LA VIDA ES MILICIA ó “EL BUEN COMBATE”…

Un pacifismo que no es ni cristiano ni justo, una falsa espiritualidad fundada en la reconciliación con el mundo y un lenguaje anodino se ha apoderado del católico medio. No se lo escuchará mentar siquiera la obligación paulina del Buen Combate. Ya no digamos en lo que el término pueda implicar de donación física en una contienda justa, sino en lo que contiene de obligación ascética, purificadora y re­conquistadora de la Verdad.
Un desordenado apego por la propia vida ha logrado dominarlo, y una candidez suicida —cuando no una complicidad cobarde— lo ha llevado a bajar los brazos frente a los enemigos de la Fe. Se vive bajo el primado del sincretismo y del pluralismo, que ahoga todo celo apostólico, todo fervor misionero, todo gesto de batirse por la Reyecía de Cristo.
Y sin embargo, la lucha es un deber para el cristiano. Pertenece a una Iglesia que es también militante, a una tradición épica, a una historia de hazañas, a un santoral heroico, a un plan salvífico que se abrió y que ha de cerrarse con batallas.
Sigue vigente la consigna de Job: la vida del hombre es milicia sobre la tierra. Y aquella olvidada síntesis de Gracián: contra malicia, milicia.

Prólogo

Dos errores simultáneos —remozados y difundidos con preocupante efectividad— parecen exigir con urgencia alguna palabra aclaratoria.
Consiste el primero en la negación de la naturaleza épica del cristianismo, con su correlato predecible que es el rechazo por el sentido cristiano de las armas.
No son faltas de poca monta, como podría suponer un análisis superficial. Negar la existencia y el sentido de la Iglesia Militante — definida en Trento como congregación de todos los fieles que aún viven en la tierra y que tienen guerra continua con los cruelísimos enemigos carnales, endemoniados y mundanos— es cerrarse al misterio mismo de la Comunión de los Santos, es dejar de creer en la unidad e indivisibilidad de la Esposa de Cristo, y es, como veremos, empequeñecer la virtud teologal de la Caridad. Negar asimismo, que los soldados de las patrias cristianas han de ser en ellas servidores y defensores decididos de la Verdadera Fe, es confinarlos aun destino de mercenarios o al de meros profesionales de la violencia.
En tanto conglomerado de todas las herejías, incluyendo ¡as más antiguas, puede señalarse sin dificultad al progresismo como el actual responsable del primer extravío. El ha predicado, en efecto, un cristianismo sincrético e irenista, abierto y plural, sin contornos dogmáticos definidos, mimetizado con las demás creencias y aliado de toda religiosidad humanista en la construcción de la Nueva Ciudad Secular. El resultado es cierto catolicismo mitigado y atemperado, que jamás se define como Verdad Absoluta, que ha dejado de sostener la necesidad de estar inserto en la Iglesia Romana como vía ordinaria de salvación, y que con muchas actitudes públicas homologa el trigo con la cizaña, para confusión y escándalo de la feligresía fiel. Ejemplos y nombres, morosamente abundan.
Es obvio que en esta cosmovisión el combate carece de sentido. No sólo porque ya no hay con quién enfrentarse, ni a quién convertir, aplacar o debelar, sino porque aquellos a quienes hasta ayer cabía ver como pasibles de una conquista apostólica, hoy son otras tantas alternativas válidas del espiritualismo ecumenista. Y aquellos otros a quienes la recta doctrina hacía columbrar como réprobos, han pasado a ser los escogidos cuando no los socios predilectos. Se reservará para ellos toda la comprensión y la condescendencia que se niega a los propios, y un trato tanto más condescendiente cuanto más se hallen en las antípodas morales, confesionales o ideológicas. Las reglas pusilánimes de la convivencia pacifica han reemplazado al hablar oportuna o inoportunamente que nos fue enseñado desde antiguo. Y aquí es cuando se opera la parodia del Ordo Amoris, que anticipábamos al comienzo.
Porque la caridad bien entendida empieza por casa, dice el refrán, y más profundamente tiene un Orden, dirá Santo Tomás, (S. Th. 2,2, 26,1), en virtud del cual no sólo es lícito sino debido preferir en el amor a los mejores, a los próximos antes que a los extraños, a los virtuosos más que a los malos (S. Th. ídem, anl., a. 6-9). Siendo un desorden amar a los enemigos per se, pues sería “perverso y contrario a la caridad amar la maldad ajena” (S. Th. 2,2,25,8). Nada de lo cual contradice las enseñanzas evangélicas que nos manda extremar y prolongar la caridad y la misericordia hasta incluir en ella a nuestros propios y personales adversarios. Ejercicio obligado y difícil que nos libra de las semillas siempre mortales del odio y nos diferencia de los paganos, pero que no supone permanecer inánimes ante el avance del Maligno. Por eso el Magisterio distinguió siempre con propiedad entre hostis o enemigo público e inimicus o agresor privado. Frente a la clase de estos últimos hemos de estar movidos a ofrecer nuestra humillación; frente a los primeros hemos de estar prontos a impedirles su triunfo con nuestra pelea, precisamente para no faltar a la caridad ni traicionar la Verdad.
No es casual que hablando del Ordo Amoris y de sus hondas resonancias, el Aquinate haya sacado a relucir la cuestión de la guerra justa; y que citando a San Agustín haya llegado a la conclusión de que incumbe castigar a los perturbadores y precaverse de “enemigos externos con belicosa espada” (S. Th., 2,2, 40,1). Precisamente porque el cristiano combate por amor y no por iracundia.
Roto el significado y la jerarquía de la caridad sobreviene lo paródico y lo utópico: la fraternidad universal, el amor a la Humanidad, la filantropía, la opción clasista por los pobres, el romanticismo naturalista o —en el caso particular que nos ocupa— el afecto y la reconciliación con el enemigo público por razón de tal y el rechazo expreso a cualquier obligación pugnativa invocando una paz sin sustento ni justicia. No hay, pues, para la mentalidad progresista ni porqué ni con quién batirse. Todo discurrirá por los carriles del eclecticismo nivelador e informe.
Años de esta prédica ruinosa han formado una juventud católica —y aún una adultez— negada al orgullo y al desafío de ser partes actuantes de la Iglesia Verdadera, y de ser, en consecuencia, la línea de avanzada en su custodia y en la contención de quienes osen minarla desde adentro o desde afuera. Han formado, en suma, un tipo de creyente que se siente más cómodo en la Torre de Babel que en las filas del Señor de los Ejércitos. Y más identificado con la “cuerda” prolijidad exterior de los fariseos que con la locura de la Cruz.
Desde otra perspectiva, aparentemente opuesta al progresismo y hasta con pretensiones tradicionales, por lo menos en su configuración formal, una espiritualidad acentuadamente laical viene suscitando simétricos resultados.
En ella se predica expresamente el amor al mundo, la reconciliación con sus poderes, la contemporización con sus manifestaciones, la alegre inserción en su marcha de éxitos y de negocios temporales. Se desdeña sutilmente la noción de contemptus mundi —enseñada en el Evangelio e históricamente ligada a los momentos más gloriosos de la Cristiandad— mientras se sobrevalora la realización profesional, el activismo proselitista, las grandes iniciativas empresariales, la autosuficiencia del orden secular.
Espiritualidad entretejida de abdicaciones y de compromisos temporales, que no sólo rechaza el magisterio unívoco de los místicos sobre la incompatibilidad entre la perfección cristiana y los afectos demasiado humanos hacia el mundo, sino que propone un modelo de santidad asociado a la vida ordinaria, común y corriente, sin los sobresaltos extraordinarios de los santos auténticos, sin el heroísmo ni el sacrificio ni las renuncias que nos relatan las hagiografías, y con los defectos y ocupaciones habituales de cualquiera. Para alcanzar tal estado bastaría convertirse en un módico ciudadano más, que pasa inadvertido en el trajín de sus ocupaciones laborales.
Se entiende que los promotores de tales desaciertos declaren sus preferencias por el pluralismo político y religioso, omitan y contradigan implícitamente la doctrina de la Realeza Social de Jesucristo, y enseñen de un modo reiterado que no se debe tener enemigos sino amigos a diestra y a siniestra. Y se entiende asimismo que semejante concepción mueva las adhesiones de los hábiles triunfadores de la vida, de aquellos a quienes conviene servir mansamente a dos señores, sembrar y desparramar a la vez, y acomodarse a los malabares de todas las posiciones con la tranquilidad de haberse echado encima un poco de agua bendita o algún aforismo piadoso. Más allá de las intenciones que no juzgamos, resultan en la práctica ubicuos y ambivalentes, permeables e intercambiables, católicos sin hipótesis de conflicto, como se los ha llamado en ilustrativa síntesis.
Si el progresismo alimentó la quimera pacifista de un puñado de resentidos y la sola hostilidad hacia la Iglesia, típicamente revolucionaria, su presunto contradictor lleva tranquilidad a las conciencias burguesas, justifica sus alianzas y sus consorcios terrenos, legitima sus heterodoxias y sus opciones públicas, y reserva un exclusivo gesto pugnativo para quienes ponen en evidencia sus falacias. Son dos maneras de desnaturalizar y de negar la materia épica del cristianismo, dos modos de diluir y de desfigurar el sentido cristiano de la lucha, dos vías de abolición del significado mismo de las batallas sagradas. Dos formas convergentes de conspirar contra la Iglesia Militante.
Pero hablábamos al comienzo de un doble error; y nombrábamos al segundo como el rechazo de la acepción cristiana de las instituciones armadas. Si no hay agonía en ¡a identidad de los hombres de Fe, tampoco tiene por qué haber Fe en la identidad de los hombres de Armas. Los ejércitos han de ser, entonces, nada más que instrumentos internacionales e intercambiables aptos para la consolidación del Nuevo Orden Mundial. Éticamente desmovilizados ayer por el liberalismo y físicamente inmovilizados después por la estrategia marxista, la extinción de las Armas nacionales y de su natural religiosidad es hoy un fin que no se oculta ni se niega. Del mismo modo que la disolución de las soberanías se exhibe impúdicamente como lo más provechoso para el desarrollo material de los pueblos que quieran alistarse en el circuito internacionalista, el fin de sus instituciones castrenses —entendidas como comunidad bélica sostenida en creencias sobrenaturales comunes— se presenta como el cese definitivo de los resabios medievales que estarían impidiendo el ingreso pleno a la modernidad.
En tan inicua cosmovisión, ¿cómo recordar siquiera a los guerreros de la Vendée o a los del Ejército Cristero, a los de los pueblos eslavos alzados contra los rojos, a los de la noble Croacia todavía sangrante? ¿Cómo mentar las tropas del Caudillo en la Cruzada Española o a nuestros propios cuadros, que en Tucumán o en Malvinas, morían con escapularios en el pecho y rosarios en los fusiles?
Nada de esto hoy se dice, ni se propone o exalta. Ejércitos dóciles a las necesidades tácticas del Nuevo Orden: ésto es lo que se pretende. Siempre prontos para acudir aquí o allá a resolver sus inconvenientes y a apañar sus intereses; convertidos en apéndices de la ONU o de la Casa Blanca, sin guerras contra los enemigos reales o históricos que atenacen o invadan su suelo, pero listos a encuadrarse como mercenarios en las eufemísticamente llamadas “fuerzas de paz”. Ejércitos fiscalizadores del dogma democratista y del culto a los derechos humanos, tan dispuestos a ejercer su papel de policía del Norte, como a permitir los ladrones y saqueadores del suelo natal.
Lo grave —aunque siéndolo y en grado extremo— no es que así se expidan los ideólogos del mundialismo, sino que éste sea el pensamiento asumido como propio, y dúctilmente acatado por las más altas autori­dades castrenses de no pocos ejércitos americanos y del nuestro en particular. Las cuales, no conforme con disolver unidades, desactivar comandos, desmantelar guarniciones, desarmar legítimos proyectos misilísticos, debilitar ¡a custodia de las fronteras, pelear del bando de nuestros adversarios e invasores, vender predios y eliminar agregadurías, sostienen la urgencia y la conveniencia de una formación filosófica que abandone definitivamente la idea del Ejército Cristiano, so pena de caer en el temido fundamentalismo. Las fuerzas armadas serán, en adelante, una mixtu­ra híbrida e incolora, multívoca y secularizada a disposición de los titulares del omnímodo Orden Planetario. Lejos, muy lejos, de aquella “intrepidez en el dar testimonio de cristianismo”, que alguna vez les solicitó el Papa Paulo VI a los militares, para que “en las vivencias del carácter bautismal” se sintieran “soldados del Evangelio dispuestos a sacrificarse dando la vida por los hermanos, a ejemplo de Cristo” (Homilía en Roma, el 23-11-75). Lejos, más lejos aún de los días inaugurales de la Cristiandad y de la Patria, en que sus tropas eran la espada invicta al pie de la Verdad Crucificada.
Va de suyo, en consecuencia y como ya quedó dicho, que tales yerros exigen una palabra aclaratoria.
Es el propósito de las páginas que siguen. Escritas para demostrar la íntima armonía que late entre el agua purificadera del bautismo y la sangre redentora derramada en una contienda justa. Entre el monje y el guerrero, entre el asceta y el cruzado, entre la espada y la Cruz.
Escritas para no olvidar que todavía se nos sigue pidiendo el Buen Combate, que hay obligación de entablarlo sin excusas ni huidas. Y para exaltar a aquellos —que en diversidad de tiempos y de espacios— han caído, librándolo, con la alegría en el alma.
Escritas para reiterar que no se puede ser gris, ni neutro, ni indiferente o tibio. Sólo de un solo Señor.
Escritas, una vez más, para elogiar a los Santos y a los Héroes. A los caballeros y a los mártires, a los patriotas de la tierra y a los patriotas del Cielo, a los que sin fuerzas físicas ninguna se mantuvieron firmes en el supremo testimonio. A los que reconquistan cada día su alma, a los que resisten y embisten, soportan y avanzan, hablan verdades y callan lamentos. Para dar gracias al Dios de los Ejércitos que a todos nos comanda.
Y escritas, al fin, para recordarles a los católicos que hay una batalla pendiente. Será al clarear el alba o al declinar la tarde, al anuncio sonoro del Arcángel o en el silencio mudo de un páramo imprevisto. Será por Cristo y por instaurar definitivamente en El todas las cosas.
Entretanto, cobijados bajo Su Bandera, no podemos dormir sino velar.

Antonio Caponnetto

Buenos Aires, 22 de agosto de 1992.

Festividad de María Reina.

====

Fuente:

http://www.libreria-argentina.com.ar/libros/antonio-caponnetto-el-deber-cristiano-de-la-lucha.html

Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en Cristianismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA VIDA ES MILICIA ó “EL BUEN COMBATE”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s