilton, Sobre el tema del crédito (1790);
Sobre el tema del Banco Nacional (1791); Sobre el tema de
las manufacturas (1791), informes al Congreso de los Estados
Unidos. (AU)
50. La rama de olivo, 1815; Discursos ante la Sociedad
de Filadelfia, 1819. (AU)
136 Notas
51. Henry C. Carey, Principios de economía política, 1840;
El pasado, el presente y el futuro, 1848. (AU)
52. Henry C. Carey, La trata de esclavos, extranjera y
nacional, 1853. (AU)
53. El capital, volumen 1, capítulo 25, sobre la composición
orgánica del capital. (RE)
54. Los admiradores de nuestro país en Alemania establecieron
una telaraña de sitios de reunión, los cuales
denominaron, según su propio idioma, Sociedades de Lectura.
A esos sitios de reunión se confió la colección de la
más reciente inteligencia que pudiese desear un admirador
de los Estados Unidos. (AU)
55. Schiller, en su contemplación de tales acontecimientos,
respondió con su sentencia: “El siglo ha dado luz a un
gran momento, pero ese momento encontró un pueblo enano”.
(RE)
56. El 14 de octubre de 1806 los franceses, bajo el mando
de Bonaparte, eliminaron en una sola batalla el renombrado
poderío militar de Prusia. Después de eso hubo algún
intento por parte de ciertos elementos de las fuerzas prusianas
—especialmente las del general Gneisenau—de seguir
resistiendo, pero tales esfuerzos simplemente
demoraron el inevitable desenlace en Jena. (RE)
57. El autor está en lo cierto. Fueron los alemanes quienes
lograron efectivamente por primera vez la derrota y
capitulación de Bonaparte, lo cual le hubiese sido imposible
a los aliados de no haberlos presionado a ello, y con éxito,
los prusianos. Se ha vuelto rutina hablar de la victoria de
Wellington en Waterloo, pasando por alto el hecho de que
si Blücher no hubiera llegado cuando lo hizo, hubiese sido
demasiado tarde ya para salvar a Wellington de la bien
merecida derrota a la cual se encaminaba. (RE)
” 58. El general Scharnhorst había muerto en batalla en
1813. De los principales reformadores, el único que aún
retenía acceso a la silla del poder en Berlín era Wilhelm
von Humboldt. (RE)
59. El director del gimnasio era Johann Hugo Wyttenbach
(1767-1848). Se le había seleccionado como el candidato
más capacitado para presentar las ideas del doctor
Franklin y de Emanuel Kant. (RE)
Notas 137
60. Karl Marx fue a la universidad en Bonn por espacio
de un año. Le confesó a su padre su arrepentimiento por
haber vivido pródigamente durante esa época. Se matriculó
en la Universidad de Berlín en octubre de 1836. (RE)
61. Tras la derrota de Napoleón, Gran Bretaña hubiese
insistido en su exigencia de que se desmembrara a Francia,
de no haber sido porque Carnot expresó sin lugar a dudas
que Francia seguiría en guerra bajo su dirección a menos
que se le garantizara que la nación quedaría intacta. De
haber ascendido al poder Carnot, él y los reformadores de
Prusia hubiesen efectuado la alianza de sus dos países. Con
semejantes recursos y semejante calidad de dirección, la
Santa Alianza no hubiese durado más de un año, más o
menos. A Carnot se le condenó al exilio, en vez de sentenciarlo
a penas más graves, únicamente porque no se vislumbraba
la posibilidad de encontrara nuevamente el
camino hacia el poder. (RE)
62. La Santa Alianza fue un engendro del ministro ruso
de Relaciones Exteriores, Giovanni Antonio Capodistria.
Este era un aristócrata veneciano que el zar se vio obligado
a aceptar por presión financiera veneciana. Antes del Tratado
de Viena de 1815, cuyos procedimientos él mismo orquestó,
Capodistria, en su calidad de ministro de Relaciones
Exteriores del zar, reedactó la constitución actual de Suiza,
la más preciada colonia veneciana. (RE)
63. El revolucionario progreso de la física matemática
que tuvo lugar en la Ecole Polytechnique de Carnot y Gaspard
Monge partió de los principios geométricos que Monge
le infundió al programa de estudios en todos sus puntos.
Laplace, quien se hizo cargo de la Ecole en 1816, erradicó
el programa de Monge en todas las divisiones de la escuela.
Augustin Cauchy recibió del abate jesuíta Moigno, agente
veneciano clave, la misión de destruir desde dentro la tradición
científica francesa. Puesto que el autor indica que
tiene a su disposición los escritos de Poe, entre otros, es
muy posible que su información sobre el tema de Laplace
y Cauchy provenga de tales memorias. (RE)
64. G. W. F. Hegel murió el 14 de noviembre de 1831,
en una epidemia de cólera. (RE)
65. Carnot escapó de la guillotina jacobina por motivo
138 Acotos
de su ausencia de París con el ejército francés. Desde esa
posición, Carnot hizo posible el éxito del golpe de estado
que barrió del poder a los jacobinos el 27 de julio de 1794.
Ese día del año se conocía como el Noveno del Termidor,
según el calendario especial que se había adoptado en el
período anterior. (RE)
66. Mister David Hume, quien fungió en Francia como
diplomático británico y espía entre 1746 y 1749, se instaló
muy cómodamente como jefe de los servicios secretos británicos
en Edinburgo en 1751. Desde ese puesto coordinó
las actividades de mister Adam Smith, cuya misión principal
en el servicio secreto había sido el espionaje en perjuicio
de los intereses de Francia. (A U)
67. El término ‘trabajo artificial’ quedó establecido en el
uso político-económico a partir de la escuela napolitana,
uso que se extendió hasta el siglo 19. El autor del manuscrito
se refiere, obviamente, a la utilización de ese término
en Sobre el tema de las manufacturas, de Hamilton. (RE)
68. Se le recomienda al lector que compare los comentarios
de mister Ricardo sobre este punto con los del doctor
Marx. David Ricardo, Sobre los principios de la economía
políticayde los impuestos, 1819, capítulo 1, etc.; Karl Marx,
Dos Kapital, volumen I, capítulo 1. (AU)
69. Friedrich Karl von Savigny (1779-1861), profesor de
derecho en Berlín (1810-1842), autor de Das Recht des Besitzes
(El derecho de posesión), 1803, y de Geschichte des
Rómischen Rechts in Mittelalter (en varios volúmenes, 1815-
1832). (AU)
70. Ludwig Feuerbach (1804-1872), La esencia del cristianismo,
traducción al inglés de George Eliot, Londres,
1845. (A U) Ludwig Feuerbach fue adoptado como precursor
por Karl Barth (1886-1968), y tomó por punto de partida
una corriente existencialista de la teología protestante. (RE)
71. Evidentemente el autor basa su resumen de la obra
de Hegel principalmente en la Fenomenología de la mente
(1807) y laFilosofía de la historia (1825). En la introducción
del primero es donde aparece, en referencia a Schelling, el
famoso comentario sobre “la noche en que todas los gatos
son pardos”. En ese mismo libro figura el argumento de
Notas 139
Hegel de que él había superado el sistema de Kant. El
autor quizá se proponga que la acusación contra Hegel, de
haber falsificado intencionalmente la historia, se lea en el
contexto de la referencia a Schiller. Por las fechas en que
Hegel escribió la Fenomenología, Schiller era aún el mejor
amado dramaturgo de Alemania, así como la primera autoridad
en materia de estadismo. De todas las influencias
que incidieron en la formación de los reformadores de Prusia,
quizá la más importante fue la de Schiller, especialmente
en el caso de Wilhelm von Humboldt, conspirador
de Schiller desde los primeros días. Schiller instituyó en
Jena la enseñanza de la historia universal, y elaboró allí
los principios de esa materia, creando un método nuevo,
más riguroso de investigación histórica, del cual se valió
para escribir sus grandes dramas. Schiller era entonces el
principal exponente de los principios de la Revolución Americana,
encarnados, por ejemplo, en su obra Don Carlos.
Hegel nunca se hubiese atrevido a publicar antes del Tratado
de Viena de 1815 tan mentiroso libro como su Historia
de la filosofía.
Mediante la investigación histórica de las fuentes originales
en Berlín se ha demostrado que Hegel, durante su
residencia en esa ciudad, se desempeñó como agente de
Metternich, y eso lo sabía en su momento el servicio secreto
prusiano, que interceptaba y leía la correspondencia de
Hegel. Nuestra propia conclusión al respecto, basada en
fuentes originales tales como Clausewitz, es que Hegel respondía
a los intereses de Ginebra y Lausana desde poco
después de su adolescencia, lo cual le habría puesto al servicio
de la Santa Alianza, en perjuicio de los intereses de
Prüsia. Corrobora tal conclusión el que Hegel pudiese manifestar
tanto poder político contra alguien tan poderoso
como Alexander von Humboldt. Los intereses anglosuizos,
y no Metternich en sí mismo, eran los únicos que contaban
con semejante influencia en la corte prusiana de la época.
(RE)
72. La fuente moderna en Europa del concepto de derecho
natural, o ley de naciones, fue el cardenal Nicolás
de Cusa (1401-1464), íntimo colaborador del cardenal Enea
Silvo Piccolomini (Papa Pío II) y canónigo del Papado hasta
140 Notas
el fin de sus días. La obra original que sirvió de marco a
la ley de naciones fue Concordantia Catholica (1440). En
ella, Cusa completa la labor iniciada a partir de 1308 por
Dante Alighieri en De Monarchia, una de varias obras
suyas en torno a las cuales se aglutinaron las fuerzas que
organizaron en el siglo 15 el Renacimiento Dorado. Cusa
fue también el padre de la ciencia moderna, en el sentido
más estricto de ese término. Sus trabajos fueron asimilados
hacia fines del siglo 15 por Leonardo da Vinci, en colaboración
con Luca Pacioli, en Milán, y fueron de vital importancia
en la solución que le encontró Leonardo al
problema de la perspectiva en un espejo esférico convexo,
y también en la elaboración de la ciencia hidrodinámica a
tal grado que se refleja explícitamente en la obra tanto de
Leibniz como de Bernhard Riemann. El programa de Leonardo
fue la base directa de la gran hipótesis planteada
por Johannes Kepler como fundamento de la física matemática
moderna en obras tan principales como La armonía
del mundo (1619), Cosmographicum Mysterium (1596), y
la. Nueva astronomía (1609). Leibniz se valió de los diseños
de Kepler de las primeras máquinas calculadoras de que
se tenga conocimiento para crear sus propias versiones mejoradas.
Leibniz reunió las recomendaciones de Kepler para
la creación de un cálculo diferencial con la obra de Gaspard
Desargues (1591-1662), Pierre de Fermat (1601-1665) y,
más notablemente, Blaise Pascal (1623-1662), sobre la determinación
geométrica de las series numéricas, para producir
la primera versión del cálculo diferencial, enviada a
un editor parisino en 1676. A partir de ese punto retoman
el hilo sucesores de la obra de Kepler, Leibniz y demás tales
como Karl Gauss (1777-1855) y, por vía de la Ecole Polytechnique,
personajes como Lejeune Dirichlet (1805-1859)
y Riemann, pupilo tanto de Gauss como de Dirichlet. La
historia entera de la ciencia moderna se desenvuelve como
un árbol genealógico de hombres e ideas que descienden
de Cusa. La idea de derecho natural significa que no existe
en ese respecto división alguna entre arte y ciencia. (RE)
73. Esto llegó a conocerse posteriormente en Alemania
como la tradición metodológica de separar herméticamente
las Geisteswissenschaft de las Naturwissenschaft. Salvo en
Notas 141
el caso de los empiristas y los materialistas, en el período
anterior a la Santa Alianza tal separación hubiese parecido
abominación y muestra de incompetencia crasa. (RE)
74. Le debemos esta inteligencia a un académico de una
de las pocas de nuestras grandes universidades que aún no
han sido corrompidas por influencia británica. (A U)
75. El autor del manuscrito se refiere a las notorias conexiones
que por mucho tiempo han mantenido la Sociedad
de Jesús y los calvinistas franceses. Tanto Calvino como
Loyola fueron educados inicialmente bajo idéntica tutela
en París, y luego cada quien estableció su propia orden
religiosa a pedido de los fondi lombardos. En el período
inmediatamente después de que los fondi venecianos patrocinaron
a Martín Lutero, esos mismos fondi crearon la
orden jesuíta, y los fondi ginebrinos el movimiento calvinista.
Clermont fue la institución jesuita que produjo en
Francia a Voltaire, Diderot, Robespierre y Danton, entre
muchos otros de la misma importancia política. Las operaciones
de los jesuítas de Clermont en el siglo 18 se entrecruzaban
tanto con las operaciones calvinistas en contra
del bando proamericano en Francia, que en ese país jesuita
y calvinista vinieron a identificarse como un mismo bando,
bando que dirigía desde París el duque de Orléans, Gran
Maestro de la Logia de las Nueve Hermanas. Este bando
se confundía en Francia con el Rito Escocés de la Francmasonería
Británica, y con los lazos y operaciones de David
Hume, de Edimburgo, (RE)
Estos hechos los conocían muy bien en el siglo pasado
prestantes figuras vinculadas a la Sociedad de Cincinnatus,
especialmente luminarias del servicio secreto de inteligencia
tales como Samuel Morse, James Fenmore Cooper, Edgar
Alian Poe y el general Winfield Scott. Este servicio
funcionó por un tiempo bajo la dirección del juez John Marshall,
en los Estados Unidos, y del marqués de Lafayette en
París. Friedrich List, así como Mathew Carey y Henry C.
Carey, fueron importantes personajes asociados a ese servicio
de inteligencia. El autor del manuscrito debió de haber
sido miembro de tales círculos, o por lo menos muy allegado
a ellos en algún sentido especial. (RE)
76. Lyndon H. LaRouche, Jr. publicó un estudio sobre
142 Notas
el tema, “El caso de Ludwig Feuerbach”, que se publicó en
dos partes en la revista Campaigner: parte 1, volumen 7,
número 2, diciembre de 1973; parte 2, volumen 7, número
3, enero de 1974. (RE)
77. En su diálogo Timeo es donde Platón elabora en riguroso
argumento la idea de la consubstancialidad del compositor
del universo con la hipótesis superior del
desenvolvimiento armónico de ese universo, el Logos eficiente.
La idea aparece en los versos iniciales de la epístola
de San Juan, en el credo de Nicea y en la defensa que hace
San Agustín de la naturaleza de Cristo, tal como se refleja
en la doctrina del filioque de la liturgia latina. El rasgo
complementario del Timeo es su originalidad en el descubrimiento
de que el hecho de que sólo puedan construirse
geométricamente cinco sólidos poliédricos regulares constituye
un principio de confinamiento del aspecto visible del
universo, con el resultado de que lo que vemos es un reflejo
distorsionado del universo real, com sombras que se proyectan
en las paredes de una caverna. También se refleja
estso en el famoso sermón de San Pablo sobre el amor
(caridad), “vemos como en espejo, oscuramente”. A partir
de este mismo enfoque de los cinco sólidos platónicos concluye
Platón que la composición del universo visible debe
regirse en todas partes por principios armónicos congruentes
con la división del círculo por los polígonos regulares
de los cuales se construyen esos sólidos.
El Timeo fue la piedra angular de la teología judeocristiana
perfeccionada por Filón y los principales escritores
cristianos. Figura en los escritos de San Agustín, con motivo
de lo cual los principios armónicos de la composición
musical y de la construcción de la catedral de Chartres
eran conocidos como principios agustinianos por los principales
escritores de por lo menos el siglo 16. El Timeo fue
el principal punto de partida de la ciencia matemática moderna,
comenzando con la influencia del trabajo de Cusa
que ya hemos observado en las obras de Luca Pacioli y
Leonardo da Vinci. Este último puso en marcha a la ciencia
moderna, conduciendo a la obra de Johannes Kepler (1571-
1630) y de Gaspard Desargues. Kepler demostró empíricamente
por primera vez que la idea platónica de la comNotas
143
legal del universo es legal exclusiva y umversalmente, fundando
con ello la física matemática moderna. La obra de
Desargues y de sus estudiantes se fusionó, por vía de Christiaan
Huyghens (1629-1695) y de Gottfried Leibniz (1646-
1716), con la de Kepler. En sus reflexiones sobre su propio
linaje intelectual, Leibniz experimentó directamente con
la composición de diálogos socráticos sobre temas selectos
de la ciencia. El diálogo Politeia se conoce más universalmente
como La República. Hay que advertirle al lector que
las traducciones de Platón al inglés son, por lo común,
fraudulentas. Las inició en Inglaterra Benjamin Jowett,
cómplice de John Ruskin, de la Universidad de Oxford, en
la creación del culto “hermético” de la Hermandad Prerrafaelista.
Jowett falsificó libremente la traducción de frases
y términos de Platón en todos aquellos argumentos que
resultan ofensivos al dogma “hermético”. Y como si eso
fuera poco, el diccionario griego-inglés británico común se
basa en los significados putativos que le asigna Jowett
fraudulentamente a los términos, y las escuelas británicas
de estudios platónicos no han superado las traducciones de
Jowett más que en el empleo de sus propios fraudes en
lugar de los de aquél. La revista Campaigner publicó una
nueva traducción, libre de fraudes, del Timeo (Nueva York,
volumen 13, número 1, febrero de 1980), que constituye
hasta ahora la más veraz traducción del griego. Todavía
no se ha iniciado la proyectada traducción de La República.
El poema de Solón (c.595 A. de C.) es la primera constitución
republicana moderna. Mas Platón cuenta que que
Solón colaboró con el mismo templo egipcio (cirenaico) de
Amón con el que había colaborado él en empresas tales
como el estudio de los cinco sólidos platónicos; el mismo
centro que había colaborado con la Academia de Atenas en
la asesoría y fomento de las conquistas de Alejandro Magno.
El “Testamento” de Alejandro, que refleja la influencia directa
del templo de Amón, debiera incluirse entre las grandes
obras clásicas en la materia. Léase La ciudad de Dios, de
San Agustín, y la Divina Comedia, de Dante Alighieri,
obras a las que se refiere el autor. (RE)
78. Las principales luchas internas del período clásico
fueron entre la facción republicana aliada al templo de
144 Notas
Amón y la facción fenicia aliada vinculada con Cadmo,
Hesíodo y el templo de Apolo en Delfos. El conflicto secundario
recibe tratamiento adecuado en el contraste que hace
Friedrich Schiller entre las constituciones de Solón y Li-.
curgo. (RE)
79. Comentario sobre los diez libros de Livio, Nicolás
Maquiavelo. Este libro se convirtió inmediatamente en varios
lugares, por ejemplo en la Inglaterra del siglo 16, en
uno de los escritos más influyentes en materia de principios
de ciencia militar. La doctrina militar del grupo de Benjamín
Franklin respondía a la fuerte influencia de esta
obra. (RE)
80. La selección de Henry C. Carey del término ‘feudal’,
correcta en sí misma, resulta engorrosa en aplicaciones tan
amplias como esta. Otro término más apropiado en este
contexto sería ‘oligárquico’. Como lo demuestra su correspondencia
con sus amos en Rodas, el rey Filipo de Macedonia
había recibido instrucciones muy precisas en cuanto
a los principios de la nueva “división occidental del Imperio
Persa” que habría de contribuir a crear como parte de un
complot fenicio para dividir el Imperio Persa en dos: una
sección al este y otra al oeste del río Eufrates. En esos
documentos se evidencian los mismos principios adoptados
posteriormente por la facción feudal moderna de Venecia,
Ginebra, Londres, etc., para crear una variedad federalista
mundial de sociedad postindustrial. Los documentos se refieren
a tal designio como ‘modelo persa’ en unas partes, y
‘modelo oligárquico’ en otras. Este designio del cuarto siglo
antes de Cristo es algo más que simple precursor de la
facción moderna de los seguidores de John Ruskin, etc. La
facción oligárquica ha mantenido su continuidad a lo largo
de la historia: por vía de los Tolomeos de Egipto, siguiendo
con el Imperio Romano, la facción gnóstica y los ritos orientales
de Bizancio, pasando luego por Venecia y los usureros
de Roma, por la facción güelfa de los lombardos hasta
el siglo 14, y finalmente con el resurgimiento de los intereses
lombardos de Genova y Venecia, vigente hasta la
fecha. (RE)
81. Para evaluar las reformas educativas puestas en
práctica en 1808 por Wilhelm von Humboldt desde el punto
Notas 145
de vista moderno de un alemán contemporáneo, léase el
artículo de Helga Zepp-LaRouche, “Die Modernitát des
Humboldtschen Bildungsideal”, Ibykus, octubre de 1981.
Esa autora expuso el mismo tema ante un público americano
en un artículo titulado “El modernismo de las ideas
de Humboldt sobre educación”, publicado en New Solidarity
el 21 y 28 de diciembre de 1981. El programa de Humboldt
nunca llegó a extenderse del todo entre la población alemana,
pero se convirtió en el método de educación primaria
y secundaria de los profesionales y las élites. Durante el
régimen nazi ese sistema fue eliminado, para ser restaurado
en gran parte durante la reconstrucción de posguerra.
Alexander King, entonces director de la OCDE, ordenó
nuevamente la eliminación de este sistema en los años
sesenta, pero no fue hasta el gobierno del canciller Willy
Brandt que lograron acabar con él. (RE)
Apéndice
1. Esta ha sido desde diciembre de 1978 la base del método
LaRouche-Riemann de prognosis económica, utilizada
con éxito desde entonces en pronósticos de economías nacionales
con auxilio de la computadora. Se cuentan entre
ellos los pronósticos de la economía de los Estados Unidos
publicados trimestralmente desde noviembre de 1979 por
Executive Intelligence Review. Estos han sido los únicos
pronósticos precisos de la economía estadounidense que
haya publicado servicio público o privado alguno durante
ese período.
2. Laborem exercens, traducción del Vaticano, 1978.
3. Comenzando con Sociedad y economía, publicado en
1671.
4. Edwin Booth, el asesino, fue despachado desde Londres
en esta tarea, por vía de Londres y Montreal, por Judah
Benjamín, el agente británico que había dirigido la secesión
confederada, y habría de fundar luego, en 1867, el Ku Klux
Klan. La familia Surrat, que se destacó entre las filas de
asesinos que salieron esa noche a matar otros miembros
del gobierno, era la parte jesuíta de una operación coordinada
en parte por el SIS británico, pero dirigida en verdad
desde Roma.
mt
146 Notas
McKinley murió a manos de un asesino anarquista despachado
por la organización de Mazzini en Europa y protegido
en Manhattan por Emma Goldmann en su hospedaje
de la calle Henry, que era una guarida empleada por la
inteligencia británica como albergue de anarquistas provenientes
de Europa. Con el acto de posesión del presidente
Teodoro Roosevelt quedó instalado en el poder un anglofilo
fanático, en el lugar del presidente McKinley, que había
hecho campaña con la consigna de sacar a los británicos
de su posición de influencia en la vida nacional de los Estados
Unidos. La muerte de Franklin Roosevelt, a su vez,
le dejó el lugar de ese ábil adversario de Winston Churchill
a Harry Truman, a quien dominaba su secretario de Estado
Jimmy Byrnes, otro anglofilo de atar.
5. Lincoln hizo esta declaración pública poco antes de
moriri asesinado. Léase Obras completas, Roy P. Basler,
editor, New Brunswick, Nueva Jersey, 1953-1955.
6. Léase La guerra civil y el Sistema Americano, por
Alien Salisbury, Nueva York, 1980.
7. Léase Oro y hierro: Bismarck, Bleichroeder y la construcción
del Imperio Alemán, por Fritz Stern, Nueva York,
1977.
8. Para darle un vistazo a los sucesores de Ricardo, léase
La horrible verdad sobre Milton Friedman, por Lyndon H.
LaRouche y David P. Goldman, Nueva York, 1980. También
sobre este tópico y otros que se tratan en este apéndice,
véase La nueva conspiración oscurantista, por Carol White,
Nueva York, 1980.
9. “Modelo del equilibrio económico general”, escrito por
Von Neumann a principios de los 30 y publicado en enero
de 1946 en el Cambridge Review of Economic Studies.
10. Esta declaración apareció por primera vez como comentario
de Isaac Newton sobre lo que él mismo reconocía
podría ser un aspecto problemático de sus trabajos. Leibniz
mencionó esta confesión previa de Newton en el transcurso
de sus debates literarios públicos contra Newton y Clarke.
Hacia el final de este apéndice volvemos nuevamente la
atención a este asunto.
11. En este respecto, el más importante de toda la colección
es el jesuíta Descartes. Esa era la opinión de Leibniz,
Notas 147
y era la que prevalecía en la Ecole Polytechnique bajo la
dirección de Monge y Carnot. Cauchy, Maxwell y demás
son herederos de la falacia que introdujo principalmente
Descartes al ámbito de las ciencias.
Sobre la famosa paradoja de Maxwell. Heinrich Weber
y Bernhard Riemann iniciaron muchos años antes que
Maxwell una labor fructífera en el campo de la electrodinámica.
Hay un ensayo de Riemann en esta materia que
resuelve gran parte de los asuntos a los que Maxwell pretende
haber dado solución original, y además carece de los
errores que plagan el trabajo de Maxwell, incluyendo al
mismo tiempo un concepto de potencial retardado que brilla
por su ausencia en Maxwell. La labor de rectificar el enredo
que dejó Maxwell la emprendió E. Schroedinger, quien
adoptó como referencia la disertación de Riemann de 1859
sobre la propagación de las ondas de choque. Arnold Sommerfeld
se puso a la misma tarea en forma interesante, si
bien errada, pero fructífera, dándole al espectro atómico
consideración de serie armónica Kepleriana. El problema
del campo y la partícula, tal como se manifiesta en este
contexto, haría necesario más espacio y requisitos especiales
por parte del lector, pero es necesario en todo caso
hacer mención de él.
12. La principal referencia de la época, que refleja la
colaboración entre Leonardo y Luca Pacioli, es el libro de
Pacioli Divina Proportione, de 1494. Este libro fue la base
de escritos similares de Albrecht Dúurer. Por otra parte,
la fuente principal que refleja el perfeccionamiento de ese
método es La armonía del mundo, de Kepler. La mejor
edición impresa de esa obra es la edición de Munich de
1982.
13. Una de las primeras aproximaciones del programa
de geometría sintética de Steiner es su libro Construcciones
geométricas con una regla, dado un círculo fijo con su centro,
publicado en 1950 por la Universidad Yeshiva en Nueva
York. La idea del circulo como única realidad axiomática
y primitiva de la geometría, que parece haber sido original
de Cusa, fue adoptada en versiones posteriores del programa
de Steiner.
14. Con ocasión de una celebración de Leonardo en 1969
148 Notas
se publicó una edición excelente, sí pasamos por alto ciertos
desacuerdos menores entre sus colaboradores. Esta edición,
El legado de Leonardo, de C. D. O’Malley, Berkeley, California,
1969, es la mejor compilación actualmente a disposición
del público.
15. El toque final lo proporcionó Karl Gauss. Kepler había
afirmado que el ordenamiento armónico requería que
hubiese existido un planeta en una órbita disonante, de tal
forma que se hubiera destruido. Kepler dio los valores armónicos
de esa órbita, y Gauss fue el primero en demostrar
que esa órbita era la de los asteroides.
16. Riemann pasó una buena parte de los últimos años
de su vida, agobiado por la tuberculosis, trabajando con
Betti en Italia. Puesto que la enfermedad le había menguado
el uso de las manos, Riemann escribió muy poco
durante esa época, de tal forma que los apuntes donde Betti
registró las conversaciones de ambos son la fuente principal
de las últimas producciones de Riemann. No carece de significado
que el círculo que rodeaba a Betti en Italia se
entrelazaba con la facción Cavour italiana, así como con
las extensiones de la Ecole Polytechnique en ese país. La
industrialización del norte de Italia, así como la supremacía
mundial italiana en los años 20 en materia de aerodinámica,
son reflejo de la importancia del círculo de colaboradores
que tenía allí Riemann.
17. Cf. White, op. cit.
18. A Criton Zoakos y al equipo investigativo que dirigió
le debo gran parte de las investigaciones originales sobre
la historia clásica griega.
19. En este y otros temas relacionados, la fuente es un
expediente de contrainteligencia compilado en compañía
de algunos de mis colaboradores a partir de 1974.
20. “Inteligencia artificial”, articulo de Robert Gallagher
en la edición de junio de 1975 de la revista Campaigner.
21. Estas investigaciones de Cusa fueron compiladas por
Helga Zepp-LaRouche, con la asistencia del doctor Helmut
Boettiger en materia de teología.
22. En esto la fuente principal son los equipos especializados
de investigaciones en el idioma ruso en las oficinas
Notas 149
de Executive Intelligence Review en Wiesbaden (RFA) y
Nueva York.
23. La mayoría de este material proviene de investigaciones
llevadas a cabo o coordinadas por Christopher y
Carol White, incluyendo la obra de esta última ya citada.
24. Obras escogidas de Pascal, París, 1963; Obras escogidas
de C. Huyghens, París, 1979. Las referencias de
Leibniz a Descartes (y a Spinoza) son de las obras escogidas
de Leibniz.
Lyndon H. LaRouche, Jr.,
economista y dirigente político
de fama mundial, ha ganado especial
renombre por lo acertado de sus
pronósticos económicos y por la serie de
propuestas que ha hecho para sacar al
mundo de la actual depresión económica.
Destaca entre ellas Operación Juárez,
publicada en agosto de 1982, estudio
en el que propone la unificación de
las naciones deudoras para negociar
con sus acreedores, la adopción de una
nueva política financiera y monetaria
internacional dirigida a impulsar la
rápida industrialización del sector
subdesarrollado, y la creación de un
mercado común iberoamericano.
LaRouche es originario de Nueva
Hampshire, EUA; está casado con la
dirigente política alemana Helga Zepp-
LaRouche, junto con la cual fundó el Club
de la Vida. Contiende actualmente por la
candidatura presidencial del Partido
Demócrata de los Estados Unidos.
ISBN 0-933488-34-3
***

Nota: Se trata de un texto escrito aproximadamente en los años 1869 y 1870 por un veterano de la guerra civil de USA.
Está acompañado de una introducción y un Apéndice de Lyndon H. Larouche, Jr.

***
http://wlym.com/archive/oakland/docs/MarxBritAgent.pdf

Esta entrada fue publicada en Civilización y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s