¿Cuál es la esencia de Europa?

Martin Heidegger, el primer, único y gran pensador que comprendió la esencia del fascismo. Sólo somos “fascistas” “-en el supuesto de que nos sometamos al lejano mandato del inicio de nuestra existencia histórico-espiritual-“ (“Discurso del Rectorado”, 1933).
heidegger13

En tiempos del emperador Adriano el cielo quedó vacío. Los dioses paganos arios habían muerto, los dioses semitas monoteístas estaban todavía por llegar. Ese vacuum tenía que haber sido llenado por la filosofía con una ética de la verdad, una estimativa heroico-trágica que el estoicismo apenas esboza. Pero los europeos no fueron capaces de soportar esa verdadno estuvieron a la altura de su destino histórico(basta conocer un poco a la patética “extrema derecha” actual para entender por qué) y retrocedieron ante la nada, de puro terror.

!Este acto de cobardía, cuyos antecedentes intelectuales remóntanse hasta Platón, nos va a costar muy caro! Las conversiones masivas al judeocristianismo, con las sinagogas como “playas de desembarco” oriental en Europa, la invasión de los valores antiheroicos y antitrágicos de Abraham, comienza entonces. El “fascismo”, dos mil años después, resulta inexplicable sin Nietzsche, que captó por primera vez el entero proceso social de descomposición axiológica iniciado en el Gólgota.

¿Pertenecemos a la humanité (humanidad)?: 
L’humanité consiste à exterminer ses ennemis”

No otro es el motivo de que Heidegger, siguiendo y radicalizando a Nietzsche como el nazismo radicalizara al fascismo originario (pero en este caso en la dirección acertada), proclamase la necesidad de restituir Europa a su fundación presocrática. Es el famoso “Discurso del Rectorado” (Friburgo, 27 de mayo de 1933):

Pero, si debe haber ciencia y si debe existir para nosotros y pornosotros, ¿en qué condiciones puede realmente existir? / Sólo si nos situamos de nuevo bajo el influjo del inicio de nuestra existencia histórico-espiritual. Este inicio es el surgimiento (Aufbruch) de la filosofía griega. Con ella, el hombre occidental, por la fuerza de la lengua de un pueblo, se erige por primera vez frente al ente en su totalidad, cuestionándolo y concibiéndolo como el ente que es.Toda ciencia es filosofía, lo sepa y lo quiera, o no. Toda ciencia sigue ligada a ese inicio de la filosofía. De él extrae la fuerza de su esencia, suponiendo que siga estando a la altura de ese inicio. / Queremos recuperar para nuestra existencia dos rasgos característicos de la originaria esencia griega de la ciencia. / Entre los griegos circulaba un viejo retrato según el cual Prometeo había sido el primer filósofo. Es a Prometeo a quien Esquilo hace decir una máxima que expresa la esencia de la ciencia: “Pero el saber es mucho más débil que la necesidad”. Lo cual quiere decir: todo saber acerca de las cosas permanece de antemano entregado a la hegemonía del destino y fracasa ante él (Heidegger, M., La autoafirmación de Universidad alemana, Madrid, Tecnos, 1989, pp. 9-10).

Heidegger no nos propone la recuperación del culto pagano. Antes bien, nos recuerda que, por encima del saber y del entero panteón indogermánico, es eldestino el que impera. Quizá convenga sacar ahora a colación una afirmación de Nietzsche que converge, desde su propia procedencia, con el citado fragmento de Heidegger:

Creo en la frase de los antiguos germanos: Todos los dioses tienen que morir (Nietzsche, F., La inocencia del devenir, I, &1).

El fascismo no se puede definir por sus rasgos tácticos o por la forma de estado. Ni siquiera por la ideología:no existe una ideología fascista. Lo esencial del fascismo son losvalores. Sus dioses. De ahí el aspecto aparentemente “oportunista” del discurso político fascista. El fascismo pasa por empuñar la nada, la muerte, expresamente, como fundamento del heroísmo. Es metapolítica pura y por ello se confunde con una religión. El fascismo encarna la filosofía “pagana” armada. Por supuesto, me refiero al “fascismo” en su sentido normativo, no sólo descriptivo-histórico.*

La primera vinculación es con la comunidad nacional, y obliga a participar, compartiéndolos y coejerciéndolos, en los esfuerzos, anhelos y capacidades de todos los miembros y estamentos de la nación. Esta vinculación se afianzará en adelante y arraigará en la existencia estudiantil mediante el servicio del trabajo. / Lasegunda vinculación es con el honor y el destino de la nación entre los demás pueblos, y exige la disposición -afirmada en el saber y el poder, y adiestrada por la disciplina- de entregarse hasta el límite. Esta vinculación abarcará y atravesará en el futuro la entera existencia estudiantil como servicio de armas. / La terceravinculación del estudiantado es con la misión espiritual del pueblo alemán. Este pueblo forja su destino colocando su historia en medio de la manifiesta hegemonía de los poderes de la existencia humana que configuran el mundo y luchando, una y otra vez, por conseguir su mundo espiritual (Heidegger, M., op. cit., p. 14).

A vueltas con el fascismo.
Pero no hay otro camino para los europeos. Cristianismo, nunca más. Para derrotar a la oligarquía en el plano político es menester vencerla espiritualmente primero en los corazones. Tenemos que arrancar a Jesús de nuestro interior: extirparlo como un cáncer. Hay que experimentar el abismoantes de poder pronunciar esas palabras sagradas, “soy fascista”. El “fascismo” es una vivencia espiritual de la verdad. “Fascistas” hay pocos. En Europa necesitaríamos legiones enteras. Pero sólo disponemos de pútridas ultraderechas meapilas burguesas, que profesan el “amor” cristiano (=saquear, asesinar sin piedad) y “creen” en la “vida eterna”; católicos que loan al “Dios Yahvé” (=la inmortalidad de su adorado ego) y ensálzanle por encima de la nación. !Menudos patriotas! !Suya es la “espiritualidad” del más allá! No debería extrañarnos que se vendan al enemigo por cuatro euros cuando hasta lo sagrado se reduce para ellos a un contrato de salvación personal (un “seguro de vida” ultraterreno, una póliza teológica). Es el caso del hediondo traidor ex misino Gianfranco Fini. Helo aquí revolcándose con la ramera berluscona antes de arrodillarse ante Tel Aviv para salmodiar que el fascismo fue el “mal absoluto”.
Nietzsche: “Dios ha muerto”.

Nuestra tarea es “construir el fascismo” y soy consciente de que dicho así suena espantoso; mas este proceso empieza en el alma, no agrediendo en la calle a inmigrantes indefensos o perpetrando actos terroristas contra la población.Abocad vuestro ser al vacuum y soportad la mirada de la nada, identificaos con ella, sed vosotros mismos la cifra viviente del precipicio existencial. A partir de ahí podremosdevenir fascistas. Pero sin paraíso ni huríes. Tod mit unsNosotros hemos sido expulsados de la humanidad. El “fascista” es aquél a quien puédese asesinar impunemente en nombre de la “compasión”, el “paraíso”, la “alegría”, los “sentimientos”…; en suma, el “bienestar” del mono con corbata… Tenemos que autointerpretarnos como ente (Dasein) -los mortalesy no como “seres humanos”,-, siempre allende toda esa piara de usureros que condensa y consuma los bochornosos “ideales” del “último hombre”. ¿No lo entendéis, oh presuntos héroes épicos? Es vuestra genuina dignidad aquello que se decide aquí. Antes de llegar a esta encrucijada sólo nos arrastramos por la existencia en calidad de meros “ejemplares” de una especie zoológica, el homo sapiens –los humanes-, que en nada se distingue esencialmente de un virus:

Las condiciones en las que se me comprende, y luego se me comprendepor necesidad, – yo las conozco muy exactamente. Hay que ser honesto hasta la dureza en cosas del espíritu para soportar simplemente mi seriedad, mi pasión. (…) Hay que haberse vuelto indiferente, hay que no preguntar jamás si la verdad es útil, si se convierte en una fatalidad para alguien… (…) Pues bien, sólo ésos son mis lectores, mis verdaderos lectores, mis lectores predestinados: ¿qué importa el resto? – El resto es simplemente la humanidad. – Hay que ser superior a la humanidad por fuerza, por altura de alma, – por desprecio… (Nietzsche, F., El Anticristo, Prólogo).

Un sacrificio “con compensación” (=felicidad, reino de Dios, utopía) mancilla nuestra ética. El heroísmo es un fin en sí mismo y cuando respetamos los cánones espirituales “fascistas” hemos ya vencido de iure a los lacayos de Sión. Sólo entonces podremos derrotarlos de facto. Sólo entonces reventarles la cabeza a culatazos con nuestro fusil será en la guerra una victoria auténtica contra los opresores oligárquicos.

 Quien quiera oír, oiga.
Jaume Farrerons
20 de junio de 2013

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2009/01/la-religin-germnica.html

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2011/01/la-religion-germanica-y-el-ocaso-de-los.html

*Esta distinción la explicó ya la bitácora FILOSOFÍA CRÍTICA, pueden leerla en los comentarios a la polémica con ácratas.net y se desarrollará en un próximo post donde abordaremos otra vez el tema de siempre.

Fuente:
Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en EUROPA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Cuál es la esencia de Europa?

  1. ahriman33 dijo:

    Reblogueó esto en F U E G O… F R I O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s